Así co­ci­nan en Tik­tok, la red so­cial del mo­men­to

Día a día, dis­tin­tos chefs su­man mi­les de se­gui­do­res con con­se­jos sen­ci­llos en la red que ha­ce fu­ror.

Clarín - Clarin - Spot - - Gourmet -

Si Ins­ta­gram era has­ta aho­ra la red so­cial por ex­ce­len­cia pa­ra los in­fluen­cers de co­ci­na, ya no es la úni­ca. El ver­ti­gi­no­so cre­ci­mien­to de Tik­tok ame­na­za con dispu­tar­le el po­dio co­mo es­pa­cio vir­tual pre­fe­ri­do pa­ra bus­car, mi­rar y com­par­tir re­ce­tas.

Con más de 2.000 mi­llo­nes de des­car­gas, se­gún la em­pre­sa de aná­li­sis mó­vil Sen­sor To­wer, Tik­tok se con­vir­tió en la pri­me­ra app en su­pe­rar esa ci­fra des­pués de Fa­ce­book, What­sapp y, pre­ci­sa­men­te, Ins­ta­gram.

Su for­ma­to de vi­deos bre­ví­si­mos, de en­tre 15 se­gun­dos y un má­xi­mo de un mi­nu­to, no fue­ron un im­pe­di­men­to pa­ra que los con­te­ni­dos gas­tro­nó­mi­cos se co­la­ran en la nue­va pla­ta­for­ma. Cla­ro: na­die pue­de ex­pli­car un com­ple­jo pa­so a pa­so pa­ra un pla­to sú­per ela­bo­ra­do en ese tiem­po, pe­ro los vi­deos con el hash­tag #re­ce­ta­fa­cil tie­nen más de 800 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes.

De a po­co, la red del mo­men­to va per­fi­lan­do sus es­tre­llas cu­li­na­rias. Es­tán los que la ve­nían rom­pien­do en otras pla­ta­for­mas y acá es­tán ape­nas in­ves­ti­gan­do “de qué se tra­ta” y los que, al re­vés, en­con­tra­ron en Tik­tok el lu­gar pa­ra des­pe­gar.

En el pri­mer gru­po es­tá la po­pu­lar Pau­li­na Co­ci­na, que, con más de 2 mi­llo­nes de sus­crip­to­res en su ca­nal de You­tu­be y un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res en Ins­ta­gram es­tá ca­si dan­do sus pri­me­ros pa­sos aquí. De­bu­tó en agos­to de 2019 con una re­ce­ta de za­pa­lli­tos que “com­pri­mió” en una edi­ción de 60 se­gun­dos, pe­ro me­ses des­pués, con un po­co más de 200 mil se­gui­do­res, les pre­gun­ta “¿Qué quie­ren ver acá? ¿Re­ce­tas? ¿Tips? ¿Bo­lu­de­ces?”. Ella sa­be por ex­pe­rien­cia que ca­da red so­cial tie­ne una au­dien­cia dis­tin­ta y pue­de ir cam­bian­do en el tiem­po.

En el se­gun­do gru­po, el de los que se es­tán ha­cien­do fa­mo­sos con Tik­tok, es­tá Ja­vier Ro­sem­berg, lo­cu­tor de ra­dio y co­ci­ne­ro ama­teur cor­do­bés. Ro­sem­berg ha­bía pro­ba­do unir sus pa­sio­nes “re­la­tan­do” el pa­so de las re­ce­tas (ca­si con el tono de un par­ti­do de fút­bol) en Ins­ta­gram, pe­ro des­cu­brió que el for­ma­to le iba me­jor a Tik­tok.

“Me ti­ré a la pi­le­ta y em­pe­cé a pro­bar. To­do el mun­do de­cía que era una red pa­ra ni­ños y ado­les­cen­tes, sin em­bar­go me ti­ré a la pi­le­ta y ex­plo­tó”, cuen­ta a Cla­rín.

Pe­ro aun­que al ver­lo pa­rez­ca sen­ci­llo, pa­ra lo­grar un vi­deo de un mi­nu­to Ja­vier in­vier­te ca­si una jor­na­da en­te­ra de tra­ba­jo. “Des­de que aco­mo­do las lu­ces, lle­vo ade­lan­te el pro­ce­so de coc­ción, la gra­ba­ción de ca­da to­ma, a la edi­ción pos­te­rior y la gra­ba­ción de la voz en off pue­de lle­var­me de cua­tro a cin­co ho­ras”, des­cri­be.

“Lo to­mo co­mo un jue­go que ha­go con Ju­li, mi mu­jer”, cuen­ta Ja­vier, y con­fie­sa que le de­be es­ta ex­plo­sión en las re­des al apor­te de Ju­lia­na, que se en­car­ga de to­do el tra­ba­jo detrás de es­ce­na. “Yo soy la ca­ra vi­si­ble, ella la­bu­ra un mon­to­na­zo: me fil­ma, me di­ri­ge y me pu­tea si ha­go las co­sas mal”, con­fie­sa en­tre ri­sas.

Al pa­re­cer, la in­ver­sión de tiem­po y es­fuer­zo va­le la pe­na, ya que en su cuen­ta @ja­vi.ro­sem­berg tie­ne más de 2 mi­llo­nes de se­gui­do­res y sus re­ce­tas al­can­zan el mi­llón de vi­sua­li­za­cio­nes. Gra­cias a es­to, Ja­vier co­men­zó a in­cluir mar­cas de pro­duc­tos en sus re­ce­tas, que le pa­gan por apa­re­cer en sus vi­deos.

¿Qué co­ci­na Ja­vier? Re­ce­tas fá­ci­les, que “cual­quie­ra pue­da pre­pa­rar”. “Son co­mi­das que ha­go en ca­sa, que les gus­tan a los chi­cos. Aun­que a ve­ces me ani­mo y ha­go un mon­don­go fri­to y lo­gro que la gen­te re­des­cu­bra la ma­ne­ra de co­mer mon­don­go”, ex­pli­ca. Su re­ce­ta más exi­to­sa, con 12 mi­llo­nes de vis­tas, es un sand­wich de ja­món con cos­tra de que­so do­ra­do.

Pa­ra Vic­to­ria Fe­rra­ri, al fren­te de la cuen­ta @fie­bre­foo­die, con ca­si 50 mil se­gui­do­res, Tik­tok fue una gra­ta sor­pre­sa. Con ex­pe­rien­cia en You­tu­be e Ins­ta­gram, no­tó que la nue­va pla­ta­for­ma im­pul­só el con­te­ni­do de sus otras re­des. “Re­cién en es­te úl­ti­mo tiem­po, con mi lle­ga­da a Tik­tok mis re­ce­tas fue­ron un boom. En es­tos dos años nun­ca me pa­só ser par­te de se­me­jan­te ola vi­ral”, cuen­ta, y agre­ga que la cua­ren­te­na ayu­dó a que se mi­ren más vi­deos. “Te­ne­mos que su­mar­le el con­tex­to ac­tual: es­ta­mos en­ce­rra­dos, a ve­ces no sa­be­mos qué ha­cer y la co­mi­da ter­mi­na sien­do un pe­que­ño con­sue­lo”, ob­ser­va. Tam­bién cree que la edi­ción rá­pi­da es otro de los atrac­ti­vos de la pla­ta­for­ma: “Cuan­do ves las re­ce­tas en Tik­tok te dan ga­nas de ha­cer­las, el di­na­mis­mo de los vi­deos las ha­ce pa­re­cer fá­ci­les. Mis re­ce­tas más exi­to­sas son las que tie­nen me­nos in­gre­dien­tes”, ex­pli­ca. Un ca­so de éxi­to : su re­ce­ta de he­la­do de ga­lle­ti­tas, con más de un mi­llón de re­pro­duc­cio­nes.

Pa­ra Vic­to­ria, el se­cre­to del éxi­to de Tik­tok es que, a di­fe­ren­cia de Ins­ta­gram o Fa­ce­book, aún con­ser­va un al­go­rit­mo que pro­mue­ve el con­te­ni­do or­gá­ni­co. Es de­cir, que mues­tra re­ce­tas en fun­ción del in­te­rés de los usua­rios sin que se ha­ya pa­ga­do pa­ra que es­to su­ce­da. “Al ser una pla­ta­for­ma jo­ven, to­da­vía per­mi­te que se den es­tos fe­nó­me­nos de vi­ra­li­dad co­mo es­tá su­ce­dien­do con las re­ce­tas”.

El blo­gue­ro y co­ci­ne­ro Cris­tian Aqui­la es otro re­cién lle­ga­do a Tik­tok, de­bu­tó en mar­zo de es­te año con su “mar­ca re­gis­tra­da” @co­ci­na­ren­ca­sa. “Co­men­cé a ha­cer­lo co­mo di­ver­sión y pa­ra apro­ve­char sus he­rra­mien­tas, que me per­mi­ten crear un con­te­ni­do di­fe­ren­te pa­ra el res­to de mis re­des”, ob­ser­va, y de­ta­lla: “En cua­ren­te­na vi que a mis se­gui­do­res les di­ver­tía mu­cho el humor que le po­nía a mis vi­deos, y to­mé co­mo ru­ti­na ar­mar un vi­deo es­pe­cial pa­ra des­pe­dir­los con una son­ri­sa”.

Pa­ra Cris­tian, Tik­tok re­sul­ta atrac­ti­vo por las po­si­bi­li­da­des de crea­ción de con­te­ni­do. “Po­dés ex­pre­sar tu crea­ti­vi­dad sin lí­mi­tes, con mú­si­ca, con diá­lo­gos de pe­lí­cu­las o has­ta ha­cer tu pro­pio vi­deo­clip”, des­cri­be en­tu­sias­ma­do.

En cuan­to a sus re­ce­tas, ade­más de cam­biar el for­ma­to de fo­to y tex­to que ve­nía ma­ne­jan­do, aa­gre­gó­la voz en off: “Ade­más de ha­cer los vi­deos, aho­ra les su­mo mú­si­ca y mi voz en off ex­pli­can­do el pa­so a pa­so”.

Las vo­ces crí­ti­cas di­rán que un clip de 20 o 60 se­gun­dos don­de se ve co­mi­da no es más que en­tre­te­ni­mien­to y po­co le apor­ta a los aman­tes de la gastronomí­a. Otros ce­le­bra­rán que el amor por la co­ci­na irrum­pa, a su mo­do, en nue­vos len­gua­jes. El tiem­po di­rá si Tik­tok es una mo­da o lle­gó pa­ra que­dar­se.w

bía he­cho un pro­gra­ma con Ni­ní Mars­hall pa­ra te­le­vi­sión en Vie­jos tiem­pos. Ahí nos co­no­ci­mos. Des­pués pa­sé a tra­ba­jar co­mo bar­man en Con­tra­mano, la dis­co gay más an­ti­gua de la ciu­dad.

-¿Era tu pa­lo?

-Sí, se ve que a ellos les gus­ta­ba có­mo aten­día a la gen­te, y así pa­sé de un lu­gar a otro. Tam­bién tra­ba­jé en gastronomí­a, pe­ro Pa­ta­lano vio al­go más en mí y me lle­vó a Edel­weiss pa­ra ha­blar del nue­vo em­pleo. Me in­vi­ta a co­mer y ese día nos sa­can una fo­to y ri­dí­cu­la­men­te apa­rez­co en la re­vis­ta Sie­te Días o Gen­te con Ju­lio Boc­ca y Ma­xi­mi­li­ano Gue­rra. El Ne­gro co­la­do era yo.

-¿Tu pues­to es dis­tin­to, o tam­bién son co­no­ci­dos los je­fe de sa­la del Mul­ti­tea­tro, del Gran Rex o el San Mar­tín?

-Y... evi­den­te­men­te al­go con­mi­go hay. Su­ce­dió. Pa­ta­lano me de­ja­ba ju­gar y yo em­pe­cé a aten­der a to­dos por igual, co­mo me re­co­men­dó Cam­pa­na: seas un nú­me­ro uno o un fu­lano que pa­gó su en­tra­da pa­ra ver la obra. En los úl­ti­mos tiem­pos me pa­sa­ron co­sas cu­rio­sas. Hay fa­mo­sos que se quie­ren sa­car una fo­to con­mi­go. Me pa­só con Ni­co Váz­quez. “Si voy al Maipo, voy a la ca­sa del Ne­gro”, me di­jo. Un día es­toy re­ci­bien­do, y la mu­jer de Ri­car­do Da­rín me abra­za y me mi­mo­sea. O la Si­ci­lia­ni, ¡qué amo­ro­sa esa mu­jer! Ma­ri­lú Ma­ri­ni vie­ne a sa­lu­dar­me ca­da vez que pa­sa por Bue­nos Ai­res. Las po­cas ve­ces que fal­té, cuan­do mu­rió mi ma­dre-abue­la, por ejem­plo, la gen­te se dio cuen­ta de que no es­ta­ba. Es co­mo si per­ci­bie­ran mi au­sen­cia. Eso me gus­ta mu­cho.

-¿En el Maipo en­trás gra­tis a las obras?

-¡En­tro has­ta en los en­sa­yos ce­rra­dos!

-¿Te re­par­tís la pro­pi­na con los aco­mo­da­do­res?

-Exac­to. Ten­go un suel­do, pe­ro el fuer­te es ése.

-¿De qué obra sa­lió la me­jor pro­pi­na?

-De dos: Mas­ter Class, con Nor­ma Alean­dro, creo que en el ‘95 o ‘97, y de Pin­ti can­ta las 40 y el Maipo cum­ple 90, un po­co des­pués. En esas dos obras equi­li­bré mi eco­no­mía per­so­nal y de­jé de de­ber pla­ta. Ade­más me ves­tía bien, iba de va­ca­cio­nes a Pi­na­mar, te­nía pre­pa­ga, via­ja­ba dos o tres ve­ces por se­ma­na en ta­xi, ce­ná­ba­mos afue­ra con los aco­mo­da­do­res…

-¿Ves a Nor­ma Alean­dro y qué pa­sa?

-Nos da­mos un pi­co. Tra­ba­ja­mos jun­tos mu­chas ve­ces. Gran com­pa­ñe­ra. En la reaper­tu­ra del Maipo hi­zo Es­ce­nas de la vi­da con­yu­gal con Al­fre­do Al­cón, y La se­ño­ri­ta de Tac­na, con Ca­ro­li­na Pe­le­rit­ti. Me pre­sen­tó a Var­gas Llo­sa, que cuan­do vie­ne siem­pre nos da­mos un abra­zo. La úl­ti­ma vez me pre­sen­tó co­mo “un ami­go” a su mu­jer.

-Se di­ce que Su­sa­na Gi­mé­nez ac­tuó en el Maipo con un ca­dá­ver col­gan­do de su ca­be­za y pi­dió que lo de­ja­ran por cá­ba­la. ¿Es ver­dad?

me­dia­tos, to­do es­tá en­tre al­go­do­nes. Yo ha­cía un pro­gra­ma de una pro­duc­to­ra in­de­pen­dien­te, se ce­rra­ron los spon­sor y nos di­je­ron que has­ta nue­vo avi­so no vol­vié­ra­mos. Pe­ro la gen­te me ve en las re­pe­ti­cio­nes del Ca­nal de la Ciu­dad, en Pan­ta­grué­li­co, y di­cen: ‘Por lo me­nos te que­da ese la­bu­ro’. Y no. Son emi­sio­nes vie­jas. Des­de 1993, es la pri­me­ra vez que pa­ro tan­to tiem­po, nun­ca me fal­tó el tra­ba­jo”.

-¿Es­tás asus­ta­do?

-Asus­ta­do no. In­quie­to. Ten­go fe de que va­mos a sa­lir. Yo pue­do le­van­tar un te­lé­fono, lla­mar a Fa­ro­ni o Fu­nes, pe­dir un tra­ba­jo, el te­ma es que ellos tam­bién es­tán es­pe­ran­do po­der vol­ver a mo­ver la rue­da. Con­sue­la sa­ber que to­dos es­tán en la mis­ma. Los ac­to­res so­mos de aho­rrar jus­ta­men­te por­que un día hay la­bu­ro y al otro no sa­be­mos. La es­toy pe­lean­do: por aho­ra si­go pa­gan­do ex­pen­sas, tar­je­ta de cré­di­to. Ten­go dos hi­jos y una es­po­sa.

-¿Có­mo te las re­bus­cás des­de tus re­des so­cia­les?

-No soy muy ami­go de la tec­no­lo­gía, pe­ro es­toy ha­cien­do vi­vos (aus­pi­cia­do por una mar­ca de yerba) y en­cuen­tros con ami­gos y co­le­gas. A la lar­ga eso se va a ter­mi­nar im­po­nien­do. Es una ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se. Y de pa­so, doy una mano: a los res­tau­ran­tes pa­ra­dos que ha­cen de­li­very, les pa­so el chi­vo pa­ra ayu­dar­los. Hoy por ti, ma­ña­na por mí.

-¿Sa­lís a aplau­dir ca­da no­che?

-Sí. Yo aplau­do a to­dos: al que re­co­lec­ta mis re­si­duos, al que ma­ne­ja la am­bu­lan­cia, a los po­li­cías que le ce­le­bran des­de la ca­lle el cum­plea­ños a un ne­ne en­ce­rra­do, a los cui­da­do­res de abue­los.

-¿Cuán­to ha­ce que no sa­lís de tu ca­sa?

-Sal­go día por me­dio a com­prar. Por­que en la com­pra se­ma­nal siem­pre te fal­ta al­go. Al prin­ci­pio sa­lía mi es­po­sa, pe­ro le dio un po­co de mie­do y el en­car­ga­do soy yo. Nos or­de­na­mos bien. Mis hi­jos tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad que ad­mi­ro. Son dis­ci­pli­na­dos, más no les pue­do exi­gir. Y yo de­bo ser el úni­co que ba­jó de pe­so en cua­ren­te­na, van tres ki­los, por­que me si­go cui­dan­do con vian­das die­té­ti­cas y subo y ba­jo sie­te pi­sos. Des­de que em­pe­cé el año pa­sa­do la die­ta, ten­go 26 ki­los me­nos.

-¿A quién ex­tra­ñás más?

-A mis vie­jos, de 88 y 78. Y a mi her­ma­na que vi­ve al la­do de ellos. La úni­ca vez que les lle­vé mer­ca­de­ría, los sa­lu­dé des­de el ven­ta­nal. Te que­da esa sen­sa­ción de ama­gue de dar un abra­zo.

-¿Llo­ras­te en cua­ren­te­na?

-¡Llo­ro mu­cho! Ex­plo­to vien­do una pe­lí­cu­la. No me da ver­güen­za, soy de mos­trar los sen­ti­mien­tos. Vi Mi­la­gro en la cel­da 7 y se me caían las lá­gri­mas, apro­ve­ché pa­ra que mis hi­jos vie­ran La vi­da es be­lla y, lo mis­mo. Me emo­cio­nan has­ta los vie­jos par­ti­dos del Mun­dial que es­tá pa­san­do la TV Pú­bli­ca. No sé qué ex­tra­ño me­ca­nis­mo se ac­ti­va en es­te mo­men­to.

-¿Al­gún lla­ma­do que te ha­ya sor­pren­di­do en cua­ren­te­na?

-Jor­ge D’elía, de SAGAI (So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Ges­tión de Ac­to­res In­tér­pre­tes), pa­ra ver có­mo la es­tá­ba­mos pa­san­do. Un mi­mo sa­ber que re­le­van có­mo es­tá ca­da uno. Y yo lla­mé al Tano Ran­ni y a Al­ber­to Mar­tín. Es una ca­de­na, to­dos nos cui­da­mos en­tre to­dos. A mí no se me caen las me­dias, me ofrez­co. Soy de le­van­tar el te­lé­fono sin pu­dor. Co­mo di­jo Daddy Brie­va: “Vos po­nés una fi­cha y yo soy co­mo una ma­qui­ni­ta de café”. Es­toy pa­ra un pro­gra­ma de humor, pa­ra con­du­cir uno de de­por­tes, pa­ra ha­cer co­me­dia. Lo que sea.

-¿Creés que es­te año es­tá per­di­do pa­ra la ma­yo­ría de los ac­to­res?

Ja­vier Ro­sem­berg. Una re­ce­ta no de­be su­pe­rar el mi­nu­to.

Pau­li­na Co­ci­na. Su­ma en Tik­tok unos 200 mil se­gui­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.