Tras los pa­sos de “El Zo­rro”

Se­rá la his­to­ria de la per­so­na so­bre la que se ba­só la ti­ra, “el pri­mer te­rro­ris­ta de Es­ta­dos Uni­dos”.

Clarín - Clarin - Spot - - Televisión -

tí­fi­cos y abo­ga­dos y se me­ten en si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas in­ves­ti­gan­do si son o no mi­la­gros. Ob­via­men­te la ma­yo­ría de las ve­ces no lo son”, afir­mó Cam­pa­ne­lla, y aña­dió que la pri­me­ra tem­po­ra­da trans­cu­rri­rá en una pe­que­ña lo­ca­li­dad de la re­gión de Yucatán, en Mé­xi­co, en la que se pon­drá de ma­ni­fies­to el di­cho “pue­blo chi­co, in­fierno grande”.

Por otra par­te, el di­rec­tor anun­ció que tam­bién es­tá desa­rro­llan­do Outlaw, al que de­fi­nió co­mo un “re­boot” de El Zo­rro: “Lo que po­cos sa­bían es que El Zo­rro es­tá ba­sa­do en una per­so­na de la vi­da real, Joa­quín Mu­rrie­ta, que fue el pri­mer te­rro­ris­ta de la his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos”. Am­bien­ta­da a me­dia­dos del si­glo XIX, la tra­ma si­gue la his­to­ria de có­mo Mu­rrie­ta se al­zó jun­to a una ban­da de fo­ra­ji­dos con­tra el po­der es­ta­dou­ni­den­se que po­co an­tes ha­bía ane­xa­do los te­rri­to­rios me­xi­ca­nos de Ca­li­for­nia y que “mal­tra­ta­ba a los po­bla­do­res”

“Po­cos sa­ben que “El Zo­rro” es­tá ba­sa­da en una his­to­ria real, la de Joa­quín Mu­rrie­ta”.

dad y ‘gran­de­za’ que pue­de su­po­ner dar cuen­ta de las pro­pias lec­tu­ras. Eru­di­ción, cul­tu­ra, acu­mu­la­ción de sa­ber son tér­mi­nos que ne­ce­si­té des­in­flar un po­co, vol­ver­los chi­qui­tos, pa­ra em­pe­zar a en­ca­rar es­te pro­yec­to. No es que to­dos los li­bros de los que ha­blo aquí ten­gan po­cas pá­gi­nas ni sean li­bros de li­te­ra­tu­ra in­fan­til, co­mo pue­den creer al­gu­nos, pe­ro sí to­dos tie­nen en co­mún la pre­ten­sión de mi­no­ri­zar­se, y eso no es po­co”.

Esas lec­tu­ras que evo­ca, cuen­ta la au­to­ra, “es­tán a la vez tras­pa­sa­das por ex­pe­rien­cias de vi­da pe­ro sin nin­gu­na li­nea­li­dad: no es que pri­me­ro leí la co­lec­ción Ro­bin Hood, des­pués des­cu­brí a Si­mo­ne de Beau­voir, des­pués a Proust o a Bor­ges y así fui armando mi ca­non. Em­pe­cé por el pre­sen­te y el hi­lo de lo con­tem­po­rá­neo me fue re­mon­tan­do ha­cia atrás”, ex­pli­ca.

-El lec­tor re­co­no­ce una re­la­ción de cau­sa-efec­to entre tus lec­tu­ras y el ac­to de es­cri­bir. In­clu­so de­cís: "Pa­re­ce ha­ber siem­pre una ca­de­na de li­bros que im­pul­san la es­cri­tu­ra de otros". ¿Ese es el efec­to más con­tun­den­te entre los que pue­de pro­vo­car un li­bro a un au­tor?

-No sé, no quie­ro ge­ne­ra­li­zar, pe­ro a mí me pa­sa eso y es al­go que no me pa­sa so­lo con un li­bro, tam­bién con un cua­dro, una obra de tea­tro o una pe­lí­cu­la. Si no me des­pier­ta ga­nas de es­cri­bir es que no me to­có, no me hi­rió… Bart­hes lla­ma a esa he­ri­da “el pun­ctum”. Si usá­ra­mos el con­tro­ver­ti­do “me gus­ta-no me gus­ta”, te di­ría que ese es­tí­mu­lo que me pro­vo­can al­gu­nos pro­duc­tos del ar­te es mi ter­mó­me­tro de si al­go me gus­tó o no. Y el sum­mum es cuan­do no so­lo me es­ti­mu­ló a es­cri­bir lo mío, sino que tam­bién y so­bre to­do, me es­ti­mu­ló a es­cri­bir al­go re­la­cio­na­do con ese pro­duc­to ar­tís­ti­co. Ahí pa­ra mí es­tá el ma­yor pla­cer co­mo lec­to­ra-es­cri­to­ra.

-La fi­lo­so­fía y la poe­sía pa­re­cen amal­ga­mar­se en tu vi­da de una ma­ne­ra es­pon­tá­nea. ¿En­con­trás pun­tos de con­tac­to más o me­nos evi­den­tes entre am­bas dis­ci­pli­nas?

Agam­ben, la ale­gría del sa­ber. No sé si es una apre­cia­ción me­dio utó­pi­ca (se­gu­ra­men­te es­tá ha­blan­do de lo que quie­re ha­cer él) pe­ro lo cier­to es que a mí me in­tere­sa, co­mo lec­to­ra y co­mo es­cri­to­ra, la crí­ti­ca en­ten­di­da co­mo una op­ción chi­qui­ta fren­te a los gran­des sis­te­mas fi­lo­só­fi­cos o a los gran­des apa­ra­ta­jes poé­ti­cos.

-Con­tás que la poe­sía te ayu­dó a atra­ve­sar si­tua­cio­nes do­lo­ro­sas, co­mo las rup­tu­ras y las muer­tes. ¿Se ac­tua­li­zan esas ex­pe­rien­cias en el ac­to de la lec­tu­ra y la es­cri­tu­ra? -En re­la­ción a la cons­truc­ción de fic­cio­nes, ha­cés una dis­tin­ción entre lo que sig­ni­fi­ca ima­gi­nar y lo que en cam­bio su­po­ne “ter­gi­ver­sar la ver­dad”...

-Sí, en el li­bro cuen­to al­go que una vez me di­jo Juan L. Or­tiz en una en­tre­vis­ta que le hi­ce, jus­ta­men­te pa­ra Cla­rín: yo lo es­ta­ba vol­vien­do lo­co a pre­gun­tas y el po­bre hom­bre que­ría ter­mi­nar, así que en un mo­men­to me di­jo: “Mi­re se­ño­ri­ta, has­ta aquí lle­ga­mos, y aho­ra us­ted, si quie­re, in­ven­te pe­ro sin ter­gi­ver­sar”. El ‘in­ven­tar pe­ro sin ter­gi­ver­sar’ va­le pa­ra mí co­mo una es­pe­cie de man­da­mien­to que me si­gue acom­pa­ñan­do y creo que va­le pa­ra lo que a mí me in­tere­sa en­con­trar en lo que leo. Al­go así co­mo una li­te­ra­tu­ra que se pue­de sa­lir de la su­pues­ta fi­de­li­dad rea­lis­ta, pe­ro pa­ra ha­cer­le lu­gar a la irrup­ción de la ver­dad. No se pue­de es­cri­bir sin in­ven­tar -y es­to po­dría lla­mar­se ima­gi­na­ción-, pe­ro tam­po­co ter­gi­ver­san­do la ver­dad -y eso se po­dría lla­mar ar­ti­fi­cio-.

-En los pa­sa­jes en que men­cio­nás a jó­ve­nes au­to­res, co­mo Ma­ría Gain­za o Ale­jan­dro Zam­bra, res­ca­tás el va­lor de las na­rra­ti­vas del yo. ¿Creés que, fi­nal­men­te, el gé­ne­ro ob­tie­ne ma­yor re­co­no­ci­mien­to?

eran y en par­te si­guen sien­do, si lo com­pa­ra­mos con los de la ima­gi­na­ción, bas­tan­te me­nos­pre­cia­dos.

-¿Lo su­fris­te en car­ne pro­pia?

-Sí, co­mo poeta tu­ve que so­por­tar mu­chas crí­ti­cas en re­la­ción a que es­cri­bía en pri­me­ra per­so­na y su­pues­ta­men­te “so­bre co­sas per­so­na­les” co­mo si eso fue­ra me­nos li­te­ra­rio. Pe­ro creo que hoy el fe­mi­nis­mo ya nos en­se­ñó has­ta el can­san­cio que lo per­so­nal es po­lí­ti­co.

-Co­mo do­cen­te, ex­pli­cás que se pue­de es­ta­ble­cer un pa­ra­le­lis­mo entre el tra­ba­jo del psi­coa­na­lis­ta y el del ta­lle­ris­ta, al ayu­dar al au­tor a en­con­trar una di­rec­cio­na­li­dad: “Yo pue­do en­se­ñar, si no a es­cri­bir, a leer­se”, de­cís. ¿Re­sul­ta?

In­gre­dien­tes (pa­ra 6 per­so­nas) 1,25 kg de pe­ras Bartlett (ama­ri­llas) 200 g de azú­car

3 li­mo­nes

250 g de cre­ma es­pe­sa

Pre­pa­ra­ción

Pa­so 1

Ela­bo­rar un ja­ra­be sim­ple con azú­car y la ra­lla­du­ra de un li­món.

Pa­so 2

Lle­var el al­mí­bar a fue­go len­to, lue­go agre­gar las pe­ras. Cuan­do las pe­ras es­tén sua­ves, aplar­las con el al­mí­bar y el ju­go de tres li­mo­nes. De­je en­friar por com­ple­to.

Pa­so 3

Ba­tir la mez­cla fría con cre­ma es­pe­sa y con­ge­lar en el free­zer (o má­qui­na de he­la­dos, de te­ner una). Es­te he­la­do que­da muy bien sir­vién­do­lo con una sal­sa he­cha de un ja­ra­be sim­ple y pe­ras cor­ta­das en cu­bi­tos es­cal­fa­dos en el mis­mo ja­ra­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.