Iva­na Acos­ta: la chi­ca Ca­pu­sot­to vs. las chi­cas Olmedo

Clarín - Clarin - Spot - - Porteños - Her­nán Fir­po hfir­po@cla­rin.com

Ca­da tan­to en la te­le­vi­sión apa­re­ce una per­so­na nor­mal a la que, co­mo co­rres­pon­de a to­da nor­ma­li­dad, se la tra­ta de un mo­do in­di­fe­ren­te. Esa si­tua­ción lle­va a otra y a otra has­ta que en al­gún mo­men­to fu­ne­siano al­guien se acuer­da, por ejem­plo, de Iva­na Acos­ta. Así fue có­mo se in­ven­tó la sec­ción pe­rio­dís­ti­ca “Qué es de la vi­da de…”. La ca­te­go­ría de los de­sam­pa­ra­dos me­diá­ti­cos es in­fi­ni­te­si­mal. Por lo ge­ne­ral se tra­ta de in­di­vi­duos bien dis­pues­tos, muy agra­de­ci­dos que, ade­más, sue­len te­ner pe­rro.

¿Se acuer­dan de ella? De­trás del fe­no­me­nal pro­ta­go­nis­ta es­ta­ba Iva­na Acos­ta, la chi­ca de Bom­bi­ta Ro­drí­guez y, du­ran­te años, la úni­ca mu­jer de Pe­ter Ca­pu­sot­to y sus vi­deos. Has­ta in­te­gró una ter­na de los Mar­tín Fie­rro. Iva­na son­ríe to­do el ra­to. Su bio­ti­po es­tá le­jos del ar­tis­ta in­com­pren­di­do. No se que­ja cuan­do se le pre­gun­ta por qué no la ve­mos más. No se de­pri­me ni pa­ta­lea ni di­ce co­sas so­bre cuán du­ra es la vi­da. Lo úni­co que nos pi­de es que no ha­ble­mos de ella co­mo de Susana Tra­ver­so, es de­cir, en pre­té­ri­to in­de­fi­ni­do.

Ve­mos el ar­chi­vo de “Acos­ta, Iva­na” y com­pro­ba­mos que se es­cri­bie­ron co­sas lin­das y co­sas ho­rri­bles. Se la tra­tó de “ge­nia” y “del de­co­ra­do más be­llo que se re­cuer­de de la te­vé ar­gen­ti­na”. La pri­me­ra im­pre­sión so­bre la se­gun­da fra­se es du­ra y se­xis­ta, aun­que le­yén­do­lo bien só­lo es­ta­ban ha­blan­do del ob­vio con­tras­te en­tre ella y Die­go Ca­pu­sot­to. En una no­ta que dio mien­tras se trans­for­ma­ba en la fo­to­ge­nia se­pia del sketch de Bom­bi­ta, de­jó en­tre­ver que des­de ese mo­men­to no hi­cie­ron más que con­vo­car­la pa­ra su ver­sión me­nos com­ba­ti­va: ca­lla­da y, en lo po­si­ble, sin ro­pa.

“No sé por qué me eli­gie­ron. Fue de un día pa­ra otro. Me vie­ron y que­dé”. Así cuen­ta su in­gre­so al pro­gra­ma. Me­nos mis­te­rio que uná pe­lí­cu­la de Emi­lio Di­si. Eso sí, tu­vo la suer­te de que el pro­duc­tor de turno no fuera So­fo­vich, al­go que le ga­ran­ti­zó un lu­gar ex­tra­ño y ca­si iné­di­to pa­ra las mu­je­res lin­das del hu­mor ar­gen­tino: tra­ba­jar sin mos­trar. “Nun­ca me pi­die­ron que me ex­pon­ga”, di­ce. Qui­zá por eso no ha­ya ma­ne­ra de com­pa­rar a Iva­na con Adria­na Brodsky, o Sil­via Pé­rez: to­das mu­je­res im­pac­tan­tes, des­abri­ga­das y fe­liz­men­te em­po­de­ra­das des­de la co­si­fi­ca­ción más ele­men­tal.

Una vi­da ar­tís­ti­ca sig­na­da por los Ro­drí­guez la de Iva­na Acos­ta. An­tes de Bom­bi­ta (Ro­drí­guez), el Pu­ma Ro­drí­guez. Se vino de Cór­do­ba a los 20 por­que le­yó un avi­so: Bus­ca­mos bailarinas. Hu­bo cas­ting y la eli­gie­ron. Ser fa­vo­ri­ta pa­re­ce ser su gran ca­pa­ci­dad. ¿Qué más? Un tra­ba­jo con Ju­lián Weich, otro con Pet­ti­na­to en Ca­nal 9, al­gu­nas pu­bli­ci­da­des y un lu­gar com­ple­ta­men­te pe­ri­fé­ri­co en el staff de bailarinas de Mar­ce­lo Ti­ne­lli.

-¿Un cas­ting pa­ra el pro­gra­ma de quién? –pre­gun­tó Iva­na.

-De Ca­pu­sot­to.

-Me sue­na -di­jo Iva­na a co­mien­zos de los 2000. -El de Cha Cha Chá...

-Ah, nun­ca lo vi.

-¡Die­go Ca­pu­sot­to! ¡El de “To­do por dos pe­sos”.

-Ahhhh. Tam­po­co lo vi.

Iva­na se ríe un miér­co­les de ju­lio. ¡¿Pe­ro ver­da­de­ro o fal­so?! “La ver­dad, la ver­dad, no te­nía mu­cha idea de quién era Ca­pu­sot­to. Arran­ca­mos a gra­bar va­rios me­ses an­tes de que el pro­del gra­ma sa­lie­ra al ai­re y Pe­dro (Sa­bo­ri­do) me di­jo que in­ves­ti­ga­ra un po­co. Lo co­no­cía de nom­bre, sí, pe­ro no su tra­ba­jo. Ver­lo, ver sus pro­gra­mas, no, no los veía”.

Se acuer­da que en 2007 hi­zo la prue­ba de cá­ma­ra y en­se­gui­da se fue ra­jan­do a aten­der su pro­pia fir­ma de even­tos y ca­te­ri­ng, una em­pre­sa que nun­ca de­jó de la­do a pe­sar de la ac­tua­ción. “Eso es lo que siem­pre me dio de co­mer”.

En las re­des se es­cri­be su nom­bre y es co­mo que no tie­ne pe­so en sí mis­mo. Apa­re­ce al la­do de una acla­ra­ción (“de Pe­ter Ca­pu­sot­to y sus vi­deos”). La pre­gun­ta que trae apa­re­ja­da una res­pues­ta so­bre su “ba­jo per­fil” le ha­ce re­vo­lear los ojos de har­taz­go. Iva­na es di­rec­ta y fres­qui­ta co­mo una le­chu­ga. Cor­do­be­sa apor­te­ña­dí­si­ma te man­da un fer­net co­la pa­ra ex­pli­car su au­tén­ti­ca na­tu­ra­le­za. Va: “Yo ten­go las te­ti­tas y la ca­chu­cha bien guar­da­das, ¿se en­tien­de?”

Di­rá que no le in­tere­sa mos­trar­se más que en la in­ti­mi­dad de su ho­gar. Y lo di­rá sin nin­gún pro­le­gó­meno de gé­ne­ro, co­mo si su dig­ni­dad hu­bie­ra em­pe­za­do an­tes de la pri­me­ra mar­cha #Metoo. Iva­na es in­ge­nua. Tie­ne al­go más que un es­co­te en co­mún con la Co­ca Sar­li. Se la es­cu­cha sen­ci­lla, naif, sin­ce­ra. “A ve­ces los mu­cha­chos quie­ren una fo­to un po­co hot en las re­des, y bue, da­le, aun­que yo sé que eso no es lo mío. No me sa­le. Una vez me pres­té pa­ra una re­vis­ta que ya ni quie­ro men­cio­nar y cuan­do vi el re­sul­ta­do de las fo­tos pu­bli­ca­das me pu­se a llo­rar. Re mal es­ta­ba, me que­ría ma­tar...”.

-¿Pen­sas­te en sui­ci­dar­te?

-No, ja­ja, es una ma­ne­ra de ex­pli­car lo que sen­tí. A mí me car­gan di­cien­do que soy de­ma­sia­do hu­mil­de, que en es­te me­dio hay que creér­se­la, etc., etc. Yo nun­ca lle­gué a creer­me fa­mo­sa. En la ca­lle re­ci­bo buena on­da, in­clu­so hay gen­te que pien­sa que Ca­pu­sot­to es mi ma­ri­do.

-¿Cal­cu­lás que te eli­gie­ron por­que bus­ca­ban una chi­ca lin­da?

-Creo que bus­ca­ban lo que en­con­tra­ron... (si­len­cio de tres se­gun­dos) ¡Ahh! ¡¡Ja­ja!!! ¡¡Acá es­toy!! ¡¡Sí se­ñor!! ¡Aaa­rri­ba el áni­mo! -Iva­na pa­re­ce po­seí­da por un sa­pu­cai-. ¡Eso mis­mo! ¡Me bus­ca­ban a mí! ¡Esa es la res­pues­ta per­fec­ta!

-¿Es ver­dad que Ca­pu­sot­to de­jó la TV Pú­bli­ca cuan­do ga­nó Mau­ri­cio Ma­cri?

-Bueno -ya más ca­la­ma­da-, en 2015 de­ja­mos de sa­lir por la TV Pú­bli­ca y eso fue una de­ci­sión de Die­go y de Pe­dro, calcu­lo que por sus ideo­lo­gías po­lí­ti­cas de­bi­do al cam­bio de go­bierno. Yo ex­tra­ño mu­cho el pro­gra­ma. En su mo­men­to pen­sé que al año vol­vía­mos, que era al­go pa­sa­je­ro, pe­ro el tiem­po trans­cu­rría y na­da.

-¿Y vos qué hi­cis­te?

-No me que­dé quie­ta y la­bo­ral­men­te hi­ce ra­dio, fil­mé una pe­lí­cu­la en ho­me­na­je al Ne­gro Fon­ta­na­rro­sa, es­tu­ve con los chi­cos de Sin co­di­fi­car... Pe­ro que­dé muy iden­ti­fi­ca­da con Ca­pu­sot­to. Fue­ron mu­chos años y fue, ima­gi­na­rás, una ex­pe­rien­cia muy fuer­te pa­ra mí.

-¿A quién ad­mi­rás?

-¿Ac­tri­ces? A Erica Rivas en su per­so­na­je de Ca­sa­dos con hi­jos. A Ce­ci­lia Suá­rez en La ca­sa de las flo­res. A Meryl Streep, a Naj­wa Nim­ri…

-¿Te gus­ta di­fe­ren­ciar­te del estilo “Chi­cas Olmedo?

-A mí no me va ha­cer­me la lin­da pa­ra en­con­trar una fa­ce­ta hu­mo­rís­ti­ca. Pa­ra na­da. Es­cu­cha­me: yo tra­ba­ja­ba con Ca­pu­sot­to y Sa­bo­ri­do. ¡Dos ge­nios del hu­mor! Lo mío fue un lu­jo que me di, una ale­gría to­tal tra­ba­jar con ellos. Apar­te creo que el hu­mor de Olmedo ha­bla de una épo­ca dis­tin­ta. A mí nun­ca me gus­tó pres­tar­me pa­ra el pu­te­río y el qui­lom­bo. Yo no exis­to pa­ra los pro­gra­mas de chis­mes. Cero con­flic­to soy. Mi esen­cia es apun­tar al tra­ba­jo. Me en­can­ta mi la­do sen­sual, ob­vio, me gus­ta mi per­fil de mu­jer, pe­ro no quie­ro ni me in­tere­sa ha­cer la di­fe­ren­cia con eso.

-¿Có­mo es Ca­pu­sot­to tra­ba­jan­do?

-Muy tran­qui­lo. No es el tí­pi­co hu­mo­ris­ta que ha­ce chis­tes. Es sú­per pro­fe­sio­nal y res­pon­sa­ble. Ca­da tem­po­ra­da nue­va que en­ca­rá­ba­mos se mos­tra­ba al­go in­se­gu­ro. De­cía te­ner mie­do de ha­ber per­di­do el trai­ning. Yo lo mi­ra­ba sin po­der creer­lo. Un ti­po muy apli­ca­do, Die­go, una gra­cia in­com­pa­ra­ble.

-En un mo­men­to eras la úni­ca chi­ca del pro­gra­ma. Des­pués en­tró otra mu­jer. ¿Te mo­les­tó per­der esa ex­clu­si­vi­dad?

-Ja­que­li­ne De­ci­be se lla­ma. Ella ha­bía es­ta­do en To­do por dos pe­sos. Y no, no me mo­les­tó pa­ra na­da por­que soy muy se­gu­ra de mí y su­pe que ella ve­nía pa­ra su­mar.

-¿Cuál era tu per­so­na­je pre­fe­ri­do de “Pe­ter Ca­pu­sot­to y sus vi­deos”?

-Pe­peu Pa­la­la me di­ver­tía mu­cho. Juan Car­los Pe­lo­tu­do. Aniver­sa­rio de no po­ner­la…

-¿Tu ma­ri­do era un fan del pro­gra­ma?

-Ja­ja­ja, no, mi ma­ri­do veía el pro­gra­ma, sí, pe­ro el día que me co­no­ció no me sa­có al to­que. De he­cho, los ami­gos se lo di­je­ron. Es una per­so­na muy tran­qui­la él, cero ce­lo­so, cero cho­lu­lo…

-¿Es­tás re­ti­ra­da?

-No, pa­ra na­da, la Chi­ca Bom­bi­ta de­jó de ver a su per­so­na­je en 2016, que fue el úl­ti­mo año que gra­ba­mos pa­ra TNT, pe­ro al con­tra­rio, me sien­to con más ga­nas y más en­vión que nun­ca.w

“No es­toy re­ti­ra­da. La ‘Chi­ca Bom­bi­ta’ de­jó de ver a su per­so­na­je en 2016, que fue el úl­ti­mo año, pe­ro me sien­to con más ga­nas que nun­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.