Di­se­ña­do­res en ac­ción El re­gre­so de Tros­man Chur­ba

La le­gen­da­ria du­pla de la mo­da de los ‘90 se re­en­con­tra­rá en una re­tros­pec­ti­va en el MAMBA, en 2021.

Clarín - Clarin - Spot - - Moda - Car­la Ro­dri­guez ca­ro­dri­guez@cla­rin.com

Fue­ron la gran du­pla de la mo­da ar­gen­ti­na. Con sus ca­ni­cas mul­ti­co­lo­res Tros­man Chur­ba mar­có la mo­da de los años ‘90. Jun­tos lle­ga­ron a con­quis­tar pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les co­mo San Pa­blo Fas­hion Week y la Se­ma­na de la al­ta cos­tu­ra en Roma. Lue­go, ca­da cual hi­zo su mar­ca y su vi­da. Ya ha­bían de­ja­do una hue­lla.

La pan­de­mia, in­creí­ble­men­te, los unió y reunió. Aun­que en es­tos años es­tu­vie­ron en con­tac­to, Mar­tín Chur­ba, di­rec­tor crea­ti­vo de Tra­man­do, y Jes­si­ca Tros­man, aho­ra ge­nial ar­tis­ta plás­ti­ca, sin­tie­ron la ma­gia de nue­vo.

Y 2021 los va a en­con­trar en un es­pa­cio ar­tís­ti­co, el me­jor lu­gar pa­ra es­te re­en­cuen­tro. “Du­ran­te la cua­ren­te­na hi­ci­mos un vi­vo con Mar­tín y fue muy fuer­te. Fue vol­ver­nos a re­en­con­trar des­de otro lu­gar, más ma­du­ros, car­ga­dos de ex­pe­rien­cia”, cuen­ta Tros­man. “Al otro día ya es­tá­ba­mos es­cri­bien­do una ho­ja de ru­ta. Nos vol­vi­mos a enamo­rar, co­mo nos ha­bía pa­sa­do con Tros­man Chur­ba”.

“Vol­vi­mos lle­nos de ma­gia”, aco­ta Chur­ba, quien cuen­ta que cuan­do di­je­ron “Vol­ve­mos” su co­ra­zón es­ta­lla­ba de ale­gría.

-Vuel­ven en un con­tex­to lo­cal (e in­ter­na­cio­nal) com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te: ¿có­mo lo ima­gi­nan aho­ra?

M.CH: Me­jor que nun­ca pa­ra los co­lo­res y las rup­tu­ras que pro­po­ne­mos con Jes­si­ca. Te­ne­mos la ener­gía de una ge­ne­ra­ción que no se apa­gó. Que­re­mos de­cir más.

J.T.: Si fue­ra por mí, ya es­ta­ría al­qui­lan­do un de­pó­si­to y com­pran­do má­qui­nas por­que creo en es­te pro­yec­to,

pe­ro Mar­tín es­tá más cons­cien­te que yo de lo que es te­ner una em­pre­sa en la Ar­gen­ti­na y me fre­na. Vamos pa­so a pa­so.

-¿Cuál es el pro­yec­to?

J.T.: Una mues­tra en el MAMBA (Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Bue­nos Ai­res) de nues­tro re­en­cuen­tro.

M.CH.: Mon­tar­nos so­bre esas mon­ta­ñas de tex­ti­les y des­de ellas con­tar una his­to­ria tex­til. An­ces­tral y pre­sen­te.

-¿Por qué una mues­tra y no una co­lec­ción de mo­da?

M.CH.: ¿Más co­lec­cio­nes de mo­da? ¿Quién las ne­ce­si­ta? ¿Quién la pue­de pa­gar? ¿Pa­ra qué tem­po­ra­da ¿Pa­ra qué pla­ne­ta?

J.T.: Hoy nos in­tere­sa más ha­blar de la con­di­ción hu­ma­na y to­das sus con­se­cuen­cias que ha­cer ro­pa.

-¿Qué re­cuer­dan de los años de glo­ria de Tros­man Chur­ba?

M.CH.: Ines­ta­bi­li­dad. Vér­ti­go. Ex­ci­ta­ción. Po­co con­trol. Des­bor­de. Sin bor­de.

J.T.: Fue­ron años in­creí­bles. Hi­ci­mos de to­do: co­rría­mos, di­se­ñá­ba­mos, tra­ba­já­ba­mos e in­ten­ta­mos ser em­pre­sa­rios. Te­nía­mos una ofi­ci­na en Nue­va York y le ven­día­mos a to­do el mun­do. Una de las anéc­do­tas que re­cuer­do es la pe­lea en­tre Bar­neys y Berg­dorf por la mar­ca. ¡Una lo­cu­ra!

-¿Al­gu­na vez se arre­pin­tie­ron de de­sar­mar la du­pla?

J.T.: Sííí...

M.CH.: Siem­pre la ex­tra­ñé pa­ra la ges­tión de mis tex­ti­les.

-Creo que fue­ron un quie­bre en la his­to­ria de la mo­da ar­gen­ti­na. ¿Qué pien­san?

M.CH.: Sin du­da, una ma­ni­fes­ta­ción de im­pac­to. Y ese im­pac­to nos lle­na de amor el al­ma.

J.T.: En ese mo­men­to sa­li­mos mos­tran­do un nue­vo lu­jo, re­me­ras y de­lan­ta­les con ca­nu­ti­llos de plás­ti­co pa­ra bri­llar. In­no­va­mos en lo tex­til más allá de la mo­da. Aho­ra que le di un por­ta­zo a la mo­da, es­toy en mi me­jor mo­men­to, más li­via­na, li­bre y con ga­nas de nue­vas aven­tu­ras.

-¿Por qué di­rían que hay que es­pe­rar es­te re­gre­so?

J.T.: Pa­sa­mos ca­si vein­te años se­pa­ra­dos. Hoy Tros­man Chur­ba vuel­ve de la mano del Mo­derno.

M.CH.: El re­gre­so de Tros­man Chur­ba mar­ca un re­torno al va­lor del amor. El re­en­cuen­tro. La pan­de­mia nos de­jó gris la mi­ra­da. To­do ges­to vi­tal es agra­de­ci­do y por eso es­ta­mos aquí. Des­per­ta­mos a es­ta nue­va vi­bra­ción de amor. Y nos sen­ti­mos sa­nos. Nos sa­nó el amor.w

el te­lé­fono o la em­plea­da”, re­ve­ló al­gu­na vez su hi­jo Pau­lo Va­len­te. ”Un día le pe­dí una his­to­ria pa­ra mí y ella es­cri­bió El mis­te­rio del co­ne­jo pen­san­te, una fic­ción y una reali­dad, so­bre una mas­co­ta que te­nía una fa­mi­lia que siem­pre es­ca­pa­ba y nun­ca sa­bían có­mo”, con­tó él.

Eco­no­mis­ta y au­tor de li­bros de in­ves­ti­ga­ción, una no­ve­la con vi­sos po­li­cia­les y otros tex­tos in­fan­ti­les, Va­len­te ha­bla­rá es­te sá­ba­do a las 16.30 con Flo­ren­cia Ga­rra­mu­ño y Gon­za­lo Aguilar, am­bos tra­duc­to­res, y con la edi­to­ra de Co­rre­gi­dor Fer­nan­da Pam­pín. An­tes, ac­ce­dió a un in­ter­cam­bio con Cla­rín.

-En to­do el mun­do, el ver­da­de­ro fe­nó­meno li­te­ra­rio que en­car­na Cla­ri­ce prue­ba que se vuel­ve una ob­se­sión pa­ra quien la lee. ¿A qué ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les de ella atri­bu­ye us­ted esa pro­fun­da iden­ti­fi­ca­ción que se pro­du­ce en­tre los lec­to­res y su obra?

AN­DRÉS D’ELÍA

Jun­tos otra vez. Jes­si­ca Tros­man y Mar­tín Chur­ba, en una en­tre­vis­ta que es pri­mi­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.