Clarín - Clarin - Spot - - No­ta De Ta­pa - Mau­reen Dowd The New York Ti­mes y Clarín

Tim Jes­sell, un des­gar­ba­do abo­ga­do de em­pre­sa di­vor­cia­do que vi­vía en Was­hing­ton y te­nía tres hi­jos, ha­bía per­di­do las es­pe­ran­zas de en­con­trar el amor en 2008 cuan­do le arre­gla­ron una ci­ta a cie­gas con una be­lla ru­bia neo­yor­qui­na, una tal Re­née Fle­ming, que tam­bién ha­bía per­di­do las es­pe­ran­zas. Hu­bo on­da y mu­chos años des­pués em­pe­zó ese vie­jo de­ba­te de co­me­dia te­le­vi­si­va so­bre com­par­tir ca­jo­nes y pla­ca­res. Si ella ven­día su de­par­ta­men­to del West Si­de y se mu­da­ba a Was­hing­ton D.C., ¿po­dría él ha­cer­le su­fi­cien­te lu­gar en su ca­sa?

“Ella me di­jo que iba a traer el piano”, con­tó Jes­sell con una son­ri­sa. “Eso era al­go se­rio”. Y, ob­via­men­te, los ves­ti­dos de no­che de di­se­ña­dor se adue­ña­rían de los pla­ca­res. Jes­sell, un afi­cio­na­do a los de­por­tes y fan de Bru­ce Springs­teen que no sa­bía na­da de ópe­ra an­tes de esa pri­me­ra ci­ta, aca­bó en un nue­vo lu­gar, una es­pa­cio­sa ca­sa con­tem­po­rá­nea de vi­drio y pie­dra jun­to a un arro­yo en Mclean, Virginia, con una ha­ma­ca pa­ra­gua­ya y la so­prano más fa­mo­sa de los Es­ta­dos Uni­dos des­de Be­verly Sills. Ella es­tu­vo en Bue­nos Ai­res en tres oca­sio­nes: 1991, 2012 y 2016, cuan­do des­lum­bró al Tea­tro Co­lón, en la aper­tu­ra del Abono Ver­de.

Acu­rru­ca­da en un so­fá blan­co de su li­ving y ves­ti­da con una blu­sa de se­da co­lor cre­ma, pan­ta­lo­nes ne­gros a ra­yas y joyas tur­que­sa, Re­née Fle­ming di­jo que se ale­gra­ba de que Jes­sell nun­ca hu­bie­se oí­do ha­blar de ella. Es más, Jes­sell siem­pre es­tu­vo dis­pues­to a to­mar un avión a don­de­quie­ra que ella se en­con­tra­se. Fle­ming ha­bía vis­to mu­chos ra­yos de es­pe­ran­za con los hom­bres apa­gar­se por su ex­te­nuan­te pro­gra­ma de via­jes. “Al­guien me pre­sen­ta­ba a al­guien, sa­lía­mos y yo de­cía: ‘Qué bien la pa­sé es­ta no­che, vuel­vo en tres se­ma­nas’”, con­tó. “Veía có­mo se les nu­bla­ban los ojos”.

Tras su di­vor­cio del ac­tor Rick Ross, mien­tras cria­ba a sus dos hi­jas, “es­tu­ve so­la du­ran­te mu­cho tiem­po”, di­jo Fle­ming. “Y hu­bo un pe­río­do en el que me enoja­ba mu­cho el he­cho de que a las mu­je­res ta­len­to­sas e in­te­li­gen­tes les re­sul

ta­ra di­fí­cil es­tar con hom­bres de do­tes si­mi­la­res”.

Aho­ra Fle­ming, su piano Stein­way y sus ves­ti­dos es­tán fe­liz y có­mo­da­men­te ins­ta­la­dos en su nue­va ca­sa, don­de ella es­tu­vo en­sa­yan­do un pro­gra­ma so­lis­ta que in­clu­yó a Han­del, Más allá del ho­ri­zon­te y mu­cho más pa­ra un con­cier­to de la Me­tro­po­li­tan Ope­ra en Dum­bar­ton Oaks, Geor­ge­town, que se trans­mi­tió en vi­vo a fi­nes de ju­lio. Su pú­bli­co, el más re­du­ci­do pa­ra el que ha­ya ac­tua­do, fue­ron cua­tro cá­ma­ras, dos de ellas ro­bó­ti­cas. El even­to pay-per-view te­nía el pro­pó­si­to de ayu­dar a la Met a so­bre­vi­vir du­ran­te una pan­de­mia que es­tá as­fi­xian­do su pro­fe­sión. El vi­rus pue­de pro­pa­gar­se fá­cil­men­te al can­tar y en las aglo­me­ra­cio­nes, lo que ha­ce que la ópe­ra -que ya te­nía di­fi­cul­ta­des- sea su­ma­men­te vul­ne­ra­ble.

La voz bri­llan­te y se­do­sa de la “an­ti­di­va”, co­mo se la co­no­ce, es­tá gra­ba­da en la me­mo­ria cul­tu­ral de los EE.UU., tan­to en los mo­men­tos tris­tes co­mo en los fe­li­ces. Can­tó Ama­zing Gra­ce en un ac­to de con­me­mo­ra­ción des­pués de la vo­la­du­ra de las Torres Ge­me­las en el Ground zero y Danny Boy en el fu­ne­ral de John Mc­cain en la Ca­te­dral Na­cio­nal de Was­hing­ton. Can­tó en sin­da­rin, el idio­ma de los el­fos, pa­ra la ban­da so­no­ra de El Se­ñor de los ani­llos. Can­tó una lis­ta de los Top 10 en el pro­gra­ma de David Let­ter­man, a Ver­di con los Mup­pets y una ver­sión que pu­so la piel de ga­lli­na del himno na­cio­nal en el Super Bowl de 2014.

“In­clu­so en­sa­ya­mos con los he­li­cóp­te­ros Black Hawk pa­ra que no me des­co­lo­ca­ran”, re­cor­dó. Fle­ming, de 61 años, a quien no le gus­ta que la ca­li­fi­quen res­pec­to de otras so­pra­nos, de­ci­dió no com­pe­tir con sus ac­tua­cio­nes an­te­rio­res y can­tó uno de sus pa­pe­les ca­rac­te­rís­ti­cos co­mo la Ma­ris­ca­la de El Ca­ba­lle­ro de la rosa por úl­ti­ma vez en la Met en 2017. Los ti­tu­la­res la­men­ta­ban: “La di­va par­te”. Pe­ro las no­tas so­bre la par­ti­da de la di­va son su­ma­men­te exa­ge­ra­das. Es­tá más ac­ti­va que nun­ca. “To­da­vía ha­go gi­ras co­mo siem­pre y es­tu­ve ha­cien­do mu­chos tra­ba­jos nue­vos”, di­jo. “Allí es don­de ten­go pues­to el co­ra­zón”.

Ha in­cur­sio­na­do en otros gé­ne­ros, pro­ta­go­ni­zan­do una re­po­si­ción de Ca­rou­sel en Broad­way y el es­treno lon­di­nen­se del mu­si­cal The Light in the Piaz­za. Ac­tuó fren­te a Ben Whis­haw en Nor­ma Jea­ne Baker of Troy, en The Shed. Y, dan­do un pa­so que emo­cio­na­rá a sus ad­mi­ra­do­res, vol­ve­rá a la Met en el oto­ño bo­real de 2022 pa­ra pro­ta­go­ni­zar una nue­va ópe­ra ba­sa­da en la no­ve­la de Michael Cun­ning­ham Las ho­ras -y la pe­lí­cu­la del mis­mo tí­tu­lo- co­mo Cla­ris­sa, el pa­pel que in­ter­pre­tó Meryl Streep. Ke­lli O’ha­ra en­car­na­rá a Lau­ra y Joy­ce Di­do­na­to a Virginia Woolf.

Re­cuer­da que, sien­do una jo­ven so­prano, ca­si se des­ma­yó cuan­do tu­vo que ir de su­plen­te en la Met en 1994 en Ote­llo con Plá­ci­do Do­min­go. “Era tan in­ti­mi­dan­te en la es­ce­na del en­fren­ta­mien­to, cuan­do es­tá lo­co de ce­los y ca­si le pe­ga a Des­dé­mo­na... Y tam­bién era una opor­tu­ni­dad enor­me pa­ra mí”, di­jo, “y la adre­na­li­na lle­ga­ba a ni­ve­les nun­ca vis­tos y yo ca­si no po­día sa­lir del es­ce­na­rio”. Lue­go con­ti­núa: “Me ale­gra mu­cho que sur­gie­ra el mo­vi­mien­to #Metoo, que se ha­ya de­nun­cia­do a al­gu­nas per­so­nas y con suer­te la gen­te lo pien­se dos ve­ces an­tes de te­ner un mal com­por­ta­mien­to”.

Tam­bién se hi­zo eco de los re­cla­mos de que ha­ya re­for­mas ra­cia­les en su pro­fe­sión, di­cien­do que los pro­duc­to­res tea­tra­les de­ben de­tec­tar y nu­trir el ta­len­to de las per­so­nas de co­lor. “Hay al­gu­nas co­sas en la ópe­ra que son su­ma­men­te de­mo­crá­ti­cas por­que tie­ne que ver con la voz”, di­jo. “Hay al­gu­nos ar­tis­tas jó­ve­nes ex­tra­or­di­na­rios, Law­ren­ce Brown­lee, Ju­lia Bu­llock, J’nai Brid­ges y otros can­tan­tes ta­len­to­sos que son es­tre­llas o en ca­mino a ser es­tre­llas. Pe­ro eso no bas­ta. Que­re­mos ir a la ópe­ra y ver la di­ver­si­dad re­fle­ja­da en to­das par­tes”. Con­tra­tó a Smith pa­ra que es­cri­bie­ra un li­bre­to so­bre Chica­go ins­pi­ra­do en sus No­tes From the Field, un aná­li­sis del ra­cis­mo sis­té­mi­co.

La he­roí­na pre­fe­ri­da de Fle­ming es Tos­ca, pe­ro di­jo que la he­roí­na que se acer­ca más a su per­so­na­li­dad es Ta­tia­na de Eu­ge­nio One­guin. Si pu­die­ra can­tar el pa­pel de al­gún te­nor, se­ría Don Jo­sé de Car­men. ¿Y si pu­die­ra ce­nar con al­gún com­po­si­tor? Ri­chard Strauss, sin du­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.