“Han­ni­bal Lec­ter” pin­ta bien

Clarín - Clarin - Spot - - Chicos -

Ant­hony Hop­kins es uno de los fa­mo­sos de Holly­wood que más res­pe­ta el ais­la­mien­to an­te la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus. Y es que el ac­tor que el 31 de di­ciem­bre cum­pli­rá 83 años sa­be que es pa­cien­te de ries­go y pre­fie­re res­guar­dar­se.

Ha­ce unas se­ma­nas se su­po que ven­dió su man­sión en Ma­li­bú por 10,5 mi­llo­nes de dó­la­res. La ope­ra­ción le lle­vó un tiem­po, pe­ro fi­nal­men­te lo lo­gró: el eterno Han­ni­bal Lec­ter con­si­guió des­ha­cer­se de una man­sión al bor­de del acan­ti­la­do que so­por­tó los in­cen­dios de 2018 y las llu­vias to­rren­cia­les de 2019.

Tras sie­te me­ses de ti­ra y aflo­ja, fi­nal­men­te pu­do ven­der su re­fu­gio con vis­tas al Pa­cí­fi­co. La pro­pie­dad prin­ci­pal, de 380 me­tros cua­dra­dos, fue cons­trui­da en 1958 en lo que de­no­mi­nan es­ti­lo Ca­pe Cod -lu­gar de ve­ra­neo de la éli­te en la Cos­ta Es­te-. Fue am­plia­da y re­for­ma­da va­rias ve­ces pa­ra aña­dir una ca­sa de hués­pe­des, pis­ci­na y ca­ba­ña ad­ya­cen­te.

Con­fi­na­do des­de ha­ce 180 días pa­ra evi­tar con­ta­giar­se del co­ro­na­vi­rus, es­cri­bió en su cuen­ta de Ins­ta­gram (en la que tie­ne más de 2 mi­llo­nes de se­gui­do­res): “Y a lo me­jor no es­toy tan cuer­do”. Acom­pa­ñó el men­sa­je con un vi­deo -que en Twit­ter acu­mu­la ca­si dos mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes-.

Ant­hony pin­ta con fu­ria. Pinceles y lien­zos pa­ra cal­mar la an­sie­dad.

En otro posteo su­mó un vi­deo de una de las es­cul­tu­ras que él pin­tó, un pe­rro. “Ad­mi­to que es­toy lo­co. Tie­nes ra­zón. Se­rá me­jor que ha­ble con Ni­blo”.

Ha­ce unos años, Hop­kins se trans­for­mó en ar­tis­ta plás­ti­co. Aun­que no tie­ne una téc­ni­ca de­fi­ni­da y sus obras de ar­te son di­fe­ren­tes, man­tie­ne fir­mes al­gu­nos de­ta­lles: mu­cho co­lor y ojos ex­pre­si­vos.

“La ca­ra no es im­por­tan­te, son los ojos la par­te más he­chi­zan­te del al­ma”, opi­na. “Yo so­lo pin­to. Des­cu­bro mien­tras pin­to, no lo ana­li­zo, so­lo lo ha­go”.

“Es pri­mi­ti­vo mi ar­te. Un ar­te in­fan­til”, agre­gó. “Tie­ne que ser in­fan­til, por­que soy un ni­ño”.

Mu­chas de sus pin­tu­ras ori­gi­na­les y fir­ma­das es­tán a la ven­ta al pú­bli­co y cues­tan des­de 5 mil dó­la­res. Tie­ne una ga­le­ría vir­tual en la que pue­de apre­ciar­se su ar­te: ant­hony­hop­kin­sart.com.

“Cuan­do yo era ni­ño mi pa­dre me lle­vó a una igle­sia y que­dé asom­bra­do por los vi­tra­les. Cuan­do era ni­ño veía los co­lo­res mil ve­ces más bri­llan­tes, por­que así es co­mo los ni­ños ven las co­sas”, re­cor­dó.

Otra de las ac­ti­vi­da­des del hom­bre que pro­ta­go­ni­zó el fil­me Los dos Pa­pas, por Net­flix, es to­car el piano en el li­ving de su ca­sa. Sus fans aplau­den que el ac­tor se tome la si­tua­ción con ac­ti­tud y hu­mor.

Ha­ce va­rias se­ma­nas, se vi­ra­li­zó otro de sus vi­deos en el que el re­co­no­ci­do ac­tor bai­la­ba al rit­mo de Dra­ke y re­ta­ba a que Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger y Syl­ves­ter Sta­llo­ne hi­cie­ran lo mis­mo.

Phi­lip Ant­hony Hop­kins (tal su nom­bre com­ple­to) es­tá ac­tual­men­te en pa­re­ja con Ste­lla Arro­ya­ve. Tie­ne una hi­ja, Abi­gail, de 52 años.w

Hop­kins. Un ar­tis­ta in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.