Clarín - Clarin - Spot - - No­ta De Ta­pa - Fe­de­ri­co La­drón de Gue­va­ra fdl­gue­va­ra@cla­rin.com

El 17 de oc­tu­bre, Marina Gle­zer cum­ple 40 años. Pe­ro es­ta vez, por la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus, no lo va a fes­te­jar con un “tre­men­do fies­tón”, co­mo a ella le gus­ta­ría, tal co­mo hi­zo “a los 25 y a los 35”, “ce­le­bra­cio­nes que to­da­vía se re­cuer­dan. En fin… En es­te con­tex­to no da”, di­ce la ac­triz. Eso sí, a su ma­má se le ocu­rrió una idea fa­bu­lo­sa. “Me di­jo: ‘Ha­ga­mos de cuen­ta de que es­te año cum­plís 39. Y el año que vie­ne, que yo cum­plo 70, ha­ce­mos una gran fies­ta las dos jun­tas’”.

Sin du­das: la ma­má de Marina la tie­ne cla­rí­si­ma.

Más allá de la fe­cha del fes­te­jo, Marina Gle­zer con­fie­sa que, en su ca­so, y si bien es­tá “muy mo­vi­li­za­da”, el pa­so del tiem­po no es una car­ga, al­go que le pro­vo­que pe­sar, sino to­do lo con­tra­rio: “Co­mo ten­go plan­tas e hi­jos (Fran­cis­co, de 14, y Ra­món, de 11), dis­fru­to ver cre­cer”, suel­ta, con sen­ci­llez.

Por es­tos días, Marina es­tá al fren­te de Vuel­ve, un ci­clo de ra­dio­tea­tro que se emi­te los sá­ba­dos a las 23 por la AM 750. In­quie­ta, y siem­pre con una son­ri­sa, ella es quien lo pro­du­ce y lo di­ri­ge. Es, de al­gu­na ma­ne­ra, una for­ma de re­vi­vir un gé­ne­ro que fue fu­ror a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do.

“A par­tir de una idea de Gi­se­la Mar­ziot­ta (en re­fe­ren­cia a la pe­rio­dis­ta y dipu­tada), el ci­clo arran­có en ju­nio de es­te año. Y aho­ra es­ta­mos ini­cian­do la se­gun­da par­te”, avan­za Gle­zer, que en la AM 750 tam­bién con­du­ce un pro­gra­ma de ra­dio, Pa­sa­je­ra en tran­ce, los do­min­gos de 13 a 16.

El es­treno de Vuel­ve fue el sá­ba­do 26 de sep­tiem­bre, con la obra Pa­ra­ná Po­rá, de Ma­ru­ja Bustamante, en la que ac­tua­ron Iri­de Moc­kert, Lau­ra Ló­pez Mo­yano y So­nia Ál­va­rez. Una ma­ra­vi­lla. Un via­je por el li­to­ral, a bor­do de una ca­noa, con pá­ja­ros dan­do vuel­tas…

“El ra­dio­tea­tro es ma­gia, pu­ra ma­gia”, se en­tu­sias­ma Gle­zer, que des­de ha­ce más de 20 años es­tá en pa­re­ja con el ac­tor Ger­mán Palacios. Y agre­ga: “En tiem­pos de hí­per di­gi­ta

cia­li­za­da en eco­no­mía, tra­ba­ja en la Te­le­vi­sión Pú­bli­ca y en FM La Pa­tria­da”).

“Mis pa­dres me trans­mi­tie­ron que va­le la pe­na lu­char por un mun­do más equi­ta­ti­vo”, si­gue Marina. “Y que la bús­que­da de me­mo­ria, ver­dad y jus­ti­cia es al­go cons­ti­tu­ti­vo, que hay que ha­cer­lo en to­dos los pla­nos de la vi­da. Yo tu­ve mu­chas opor­tu­ni­da­des y, por eso, lo agra­dez­co”.

Gle­zer no só­lo tra­ba­ja en los es­ce­na­rios (o en la ra­dio, o en los sets de te­le­vi­sión). Tam­bién se ocu­pa del me­ren­de­ro Lo de Ca­ro­la, en Vi­lla Sol­da­ti, y del Cen­tro de hoy pa­ra ma­ña­na, en Mer­lo. Se en­car­ga de al­fa­be­ti­zar y da cla­ses de tea­tro. “Es muy im­por­tan­te que no ha­ya de­ser­ción es­co­lar”, plan­tea. “En Mer­lo, ade­más, es­ta­mos tra­tan­do de ar­mar un ta­ller de periodismo di­gi­tal”.

La pri­me­ra apa­ri­ción de Gle­zer en los me­dios fue co­mo mo­de­lo, a los diez años, “pa­ra una pu­bli­ci­dad de Co­ca Co­la du­ran­te el Mun­dial ‘90”. Tam­bién for­mó par­te de avi­sos de Chu­pe­ti­nes Bar­bie y de Ca­pe­let­ti­nis, con Fla­via Pal­mie­ro. “De Fla­via ten­go los me­jo­res re­cuer­dos”, co­men­ta.

En pri­ma­ria, Marina fue a la es­cue­la pú­bli­ca, “a la 30, Gra­na­de­ros de San Mar­tín, en Bel­grano”, y cur­só la se­cun­da­ria “en el Co­le­gio de la Ciu­dad, de don­de tam­bién egre­só, por ejem­plo, Ro­dri­go de la Ser­na”. Es­tu­dió tea­tro con Nor­man Bris­ki. Y su pri­mer pa­pel en te­le­vi­sión fue en Ga­so­le­ros, en 1998. “Yo te­nía 18 años y mi per­so­na­je, en­tre otras cues­tio­nes, te­nía que lle­var por el mal ca­mino a Ji­me­na Barón, que te­nía 12. La te­nía que ha­cer fu­mar”. En 2003, por su gran tra­ba­jo en la pe­lí­cu­la El Po­la­qui­to, la pre­mia­ron con el Cón­dor de Pla­ta.

Su ca­rre­ra si­guió en fil­mes co­mo Ro­ma y Dia­rios de mo­to­ci­cle­ta, con Gael Gar­cía Ber­nal. An­tes de la pan­de­mia, Marina te­nía va­rios pro­yec­tos.

“Me ha­bía ga­na­do una be­ca de la Fun­da­ción Ca­ro­li­na… Iba a ir un mes a San Jo­sé de Cos­ta Ri­ca a fil­mar una pe­lí­cu­la con el di­rec­tor Os­car Cas­ti­llo. Ade­más, co­mo di­rec­to­ra, si­go tra­ba­jan­do con mi ope­ra pri­me­ra. Ya ten­go es­cri­to el guión. E iba a re­po­ner Sa­lón de be­lle­za, la obra de tea­tro que hi­ce ha­ce dos años”, di­ce.

En 2014, con mu­cha va­len­tía, Marina con­tó que, a los 18 años, ha­bía que­da­do em­ba­ra­za­da de Ger­mán. Y que se so­me­tió a un abor­to.

“Tu­ve la ma­la suer­te de que­dar em­ba­ra­za­da ac­ci­den­tal­men­te”, di­ce. “Pe­ro en aquel mo­men­to la so­cie­dad no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra el de­ba­te. Fui es­tig­ma­ti­za­da, mar­gi­na­da, con­de­na­da mo­ral­men­te. Yo no lo hi­ce con afán au­to­rre­fe­ren­cial. Yo, que te­nía el pri­vi­le­gio de no co­rrer ries­gos, con­té lo que con­té pen­san­do en las mu­je­res que no tie­nen re­cur­sos… Eso era lo que me do­lía de lo clan­des­tino”.

-¿Qué creés que va a pa­sar con la ley de in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo?

-El pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez di­jo que era prio­ri­dad que la ley se apro­ba­ra es­te año. Des­pués, la pan­de­mia mo­di­fi­có al­gu­nos pla­nes. Si no hu­bie­ra pa­sa­do lo del co­ro­na­vi­rus, ya se­ría le­gal, te lo pue­do fir­mar. Yo mi­li­to des­de ha­ce años con dipu­tados, se­na­do­res y mi­nis­tros. Con­fío en que la ley va a sa­lir. Es ur­gen­te.w

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.