Los nue­vos már­ti­res

El cris­tia­nis­mo vi­ve hoy su peor ho­ra des­de que allí es­ta­lló la gue­rra ci­vil, ha­ce ca­si tres años. Un obis­po de la Igle­sia Or­to­do­xa de An­tio­quía di­ce que las per­se­cu­cio­nes res­pon­den más a mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas que re­li­gio­sas.

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Ri­car­do Ríos Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Co­mo par­te del ho­rror de la gue­rra ci­vil en Si­ria, los se­gui­do­res de Jesús se de­ba­ten en­tre que­dar­se y co­rrer el ries­go de ser ani­qui­la­dos por los sec­to­res ra­di­ca­li­za­dos, o emi­grar en­gro­san­do la lista de re­fu­gia­dos. Una tra­ge­dia den­tro de otra.

Desolación, cruel­dad, in­to­le­ran­cia, muer­te. Todo eso y más trans­mi­te una fo­to de la agen­cia de no­ti­cias AP de la se­ma­na pa­sa­da. Re­tra­ta una pi­la de ca­dá­ve­res de ci­vi­les -in­clui­das va­rias cria­tu­ras- que ya­cen co­mo es­com­bros so­bre una ca­lle de la ciu­dad de Ba­nias. Los cuer­pos re­tor­ci­dos, las mi­ra­das des­en­ca­ja­das, la ca­ra del ho­rror. Es así: el peor de los cóc­te­les que só­lo una gue­rra pue­de ofre­cer, ha con­ver­ti­do a Si­ria en un cam­po de ba­ta­lla de tal mag­ni­tud que em­pe­que­ñe­ce el re­cuer­do, has­ta ex­tin­guir­lo ca­si, de aque­lla tie­rra de con­vi­ven­cia ejem­plar en­tre los cre­yen­tes -ma­yo­ri­ta­rios- de la fe is­lá­mi­ca y los de­vo­tos de las dis­tin­tas con­fe­sio­nes cris­tia­nas.

En po­co más dos me­ses se cum­pli­rán tres años del ini­cio de la con­fron­ta­ción ci­vil que en­vuel­ve al país, con un sal­do pro­vi­so­rio igual de ma­ca­bro que si fue­ra de­fi­ni­ti­vo: ca­si 150 mil muer­tos, el do­ble de he­ri­dos, unos dos millones (prin- ci­pal­men­te cris­tia­nos) re­fu­gia­dos en los paí­ses li­mí­tro­fes, más el da­ño que pue­da co­brar­se un bro­te de po­lio que se ve­ri­fi­có es­tos días en el no­roes­te del país. El mun­do no ha­bía vi­vi­do una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria tan pro­fun­da des­de el ge­no­ci­dio que se co­me­tió en Ruan­da (Afri­ca), a me­dia­dos de los 90.

Lo peor es que son po­cas las pers­pec­ti­vas de que se al­can­ce, en un pla­zo ra­zo­na­ble, un acuer­do en­tre las po­ten­cias mun­dia­les, en el mar­co de la ONU, pa­ra po­ner fin a tan­ta irra­cio­na­li­dad. La di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal se to­ma las co­sas con cal­ma (¿o in­di­fe­ren­cia?), pe­ro los ata­ques con mor­te­ros y mi­si­les que se lan­zan los ma­yo­res con­ten­dien­tes de la gue­rra si­ria, go­bierno y re­bel­des, se re­nue­van to­dos los días, en dis­tin­tas par­tes del te­rri­to­rio. En el re­par­to de pa­de­ci­mien­tos, los cris­tia­nos se lle­van la peor par­te de un conf lic­to en el que pre­va­le­ce­rían las ra­zo­nes po­lí­ti­cas por so­bre las re­li­gio­sas.

“La ra­zón que lle­vó a es­ta ac­tua­li­dad res­pon­de a la in­ter­ven­ción de otros paí­ses en Si­ria, en for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta, so­fis­ti­ca­da o bru­tal; todo ello ge­ne­ró la rup­tu­ra del te­ji­do so­cial, des­tru­yen­do la ar­mo­nía y el equi­li­brio en nues­tra na­ción. No de­be­mos ha­blar de mi­no­rías por­que so­mos un so­lo pue­blo. Mu­sul­ma­nes y cris­tia­nos tra­ba­ja­mos jun­tos pa­ra ele­var el nom­bre de Si­ria con­tra to­das las di­fi­cul­ta­des. Por lo que la des­truc­ción de igle­sias y mez­qui­tas, y la muer­te de cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes nos afec­ta a to­dos”.

Es­to di­ce mon­se­ñor Cri­sós­to­mo Gas­sa­li, ar­zo­bis­po de la Igle­sia Si­ria­na Or­to­do­xa, de­sig­na­do por el Pa­triar­ca de An­tio­quía y de todo el Orien­te, Ig­na­tius Zak­ka I Iwas, co­mo ca­be­za de es­ta co­mu­ni­dad en la Ar­gen­ti­na. “Lo que lla­man ‘pri­ma­ve­ra ára­be’ ha con­ver­ti­do a Si­ria en un es­ta­do de caos, ines­ta­bi­li­dad e in­se­gu­ri­dad”, se­ña­ló a VR Gas­sa­li, pa­ra quien hay dos fac­to­res de­ter­mi­nan­tes que po­nen en ries­go la fu­tu­ra exis­ten­cia de los cris­tia­nos en su país: la apa­ri­ción de co­rrien­tes ex­tre­mis­tas con “ideo­lo­gías di­sol­ven­tes” y la im­por­ta­ción de ideas que, di­ce, pro­mue­ven “el des­pre­cio de los sím­bo­los sa­gra­dos del cris­tia­nis­mo”.

El dra­ma si­rio, en ver­dad, en­ca­ja en el con­tex­to de un mo­sai­co de paí­ses con pre­emi­nen­cia de Afri­ca y de Orien­te Me­dio, don­de en pleno si­glo XXI se per­si­gue con fie­re­za al cris­tia­nis­mo. Ca­da ca­so tie­ne sus be­mo­les, pe­ro en ca­si to­dos se ve­ri­fi­ca la ac­tua­ción de gru­pos o es­ta­dos con una vi­sión in­to­le­ran­te y ex­tre­mis­ta del Is­lam. Es­to con­vier­te a los cris­tia­nos co­mo los fie­les más per­se­gui­dos del pla­ne­ta, se­gún una in­ves­ti­ga­ción del dia­rio in­glés The In­de­pen­dent. “La per­se­cu­ción tie­ne di­men­sio­nes enor­mes, es una de las ma­yo­res tra­ge­dias de es­te co­mien­zo de mi­le­nio”, ase­gu­ra el pe­rio­dis­ta es­pa­ñol Fer­nan­do de Ha­ro, au­tor de “Cris­tia­nos y leo­nes”, un por­me- no­ri­za­do tra­ba­jo so­bre una per­se­cu­ción que cau­sa la muer­te de 100.000 cris­tia­nos al año. En Si­ria, el “des­pla­za­mien­to” de cris­tia­nos ya es ca­rac­te­ri­za­do por la Igle­sia or­to­do­xa co­mo un “plan de lim­pie­za ét­ni­ca por ac­to”, que lle­va­ría im­pre­sas las hue­llas dac­ti­la­res de mi­li­tan­tes fun­da­men­ta­lis­tas vin­cu­la­dos a Al Qae­da. Mu­chos cris­tia­nos, so pe­na de ser ase­si­na­dos, se han vis­to obli­ga­dos a con­ver­tir­se al Is­lam por par­te de ele­men­tos ar­ma­dos ra­di­ca­li­za­dos.

Mon­se­ñor Gas­sa­li elu­de una de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca so­bre el pre­si­den­te Bas­har al-Asad (sos­pe­cha­do por EE.UU. de ocul­tar ar­mas quí­mi-

cas), pe­ro ad­mi­te que “la co­mu­ni­dad cris­tia­na no te­nía ma­yo­res pro­ble­mas pa­ra lle­var una vi­da en paz an­tes del con­flic­to. En el pa­sa­do no se oía que gru­pos ar­ma­dos vi­nie­ran, des­tru­ye­ran y ma­ta­ran”.

Pa­ra te­ner en cuen­ta: Bas­har alA­sad per­te­ne­ce a los mu­sul­ma­nes alaui­tas, una sec­ta is­lá­mi­ca no or­to­do­xa que siem­pre de­fen­dió a los cris­tia­nos por­que ellos tam­bién eran hostigados por la ma­yo­ría de los mu­sul­ma­nes.

Res­pec­to de es­te pre­sen­te in­cier­to, a Gas­sa­li le preo­cu­pa la mar­gi­na­ción de los cris­tia­nos en la to­ma de de­ci­sio­nes, y que se ol­vi­de el va­lor de su par­ti­ci­pa­ción. “Es fun­da­men­tal en las raí­ces de Si­ria, ya que es­te nom­bre lo adop­tó de los pro­pios si­ria­nos ara­meos”, ase­gu­ra, al tiem­po que lla­ma a no per­der de vis­ta “los cam­bios de­mo­grá­fi­cos” en Orien­te Me­dio, pa­ra en­ten­der lo que es­tá pa­san­do.

Gas­sa­li di­ce des­co­no­cer si los paí­ses más po­de­ro­sos tie­nen una vo­ca­ción au­tén­ti­ca pa­ra sal­dar la cues­tión de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca, pe­ro se des­ha­ce en elo­gios al juz­gar el pa­pel del Pa­pa Fran­cis­co cuan­do en sep­tiem­bre con­vo­có a una Jor­na­da Mun­dial de Ayuno y Ora­ción por la paz en Si­ria, en me­dio de ver­sio­nes que ha­bla­ban en­ton­ces de una “in­mi­nen­te” in­va­sión mi­li­tar nor­te­ame­ri­ca­na a ese país.

“La per­so­na­li­dad del Pa­pa es úni­ca, ca­ris­má­ti­ca, y de in­men­sa sa­bi­du­ría. Sus de­cla­ra­cio­nes so­bre la si­tua­ción en Si­ria mo­vi­li­zan el es­pí­ri­tu de la hu­ma­ni­dad. En su per­so­na­li­dad ve­mos el li­de­raz­go del exi­to­so pas­tor que vi­ve el su­fri-

“Las de­cla­ra­cio­nes de Fran­cis­co so­bre Si­ria mo­vi­li­zan el es­pì­ri­tu de la hu­ma­ni­dad” Ar­zo­bis­po Cri­sós­to­mo Gas­sa­li Igle­sia Si­ria­na Or­to­do­xa de An­to­quía.

mien­to de otros her­ma­nos”, sos­tu­vo, an­tes de des­ta­car “las cá­li­das re­la­cio­nes” en­tre el Va­ti­cano y la Igle­sia Si­ria­na Or­to­do­xa.

Par­ti­ci­pan­te en oc­tu­bre del úl­ti­mo San­to Sí­no­do de An­tio­quía, que se pro­nun­ció por una so­lu­ción pa­cí­fi­ca de la cri­sis en Si­ria, el ar­zo­bis­po Gas­sa­li re­cor­dó que en la reunión ce­le­bra­da en El Lí­bano se pi­dió a los cris­tia­nos “per­se­ve­ran­cia en la ora­ción” pa­ra su­pe­rar el tran­ce, ade­más de acon­se­jar­les que to­ma­ran los re­cau­dos a su al­can­ce pa­ra evi­tar la emi­gra­ción.

El dra­ma de la gue­rra. La igle­sia de San Sar­kis, en el pue­blo de Sa­dad, de ma­yo­ría cris­tia­na, en el n

Rue­go. Clé­ri­gos or­to­do­xos re­zan en una igle­sia de Da­mas­co por tres cris­tia­nos ase­si­na­dos en la al­dea de Maa­lu­la.

AR­CHI­VO CLA­RIN

nor­te de Si­ria su­frió en los úl­ti­mos días la vio­len­cia co­mo otros tem­plos ca­tó­li­cos del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.