Los pri­me­ros fru­tos

Ape­nas dos se­ma­nas des­pués de re­gre­sar de Tie­rra San­ta, el Pa­pa pu­do con­cre­tar la ora­ción con los pre­si­den­tes de Is­rael y Pa­les­ti­na por la paz en Me­dio Orien­te al que los ha­bía in­vi­ta­do en Be­lén.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ri­car­do Ríos Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Tal vez ni el pro­pio Fran­cis­co ha­ya ima­gi­na­do que su gi­ra a Tie­rra San­ta, ha­ce ape­nas po­co más de dos se­ma­nas, en­tre­ga­ría una co­se­cha tan in­me­dia­ta, sor­pren­den­te y es­pe­ran­za­do­ra, co­mo fue jun­tar a re­zar por la paz al pre­si­den­te is­rae­lí Shi­mon Pe­res y al lí­der pa­les­tino Mah­mud Ab­bas.

Ha­brá que creer­le no­más al pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rak Oba­ma cua­do apun­ta al Pa­pa ar­gen­tino co­mo una de las fi­gu­ras po­lí­ti­cas más in­flu­yen­tes del mun­do. Lo que pa­só es­te do­min­go pa­sa­do en los jar­di­nes del Vaticano no fue un mi­la­gro -aun­que ca­si-, sino una mues­tra del for­mi­da­ble po­der de per­sua­sión del Pa­pa, que se dio el gus­to de se­ña­lar­le an­te el mun­do a los ex­po­nen­tes de po­si­cio­nes prác­ti­ca­men­te irre­con­ci­lia­bles que tu­vie­ran el co­ra­je que se ne­ce­si­ta pa­ra con­se­guir la paz en el con­flic­ti­vo Me­dio Orien­te.

“Se re­quie­re va­lor pa­ra de­cir sí al en­cuen­tro y no al en­fren­ta­mien­to; sí al diá­lo­go y no a la vio­len­cia; sí a la ne­go­cia­ción y no a la hos­ti­li­dad; sí al res­pe­to de los pac­tos y no a las pro­vo­ca­cio­nes”, se­ña­ló Fran­cis­co en uno de los pa­sa­jes del dis­cur­so con el que lla­mó a ju­díos y pa­les­ti­nos a ter­mi­nar con años de hos­ti­li­dad, vio­len­cia y des­con­fian­zas mu­tuas.

Las res­pues­tas de Pe­res y Ab­bas a la in­vo­ca­ción del Pon­tí­fi­ce fue­ron po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas: el is­rae­lí, pró­xi­mo al re­ti­ro, di­jo que la paz no se al­can­za fá­cil­men­te. “Te­ne­mos que unir to­das nues­tras fuer­zas pa­ra lo­grar­lo”, ad­mi­tió. A mo­do de ple­ga­ria, el lí­der pa­les­tino Ab­bas pi­dió: “Se­ñor, con­cé­de­nos una paz jus­ta pa­ra to­dos, pa­ra mi país y pa­ra la re­gión. Que­re­mos la paz pa­ra no­so­tros y nues­tros ve­ci­nos”. Pa­la­bras me­di­das que con to­do su­po­nen un avan­ce con­si­de­ra­ble res­pec­to de las ne­go- cia­cio­nes de paz que en abril ter­mi­na­ron co­mo un fias­co.

Por eso re­sul­tó pro­me­te­dor que Fran­cis­co lo­gra­ra al me­nos jun­tar­los en un am­bi­to don­de no se des­cui­dó nin­guno de esos de­ta­lles que a ve­ces, por ig­no­ra­dos o no pre­vis­tos, con­clu­yen en una ca­tás­tro­fe di­plo­má­ti­ca. Ra­ra vez la Igle­sia ye­rra en es­tas cues­tio­nes. Mú­si­ca clá­si­ca in­ter­pre­ta­da por una or­ques­ta en vi­vo, con mú­si­cos ju­díos, ca­tó­li­cos y mu­sul­ma­nes; al ai­re li­bre (apro­ve­chan­do la pri­ma­ve­ra eu­ro­pea) y sin sím­bo­los re­li­gio­sos. El ac­to in­clu­yó ora­cio­nes y me­di­ta­cio­nes en he­breo, in­glés y ára­be. Se tra­tó de una “tre­gua es­pi­ri­tual”, se­gún el de­par­ta­men­to de pren­sa y di­fu­sión del Vaticano.

Un en­cuen­tro de ca­rac­te­rís­ti­cas iné­di­tas tu­vo un bro­che par­ti­cu­lar: un “ges­to co­mún de paz”, que se tra­du­jo en apre­to­nes de ma­nos, lue­go de que las tres personalidades en fo­co plan­ta­ran jun­tos un oli­vo, inequí­vo­co sím­bo­lo de la paz. El Pa­pa que­dó muy sa­tis­fe­cho -aun­que ago­ta­do lue­go de los in­ten­sos pre­pa­ra­ti­vos- con el re­sul­ta­do de su nue­va in­ter­ven­ción por la paz, que acu­mu­la an­te­ce­den­tes.

Hay que re­cor­dar el pa­pel pro­ta­gó­ni­co que ju­gó en sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do con­vo­có a una jor­na­da de ayuno y ora­ción por la paz en Si­ria, que a juz­gar de mu­chos ob­ser­va­do­res sir­vió pa­ra di­sua­dir a EE.UU. de no em­pren­der una in­va­sión a ese país.

AR­CHI­VO

Fran­cis­co, el do­min­go, en los jar­di­nes va­ti­ca­nos, con­tem­pla fe­liz el cor­dial sa­lu­do en­tre Pe­res y Ab­bas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.