Un abra­zo que se­lló el men­sa­je de con­vi­ven­cia

El afec­tuo­so sa­lu­do que el Pa­pa tu­vo con el ra­bino Skor­ka y el is­lá­mi­co Ab­boud, sus ami­gos ar­gen­ti­nos, tras visitar el Muro de los La­men­tos y la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas, con­mo­vió al mun­do. Fue un mo­do de en­la­zar co­ra­zo­nes res­pe­tan­do las di­fe­ren­cias.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Jor­ge Roui­llon Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Fran­cis­co sa­lió de la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas en Je­ru­sa­lén y fue has­ta el Muro de los La­men­tos. El je­fe de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, vi­ca­rio de Cris­to en la tie­rra, en­la­zó así dos si­tios de pro­fun­do va­lor em­ble­má­ti­co pa­ra mu­sul­ma­nes y ju­díos en la ciu­dad que las tres re­li­gio­nes mo­no­teís­tas con­si­de­ran san­ta, un lu­gar de la tie­rra es­pe­cial­men­te ben­de­ci­do por Dios.

Pe­ro no se tra­ta­ba de un ne­xo geo­grá­fi­co, de pi­sar lu­ga­res en par­te com­par­ti­dos y en par­te dispu­tados, sino de en­la­zar co­ra­zo­nes, al­mas, as­pi­ra­cio­nes, re­cuer­dos, res­pe­tan­do las di­fe­ren­cias que re­tro­traen a una lar­ga his­to­ria. Y eso se plas­mó en un for­tí­si­mo abra­zo con dos ami­gos, el ra­bino Abraham Skor­ka y el di­ri­gen­te mu­sul­mán Omar Ab­boud, es­tre­cha­dos los tres en una mues­tra de afec­to que con­mo­vió al mun­do, que se vio una y otra vez por te­le­vi­sión.

Los tres hom­bres que se fun­die­ron en un abra­zo en Je­ru­sa­lén son ar­gen­ti­nos. Aquí coin­ci­dían en ac­tos de ora­ción, en char­las per­so­na­les. Son buenos ami­gos. Se co­no­cen y se quie­ren. Ha­blan de Dios, del mun­do, de fút­bol, de la cues­tión so­cial. Acá no lla­ma la aten­ción. En la Ar­gen­ti­na, país abier­to a mu­chas in­mi­gra­cio­nes, no cues­ta la con­vi­ven­cia in­te­rre­li­gio­sa. Se la vi­ve con na­tu­ra­li­dad. A ve­ces nos po­nen co­mo ejem­plo pa­ra el mun­do en ese sen­ti­do.

En una mis­ma cua­dra pue­den te­ner ne­go­cios ára­bes mu­sul­ma­nes y ju­díos de ori­gen se­far­di­ta o as­ke­na­zi. Con­vi­ven aquí ar­mo­nio­sa­men­te, aun­que en otras par­tes del mun­do la re­la­ción no se dé o re­sul­te tensa o pro­ble­má­ti­ca.

El abra­zo lle­vó ese es­pí­ri­tu al co­ra­zón del con­vul­sio­na­do Me­dio Orien­te, azo­ta­do por si­tua­cio­nes de lu­cha ar­ma­da, de gue­rra de­cla­ra­da o la­ten­te. “Lo lo­gra­mos”, fue una fra­se que sur­gió en ese abra­zo de tres ami­gos, tres per­so­nas de di­fe­ren­te en­tron­que re­li­gio­so, pe­ro cre­yen­tes en Dios, Se­ñor de la his­to­ria. Ese abra­zo no se dio suel­to, des­ga­ja­do. Es­tu­vo pre­ce­di­do de ora­ción. Fran­cis­co, pe­re­grino a Tie­rra San­ta, la tie­rra de Je­sús y de Pe­dro, su pri­mer vi­ca­rio, me­di­tó en si­len­cio con la mano apo­ya­da en el Muro. Re­zó e in­tro­du­jo en­tre sus grie­tas un pa­pe­li­to con la ora­ción del Pa­dre nues­tro. Co­mo po­nien­do en las ma­nos del Pa­dre las grie­tas so­cia­les, po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas, cul­tu­ra­les, las ene­mis­ta­des que di­vi­den al mun­do.

AR­CHI­VO

El que se die­ron el Pa­pa, Skor­ka y Ab­boud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.