Un men­sa­je­ro de la paz en la tie­rra de Je­sús

En su vi­si­ta a Jor­da­nia, los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos e Is­rael, Fran­cis­co bus­có fre­nar la emi­gra­ción de los ca­tó­li­cos de­bi­do a la vio­len­cia y las ne­ce­si­da­des, pro­mo­vió el ecu­me­nis­mo y la con­vi­ven­cia in­te­rre­li­gio­sa, y lla­mó al diá­lo­go.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ser­gio Ru­bin sru­bin@cla­rin.com En­via­do es­pe­cial a Tie­rra San­ta

Era un via­je di­fí­cil. La vi­si­ta a Tie­rra San­ta cons­ti­tuía un gran desafío pa­ra el Pa­pa Fran­cis­co. An­te to­do, que­ría con­for­tar a los ca­tó­li­cos de los pa­gos de Je­sús, una co­mu­ni­dad ca­da vez más pe­que­ñi­ta den­tro de una mi­no­ría cris­tia­na tam­bién en re­tro­ce­so. Ade­más, bus­ca­ba for­ta­le­cer los la­zos con otras de­no­mi­na­cio­nes cris­tia­nas co­mo las or­to­do­xas, que no siem­pre son plá­ci­dos, alla­nan­do el ca­mino ha­cia la uni­dad. Y con las otras dos gran­des con­fe­sio­nes mo­no­teís­tas, el ju­daís­mo y el Is­lam, que se mue­ven en un te­rreno pan­ta­no­so, don­de la re­li­gión se mez­cla con la po­lí­ti­ca. En fin, an­he­la­ba de­jar un men­sa­je de con­vi­ven­cia y de paz que to­ca­ra los co­ra­zo­nes en una re­gión don­de la con­vi­ven­cia y la paz son un bien es­ca­so. Aca­so, in­clu­so, pro­po­ner un ges­to au­daz que con­tri­bu­ye­ra a un me­jor cli­ma pa­ra bus­car una sa­li­da a un con­flic­to que pa­re­ce no te­ner fin.

Con se­me­jan­tes re­tos, el pon­tí­fi­ce ar­gen­tino par­tió de Ro­ma en la ma­ña­na del 24 de ma­yo. Pe­ro su pri­me­ra es­ca­la, Aman, la capital de Jor­da­nia, le da­ba la oca­sión de se­ña­lar de en­tra­da que su pré­di­ca a fa­vor de la con­vi­ven­cia en­tre las re­li­gio­nes en Me­dio Orien­te no es utó­pi­ca por­que ese país cons­ti­tu­ye, en ese as­pec­to, un ejem­plo. De he­cho, des­ta­có “el li­de­raz­go que el rey (Ab­du­llah II) asu­mió pa­ra pro­mo­ver un más ade­cua­do en­ten­di­mien­to de las vir­tu­des pro­cla­ma­das por el Is­lam y la se­re­na con­vi­ven­cia en­tre los fie­les de las di­ver­sas re­li­gio­nes”. Y ex­pre­só su gra­ti­tud a Jor­da­nia por ha­ber ani­ma­do di­ver­sas ini­cia­ti­vas im­por­tan­tes a fa­vor del diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so co- mo el “Men­sa­je de Aman” y la pro­mo­ción en la ONU de la ce­le­bra­ción anual de la “Se­ma­na de la Ar­mo­nía en­tre las Re­li­gio­nes”.

Fran­cis­co tu­vo la oca­sión de en­con­trar­se en Jor­da­nia con la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca du­ran­te una mi­sa que ofi­ció en el Es­ta­dio In­ter­na­cio­nal. Y, en un mo­men­to es­pe­cial­men­te to­can­te, re­zar en si­len­cio a la ve­ra del Jor­dán, don­de Je­sús se bau­ti­zó. Fi­nal­men­te, al sa­lu­dar a re­fu­gia­dos, des­ta­có otra ac­ti­tud de Jor­da­nia: que “aco­ja ge­ne­ro­sa­men­te” a des­pla­za­dos pa­les­ti­nos, ira- quíes y de otros lu­ga­res en con­flic­to, en es­pe­cial de la ve­ci­na Si­ria. Y pi­dió a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que no la de­je so­la en esa ayu­da. En ese pri­mer día, a 90 km de la fron­te­ra con Si­ria, lla­mó a una so­lu­ción pa­cí­fi­ca en ese país, en­vuel­to en una cruen­ta gue­rra ci­vil. Y a “una jus­ta so­lu­ción” del con­flic­to en­tre pa­les­ti­nos e is­rae­líes.

Al día si­guien­te, un do­min­go de sol ra­dian­te, una mul­ti­tud fer­vo­ro­sa - en­tre ellos va­rios ar­gen­ti­nos ve­ni­dos es­pe­cial­men­te- lo re­ci­bió en Be­lén pa­ra la mi­sa. Mi­nu­tos an­tes, en la bien­ve­ni­da que le dio el pre­si­den­te pa­les­tino, Mah­mud Ab­bas, el Pa­pa ha­bía des­ta­ca­do que is­rae­líes y pa­les­ti­nos “tie­nen de­re­cho” a te­ner sus res­pec­ti­vos Es­ta­dos y a go­zar a la vez de paz y se­gu­ri­dad, tal co­mo unos y otros re­cla­man. En don­de ha­ce 2000 años na­ció Je­sús, el Pa­pa sub­ra­yó que el Ni­ño de Be­lén “vino a cam­biar el co­ra­zón y la vi­da de los hom­bres”. A la vez que abo­gó por to­dos los que su­fren, es­pe­cial­men­te por los más pe­que­ños.

Fue en esa ce­le­bra­ción cuan­do Fran­cis­co sor­pren­dió al in­vi­tar a Ab­bas y al pre­si­den­te de Is­rael, Shi­mon Pe­res, al Vaticano pa­ra un en­cuen­tro de ora­ción por la paz en Me­dio Orien­te. Un con­vi­te que ve­nía sien­do si­len­cio­sa­men­te acor­da­do. La idea -una suer­te de “di­plo­ma­cia es­pi­ri­tual” con­cre­ta­da el pa­sa­do do­min­go- cons­ti­tu­yó un in­ten­to de ayu­dar a sa­lir “por arri­ba” del la­be­rin­to en el que se con­vir­tió el con­flic­to. Lue­go vi­si­tó un cam­po de re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos. Y, fi­nal­men­te -en una ac­ti­vi­dad fue­ra de pro­gra­ma- el po­lé­mi­co muro cons­trui­do por Is­rael en una par­te del lí­mi­te con los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos con el fin de dis­mi­nuir el ries­go de aten­ta­dos te­rro­ris­tas.

Al caer la tar­de, Fran­cis­co ini­ció la eta­pa en te­rri­to­rio is­rae­lí, sien­do re­ci­bi­do en el ae­ro­puer­to de Tel Aviv por el pre­si­den­te y el pri­mer mi­nis­tro de Is­rael, Ben­ja­min Ne­tan­yahu. Allí in­sis­tió -co­mo lo ha­bía he­cho Be­ne­dic­to XVI en su via­je a Tie­rra San­ta- con el de­re­cho de Is­rael a te­ner su Es­ta­do y vi­vir

con se­gu­ri­dad, y de los pa­les­ti­nos de te­ner “su pa­tria so­be­ra­na, vi­vir con dig­ni­dad y des­pla­zar­se li­bre­men­te”. Al tiem­po que abo­gó pa­ra que “es­ta ben­di­ta tie­rra sea un lu­gar en el que no ha­ya es­pa­cio pa­ra quien, ins­tru­men­ta­li­zan­do y exas­pe­ran­do el va­lor de la per­te­nen­cia re­li­gio­sa, se vuel­ve in­to­le­ran­te o vio­len­to con la aje­na”.

Más tar­de, en Je­ru­sa­lén, se pro­du­jo el en­cuen­tro que sus­ci­tó el via­je de Fran­cis­co a Tie­rra San­ta: la evo­ca­ción del abra­zo que ha­ce 50 años se die­ron en esa ciu­dad Pablo VI y el pa­triar­ca Ate­ná­go­ras, y el con­si­guien­te le­van­ta­mien­to de las ex­co­mu­nio­nes mu­tuas tras el gran cis­ma de 1054. Ocu­rrió en el San­to Se­pul­cro, don­de Fran­cis­co y Bar­to­lo­mé se con­vir­tie­ron en el pri­mer Pa­pa y el pri­mer pa­triar­ca en re­zar jun­tos en el tem­plo más sa­gra­do de los cris­tia­nos. Allí, ra­ti­fi­ca­ron su vo­lun­tad de avan­zar en el ar­duo ca­mino de la uni­dad y el Pa­pa reite­ró la dis­po­si­ción de Ro­ma pa­ra bus­car que la pri­ma­cía pa­pal -ob­je­ta­da por los or­to­do­xosno afec­te aquel ob­je­ti­vo.

El lu­nes -úl­ti­mo día de la vi­si­ta-, Fran­cis­co tu­vo una agen­da fre­né- ti­ca. Co­men­zó con una ci­ta con el Gran Muf­tí de Je­ru­sa­lén -la prin­ci­pal au­to­ri­dad is­lá­mi­ca de la ciu­dad- y una vi­si­ta a la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas, que cons­ti­tu­ye el ter­cer lu­gar más sa­gra­do del Is­lam des­pués de La Me­ca y Me­di­na. Lue­go, oró an­te el Muro de los La­men­tos y se abra­zó con el ra­bino Abraham Skor­ka y el is­lá­mi­co Omar Ab­boud, sus ami­gos ar­gen­ti­nos a quie­nes ha­bía in­vi­ta­do pa­ra es­te via­je. Cum­plían así un sue­ño com­par­ti­do en Buenos Aires cuan­do nin­guno ima­gi­na­ba que Jor­ge Ber­go­glio iba a ser Pa­pa, y por eso ex­cla­ma­ron: “¡ lo lo­gra­mos!”.

Des­pués lle­ga­ron sus gestos de so­li­da­ri­dad ha­cia la co­mu­ni­dad ju­día. Pri­me­ro, la vi­si­ta al Mu­seo del Ho­lo­caus­to, don­de for­mu­ló vi­bran­tes in­ter­pe­la­cio­nes, al pre­gun­tar­se có­mo el hom­bre fue ca­paz de pro­du­cir tan­to ho­rror, de caer tan bajo, de creer­se dios. Y be­só la mano de so­bre­vi­vien­tes de la Shoá. Des­pués, el pa­so por el me­mo­rial que re­cuer­da a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo. Lue­go, la vi­si­ta a la tum­ba del fun­da­dor del sio­nis­mo, Theo­dor Herlz. Fi­nal­men­te, es­tu­vo con los dos Gran­des Ra­bi­nos de Is­rael, a quie­nes les di­jo que jun­tos, los tres, po­drían dar­le gran impulso a la paz y com­ba­tir el an­ti­se­mi­tis­mo y to­da for­ma de dis­cri­mi­na­ción.

Ha­cia el fi­nal, Fran­cis­co vol­vió a en­con­trar­se con el pre­si­den­te de Is­rael, oca­sión en la que pi­dió que no ha­ya ac­cio­nes uni­la­te­ra­les que afec­ten el ca­mino ha­cia la paz. A la vez que abo­gó pa­ra que Je­ru­sa­lén sea la “Ciu­dad de la Paz” y que “res­plan­dez­ca ple­na­men­te su iden­ti­dad y ca­rác­ter sa­gra­do”. Se reunió con el cle­ro lo­cal en la igle­sia de Get­se­ma­ní y ofi­ció una mi­sa en El Ce­nácu­lo –es­ce­na­rio de la Úl­ti­ma Ce­na-, momentos en los que des­ta­có la im­por­tan­cia de la pre­sen­cia ca­tó­li­ca en Tie­rra San­ta y de cui­dar los lu­ga­res san­tos.

Lle­ga­ba así al fi­nal un via­je bre­ve, pe­ro desafian­te que Fran­cis­co su­peró con éxi­to por su cui­da­do equi­li­brio, sin ca­llar lo que que­ría de­cir. Con­for­tó a los cris­tia­nos y pro­mo­vió la con­vi­ven­cia y la paz, que es un don y una ta­rea.

A

La ora­ción en el Muro de los La­men­tos. El rezo a la ve­ra del Jor­dán, don­de Je­sús se bau­ti­zó. La vi­si­ta a la Ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas, el ter­cer lu­gar sa­gra­do del Is­lam, en Je­ru­sa­lén. Fue­ron epi­so­dios fuer­tes del via­je pa­pal a Tie­rra San­ta.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.