El ges­to de la re­pa­ra­ción

Con la hu­ma­ni­dad que lo ca­rac­te­ri­za, el Pa­pa be­só las ma­nos de seis so­bre­vi­vien­tes de la Shoá. Fue un bál­sa­mo an­te tan­ta in­com­pren­sión.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Tz­vi bar Itz­jak Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

El pro­fe­ta Isaías sen­ten­cia: <<Yo les da­ré un ca­li­fi­ca­ti­vo per­ma­nen­te [ un “iad vas­hem”], que nun­ca se­rá ol­vi­da­do>>. De ahí pro­vie­ne su nom­bre: Iad Vas­hem. Em­pla­za­do en el Mon­te del Re­cuer­do de la san­ti­fi­ca­da ciu­dad de Jerusalen, el Mu­seo del Ho­lo­caus­to o Iad Vas­hem im­po­ne si­len­cio y re­co­gi­mien­to. Allí, ca­da vi­si­tan­te re­co­rre los pa­si­llos de la his­to­ria más ho­rro­ro­sa del si­glo XX, y se con­fron­ta con el ma­yor di­le­ma exis­ten­cial: có­mo el ser hu­mano es lo su­fi­cien­te­men­te idó­neo pa­ra te­ner gestos su­bli­mes que lo con­duz­can a po­der­se emu­lar con án­ge­les ce­les­tia­les, y a su vez có­mo es ca­paz de pro­du­cir tan­ta des­truc­ción que lo lle­ve a ase­me­jar­se a lo más bajo y dia­bó­li­co.

En ca­da sa­la del mu­seo uno pue­de ver de for­ma di­dác­ti­ca có­mo se cons­tru­yen los pre­jui­cios, có­mo pue­de edu­car­se pa­ra el odio, y has­ta có­mo se pue­den eri­gir fac­to­rías de muer­te. En nin­gún rin­cón se ha­llan gol­pes ba­jos. Só­lo tes­ti­mo­nios y me­mo­rias. Una de sus sa­las más im­pac­tan­tes es la “Iad laie­led” o “Cá­ma­ra de los Ni­ños”. Se en­cuen­tra en una ca­ver­na y es un tri­bu­to al mi­llón y me­dio de ni­ños ju­díos ase­si­na­dos por la ma­qui­na­ria na­zi. Al in­gre­sar, en la os­cu­ri­dad de su in­te­rior, se ven cen­te­na­res de velas en­cen­di­das re­fle­ja­das en es­pe­jos ro­tos, re­pre­sen­tan­do a mi­lla­res de es­tre­llas, en re­cuer­do de esos pe­que­ños. En el re­co­rri­do se es­cu­cha, co­mo tras­fon­do, sus nom­bres, eda­des y paí­ses. Es un de­ber mo­ral pa­ra ca­da per­so­na que pa­sa por Tie­rra San­ta ca­mi­nar por ese pá­ra­mo de la me­mo­ria.

Por eso en su vi­si­ta, el Pa­pa Fran­cis­co, co­mo hom­bre sen­si­ble y com­pren­si­ble del dra­ma hu­mano, que co­no­ce el lu­gar que ocu­pa el al­ma y el va­lor del re­cuer­do, vi­si­tó Iad Vas­hem. Y fue en ese mis- mo lu­gar, que el San­to Pa­dre se en­con­tró con seis so­bre­vi­vien­tes de la Shoá, del ho­lo­caus­to.

El buen pas­tor per­ci­be que so­lo se ama cuan­do se sien­te que en­car­na lo que el otro ca­re­ce, es de­cir que uno es ca­paz de re­em­pla­zar ese va­cío que es cons­ti­tu­yen­te del hom­bre su­frien­te. “So­bre-vi­vir” sig­ni­fi­ca sa­car del in­te­rior de uno una fuer­za que su­pera a la vi­da mis­ma. Vik­tor Frank, el fa­mo­so psi­co­te­ra­peu­ta vie­nés, so­bre­vi­vien­te del cam­po de con­cen­tra­ción de Ausch­witz sos­te­nía que al­gu­nas per­so­nas fue­ron ca­pa­ces de en­con­trar un sen­ti­do de vi­da más allá de la car­ga de su­fri­mien­to y de la muer­te. y por eso so­bre­vi­vie­ron.

El Pon­tí­fi­ce es­cu­chó sus te­rri­bles historias y con la hu­mil­dad de su se­llo se in­cli­nó y be­só sus ma­nos. Sa­be que ese ges­to sig­ni­fi­ca un sen­ti­do de en­tre­ga que lo com­pro­me­te ín­te­gra­men­te, y tam­bién a to­do lo que él sim­bo­li­za. Quien es­to es­cri­be es hi­jo de so­bre­vi­vien­tes. Aquel be­so sig­ni­fi­có la hon­da re­pa­ra­ción tras tan­ta in­com­pren­sión. Y fue tam­bién ese be­so, el que lle­gó al co­ra­zón de mis pa­dres y que ayu­da a la ge­ne­ra­ción de mis hi­jos a cal­mar el pa­de­ci­mien­to de una hu­ma­ni­dad tan do­lien­te.

AR­CHI­VO

El Pon­tí­fi­ce, en ple­na vi­si­ta al Mu­seo del Ho­lo­caus­to, en Tie­rra San­ta.

Fran­ci­so be­sa las ma­nos de una so­bre­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.