Un so­plo de es­pe­ran­za por la paz

Las pa­la­bras de Fran­cis­co en Tie­rra San­ta dan cuen­ta de su vo­ca­ción por en­con­trar un en­ten­di­mien­to pa­cí­fi­co en­tre los paí­ses de Me­dio Orien­te. “Cons­truir la paz es di­fí­cil, pe­ro vi­vir sin ella es un tormento”, le di­jo al pre­si­den­te pa­les­tino Mah­mud Ab­bas.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Ri­car­do H. Elia Se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra del Centro Is­lá­mi­co

El re­cien­te via­je de Fran­cis­co a Tie­rra San­ta ha si­do muy pro­mi­so­rio y una gran es­pe­ran­za pa­ra los pue­blos de la re­gión. “Cons­truir la paz es di­fí­cil, pe­ro vi­vir sin ella es un tormento”. Es­tas pa­la­bras del Pa­pa Fran­cis­co al pre­si­den­te de Pa­les­ti­na, Dr. Mah­mud Ab­bas, son más que elo­cuen­tes e in­di­can el fir­me y sin­ce­ro pro­pó­si­to que alien­ta al je­fe es­pi­ri­tual de la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca.

La Tie­rra San­ta es el lu­gar sa­gra­do pa­ra cris­tia­nos, ju­díos y mu­sul­ma­nes y emblema del mo­no­teís­mo. Así po­de­mos en­con­trar el pa­sa­je bíblico que afir­ma: “Yo soy Dios, no hay otro.” ( Isaías 45: 22) En el Co­rán, el Li­bro por ex­ce­len­cia del Is­lam que con­fir­ma la Bi­blia, lee­mos la ale­ya que di­ce: “No hay di­vi­ni­dad sino Dios Uno.” ( 5: 73).

La san­ti­dad de Je­ru­sa­lén

Je­ru­sa­lén (Al- Quds en ára­be) con­tie­ne el Ve­ne­ra­ble San­tua­rio (Al-Ha­ram ash-Sha­rif), don­de es­tán la Cú­pu­la de la Ro­ca y la Mez­qui­ta Al-Aq­sa.

El epi­so­dio del is­ra ual mi’raÿ (el via­je noc­turno y la as­cen­sión) se pro­du­jo ha­cia el año 620 d. C. de la mi­sión del Pro­fe­ta Muham­mad (ben­di­ción y paz).

Al Pro­fe­ta se le pre­sen­tó el Án­gel Ga­briel que le anun­ció que su Se­ñor lo re­ci­bi­ría en su pre­sen­cia. Era de no­che, y fue tras­la­da­do pri­me­ro en bu­raq (un ser fa­bu­lo­so) de La Me­ca a Je­ru­sa­lén (is­ra), don­de se en­con­tró con las al­mas de los Pro­fe­tas que le pre­ce­die­ron. Lue­go fue as­cen­di­do a los cie­los (mi’raÿ), en nú­me­ro de sie­te, y en ca­da uno vio se­ña­les ma­ra­vi­llo­sas del reino tras­cen­den­te, y se en­con­tró con los Pro­fe­tas y Men­sa­je­ros di­vi­nos que le pre­ce­die­ron. El an­gel Ga­briel lo acom­pa­ña has­ta el sép­ti­mo cie­lo y lue­go el Pro- fe­ta si­gue so­lo, acer­cán­do­se has­ta la dis­tan­cia de un ar­co del Trono Di­vino, don­de ado­ró a su Se­ñor. Du­ran­te la as­cen­sión le son mos­tra­dos al Pro­fe­ta el Pa­raí­so y el In­fierno y mu­chos otros sig­nos. La re­fe­ren­cia co­rá­ni­ca a es­te he­cho cla­ve de la vi­da del Pro­fe­ta es muy bre­ve ( 17: 1), pe­ro la na­rra­ción com­ple­ta se pue­de en­con­trar en los Aha­díz o tra­di­cio­nes del Pro­fe­ta.

Las na­rra­cio­nes fi­de­dig­nas in­di­can que el Pro­fe­ta re­tor­nó de es­ta ex­pe­rien­cia y dio tes­ti­mo­nio de ella a sus con­ciu­da­da­nos me­quíes. Por to­das es­tas ra­zo­nes, los mu­sul­ma­nes lla­man a Je­ru­sa­lén Bait al-Mu­qad­das ( Ciu­dad de la Ca­sa Sa­gra­da) y al- Quds ( la San­ta), prís­ti­na al­qui­la ( el pa­rá­me­tro de orien­ta­ción pa­ra las cin­co ora­cio­nes dia­rias obli­ga­to­rias) del Is­lam has­ta 624 d. C., y ter­ce­ra ciu­dad sa­gra­da des­pués de la Me­ca y Me­di­na. Cuan­do Omar Bin Al-Jat­tab (Ra), el se­gun­do Ca­li­fa del Is­lam, lle­gó a Je­ru­sa­lén en 638, tra­tó a los ha­bi­tan­tes cris­tia­nos y ju­díos de la ciu­dad con gran res­pe­to.

Mien­tras es­tu­vo en la ciu­dad, vi­si­tó la Igle­sia del San­to Se­pul­cro, y ha­llán­do­se allí se es­cu­chó la lla­ma­da a los mu­sul­ma­nes pa­ra la ora­ción al me­dio­día. A pe­sar de la in­vi­ta­ción que le hi­zo es­pe­cial­men­te el Pa­triar­ca So­fro­nio, la má­xi­ma au­to­ri­dad cris­tia­na en la ciu­dad, el Ca­li­fa Omar se rehu­só, no obs­tan­te, a de­cir su ora­ción en el san­tua­rio cris­tiano, te­mien­do que al­guien en un fu­tu­ro pu­die­ra trans­for­mar­lo en mez­qui­ta. Así, sa­lió de la igle­sia del San­to Se­pul­cro y se pros­ter­nó en el sue­lo orien­ta­do ha­cia el sur, ha- cia La Me­ca.

Si­guien­do los pa­sos del Pro­fe­ta y las en­se­ñan­zas is­lá­mi­cas ha­cia las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas, el Ca­li­fa Omar ex­ten­dió un Edic­to que en­tre­gó al Pa­triar­ca ga­ran­ti­zan­do la to­tal li­ber­tad re­li­gio­sa de la po­bla­ción cris­tia­na.

A par­tir de en­ton­ces, la lla­ve de la Igle­sia del San­to Se­pul­cro per­ma­ne­ció con­fia­da a un mu­sul­mán que la abría muy tem­prano y la ce­rra­ba muy tar­de.

Hoy día es­ta ce­re­mo­nia si­gue sien­do una tra­di­ción re­co­no­ci­da por cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes en Je­ru­sa­lén.

El san­tua­rio de He­brón

El San­tua­rio de Abraham (Al-Ha­ram Al-Ibrahi­mi) en Al-Jalil ( He­brón) fue edi­fi­ca­do en ho­nor al Pro­fe­ta Abraham que, se­gún la tra­di­ción is­lá­mi­ca, pa­só por la ciu­dad en su ca­mino a La Me­ca. El Ca­li­fa Omar Bin Al-Jat­tab, tam­bién en 638, con­ce­dió a la co­mu­ni­dad ju­día de He­brón el de­re­cho a cons­truir una si­na­go­ga jun­to a la mez­qui­ta, y tam­bién un ce­men­te­rio, ya que la ve­ne­ra­ble ur­be cis­jor­da­na con­tie­ne las tum­bas de los pa­triar­cas (Abraham, Isaac y Ja­cob) y las ma­triar­cas (Sa­ra, Re­be­ca y Lea). La Paz sea con ellos.

AR­CHI­VO

El Pa­pa sa­lu­da al Gran Muf­tí de Je­ru­sa­lén, Sheij Muham­mad Ah­mad Hus­sein, du­ran­te su vi­si­ta a la Cú­pu­la de la Ro­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.