Una ale­go­ría es­pi­ri­tual

El ca­len­da­rio he­breo es­tá mar­ca­do por las es­ta­cio­nes. Y hay una re­la­ción cli­ma-es­ta­do de áni­mo. Así, Pe­saj en­la­za la idea de un nue­vo ím­pe­tu.

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Tzi­vi bar Itz­jak Es­pe­cial pa­ra Clarín

La coin­ci­den­cia de Pe­saj con la pri­ma­ve­ra en el he­mis­fe­rio nor­te.

En el su­ple­men­to del mes pa­sa­do tra­té de ex­pli­car de ma­ne­ra di­dác­ti­ca que el ca­len­da­rio ju­dío es­tá mar­ca­do, en­tre otros de­ta­lles, por las

es­ta­cio­nes del año ( http://www.va­lo­res­re­li­gio­sos.com.ar/No­ti­cias/cu

rio­si­da­des-del- ca­len­da­rio- 6450). Y así co­mo en nues­tras la­ti­tu­des el oto­ño es iden­ti­fi­ca­do con las ho­jas que caen de los ár­bo­les, en el mis­mo tiem­po, en la zo­na del orien­te medio, la pri­ma­ve­ra se ca­rac­te­ri­za por las flo­res que re­na­cen. Ob­via­men­te ello tie­ne una gran in­fluen­cia en los es­ta­dos de áni­mo. Nues­tro hu­mor mu­da con el cli­ma.

Es­ta re­la­ción (cli­ma- es­ta­do de áni­mo) fue per­ci­bi­da por los an­ti­guos sa­bios, cuan­do con in­ge­nio atri­bu­ye­ron a la pri­ma­ve­ra, a tra­vés de la fes­ti­vi­dad de Pé­saj –la Pas­cua ju­día–, una suer­te de res­tau­ra­ción es­pi­ri­tual, man­co­mu­na­da con un hon­do sen­ti­do de li­ber­tad pro­tec­to­ra. El Pé­saj (que co­mien­za la no­che del 22 de abril y tie­ne una du­ra­ción de ocho días) es­tá en­la­za­do con la idea de un nue­vo y di­ná­mi­co ím­pe­tu. Pa­ra com­pren­der es­te víncu­lo ( res­tau­ra­ción es­pi­ri­tual-li­be­ra­ción pro­tec­to­ra) les pro­pon­go ana­li­zar la raíz de la pa­la­bra “Pé­saj”. Ella pro­vie­ne del he­breo clá­si­co y sig­ni­fi­ca “sal­tar” o “pa­sar por en­ci­ma”. Se­gún re­la­ta el li­bro de Éxo­do en su ca­pí­tu­lo 12, El Se­ñor de­ci­de de­mos­trar su fuer­za su­pre­ma con la úl­ti­ma de las diez pla­gas: la muer­te de los pri­mo­gé­ni­tos. En­ton­ces, les or­de­na a los es­cla­vos he­breos so­me­ti­dos por el fa­raón que sa­cri­fi­quen un ani­mal y que con su san­gre ha­gan una mar­ca en sus ca­sas pa­ra se­ña­lar­las y dis­tin­guir­las. Al ver­las, Dios “sal­ta­rá” por so­bre ellas, de mo­do tal que los pri­mo­gé­ni­tos he­breos que mo­ran en esos ho­ga­res que­da­rán a sal­vo.

Por lo tan­to la pa­la­bra “Pé­saj” es­tá vin­cu­la­da con un ver­bo que im­pri­me una ac­ción di­ná­mi­ca, la de un mo­vi­mien­to: el de un Dios que no es es­tá­ti­co, y que a su vez brin­da una sen­sa­ción de co­bi­jo y am­pa­ro al in­ter­ve­nir, des­de su jus­ti­cia, a fa­vor de los opri­mi­dos.

Los fi­ló­lo­gos ase­ve­ran que el vo­ca­blo “Pas­cua”, pro­ve­nien­te del la­tín, es­tá em­pa­ren­ta­do con el del he­breo (Pe­saj), y po­see un sig­ni­fi­ca­do si­mi­lar, o sea “un sal­to a fa­vor de los opri­mi­dos pa­ra res­ti­tuir su dig­ni­dad”. Si es­to es así, la his­to­ria bí­bli­ca y la na­tu­ra­le­za se ho­mo­lo­gan en un mis­mo men­sa­je.

Vuel­vo en­ton­ces a la re­fe­ren­cia de la na­tu­ra­le­za: 1. Ella cam­bia, mu­da, por­que su fuen­te de crea­ción, Dios, tam­bién lo ha­ce. 2. Ella es po­li­cro­má­ti­ca, pa­san­do de los gri­ses del in­vierno a la va­ria­da ga­ma de co­lo­res y to­nos pri­ma­ve­ra­les. De ma­ne­ra si­mi­lar, nues­tra raíz, Dios, nos in­di­ca que cuan­do la opa­ci­dad y la os­cu­ri­dad in­va­den, apa­re­ce una luz en el al­ma que con­fie­re ma­ti­ces de ale­gría. 3. Ella po­see una di­ná­mi­ca en for­ma de es­pi­ral. Pe­rió­di­ca­men­te vol­ve­mos a los mis­mos cli­mas. Al ha­ber experimentado si­tua­cio­nes si­mi­la­res, la mis­ma vi­ven­cia in­cor­po­ra la idea de en­ca­rar los tiem­pos con otra pers­pec­ti­va. De igual mo­do, cuan­do Dios nos con­vo­ca pa­ra que ca­da año re­tor­ne­mos a ce­le­brar la vi­da, de­be­mos ha­cer­lo con ma­yor ma­du­rez al de los tiem­pos pre­té­ri­tos. 4. Ella, cu­ya ma­triz brin­da fru­tos pa­ra que se ali­men­te to­do ham­brien­to, nos in­vi­ta a imi­tar­la, co­mo a Dios, pa­ra com­pro­me­ter­nos con el ne­ce­si­ta­do a tra­vés de ac­tos con­cre­tos.

Así co­mo en el mí­ti­co mun­do fa­raó­ni­co el es­pí­ri­tu Di­vino “sal­tó” pa­ra su­pe­rar la opre­sión, nues­tra obra de­be ser el re­sul­ta­do de un “sal­to de fe” que dig­ni­fi­que a to­do aquel que ha si­do des­hon­ra­do en su con­di­ción hu­ma­na, dan­do un sen­ti­do a nue­vas pri­ma­ve­ras en las que to­dos, des­de la di­ver­si­dad de creen­cias y re­li­gio­nes, po­da­mos fes­te­jar la exis­ten­cia.

AR­CHI­VO

A la me­sa. La ce­le­bra­ción de Pe­saj con­lle­va un hon­do sig­ni­fi­ca­do de li­ber­tad pro­tec­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.