El res­pe­to a un sím­bo­lo

A una jo­ven se le qui­so ne­gar la li­cen­cia de con­du­cir en La Pla­ta por el he­cho de usar la in­du­men­ta­ria is­lá­mi­ca que cu­bre el ca­be­llo. Es­te ca­so pu­so de ma­ni­fies­to la ne­ce­si­dad de res­pe­tar el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal que ga­ran­ti­za la li­ber­tad de cul­to.

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na

En La Pla­ta se ava­sa­lló el de­re­cho de una mu­jer a lle­var el pa­ñue­lo.

La en­se­ñan­za is­lá­mi­ca res­pec­to de la mu­jer sue­le pro­vo­car ma­len­ten­di­dos. Se la con­si­de­ra pri­va­da de de­re­chos, re­pri­mi­da y do­mi­na­da por su ma­ri­do. Sin em­bar­go, ocu­rre to­do lo con­tra­rio. Las mu­je­res es­tán fa

cul­ta­das con mu­chos de­re­chos y pro­tec­cio­nes en el Is­lam y son hon­ra­das con una po­si­ción dig­na en la so­cie­dad.

Ha­ce unos días, la no­ti­cia de que, en la ciu­dad de La Pla­ta, una jo­ven de re­li­gión is­lá­mi­ca a la que se le de­ne­ga­ba la re­no­va­ción de su car­né de con­du­cir por usar, en la fo­to, la Hi­jab (in­du­men­ta­ria is­lá­mi­ca que cu­bre su ca­be­llo) pu­die­ra ob­te­ner su li­cen­cia a par­tir de la in­ter­ven­ción de la De­fen­so­ría del Pue­blo de la pro­vin­cia pu­so una vez más en re­lie­ve la ne­ce­si­dad de res­pe­tar el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a la li­ber­tad de cul­to.

Y en es­te sen­ti­do, el Is­lam tie­ne una ex­ten­sa tra­di­ción de pro­te­ger las li­ber­ta­des ci­vi­les de to­dos, es­pe­cial­men­te de las mu­je­res, ba­sa­das en las nor­mas es­ta­ble­ci­das por Dios y Su Pro­fe­ta, Muham­mad.

La ves­ti­men­ta de la mu­jer mu­sul­ma­na es vis­ta erró­nea­men­te por la ma­yo­ría de las so­cie­da­des co­mo sím­bo­lo de su­mi­sión a los hom­bres y co­mo res­tric­ción del pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad. Ca­be ne­gar en­fá­ti­ca­men­te es­tas creen­cias y acla­rar que la ves­ti­men­ta is­lá­mi­ca no li­mi­ta sus vi­das pro­fe­sio­na­les ni di­fi­cul­ta sus ac­ti­vi­da­des so­cia­les. Al con­tra­rio, es un de­re­cho de su­ma im­por­tan­cia pa­ra la mu­jer mu­sul­ma­na ves­tir­se acor­de a lo que es­ti­pu­la el Sa­gra­do Co­rán, ya que de esa ma­ne­ra obe­de­cen a su Crea­dor, y no di­fi­cul­tan de nin­gu­na ma­ne­ra su rol y pa­pel en la so­cie­dad, sien­do és­ta una mu­jer

ple­na en to­dos sus as­pec­tos. En el ca­so de la jo­ven mu­sul­ma­na de La Pla­ta, hu­bo que re­cu­rrir al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal con­tra la Dis­cri­mi­na­ción, la Xe­no­fo­bia y el Ra­cis­mo (INADI), que de­ri­vó el re­cla­mo a la De­fen­so­ría. Y és­ta pi­dió en­ton­ces a la Di­rec­ción Na­cio­nal de Via­li­dad y a la ofi­ci­na de Con­trol Ur­bano de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de La Pla­ta que in­for­ma­ran en qué nor­ma­ti­va se ba­sa­ba ese trá­mi­te, pa­ra cons­ta­tar si los agen­tes es­tu­vie­ron am­pa­ra­dos por la ley al ne­gar­se a lle­var ade­lan­te la ges­tión.

La De­fen­so­ría pre­ci­só que “an­te ese re­que­ri­mien­to, se com­pro­bó que la ley no di­ce na­da so­bre el mo­do en que se de­be to­mar la fo­to­gra­fía”, y aña­dió que “se­gún in­for­mó Via­li­dad Na­cio­nal, se apli­ca en par­te un ar­tícu­lo de la re­so­lu­ción 169/2011 del Re­gis­tro Na­cio­nal de las Per­so­nas, que dis­po­ne una ex­cep­ción cuan­do se ne­ce­si­te la co­ber­tu­ra del ca­be­llo, fun­da­da en mo­ti­vos re­li­gio­sos o de tra­ta­mien­tos de sa­lud, siem­pre que sean vi­si­bles los ras­gos prin­ci­pa­les del ros­tro”.

El Is­lam nos ofre­ce una guía pa­ra una so­cie­dad pa­cí­fi­ca e ideal. Pa­ra que di­cha so­cie­dad exis­ta de­be exis­tir un sis­te­ma so­cial que de­fien­da los de­re­chos y las res­pon­sa­bi­li­da­des de ca­da in­di­vi­duo.

En la Ar­gen­ti­na, la li­ber­tad de cul­to es un de­re­cho re­co­no­ci­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te y por lo tan­to no pue­de ser con­tra­di­cho por una ley, y me­nos aún por re­so­lu­ción in­ter­na. De allí que des­pués de eva­luar el ca­so se emi­tie­ra el dic­ta- men fa­vo­ra­ble pa­ra que la jo­ven mu­sul­ma­na pu­die­ra fi­na­li­zar el

trá­mi­te sin in­con­ve­nien­te. Dios di­ce en el Co­rán: “En ver­dad, pa­ra [to­dos] los hom­bres y mu­je­res que se han so­me­ti­do a Dios, los cre­yen­tes y las cre­yen­tes, los hom­bres y mu­je­res real­men­te pia­do­sos, los hom­bres y mu­je­res fie­les a su pa­la­bra, los hom­bres y mu­je­res pa­cien­tes en la ad­ver­si­dad, los hom­bres y mu­je­res hu­mil­des [an­te Dios], los hom­bres y mu­je­res que dan Za­kat, los abs­ti­nen­tes y las abs­ti­nen­tes, los hom­bres y mu­je­res que guar­dan su cas­ti­dad, y los

hom­bre y mu­je­res que re­cuer­dan mu­cho a Dios: pa­ra [to­dos] ellos ha pre­pa­ra­do Dios per­dón de los pe­ca­dos y una mag­ni­fi­ca re­com­pen­sa”. Por eso, el ca­so de la jo­ven mu­sul­ma­na, que es el pri­me­ro de

es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, sir­ve co­mo an­te­ce­den­te pa­ra el fu­tu­ro, ya que apun­ta a re­for­zar el com­pro­mi­so y el res­pe­to de los de­re­chos de to­das las per­so­nas, más allá de la re­li­gión que pro­fe­sen.

Es­ta men­ción ex­pre­sa­da en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal es un cla­ro ejem­plo de la im­por­tan­cia de la li­ber­tad de cul­to.

AR­CHI­VO

Co­mo es­ti­pu­la el Co­rán. La Hi­jab, tí­pi­ca in­du­men­ta­ria is­lá­mi­ca, no li­mi­ta la vi­da pro­fe­sio­nal ni las ac­ti­vi­da­des so­cia­les de las mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.