Ale­ga­to en fa­vor del ma­tri­mo­nio

La re­cien­te ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca so­bre la fa­mi­lia no es un ca­tá­lo­go de res­pues­tas an­te los fra­ca­sos ma­tri­mo­nia­les, sino un es­tí­mu­lo a abra­zar el amor fiel y per­ma­nen­te. Y un apor­te pa­ra me­jo­rar su aten­ción es­pi­ri­tual.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Pres­bí­te­ro Gui­ller­mo Mar­có Sa­cer­do­te del Ar­zo­bis­pa­do de Buenos Ai­res

La lec­tu­ra de la ex­hor­ta­ción del Pa­pa Fran­cis­co so­bre el ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia se­rá de gran ri­que­za pa­ra to­dos. Pe­ro qui­sie­ra de­te­ner­me en uno de sus as­pec­tos del que los me­dios no ha­bla­ron: la gran preo­cu­pa­ción de có­mo vol­ver a pre­di­car so­bre es­te proyecto in­creí­ble que es for­mar una fa­mi­lia. Por­que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del lar­go tra­ba­jo co­le­gia­do que desem­bo­có en el tex­to pa­pal fue ana­li­zar có­mo acom­pa­ñar pas­to­ral­men­te a los jó­ve­nes pa­ra que vi­van el ideal del ma­tri­mo­nio y a los ma­tri­mo­nios, pa­ra que pue­dan sos­te­ner su proyecto de vi­da. Es den­tro de ese con­tex­to que se abor­dan los pro­ble­mas que traen los fra­ca­sos de una rup­tu­ra con­yu­gal.

En el nú­me­ro 35 di­ce el Pa­pa: “Los cris­tia­nos no po­de­mos re­nun­ciar a pro­po­ner el ma­tri­mo­nio con el fin de no con­tra­de­cir la sen­si­bi­li­dad ac­tual, pa­ra es­tar a la mo­da, o por sen­ti­mien­tos de in­fe­rio­ri­dad fren­te al des­ca­la­bro mo­ral y hu­mano. Es­ta­ría­mos pri­van­do al mun­do de los va­lo­res que po­de­mos y de­be­mos apor­tar”. Tam­bién el Pa­pa en nom­bre de la Igle­sia ha­ce un mea cul­pa so­bre el mo­do en el que mu­chas ve­ces he­mos pre­sen­ta­do nues­tras con­vic­cio­nes cris­tia­nas.

En el nú­me­ro 40 se re­fie­re al desafío de los jó­ve­nes con res­pec­to al ma­tri­mo­nio: “Aún a ries­go de sim­pli­fi­car, po­dría­mos de­cir que exis­te una cul­tu­ra tal que em­pu­ja a mu­chos jó­ve­nes a no po­der for­mar una fa­mi­lia por­que es­tán pri­va­dos de opor­tu­ni­da­des de fu­tu­ro. Sin em­bar­go, esa mis­ma cul­tu­ra con­ce­de a mu­chos otros, por el con­tra­rio, tan­tas opor­tu­ni­da­des que tam­bién ellos se ven di­sua­di­dos de for­mar una fa­mi­lia”.

¿Jun­tar­se o ca­sar­se? Un di­le­ma que se les plan­tea a tan­tos hoy en día. En al­gu­nos paí­ses, mu­chos jó­ve­nes “a me­nu­do son lle­va­dos a pos­po­ner la bo­da por pro­ble­mas de ti­po eco­nó­mi­co, la­bo­ral o de es­tu- dio. A ve­ces por otras ra­zo­nes, co­mo la in­fluen­cia de las ideo­lo­gías que des­va­lo­ri­zan el ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia, la ex­pe­rien­cia del fra­ca­so de otras pa­re­jas a la cual ellos no quie­ren ex­po­ner­se, el mie­do ha­cia al­go que con­si­de­ran de­ma­sia­do gran­de y sa­gra­do, las opor­tu­ni­da­des so­cia­les y las ven­ta­jas eco­nó­mi­cas de­ri­va­das de la con­vi­ven­cia, una con­cep­ción pu­ra­men­te emo­cio­nal y ro­mán­ti­ca del amor, el mie­do de per­der su li­ber­tad e in­de­pen­den­cia, el re­cha­zo de to­do lo que es con­ce­bi­do co­mo ins­ti­tu­cio­nal y bu­ro­crá­ti­co “.

El plan­teo nos desafía: “Ne­ce­si­ta­mos – di­ce– en­con­trar las pa­la­bras, mo­ti­va­cio­nes y tes­ti­mo­nios que nos ayu­den a to­car las fi­bras más ín­ti­mas de los jó­ve­nes, allí don­de son más ca­pa­ces de ge­ne­ro­si­dad, de com­pro­mi­so, de amor e in­clu­so de he­roís­mo, pa­ra in­vi­tar­les a acep­tar con en­tu­sias­mo y va­len­tía el desafío del ma­tri­mo­nio”.

Es­ta ex­hor­ta­ción da nu­me­ro­sos tex­tos pa­ra re­fle­xio­nar y tra­ba­jar. El es cons­cien­te de que po­si­ble­men­te no de­je con­ten­tos a los que es­pe­ra­ban gran­des y arries­ga­dos cam­bios de doc­tri­na (co­sa que sos­tu­ve des­de un prin­ci­pio que no iba a pa­sar). Lo que bus­ca es vol­ver a pro­po­ner la be­lle­za de un ideal evan­gé­li­co: “el ma­tri­mo­nio in­di­so­lu­ble”, sin des­co­no­cer las di­fi­cul­ta­des e in­vi­tán­do­nos a usar la crea­ti­vi­dad pas­to­ral pa­ra acom­pa­ñar las si­tua­cio­nes do­lo­ro­sas y di­fí­ci­les.

“Con ín­ti­mo go­zo y pro­fun­da con­so­la­ción, la Igle­sia mi­ra a las fa­mi­lias fie­les a las en­se­ñan­zas del Evan­ge­lio, agra­de­cién­do­les el tes­ti­mo­nio que dan y alen­tán­do­las. Gra­cias a ellas se ha­ce creí­ble la be­lle­za del ma­tri­mo­nio in­di­so­lu­ble y fiel pa­ra siem­pre.”

Es muy re­duc­cio­nis­ta pre­sen­tar es­te do­cu­men­to co­mo unas cuan­tas so­lu­cio­nes pa­ra los que fra­ca­san, cuan­do lo que se pro­pu­so es to­do lo con­tra­rio: en­tu­sias­mar en el amor fiel y per­ma­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.