El apor­te del Is­lam al Diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so

Hi­tos de la con­tri­bu­ción is­lá­mi­ca a lo lar­go de la his­to­ria.

Clarin - Valores Religiosos - - Front Page - Fi­ras El­sa­yer Cen­tro Is­lá­mi­co de la Rep. Ar­gen­ti­na

La his­to­ria de la hu­ma­ni­dad re­gis­tra tem­pra­nos ejem­plos de to­le­ran­cia, con­vi­ven­cia y acep­ta­ción al otro. En la Bi­blia hay va­rias ad­ver­ten­cias di­vi­nas a ser to­le­ran­tes con los ex­tra­ños y con aque­llos dis­tin­tos a no­so­tros. En el se­gun­do li­bro del Pen­ta­teu­co se di­ce: “No mal­tra­ta­rás al ex­tran­je­ro, ni le opri­mi­rás, pues ex­tran­je­ros fuis­teis vo­so­tros en la tie­rra de Egip­to” (Éxo­do, 22:20). En el Nue­vo Tes­ta­men­to en­con­tra­mos la con­fir­ma­ción de es­ta re­co­men­da­ción: “Ama­rás al pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo” (Mateo, 22:39). En Lu­cas 6:31 lee­mos: “Haz a los de­más lo que quie­ras que te ha­gan a ti”. Es­ta fra­se ins­pi­ró al ilus­tra­dor es­ta­dou­ni­den­se Nor­man Rock­well (1894-1978) pa­ra plas­mar su fa­mo­sa pin­tu­ra “La Re­gla de Oro” (1961), un enor­me mo­sai­co que mues­tra a per­so­nas de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des y que se en­cuen­tra en la se­de de la ONU en Nue­va York.

El Is­lam, des­de su sur­gi­mien­to en el si­glo VII, se con­vir­tió en una ci­vi­li­za­ción de paz y jus­ti­cia don­de la “re­gla de oro” fue una de sus pre­mi­sas esen­cia­les. Hay nu­me­ro­sas re­fe­ren­cias co­rá­ni­cas so­bre los cris­tia­nos y los ju­díos. Una de ellas di­ce: «Por cier­to que quie­nes de en­tre los cre­yen­tes, ju­díos, sa­beos y cris­tia­nos crean en Allah y en el Día del Jui­cio, y obren con rec­ti­tud no te­me­rán ni se en­tris­te­ce­rán.» (Al-Mâ’idah, “La me­sa ser­vi­da”, 5:69)

El Pro­fe­ta del Is­lam, Muham­mad en­se­ñó que “To­da la hu­ma­ni­dad pro­vie­ne de Adán y Eva, y un ára­be no tie­ne su­pe­rio­ri­dad so­bre un no ára­be, ni un no ára­be tie­ne su­pe­rio­ri­dad so­bre un ára­be; tam­po­co un blan­co tie­ne su­pe­rio­ri­dad so­bre un ne­gro, ni un ne­gro tie­ne su­pe­rio­ri­dad so­bre un blan­co, ex­cep­to por la pie­dad (Ta­qua) y las bue­nas ac­cio­nes”.Asi­mis­mo, el Pro­fe­ta Muham­mad pro­mul­gó un edic­to de su au­to­ría en la ciu­dad de Me­di­na (Ara­bia) que se co­no­ce en ára­be en la his­to­ria co­mo Dus­tur alMa­dî­nah (“Cons­ti­tu­ción de Me­di­na”) que otor­ga una pro­tec­ción com­ple­ta a cris­tia­nos y ju­díos has­ta el Día del Jui­cio Fi­nal.

Los su­ce­so­res del Pro­fe­ta Muham­mad con­ti­nua­ron apli­can­do es­te prin­ci­pio co­rá­ni­co de con­vi­ven­cia re­li­gio­sa. Cuan­do Omar Bin alJat­tâb (580-644), el se­gun­do Ca­li­fa del Is­lam en­tre 634-644, lle­gó a Je­ru­sa­lén en fe­bre­ro de 638, tra­tó a los ha­bi­tan­tes cris­tia­nos y ju­díos de la ciu­dad con res­pe­to, mo­de­ra­ción, mi­ra­mien­to y sim­pa­tía, y emi­tió es­pe­cial­men­te un con­ve­nio pa­ra la pro­tec­ción de los si­tios sa­gra­dos co­mo la Igle­sia del San­to Se­pul­cro.

La Es­pa­ña mu­sul­ma­na (711-1492) fue la pri­me­ra, y úni­ca so­cie­dad ver­da­de­ra­men­te mul­ti­rre­li­gio­sa y mul­ti­cul­tu­ral de la his­to­ria. “Es­pa­ña de las tres cul­tu­ras” es una ex­pre­sión co­no­ci­da aún hoy por los tu­ris­tas que vi­si­tan To­le­do y que re­fle­ja la épo­ca do­ra­da de una con­vi­ven­cia y co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca. El po­lí­gra­fo Has­dai Ibn Sha­prut (915-970), fue el pri­mer mi­nis­tro, can­ci­ller y mé­di­co de la cor­te del ca­li­fa cor­do­bés Abd ar-Rah­mán III (r. 912-961) y de su hi­jo al-Há­kam II (r. 961-976). La mon­ja Hros­wit­ha (935-1002) lla­mó a la Cór­do­ba ca­li­fal a ori­llas del Gua­dal­qui­vir “la Jo­ya del mun­do” y “Per­la de Oc­ci­den­te” por su pros­pe­ri­dad y hu­ma­nis­mo.

El eru­di­to cris­tiano del si­glo X, Ger­ber­to de Au­ri­llac (938-1003), que fue Pa­pa ba­jo el nom­bre de Sil­ves­tre II en­tre 999 y 1003, es­tu­dió en Cór­do­ba y apren­dió el va­lor del ce­ro. Por es­ta ra­zón, se lo co­no­ce co­mo el Pa­pa ma­te­má­ti­co. La cul­tu­ra an­da­lu­sí po­si­bi­li­tó la lla­ma­da Edad de Oro del Ju­daís­mo con sa­bios, co­mo el fi­ló­so­fo y poe­ta Sh­lo­mó Ibn Ga­bi­rol (h. 1020 - h. 1070) y el mé­di­co-fi­ló­so­fo-ju­ris­ta Mai­mó­ni­des (1135-1204) que es­cri­bie­ron sus obras en ára­be.

El si­glo XIII se des­ta­có por la su­ce­sión de tres epi­so­dios tras­cen­den­tes: el diá­lo­go por la paz de San Fran­cis­co de Asís y el sul­tán Ma­lik al-Ka­mil en 1219 en Egip­to, el rei­na­do del em­pe­ra­dor Fe­de­ri­co II de Si­ci­lia (12121250), que fue lla­ma­do “el sul­tán bau- ti­za­do” por su pre­di­lec­ción por la cul­tu­ra mu­sul­ma­na, y los he­chos ca­ba­lle­res­cos de Sa­la­dino, Sul­tán de Si­ria y Egip­to (r. 1174-1193), que fue to­le­ran­te con los cruzados y tu­vo co­mo mé­di­co per­so­nal al sa­bio ju­dío Mai­mó­ni­des.

San­to To­más Mo­ro con la “Uto­pía” (1516) y Tom­ma­so Cam­pa­ne­lla con “La ciu­dad del sol” (1602) to­ma­ron los mo­de­los de la “Re­pú­bli­ca” de Pla­tón y “La ciu­dad ideal” del fi­ló­so­fo mu­sul­mán Al-Fa­ra­bi (s. X) pa­ra con­ce­bir un es­ta­do vir­tuo­so y una so­cie­dad más jus­ta. Por su par­te el poe­ta Dan­te Alig­hie­ri tu­vo co­mo mo­de­lo la As­cen­sión a los Cie­los del Pro­fe­ta del Is­lam pa­ra el ar­gu­men­to de suDi­vi­na Co­me­dia. Los fi­ló­so­fos hu­ma­nis­tas eu­ro­peos, des­de Pi­co de la Mi­rán­do­la a Kant fue­ron in­fluen­cia­dos por el pen­sa­mien­to ra­cio­na­lis­ta del fi­ló­so­fo­mé­di­co-ju­ris­ta cor­do­bés Ave­rroes (1126-1198), mien­tras que en la In­dia mu­sul­ma­na, el so­be­rano Ák­bar bus­có el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so con los mi­sio­ne­ros je­sui­tas a fi­nes del si­glo XVI.

Es­ta his­to­ria tie­ne va­rios cen­te­na­res de epi­so­dios y re­la­tos igual­men­te des­co­no­ci­dos que merecen ser es­tu­dia­dos y di­fun­di­dos pues co­mo de­cía el fi­ló­so­fo Ba­ruj Spi­no­za, “si deseas que el pre­sen­te sea di­fe­ren­te al pa­sa­do, es­tu­dia el pa­sa­do”.

Mo­sai­co. El sul­tán oto­mano Meh­met Fa­tih en­tre­gan­do al pa­triar­ca Gue­na­dios II su edic­to de li­ber­tad re­li­gio­sa y pro­tec­ción a los cris­tia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.