Dis­pa­ren con­tra Fran­cis­co

Crí­ti­cas in­jus­tas. Las re­ci­bió el Pa­pa por su su­pues­to si­len­cio an­te los atro­pe­llos del ré­gi­men ve­ne­zo­lano. Pe­ro des­de el ini­cio de su pon­ti­fi­ca­do pro­cu­ra con­tri­buir a la su­pera­ción de la cri­sis con pa­la­bras y ges­tos.

Clarin - Valores Religiosos - - News - Pres­bí­te­ro Guillermo Mar­có Sa­cer­do­te de la ar­qui­dió­ce­sis de Bs. As.

Fue­ron mu­chas las crí­ti­cas que du­ran­te mu­cho tiem­po re­ci­bió el Va­ti­cano y, en par­ti­cu­lar, el Pa­pa Fran­cis­co, por su su­pues­to si­len­cio res­pec­to de los acon­te­ci­mien­tos su­ce­di­dos en Ve­ne­zue­la. La Igle­sia des­de siem­pre- si­guien­do el ejem­plo pro­fé­ti­co de Je­sús- ha de­nun­cia­do las in­jus­ti­cias, pe­ro, so­bre to­do, lo ha he­cho con ca­ri­dad y sin per­der la pers­pec­ti­va tras­cen­den­tal de su mi­sión, que es pro­cu­rar que los que ha­cen el mal se con­vier­tan de co­ra­zón y ce­sen en sus ac­cio­nes. El Pa­pa Fran­cis­co ha de­nun­cia­do en reite­ra­das oca­sio­nes las in­jus­ti­cias que se vi­ven en el mun­do, co­mo la abier­ta vio­la­ción a la Cons­ti­tu­ción de un país, a la li­ber­tad y la igual dig­ni­dad de to­da per­so­na hu­ma­na. Ahí es­tá to­do su ma­gis­te­rio pa­ra quien es­té dis­pues­to a leer no so­lo no­tas pe­rio­dís­ti­cas y así po­der sa­car sus pro­pias con­clu­sio­nes.

Cuan­do el Pa­pa lo­gró, des­pués de 55 años de fra­ca­sos en las ges­tio­nes di­plo­má­ti­cas, acer­car a los go­bier­nos de los Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba a un diá­lo­go que se en­ca­mi­ne a ter­mi­nar con el blo­queo (in­de­pen­dien­te­men­te de los fru­tos que pue­da lo­grar o no tal ges­tión en tiem­pos de Trump), lo hi­zo dis­cre­ta, di­ría­mos bien, se­cre­ta­men­te. Sin ha­cer de­cla­ra­cio­nes inú­ti­les ni me­ras pro­cla­ma­cio­nes de prin­ci­pios. “No se tra­ta de ha­cer de­cla­ra- cio­nes pour la ga­le­rie, sino de lo­grar los ob­je­ti­vos”, afir­mó el ar­zo­bis­po de Mé­ri­da y ex Pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na, mon­se­ñor Bal­ta­zar Po­rras, ra­ti­fi­can­do las ges­tio­nes rea­li­za­das por el pon­tí­fi­ce por su país en es­te tiem­po.

Los que lo cri­ti­can se­gu­ra­men­te ig­no­ran tam­bién que el se­cre­ta­rio de Es­ta­do del Va­ti­cano, nom­bra­do por el pro­pio Ber­go­glio en 2014, Pie­tro Pa­ro­lin, fue an­tes nun­cio apos­tó­li­co en Ca­ra­cas. Se­ría in­ge­nuo su­po­ner que el Pa­pa no sa­be de pri­me­ra mano la gra­ve­dad de la ver­da­de­ra si­tua­ción del pue­blo ve­ne­zo­lano. No só­lo Pa­ro­lin, sino que el Epis­co­pa­do ve­ne­zo­lano se man­tu­vo cer­ca, aten­to y acom­pa­ña­do por Fran­cis­co, en su em­pe­ño por con­tri­buir a la pa­ci­fi­ca­ción de la si­tua­ción, ha­cien­do su­yos los du­rí­si­mos pro­nun­cia­mien­tos de los obis­pos ve­ne­zo­la­nos, co­mo se­ña­ló el men­cio­na­do ar­zo­bis­po Po­rras.

Se le exi­ge a la Igle­sia un al­to com­pro­mi­so con lo po­lí­ti­co, pe­ro es bueno re­cor­dar que su fun­ción pri­me­ra­men­te es —no lo ol­vi­de­mos— la sal­va­ción de las al­mas, en con­tras­te con la es­ca­sa o ti­bia re­pro­ba­ción ha­cia quie­nes real­men­te tie­nen, en ra­zón de sus car­gos en go­bier­nos na­cio­na­les y so­bre to­do en or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, la res­pon­sa­bi­li­dad de ve­lar por el res­pe­to a la de­mo­cra­cia, la vi­da y los de­re­chos de los ve­ne­zo­la­nos. Mu­chos se­gu­ra­men­te no sa­ben los nom­bres de aque­llos res­pon­sa­bles que co­bran un suel­do por ve­lar por las ins­ti­tu­cio­nes y, sin em­bar­go, no se de­mo­ran en apun­tar sus crí­ti­cas con­tra el San­to Pa­dre.

Es­pe­ro que la de­cla­ra­ción de la San­ta Se­de y el com­pro­mi­so de quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca en nues­tro con­ti­nen­te y en el mun­do, jun­to con nues­tras ora­cio­nes, pue­dan res­ta­ble­cer pa­ra los her­ma­nos ve­ne­zo­la­nos el res­pe­to de sus de­re­chos, lo­gran­do el ce­se de las muer­tes y la vio­len­cia en to­das sus for­mas. Tam­bién se­ría bueno que los ar­gen­ti­nos sa­que­mos nues­tras pro­pias con­clu­sio­nes, ya que Ve­ne­zue­la y el ré­gi­men de Cha­vez-Ma­du­ro fue­ron un alia­do es­tra­té­gi­co del an­te­rior go­bierno ar­gen­tino, cu­yos par­ti­ci­pan­tes - siem­pre preo­cu­pa­dos por los de­re­chos hu­ma­nos- guar­dan hoy un ver­gon­zo­so si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.