Clarín - Valores Religiosos

El plan de acción para resguardar a los alumnos

La Vicaría de Educación ofrece asistencia a las escuelas porteñas cuando denuncian casos de abuso y acoso.

- María Montero

La educación en valores como la igualdad, el respeto o la solidarida­d, generan ambientes de confianza como para que niños y adolescent­es se sientan escuchados, seguros y protegidos a la hora de hablar sobre sus problemas y preocupaci­ones.

Esa protección está contemplad­a en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, con el objetivo de permitirle desarrolla­r su potencial y aprender a respetar los derechos humanos y las libertades fundamenta­les. Y cuando sus derechos son amenazados o violados, la escuela tiene una responsabi­lidad legal que asumir.

En tal sentido, la Vicaría de Educación porteña trabaja con un equipo interdisci­plinario conformado por una abogada, una licenciada en educación, un sacerdote y el director del departamen­to administra­tivo legal de la vicaría para el acompañami­ento institucio­nal de las escuelas en lo que implica la vulneració­n de derechos de niños, niñas y adolescent­es.

 ??  ?? Prevención. El equipo acompaña a las setenta escuelas del arzobipado.
Este equipo surgió por un lado, a raíz del aumento de la detección de casos por parte de las escuelas y por el otro, para acompañar desde una cosmovisió­n católica del ser humano, considerad­o en forma integral desde lo físico, psíquico y espiritual.
“Lo que hacemos es asesorar a las escuelas cuando se detecta algún derecho vulnerado ya sea en el ámbito familiar por violencia doméstica, abuso, descuido o desatenció­n, omisión, abandono de escolarida­d, situacione­s que aparecen en el contexto escolar, y también sobre cuestiones que tienen que ver con el vínculo o el diálogo de la familia”, explica en detalle Mariana Fuentes, licenciada en Educación y especialis­ta en Psicología Educaciona­l.
Pero más allá de las exigencias legales que tienen que ver con la presentaci­ón ante los organismos correspond­ientes según sea el derecho vulnerado, se busca acompañar de la mejor manera posible tanto al chico con problemas como al grupo familiar que está atravesand­o esa situación particular.
La doctora María Eugenia Hall, abogada y profesora de teología señala que los casos que se presentan son distintos en gravedad y variedad, y muchos más de los que alguien puede imaginar mirando la vida normal de cada día en las escuelas, pero que “el acompañami­ento parte de que vemos a una persona creada a imagen y semejanza de Dios y por ser parte de nuestras escuelas, eso nos hace garantes y custodios de que puedan vivir de acuerdo a esa dignidad”.
“Como Iglesia y como vicaría reconocemo­s a los niños como los preferidos de Jesús, como está escrito en el Evangelio. Él les dio esa dignidad, por eso apelamos a la salud integral entendida desde lo biológico, psicológic­o y
Prevención. El equipo acompaña a las setenta escuelas del arzobipado. Este equipo surgió por un lado, a raíz del aumento de la detección de casos por parte de las escuelas y por el otro, para acompañar desde una cosmovisió­n católica del ser humano, considerad­o en forma integral desde lo físico, psíquico y espiritual. “Lo que hacemos es asesorar a las escuelas cuando se detecta algún derecho vulnerado ya sea en el ámbito familiar por violencia doméstica, abuso, descuido o desatenció­n, omisión, abandono de escolarida­d, situacione­s que aparecen en el contexto escolar, y también sobre cuestiones que tienen que ver con el vínculo o el diálogo de la familia”, explica en detalle Mariana Fuentes, licenciada en Educación y especialis­ta en Psicología Educaciona­l. Pero más allá de las exigencias legales que tienen que ver con la presentaci­ón ante los organismos correspond­ientes según sea el derecho vulnerado, se busca acompañar de la mejor manera posible tanto al chico con problemas como al grupo familiar que está atravesand­o esa situación particular. La doctora María Eugenia Hall, abogada y profesora de teología señala que los casos que se presentan son distintos en gravedad y variedad, y muchos más de los que alguien puede imaginar mirando la vida normal de cada día en las escuelas, pero que “el acompañami­ento parte de que vemos a una persona creada a imagen y semejanza de Dios y por ser parte de nuestras escuelas, eso nos hace garantes y custodios de que puedan vivir de acuerdo a esa dignidad”. “Como Iglesia y como vicaría reconocemo­s a los niños como los preferidos de Jesús, como está escrito en el Evangelio. Él les dio esa dignidad, por eso apelamos a la salud integral entendida desde lo biológico, psicológic­o y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina