Una ex­ci­tan­te aven­tu­ra por la Cor­di­lle­ra, sus va­lles y sus pue­blos

La­gu­na Bra­va, vol­ca­nes y si­tios ar­queo­ló­gi­cos son al­gu­nos atrac­ti­vos de un re­co­rri­do que se ini­cia en Vin­chi­na.

Clarin - Viajes - - LA FOTO - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@clarin.com

A las puer­tas de la ciu­dad de La Rio­ja, la se­rra­nía de Ve­laz­co de­ja en­tre­ver, en una es­ca­la mó­di­ca, un es­bo­zo de la si­nuo­sa geo­gra­fía de la Cor­di­lle­ra que res­guar­da va­lles, que­bra­das y ca­mi­nos vi­bo­rean­tes so­bre sus la­de­ras. Más al oes­te, en Chi­le­ci­to, son las al­tu­ras de Fa­ma­ti­na que su­gie­ren ese im­po­nen­te pai­sa­je de mon­ta­ñas en­ca­de­na­das, con­ce­bi­das pa­ra apre­ciar des­de dis­tan­cia pru­den­cial o tre­par con cui­da­do has­ta ago­tar las ener­gías. Fi­nal­men­te, en los al­re­de­do­res de San Jo­sé de Vin­chi­na, aso­ma un ma­jes­tuo­so per­fil de las cum­bres an­di­nas, una lar­ga se­cuen­cia de gi­gan­tes de pie­dra que tra­zan fi­gu­ras cur­vi­lí­neas en el ho­ri­zon­te. En­cen­di­dos por el sol ti­bio del oto­ño, mues­tran to­do su es­plen­dor co­ro­na­do por los pi­cos que blan­quean las ne­va­das.

Pa­ra de­jar que la vis­ta se pier­da en el pri­mer plano co­pa­do por las si­nuo­si­da­des de la gran mu­ra­lla -y, de pa­so, cap­tar en las al­tu­ras el im­po­nen­te vue­lo de un cón­dor- hay que de­san­dar 348 ki­ló­me­tros des­de la ca­pi­tal riojana por las ru­tas 38, 74 y 40, ha­cer un al­to en Vi­lla Unión pa­ra re­co­brar el alien­to y dis­po­ner­se a po­ner pie en una es­ce­no­gra­fía na­tu­ral, mol­dea­da du­ran­te mi­le­nios por las lluvias y las in­do­ma­bles irrup­cio­nes del vien­to blan­co. Va­lles de co­lo­res in­ten­sos de­co­ran los cos­ta­dos de la ru­ta 76 y se al­ter­nan con los si­tios ar­queo­ló­gi­cos que tes­ti­mo­nian el de­sa­rro­llo de la cul­tu­ra dia­gui­ta y otros pue­blos ori­gi­na­rios de es­tas tie­rras que ha­bla­ban la len­gua ca­nán des­de el si­glo IX.

La at­mós­fe­ra se­re­na que im­pe­ra en las ca­lles de­sola­das de Vin­chi­na no per­mi­te si­quie­ra ima­gi­nar la in­quie­tan­te aven­tu­ra que propone la na­tu­ra­le­za del otro la­do del puen­te que atra­vie­sa el río Ber­me­jo. Tre­pa­do a la Cues­ta de La Tro­ya, el ca­mino em­pie­za a en­ca­de­nar cur­vas ha­cia un la­do y otro, se­gún los ca­pri­chos del cau­ce del río La Tro­ya. Son 35 ki­ló­me­tros a pu­ra cor­ni­sa has­ta Al­to Ja­güé, el úl­ti­mo po­bla­do en el tor­tuo­so tra­yec­to has­ta la Re­ser­va Pro­vin­cial La­gu­na Bra­va y el cru­ce a Chi­le por el pa­so Pir­cas Ne­gras.

Un cú­mu­lo de pie­dras bri­llan­tes des­pier­ta la cu­rio­si­dad ape­nas de­ja­do atrás el pa­ra­je La Chi­na, don­de se amon­to­nan las rui­nas de las pri­me­ras edi­fi­ca­cio­nes de Vin­chi­na. Un ha­lo de mis­te­rio ro­dea las lí­neas per­fec­ta­men­te rec­tas de las Estrellas Dia­gui­tas, dis­per­sas so­bre el sue­lo de are­nis­ca al pie del cor­dón Ce­rro Mo­ra­do. Es­te va­lio­so le­ga­do de la cul­tu­ra agua­da, di­se­ña­do con do­ce pun­tas de pie­dras ro­jas, blan­cas y gri­ses, per­ma­ne­ce sos­te­ni­do con tie­rra api­so­na­da en un área de dos hectáreas fre­cuen­te­men­te vi­si­ta­do por ma­na­das de gua­na­cos y vi­cu­ñas.

Geo­for­mas

A unos 12 ki­ló­me­tros ha­cia el nor­te de Vin­chi­na, hue­llas fo­si­li­za­das de an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes y me­ga­fau­na an­ti­ci­pan la apa­ri­ción en es­ce­na de La Pi­rá­mi­de, una for­ma­ción geo­ló­gi­ca que re­mi­te in­va­ria­ble­men­te al Im­pe­rio Egip­cio go­ber­na­do por los fa­rao­nes. La per­fec­ción de la obra ta­lla­da por la ero­sión eó­li­ca es un buen es­tí­mu­lo pa­ra aden­trar­se en la se­cuen­cia de es­cul­tu­ras na­tu­ra­les, ex­hi- bi­das a cie­lo abier­to, que con­ci­be en El An­fi­tea­tro y Pa­nal de Abe­jas sus pie­zas más vis­to­sas. El des­plie­gue de ex­tra­ñas geo­for­mas dis­pen­sa­do a los vi­si­tan­tes por el Cir­cui­to de Al­ta Mon­ta­ña de­man­da otra es­ca­la en un bos­que pe­tri­fi­ca­do. Los tron­cos y las as­ti­llas es­tán di­se­mi­na­dos so­bre una ca­pa de ce­ni­zas vol­cá­ni­cas, a 18 ki­ló­me­tros de Vin­chi­na, por un des­vío de 2 km de la ru­ta 76 -ape­nas se­ña­la­do por el le­cho se­co de un afluen­te del río La Tro­ya- y una fa­ti­go­sa sen­da de 800 me­tros pa­ra tre­par a pie.

Al­to Ja­güé sur­ge en el mo­men­to in­di­ca­do en el iti­ne­ra­rio. El rit­mo siem­pre so­se­ga­do de su gen­te se pres­ta pa­ra des­ace­le­rar­se y re­cu­pe­rar fuer­zas en una al­dea que su­gie­re ex­ten­der la Ru­ta del Ado­be ha­cia el con­fín oc­ci­den­tal de La Rio­ja. Tam­bién aquí el cau­ce va­cío del río es la vía uti­li­za­da por el es­ca­so trán­si­to de vehícu­los, un mo­vi­mien­to ape­nas per­cep­ti­ble que se in­te­rrum­pe ca­da vez que las lluvias inun­dan la ca­lle prin­ci­pal.

Des­de Al­to Ja­güé has­ta el co­ra­zón de la Cor­di­lle­ra, la ru­ta no ha­bi­li­ta a an­dar dis­traí­dos. Tre­pa sin pau­sa en un tra­mo de 75 ki­ló­me­tros, has­ta que al­can­za los 4.200 me­tros so­bre el ni­vel del mar y de­ja otra vez al fo­ras­te­ro ca­ra a ca­ra con el pai­sa­je des­lum­bran­te. Vi­cu­ñas y fla­men­cos ro­sa­dos sa­len al pa­so co­mo ama­bles hués­pe­des de la la­gu­na Bra­va, una pin­ce­la­da tur­que­sa que se cue­la en la pa­le­ta cro­má­ti­ca do­mi­na­da por las to­na­li­da­des ro­ji­zas, ama­rro­na­das y gri­ses.

El hu­me­dal de ori­gen vol­cá­ni­co se ex­tien­de en una superficie de 17 km de lar­go por 4 km de an­cho. Ríos de des­hie­lo ali­men­tan la la­gu­na, una es­ti­li­za­da si­lue­ta que mar­ca un de­ta­lle lla­ma­ti­vo en la at­mós­fe­ra gé­li­da. Al­re­de­dor, los vol­ca­nes Bo­ne­te y Ve­la­de­ro pa­re­cen al­zar­se pa­ra cor­te­jar a la la­gu­na y sus ha­bi­tan­tes ■

Ho­ri­zon­te blan­co. Des­pués de una ne­va­da, la ca­de­na de cum­bres an­di­nas aso­ma por de­trás de la la­gu­na Bra­va, de ori­gen vol­cá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.