Ba­ri­lo­che con sa­bor a cho­co­la­te

Uno de los pro­duc­tos em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad cor­di­lle­ra­na propone un cir­cui­to por fá­bri­cas ar­te­sa­na­les y tien­das tra­di­cio­na­les.

Clarin - Viajes - - LA FOTO - Ma­ría de la Paz Gar­cía Especial pa­ra Cla­rín

Ha­ce ca­si cua­tro años, San Car­los de Ba­ri­lo­che, en Río Ne­gro, se con­vir­tió ofi­cial­men­te en la “Ca­pi­tal Na­cio­nal del Cho­co­la­te”. Jun­to con la nie­ve, la cer­ve­za ar­te­sa­nal y el la­go Nahuel Hua­pi, las dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes del cho­co­la­te –en ra­ma, bom­bo­nes, ta­ble­tas y cas­ca­das– es­tán en­tre los sím­bo­los más ca­rac­te­rís­ti­cos de ese des­tino tu­rís­ti­co.

Toda la his­to­ria del cho­co­la­te, in­clu­so la de los úl­ti­mos dos si­glos, pa­re­ce es­tar mar­ca­da por re­ce­tas y se­cre­tos que se trans­mi­ten de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. A tra­vés de ese ti­po de he­ren­cias, Ba­ri­lo­che ins­cri­be su le­ga­do. En­tre los pro­ta­go­nis­tas es­tá la cho­co­la­te­ría Ben­roth, una pe­que­ña em­pre­sa fa­mi­liar con 53 años en el mer­ca­do. Ber­nar­do Ben­roth, na- ci­do y cria­do en Ba­ri­lo­che, fun­dó la em­pre­sa en 1965, lue­go de tra­ba­jar en va­rios ho­te­les y apren­der el ar­te del cho­co­la­te jun­to a chefs fran­ce­ses y sui­zos que vi­si­ta­ban la ciu­dad. Tam­bién fue su maes­tro el pio­ne­ro Al­do Fe­no­glio, oriun­do de To­rino (Ita­lia) y fun­da­dor de la pri­me­ra cho­co­la­te­ría ar­te­sa­nal de Ba­ri­lo­che en 1948.

La hi­ja de Ber­nar­do, Sil­vi­na, y su yerno Eduar­do Gras­si to­ma­ron la pos­ta ha­ce 30 años. La ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de Ben­roth tra­ba­ja en la fá­bri­ca. “So­mos una cho­co­la­te­ría de cul­to. No ha­ce­mos pu­bli­ci­dad, así que la gen­te se en­te­ra por el bo­ca a bo­ca. Tres ge­ne­ra­cio­nes de clien­tes nos acom­pa­ñan”, cuen­ta Gras­si sen­ta­do fren­te al mos­tra­dor, que ex­hi­be bom­bo­nes con na­ran­ja y agua­ri­bay, guin­das ma­ce­ra­das du­ran­te seis años en li­cor y ba­ña­das en cho­co­la­te y bo­ca­dos de trek­king, un mix de fru­tas se­cas, ce­rea­les, miel y cho­co­la­te pen­sa­do pa­ra las ca­mi­na­tas por la mon­ta­ña.

Quie­nes vi­si­ten Ba­ri­lo­che es­te in­vierno po­drán pro­bar al­gu­nos de los clá­si­cos cho­co­la­tes re­lle­nos de Ben­roth, co­mo las va­rie­da­des con cre­ma de le­che y pis­ta­chos, ti­ra­mi­sú se­mi­blan­do, ma­za­pán con cho­co­la­te se­mi­amar­go, uvas al co­ñac, cre­ma sui­za, fram­bue­sas y whisky, por nom­con brar al­gu­nos. Y en­tre los pro­duc­tos más nue­vos se cuen­tan los cho­co­la­tes con pá­pri­ka ahu­ma­da, es­pe­cia­dos y pi­can­tes, idea­les pa­ra ma­ri­dar con que­sos, fiam­bres, vino o cer­ve­za.

Otra de las pá­gi­nas en la his­to­ria cho­co­la­te­ra de Ba­ri­lo­che la es­cri­be Ma­musch­ka, una em­pre­sa fun­da­da en 1989 por Juan Car­los Car­za­lo. En­tre las de­li­cio­sas crea­cio­nes de la mar­ca de la mu­ñe­qui­ta rusa es­tá el tim­bal de nou­gat, con ca­pas de pra­li­né de al­men­dras, ca­ra­me­lo y Ma­musch Cream, que ob­tu­vo me­da­lla de pla­ta en la dé­ci­ma edi­ción de los Aca­demy of Cho­co­la­te Awards 2018 en Lon­dres. En ese even­to tam­bién fue­ron pre­mia­dos es­te año otros 13 pro­duc­tos de Ma­musch­ka, en­tre ellos, los nue­vos bom­bo­nes de ca­la­fa­te he­chos con li­cor ca­se­ro, los bom­bo­nes re­lle­nos con ga­na­ge de vai­ni­lla, cho­co­la­te blan­co y co­ra­zón de cas­sis, y los bom­bo­nes con cas­ca­ri­tas de na­ran­ja ca­ra­me­li­za­das.

“To­dos nues­tros cho­co­la­tes con le­che, se­mi-amar­gos y amar­gos son ela­bo­ra­dos a partir de gra­nos de ca­cao pro­ve­nien­tes de Pe­rú, Ecua­dor, Ve­ne­zue­la y Bra­sil. In­no­va­mos per­ma­nen­te­men­te, co­mo en las ta­ble­tas 70% ca­cao de Chuao, Ve­ne­zue­la, 85% ca­cao de la Ama­zo­nía Ecua­to­ria­na y 56% ca­cao de Chuao con fru­tos se­cos”, afir­ma Car­za­lo, a la vez que con­fir­ma la in­mi­nen­te aper­tu­ra de un lo­cal pro­pio en San Mar­tín de los An­des, don­de por pri­me­ra vez con­ju­ga­rán cho­co­la­te­ría y he­la­de­ría. El nue­vo cho­co­la­te en ra­ma 63% ca­cao de Ma­musch­ka y los bom­bo­nes de mal­bec ela­bo­ra­dos con Ma­la­ma­do de Fa­mi­lia Zuc­car­di tam­bién for­man par­te de la in­no­va­ción que bus­ca con­quis­tar al pú­bli­co es­te in­vierno.

Le­ti­cia Fe­no­glio, hi­ja y nie­ta de maes­tros cho­co­la­te­ros, es otra pro­ta­go­nis­ta del mun­do del cho­co­la­te ba­ri­lo­chen­se, jun­to a su her­mano Al­do y su pa­pá Die­go, fun­da­dor del lo­cal Ra­pa­nui en la ca­lle Mi­tre, la más tu­rís­ti­ca de Ba­ri­lo­che. La mar­ca fa­mi­liar na­ció en 1996 y ha crea­do pro­duc­tos que se con­vir­tie­ron en clá­si­cos, co­mo el bom­bón es­tre­lla Fra­nui, fram­bue­sas de El Bol­són ba­ña­das en dos cho­co­la­tes. Es­ta tem­po­ra­da, Ra­pa­nui pre­sen­ta la se­rie de ta­ble­tas “Go­lo­sa”, con va­rie­da­des co­mo el mil­ho­jas de cho­co­la­te con le­che y dul­ce de le­che, el mil­ho­jas de cho­co­la­te blan­co y dul­ce de le­che, y el nou­gat de pis­ta­chos ca­ra­me­li­za­dos.

Ade­más de cho­co­la­tes y he­la­dos, los clien­tes de Ra­pa­nui dis­po­nen de so­pas de cho­co­la­te, ra­vio­les y pa­nes con ma­sa de ca­cao. Los cam­bios en el pa­la­dar de los con­su­mi­do­res se no­tan en la ma­yor acep­ta­ción de las apues­tas gour­met de Fe­no­glio: “La ven­ta de cho­co­la­te amar­go cre­ció mu­cho en los úl­ti­mos años, aun­que el cho­co­la­te con le­che sigue sien­do muy po­pu­lar. La gen­te se ani­ma a pro­bar nue­vos sa­bo­res, co­mo nues­tro cho­co­la­te 70% ca­cao con sal ma­ri­na pa­ta­gó­ni­ca y ca­ra­me­lo y el cho­co­beers, ela­bo­ra­do con cer­ve­za stout”.

Con me­nos años en el mer­ca­do, Ca­te­dral Cho­co­la­tes bus­ca ocu­par un lu­gar im­por­tan­te. “So­mos una cho­co­la­te­ría chi­ca y apos­ta­mos al cre­ci­mien­to del ne­go­cio. Es­te año es­ta­mos desa­rro­llan­do pro­duc­tos de­li­ca­dos, co­mo tru­fas, ce­ri­cet (ce­re­zas ma­ce­ra­das en li­cor y ba­ña­das en cho­co­la­te), bom­bo­nes de cor­te y de mol­de”, di­ce Gas­tón Ni­cas­tro, due­ño de es­ta em­pre­sa na­ci­da en 2010, que es­tá am­plian­do su lí­nea de pro­duc­ción.

En­tre los cho­co­la­te­ros ar­te­sa­na­les, el em­pren­di­mien­to fa­mi­liar Van Wyns­berg­he Cho­co­lats uti­li­za in­gre­dien­tes na­tu­ra­les de la Pa­ta­go­nia. Téc­ni­cas, pre­sen­ta­cio­nes y re­lle­nos in­no­va­do­res es­tán en­tre los va­lo­res agre­ga­dos de es­ta mar­ca, que se des­ta­ca por sus bom­bo­nes. De la mano de Ma­ría Eu­ge­nia Lo­crei­lle Van Wyns­berg­he, di­rec­to­ra de la em­pre­sa y nie­ta de pio­ne­ros bel­gas, los vi­si­tan­tes pue­den co­no­cer los sa­bo­res y aro­mas del ca­cao.

En el lo­cal del km 15,5 de la ave­ni­da Bus­ti­llo o al ai­re li­bre, la pri­me­ra cho­co­la­te­ría bel­ga de Ba­ri­lo­che propone una char­la so­bre las di­ver­sas zo­nas de pro­duc­ción mun­dial de ca­cao y los co­lo­res y tex­tu­ras del cho­co­la­te, una ca­ta de va­rie­ta­les y de­gus­ta­ción de bom­bo­nes con sa­bo­res tí­pi­cos de la re­gión, co­mo ro­sa mos­que­ta, la­van­da, frambuesa y sau­co. La ex­pe­rien­cia cul­mi­na con una “ca­ta a cie­gas” de cho­co­la­tes es­pe­cia­dos.

“El cho­co­la­te bel­ga es un blend de los me­jo­res gra­nos de ca­cao y eso le da una tex­tu­ra úni­ca que ase­gu­ra la mis­ma re­ce­ta siem­pre. En Bél­gi­ca tam­bién se in­ven­tó el pra­li­né, con la in­cor­po­ra­ción de fru­tos se­cos al cho­co­la­te”, re­pa­sa Ma­ría Eu­ge­nia an­tes de in­vi­tar a pro­bar cho­co­la­tes ela­bo­ra­dos con gra­nos de Pe­rú, Ecua­dor y Co­lom­bia. La idea es que quie­nes vi­si­ten la Ca­pi­tal Na­cio­nal del Cho­co­la­te in­cor­po­ren in­for­ma­ción y va­yan en­tre­nan­do su pa­la­dar. Tras una bre­ve in­tro­duc­ción teó­ri­ca, na­da co­mo de­jar­se ten­tar por los nue­vos bom­bo­nes re­lle­nos de pis­ta­chos ape­nas pro­ce­sa­dos, cí­tri­cos y to­mi­llo, gian­duia y ga­na­ge de pi­not noir rio­ne­grino.

In­for­ma­ción www.ben­roth­cho­co­la­tes.com www.ma­musch­ka.com www.cho­co­la­tes­ra­pa­nui.com.ar www.vanwyns­berg­he.com.ar ■

Dis­tin­ción. San Car­los de Ba­ri­lo­che fue de­cla­ra­da “Ca­pi­tal Na­cio­nal del Cho­co­la­te” cua­tro años atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.