Un ar­gen­tino an­cla­do en Ru­sia

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Por Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

La cri­sis del 2001 fue una ca­ta­pul­ta que im­pac­tó so­bre los ar­gen­ti­nos sin dis­tin­ción de cla­se, cre­do ni ori­gen. Des­bo­ca­da co­mo un hu­ra­cán del Ca­ri­be, eyec­tó a cen­te­na­res de sus víc­ti­mas has­ta más allá de las fron­te­ras de la Ar­gen­ti­na. Al­gu­nos no lo­gra­ron ha­cer pie y re­gre­sa­ron con el pe­so de la frus­tra­ción a cues­tas, em­pu­ja­dos por la nos­tal­gia y el des­arrai­go. A otros les fue me­jor y pre­fi­rie­ron se­guir apos­tan­do al fu­tu­ro en si­tios le­ja­nos, que a es­ta al­tu­ra de­ja­ron de ser esos ám­bi­tos ex­tra­ños -y a ve­ces hos­ti­les- don­de bus­ca­ron co­bi­jo ca­si dos dé­ca­das atrás. Ma­xi­mi­li­ano se re­co­no­ce le­gí­ti­ma­men­te en­tre los afor­tu­na­dos que pu­die­ron sa­lir ade­lan­te y reha­cer sus vi­das sin año­ran­zas. Vi­ve en Ru­sia co­mo el ciu­da­dano más ge­nuino de la tai­ga si­be­ria­na y por es­tos días se re­sig­na a po­sar co­mo una cu­rio­sa pie­za ar­queo­ló­gi­ca an­te los ojos de sus com­pa­trio­tas, que, in­mer­sos en el fra­gor del Mun­dial de Fút­bol, pier­den la brú­ju­la y le pre­gun­tan con ita­lia­ní­si­mos ade­ma­nes cuál es la me­jor for­ma de re­gre­sar a Mos­cú o Ka­zan. Re­cién in­tu­yen las raí­ces sud­ame­ri­ca­nas de Ma­xi­mi­li­ano cuan­do de­tec­tan el ma­te y el ter­mo, dos te­so­ros in­va­lo­ra­bles que sus ma­nos sos­tie­nen a to­da ho­ra cer­ca de Eka­te­ri­n­bur­go, don­de la vas­ta de­sola­ción del nor­te de Asia se per­fi­la tras los plie­gues de los mon­tes Ura­les. Iri­na, la son­rien­te es­po­sa de nues­tro com­pa­trio­ta, in­sis­te en pon­de­rar el cas­te­llano avan­za­do que -se­gún ase­gu­ra sin son­ro­jar­se- ha­blan sus tres hi­jos a la par del ru­so. Pe­ro es im­po­si­ble es­cu­char pa­la­bra de bo­ca de Iud­mi­la, Vla­di­mir e Igor, en­fras­ca­dos con su vecina Svetla­na en una par­ti­da de aje­drez a pun­to de ja­que ma­te.

Ma­xi­mi­li­ano es un an­fi­trión ama­ble y ge­ne­ro­so con sus vi­si­tan­tes, sean hin­chas o pe­rio­dis­tas ma­yo­ri­ta­ria­men­te uni­for­ma­dos con ca­mi­se­tas de la Se­lec­ción. Abre las puer­tas de su ca­sa y em­pie­za con ellos una ron­da de ma­te ne­ce­sa­ria pa­ra aflo­jar las ten­sio­nes fut­bo­le­ras, ya cró­ni­cas, que arras­tran des­de la cla­si­fi­ca­ción en las Eli­mi­na­to­rias. Su fórmula pa­ra des­ace­le­rar­los es sen­ci­lla: les cuen­ta la epo­pe­ya de su sa­li­da de Ezei­za con el áni­mo por el pi­so, el lar­go via­je has­ta Mos­cú y el fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor que en­con­tró en un pue­blo ru­ral, cu­yos ve­ci­nos lo re­co­no­cen hoy co­mo el exi­to­so ven­de­dor de yer­ba, vi­nos, dul­ce de le­che y al­fa­jo­res im­por­ta­dos de su tie­rra.

Un par de ho­ras des­pués, los abra­zos de la des­pe­di­da dis­pa­ran emo­cio­nes a flor de piel. El in­mi­gran­te ar­gen­tino agra­de­ce a sus pai­sa­nos la opor­tu­ni­dad con­ce­di­da de re­pa­sar los vai­ve­nes de su his­to­ria y los des­pi­de en el an­dén del tren ob­se­quián­do­les bo­te­llas del pre­cia­do vod­ka Smir­noff. El fút­bol es­pe­ra a los vi­si­tan­tes al fi­nal del via­je y Ma­xi­mi­li­ano co­rre a en­tre­nar con sus nue­vos ami­gos del equi­po de hoc­key so­bre hie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.