Gran­des bi­blio­te­cas del mun­do

Iti­ne­ra­rios. La Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York, la Na­cio­nal de Pa­rís y la mo­der­na Bi­bliot­he­ca Ale­xan­dri­na de Egipto, en un re­co­rri­do pa­ra fa­ná­ti­cos de la his­to­ria, la ar­qui­tec­tu­ra y, fun­da­men­tal­men­te, los li­bros.

Clarin - Viajes - - PORTADA - Eduar­do Po­go­ri­les epo­go­ri­les@cla­rin.com

El via­je­ro pue­de ser una per­so­na cu­rio­sa, aca­so un bi­blió­fi­lo apa­sio­na­do por los li­bros an­ti­guos o un en­tu­sias­ta de la ar­qui­tec­tu­ra y las le­yen­das que to­da gran bi­blio­te­ca guar­da. Lo cier­to es que mu­chas bi­blio­te­cas me­re­cen se r co­no­ci­das. Por eso, aquí se su­gie­ren al­gu­nas, en­tre las más cé­le­bres, pa­ra vi­si­tar en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Egipto.

Bi­blio­te­ca Apos­tó­li­ca

Ciu­dad del Vaticano

En Ciu­dad del Vaticano si­gue en pie una de las más an­ti­guas, la Bi­blio­te­ca Apos­tó­li­ca Va­ti­ca­na. En 1587, el ar­qui­tec­to Domenico Fon­ta­na, a pe­di­do del Pa­pa Six­to V, cons­tru­yó el edi­fi­cio que aún hoy es su se­de cen­tral. Allí se des­ta­ca el cé­le­bre “Sa­lo­ne Sis­tino”, de­co­ra­do con pin­tu­ras al fres­co. La bi­blio­te­ca de la San­ta Se­de ca­tó­li­ca con­ser­va 180 mil ma­nus­cri­tos en la­tín, grie­go, he­breo y ára­be, 1.600.000 li­bros im­pre­sos y más de 8.600 li­bros in­cu­na­bles, edi­ta­dos en los pri­me­ros tiem­pos de la crea­ción de la im­pren­ta. En­tre tan­tos te­so­ros se en­cuen­tra la fir­ma del cien­tí­fi­co ita­liano Ga­li­leo Ga­li­lei al pie del ex­pe­dien­te ju­di­cial de 1633, cuan­do la Igle­sia Ca­tó­li­ca lo acu­sa­ba de he­re­je. Y tam­bién se pue­den apre­ciar las car­tas del após­tol Pe­dro y las bi­blias más an­ti­guas. Los tu­ris­tas pue­den vi­si­tar la BAV só­lo a tra­vés de iti­ne­ra­rios au­to­ri­za­dos y con guía (www.va­ti­can­li­brary.va).

Uni­ver­si­dad de Ox­ford

In­gla­te­rra

La bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, en In­gla­te­rra, fun­cio­na des­de 1602. Co­no­ci­da co­mo The Bod­leian Li­brary, es una de las más an­ti­guas de Eu­ro­pa. Su nom­bre re­cuer­da al bi­blio­te­ca­rio Tho­mas Bod­ley (15451613) y a los edi­fi­cios his­tó­ri­cos del Schools Qua­dran­gle, que él im­pul­só y ahora son par­te de la bi­blio­te­ca. En 1749 se su­mó otro edi­fi­cio, el do­mo neo­clá­si­co de la Rad­clif­fe Ca­me­ra. Es-

ta ins­ti­tu­ción con­ser­va más de 12 mi­llo­nes de li­bros. En­tre las ra­re­zas, la Bod­leian tie­ne la pri­me­ra edi­ción de las obras de Sha­kes­pea­re (el fa­mo­so First Fo­lio de 1623) y los ma­nus­cri­tos de “El ma­tri­mo­nio del cielo y el in­fierno”, del poe­ta Wi­lliam Bla­ke. Es­tán los ori­gi­na­les del “Frankenstein” de Mary She­lley y los di­bu­jos de Tol­kien pa­ra “El Hob­bit”. Con sus ex­po­si­cio­nes y re­co­rri­dos guia­dos, ca­da año la Bod­leian atrae a mi­llo­nes de tu­ris­tas (www.bod­leian.ox.ac.uk).

Bi­blio­te­ca Na­cio­nal

Pa­rís, Francia

Los pri­me­ros ma­nus­cri­tos de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Francia, en Pa­rís, se acu­mu­la­ron en las sa­las del Mu­seo del Lou­vre en 1368. En 1461, du­ran­te el rei­na­do de Luis XI, se in­te­gra­ron en la Bi­bliot­he­que du Roi, que se­ría na­cio­na­li­za­da en 1792, du­ran­te la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Así na­ció lo que hoy es la BNF (por sus si­glas en fran­cés, Bi­bliot­he­que Na­tio­nal de Fran­ce). La an­ti­gua se­de es el edi­fi­cio cons­trui­do en 1868 en Rue de Ri­che­lieu, que con­ser­va su her­mo­sa sa­la de lec­tu­ra. En 1996 fue abier­ta al pú­bli­co la se­de mo­der­na, que tie­ne su pro­pia es­ta­ción de sub­te, Bi­bliot­he­que Fran­co­is Mit­te­rrand. Hay allí cua­tro es­bel­tas to­rres a ori­llas del río Se­na, obra del ar­qui­tec­to Do­mi­ni­que Pe­rrault. Ca­da to­rre tie­ne 22 pi­sos y la for­ma de un li­bro abier­to: la to­rre de los nom­bres, las le­yes, el tiem­po y las le­tras. Se con­ser­van 14 mi­llo­nes de li­bros y 250 mil ma­nus­cri­tos. Ade­más, hay ori­gi­na­les de Sar­tre, Proust, Di­de­rot y Pas­cal, en­tre otros cé­le­bres au­to­res. Abun­dan los ma­nus­cri­tos an­ti­guos y hay más de cin­co mil tex­tos en grie­go clá­si­co. La BNF se ca­rac­te­ri­za por sus gran­des ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les y te­má­ti­cas (www.bnf.fr).

Bi­bliot­he­ca Ale­xan­dri­na

Ale­jan­dría, Egipto

Fren­te al puer­to de Ale­jan­dría, en Egipto, fun­cio­na des­de 2002 la mo­der­na Bi­bliot­he­ca Ale­xan­dri­na, co­no­ci­da tam­bién co­mo Nue­va Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría. Evo­ca des­de su nom­bre una his­tó­ri­ca re­la­ción con la ins­ti­tu­ción crea­da aquí, tres si­glos an­tes de la era cris­tia­na, por el go­ber­nan­te grie­go Pto­lomeo.

Aque­lla bi­blio­te­ca di­ri­gi­da por dis­cí­pu­los del fi­ló­so­fo Aris­tó­te­les era un cen­tro de es­tu­dios, que guar­da­ba en mi­les de pa­pi­ros la he­ren­cia cul­tu­ral clá­si­ca.la nue­va bi­blio­te­ca es un com­ple­jo que in­clu­ye un pla­ne­ta­rio, cua­tro mu­seos de­di­ca­dos a los ma­nus­cri­tos, las an­ti­güe­da­des y las cien­cias, ade­más de ga­le­rías de arte y seis bi­blio­te­cas es­pe­cia­li­za­das. La ar­qui­tec­tu­ra del edi­fi­cio prin­ci­pal evo­ca la fi­gu­ra de un sol na­cien­te, con pa­re­des de gra­ni­to de Asuán, ins­crip­cio­nes an­ti­guas y pa­ne­les de vi­drio.

La Nue­va Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar ocho mi­llo­nes de li­bros. Francia do­nó do­cu­men­tos so­bre la cons­truc­ción del Ca­nal de Suez y Es­pa­ña, tex­tos re­la­cio­na­dos con la épo­ca me­die­val y el do­mi­nio ára­be en la re­gión de Al An­da­lus. La sec­ción de­di­ca­da a los pre­mios No­bel de li­te­ra­tu­ra guar­da obras de los ga­na­do­res. El Mu­seo de los Ma­nus­cri­tos con­ser­va la ma­yor co­lec­ción di­gi­ta­li­za­da de tex­tos an­ti­guos (www.bi­ba­lex.org).

Real Bi­blio­te­ca de El Es­co­rial

Madrid, Es­pa­ña

A unos 45 mi­nu­tos de Madrid, Es­pa­ña, se en­cuen­tra la Real Bi­blio­te­ca del Mo­nas­te­rio de El Es­co­rial, crea­da por el rey Fe­li­pe II en 1565. Guar­da más de 40 mil li­bros edi­ta­dos en los si­glos XV y XVI, ade­más de 600 in­cu­na­bles y mi­les de ma­nus­cri­tos la­ti­nos, ára­bes y he­breos. Es­ta bi­blio­te­ca, de­pen­dien­te de Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal de Es­pa­ña, es cé­le­bre por su sa­lón prin­ci­pal, de­co­ra­do con fres­cos pin­ta­dos por Pe­lle­grino Ti­bal­di, que es­tán de­di­ca­dos a la gra­má­ti­ca, la re­tó­ri­ca, la dia­léc­ti­ca, la arit­mé­ti­ca, la mú­si­ca, la geo­me­tría, la astrología, la fi­lo­so­fía y la teo­lo­gía. Las es­tan­te­rías de ma­de­ra de cao­ba y ce­dro son obra de Juan de He­rre­ra, el ar­qui­tec­to que di­se­ñó el mo­nas­te­rio. En la Real Bi­blio­te­ca se con­ser­van ma­nus­cri­tos de San Agus­tín y San­to To­más de Aquino, edi­cio­nes del Co­rán y la Bi­blia Po­lí­glo­ta, im­pre­sa en Alcalá de He­na­res en 1520, que con­tie­ne tex­tos en he­breo, grie­go, la­tín y arameo (www.rb­me.pa­tri­mo­nio­na­cio­nal.es).

Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York

Es­ta­dos Uni­dos

En Es­ta­dos Uni­dos, la mun­dial­men­te fa­mo­sa Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York (New York Pu­blic Li­brary) na­ció en 1895 con do­na­cio­nes de bi­blió­fi­los y mi­llo­na­rios, co­mo John As­tor, Ja­mes Le­nox, An­drew Car­ne­gie y Sa­muel Til­den. Hoy es una red de bi­blio­te­cas con 53 mi­llo­nes de li­bros re­par­ti­dos en 88 fi­lia­les, en los distritos neo­yor­qui­nos de Man­hat­tan, Brooklyn, Bronx, Queens y Sta­ten Is­land. Pe­ro el edi­fi­cio sím­bo­lo de la NYPL es­tá jun­to a los jar­di­nes del Br­yant Park, en el cru­ce de Quin­ta Ave­ni­da y la ca­lle 42. Es el pa­la­cio de es­ti­lo fran­cés Step­hen Sch­warz­man Buil­ding, ter­mi­na­do en 1911 y cus­to­dia­do

por dos leo­nes de már­mol.

Allí se guar­dan 15 mi­llo­nes de li­bros, des­de ma­nus­cri­tos me­die­va­les y an­ti­guos per­ga­mi­nos con es­cri­tos de Chi­na y Ja­pón has­ta los ori­gi­na­les de poe­mas de Walt Whit­man, par­ti­tu­ras de Paul De­bussy y ma­nus­cri­tos de la ac­triz Kat­he­ri­ne Hep­burn. To­dos los años en no­viem­bre se lle­va a ca­bo aquí la fies­ta “Li­brary Lions Ga­la”, en la que fue­ron ho­me­na­jea­dos, en­tre otras ce­le­bri­da­des, Fran­cis Ford Cop­po­la, Mar­tin Scor­se­se, Mar­ga­ret At­wood y Nel­son Man­de­la. La pro­gra­ma­ción cul­tu­ral de la NYPL es muy va­ria­da. Hay cur­sos pa­ra to­dos los gus­tos, ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les y tours guia­dos (www.nypl.org).

Bi­blio­te­ca Me­di­cea Lau­ren­zia­na

Flo­ren­cia, Ita­lia

Lau­ren­zia­na es, tal vez, la más cé­le­bre de Ita­lia, por el im­po­nen­te di­se­ño del edi­fi­cio y por la co­lec­ción de tex­tos he­re­da­dos de la fa­mi­lia Me­di­ci. Cons­trui­da en ba­se a di­se­ños de Mi­guel An­gel Buo­na­rro­ti en el claus­tro de la Ba­sí­li­ca de San Lo­ren­zo a pe­di­do del Pa­pa Cle­men­te VII (Ju­lio de Me­di­cis), la ar­qui­tec­tu­ra de es­ta bi­blio­te­ca fue un mo­de­lo a imi­tar pa­ra mu­chas otras en el mun­do.

Es el ca­so del ves­tí­bu­lo y las es­ca­le­ras de ac­ce­so, igual que el sa­lón con sus ban­cos de lec­tu­ra. En la ac­tua­li­dad, es­ta bi­blio­te­ca es prác­ti­ca­men­te un mu­seo que guar­da ver­da­de­ras jo­yas en­tre sus 11.000 ma­nus­cri­tos. En­tre ellas, el “Có­di­go” del em­pe­ra­dor Jus­ti­niano y una edi­ción en có­di­ce de los diá­lo­gos pla­tó­ni­cos que Có­si­mo de Mé­di­cis en­tre­gó al hu­ma­nis­ta Mar­si­lio Fi­cino pa­ra su tra­duc­ción. Tam­bién se con­ser­van tex­tos au­tó­gra­fos del es­cri­tor y hu­ma­nis­ta ita­liano Gio­van­ni Boc­cac­cio, el au­tor de “El De­ca­me­rón”. Y de otro hu­ma­nis­ta fa­mo­so, el poe­ta Fran­ces­co Pe­trar­ca. Hay tex­tos del or­fe­bre Ben­ve­nu­to Ce­lli­ni. Y no fal­tan va­lio­sos có­di­ces con obras de au­to­res de la an­ti­güe­dad clá­si­ca grie­ga y ro­ma­na, co­mo Tá­ci­to, Pli­nio, Es­qui­lo, Só­fo­cles y Quin­ti­liano (www.bm­lon­li­ne.it).

EFE

Im­po­nen­te. La Real Bi­blio­te­ca de El Es­co­rial, en Es­pa­ña, fue crea­da por el rey Fe­li­pe II en 1565. Tie­ne 600 in­cu­na­bles, ma­nus­cri­tos y mi­les de li­bros edi­ta­dos en­tre los si­glos XV y XVI.

1. Ro­se Main Rea­ding Room, la sa­la prin­ci­pal de lec­tu­ra de la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de Nue­va York. 2. Sa­lo­ne Sis­tino, en la Bi­blio­te­ca Apos­tó­li­ca Va­ti­ca­na. 3. El mo­derno edi­fi­cio de la Bi­bliot­he­ca Ale­xan­dri­na, inau­gu­ra­da en 2002 en Ale­jan­dría, Egipto, con­ser­va la más com­ple­ta co­lec­ción mun­dial di­gi­ta­li­za­da de tex­tos an­ti­guos. 4. Una vis­ta del sa­lón de lec­tu­ra de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal Ma­riano Mo­reno, en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res. 1

3

4

Sím­bo­lo. El hall cen­tral de la Bi­blio­te­ca Jo­sé Vas­con­ce­los, en el Dis­tri­to Fe­de­ral de Mé­xi­co.

Me­mo­ria. Des­de 2007, la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Chi­na, en Bei­jing, tie­ne una nue­va se­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.