Cua­tro famosas bi­blio­te­cas de La­ti­noa­mé­ri­ca y Asia

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS - Neo­ma­nue­lino,

A la ho­ra de pa­sear en­tre co­lec­cio­nes de li­bros, tam­bién en va­rios paí­ses de Amé­ri­ca y Asia exis­ten bi­blio­te­cas que ate­so­ran pu­bli­ca­cio­nes muy va­lio­sas. Aquí se su­gie­ren cua­tro pa­ra te­ner en cuen­ta.

Real Ga­bi­ne­te Por­tu­gués de Lec­tu­ra

Río de Ja­nei­ro, Brasil

Es una fies­ta pa­ra los ojos, tan­to por su ar­qui­tec­tu­ra co­mo por los li­bros que allí se guar­dan. Cons­trui­do en el casco an­ti­guo de Río de Ja­nei­ro en la dé­ca­da de 1880, el Real Ga­bi­ne­te Por­tu­gués de Lec­tu­ra es una bi­blio­te­ca que con­ser­va más de 350 mil vo­lú­me­nes. Cen­tra­da en la li­te­ra­tu­ra de Por­tu­gal, en­tre otros te­so­ros aquí es­tá la pri­me­ra edi­ción de “Las Lu­sía­das” del poe­ta Luis de Ca­moens, que fue pu­bli­ca­da en 1572 y es un cé­le­bre poe­ma épi­co. Tam­bién hay otras ra­re­zas, co­mo los ma­nus­cri­tos de Car­los Cas­te­lo Bran­co, un fa­mo­so es­cri­tor ro­mán­ti­co por­tu­gués del si­glo XIX.

El edi­fi­cio des­lum­bra por su ar- qui­tec­tu­ra de es­ti­lo que evo­ca la épo­ca del rey Ma­nuel I y el re­na­ci­mien­to gó­ti­co de esos años. Es obra del ar­qui­tec­to por­tu­gués Ra­fael da Sil­va e Castro. La fa­cha­da, es­cul­pi­da en pie­dra por Ger­mano Jo­sé Sa­lle, se ins­pi­ra en el Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos de Lis­boa, con ho­me­na­jes al na­ve­gan­te Vas­co da Ga­ma y el poe­ta Ca­moens. En el sa­lón de lec­tu­ra lla­man la aten­ción las es­ca­le­ras y ba­ran­das de hie­rro y bron­ce, ade­más de los es­tan­tes de ma­de­ra ta­lla­da y do­ra­da, con li­bros api­la­dos has­ta el te­cho (www.real­ga­bi­ne­te.com.br).

Bi­blio­te­ca Jo­sé Vas­con­ce­los Ciu­dad de Mé­xi­co

Es­te mo­derno edi­fi­cio de ce­men­to, ace­ro y cristales fue di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Al­ber­to Ka­lach co­mo un cen­tro cul­tu­ral. Ade­más de 600.000 obras pa­ra con­sul­tar, tam­bién hay mues­tras de arte, con­cier­tos, ci­ne y tea­tro. La bi­blio­te­ca lle­va el nom­bre del pen­sa­dor y po­lí­ti­co Jo­sé Vas­con­ce­los, un gran pro­mo­tor de la lec­tu­ra en los ini­cios de la Re­vo­lu­ción Me­xi­la ca­na y pri­mer di­rec­tor de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Mé­xi­co. Inau­gu­ra­da en 2006 por el pre­si­den­te Vi­cen­te Fox, la bi­blio­te­ca pue­de guar­dar dos mi­llo­nes de li­bros. Ubi­ca­da en el nor­te de la ciu­dad, cer­ca de la es­ta­ción Bue­na­vis­ta de tre­nes, es­tá ro­dea­da de par­ques y jar­di­nes. La es­cul­tu­ra de una ba­lle­na, obra de Ga­briel Oroz­co, atrae las mi­ra­das en el hall cen­tral. Re­la­cio­na­da con la Co­mi­sión Na­cio­nal de Cul­tu­ra (Co­na­cul­ta), la ins­ti­tu­ción ate­so­ra más de 45.000 li­bros ra­ros, ejem­plos de la edi­ción me­xi­ca­na des­de el si­glo XVIII has­ta el si­glo XX, ade­más de li­bros que per­te­ne­cie­ron a las bi­blio­te­cas per­so­na­les de gran­des in­te­lec­tua­les me­xi­ca­nos, co­mo Car­los Mon­si­vais, Alí Chu­ma­ce­ro y An­to­nio Castro Leal (www.bi blio­te­ca­vas­con­ce­los.gob.mx).

Bi­blio­te­ca Na­cio­nal Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na

Su his­to­ria se re­mon­ta a Ma­riano Mo­reno y los días de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo de 1810. En dis­tin­tas épo­cas sus di­rec­to­res fue­ron per­so­na­li­da­des de cul­tu­ra co­mo Paul Grous­sac, Jor­ge Luis Bor­ges y Al­ber­to Man­guel. En 1992 se abrió al pú­bli­co la mo­der­na se­de cer­ca de Pla­za Francia, obra del ar­qui­tec­to Clo­rin­do Testa. Allí pue­den guar­dar­se tres mi­llo­nes de li­bros. La Bi­blio­te­ca Na­cio­nal Ma­riano Mo­reno con­ser­va 11.000 vo­lú­me­nes en la Sa­la del Te­so­ro, en­tre ellos hay in­cu­na­bles (co­mo un fo­lio de la Bi­blia de Gu­ten­berg) y ejem­pla­res de los pri­me­ros dia­rios y re­vis­tas im­pre­sas en Ar­gen­ti­na. En 2017 se se su­ma­ron los 17.000 li­bros de la bi­blio­te­ca per­so­nal de Adolfo Bioy Ca­sa­res y Sil­vi­na Ocam­po. La ins­ti­tu­ción fun­cio­na co­mo un cen­tro cul­tu­ral con ex­po­si­cio­nes de te­mas muy variados, por ca­so, des­de las his­to­rie­tas has­ta Ga­briel Gar­cía Már­quez. En 2011 fue crea­do el Mu­seo del Li­bro y la Len­gua, en un edi­fi­cio anexo a la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal (www.bn.gov.ar).

Bi­blio­te­ca Na­cio­nal Bei­jing, Chi­na

Crea­da en 1909 co­mo Bi­blio­te­ca Im­pe­rial de Bei­jing en tiem­pos de la di­nas­tía Qing, se abrió al pú­bli­co en 1912, po­co an­tes de la ab­di­ca­ción del úl­ti­mo em­pe­ra­dor. Un pa­la­cio clá­si­co en el Beihai Park fun­cio­na des­de 1987 co­mo bi­blio­te­ca de li­bros an­ti­guos. Pe­ro la mo­der­na se­de cen­tral es un com­ple­jo de edi­fi­cios (el úl­ti­mo se abrió en 2007) que ocu­pan 250.000 me­tros cua­dra­dos y guar­dan 34 mi­llo­nes de li­bros. Es­tá en el dis­tri­to Hai Dian, con su es­ta­ción de sub­te, im­pren­ta, ta­lle­res de res­tau­ra­ción y mu­seo del li­bro. Aquí se con­ser­van te­so­ros, co­mo los do­cu­men­tos de la bu­ro­cra­cia im­pe­rial chi­na des­de el si­glo X en ade­lan­te. Hay ta­ble­tas es­cri­tas so­bre pie­dra y bron­ce. Es­tá el “Si­ku Quans­hu” (“el li­bro de los cua­tro te­so­ros”), una an­to­lo­gía li­te­ra­ria he­cha en 1782 por la di­nas­tía Qing. Y la obra mag­na del em­pe­ra­dor Yon­gle, una en­ci­clo­pe­dia es­cri­ta en 1408 du­ran­te la di­nas­tía Ming. De la épo­ca de la di­nas­tía Han es­tán las “Ana­lec­tas”, obra de los dis­cí­pu­los de Con­fu­cio que reúne sus en­se­ñan­zas (www.nlc.cn).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.