24 ho­ras en Ra­ven­na, en­tre be­llos mo­sai­cos y el le­ga­do del Dan­te

El ri­co pa­tri­mo­nio de la úl­ti­ma ca­pi­tal del Im­pe­rio Ro­mano de Oc­ci­den­te, don­de el poe­ta cul­mi­nó su obra.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS | ITALIA - San­dra Lion Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Mi­llo­nes de pie­dri­tas ro­jas, ce­les­tes, do­ra­das, azu­les, ver­des y ama­ri­llas del ta­ma­ño de una mo­ne­da, aco­mo­da­das una al la­do de la otra, dan vi­da en el no­res­te de Italia al más ri­co pa­tri­mo­nio de mo­sai­cos de la hu­ma­ni­dad. Ra­ven­na (Rá­ve­na, en cas­te­llano), ciu­dad ar­tís­ti­ca por ex­ce­len­cia, es re­co­no­ci­da, ade­más, por sus ma­jes­tuo­sos edi­fi­cios y mo­nu­men­tos -ocho de los cua­les han si­do de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por UNES­CO- que mues­tran el es­plen­dor de su his­to­ria: fue ca­pi­tal del Im­pe­rio Ro­mano, ca­pi­tal del reino de los Os­tro­go­dos y tam­bién del Im­pe­rio Bi­zan­tino en Eu­ro­pa.

Ubi­ca­da en la re­gión de Emi­lia Ro­ma­ña, en­tre Bo­lo­nia y Ve­ne­cia y so­bre la cos­ta del Adriá­ti­co, ‘la ciu­dad de los mo­sai­cos’ -co­mo se la co­no­ce jus­ti­fi­ca­da­men­te-, la be­lla Rá­ve­na tie­ne un ta­ma­ño ideal pa­ra re­co­rrer en un día, aun­que da­da la gran can­ti­dad de atrac­ti­vos, el via­je­ro de­be­rá asu­mir que de­be­rá ha­cer­lo a pa­so fir­me.

9.00 Lue­go de desa­yu­nar un ris­tret­to con unas me­dia­lu­nas con pas­ta de ave­lla­nas, es mo­men­to de co­men­zar a des­en­tra­ñar el re­co­rri­do de mo­sai­cos del si­glo V y VI, que re­vis­te a gran par­te de los edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad.

El pun­to de ini­cio es la igle­sia de San Vi­ta­le di Ra­ven­na, uno de los tem­plos más im­por­tan­tes del ar­te pa­leo­cris­tiano –la cul­mi­na­ción del mo­sai­co– y bi­zan­tino, cons­trui­da en el si­glo VI. Des­de el ex­te­rior no pue­de an­ti­ci­par­se la be­lle­za que se en­cuen­tra al in­gre­sar: los mo­sai­cos, gran par­te de ellos ori­gi­na­les, emo­cio­nan. Es el ca­so del que se en­cuen­tra en el áb­si­de re­pre­sen­tan­do a la pa­re­ja im­pe­rial bi­zan­ti­na, Teo­do­ra y Jus­ti­niano. Lue­go de descubrir los rin­co­nes a tra­vés de la su­per­fi­cie oc­to­go­nal de la igle­sia, hay que ba­jar la vis­ta: en el pa­vi­men­to, al la­do del al­tar, se des­cu­bre un la­be­rin­to que lle­ga al cen­tro y re­pre­sen­ta el sím­bo­lo de la vi­da pe­ca- mi­no­sa del hom­bre. Lue­go de re­co­rrer­lo se con­si­gue la pu­ri­fi­ca­ción y el re­na­ci­mien­to, de acuer­do con la con­cep­ción de la obra.

10.00 En el mis­mo com­ple­jo re­li­gio­so se en­cuen­tra el Mau­so­leo de Ga­lla Pla­ci­dia, her­ma­na del em­pe­ra­dor Ho­no­rio. Cons­trui­do en el si­glo V, es­te mo­nu­men­to es uno de los ocho de­cla­ra­dos co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la ciu­dad y os­ten­ta los mo­sai­cos más an­ti­guos y me­jor con­ser­va­dos de Rá­ve­na, que mar­can la tran­si­ción en­tre el ar­te pa­leo­cris­tiano y el bi­zan­tino. Con­tie­nen te­má­ti­cas ve­ge­ta­les –que evo­can al pa­raí­so-, re­pre­sen­ta­cio­nes pas­to­ra­les, di­bu­jos geo­mé­tri­cos y fi­gu­ra­ti­vos que sim­bo­li­zan la vic­to­ria de la vi­da eter­na so­bre la muer­te.

Po­cas obras de ar­te con­mue­ven tan­to co­mo el mo­sai­co que se en­cuen­tra en su áb­si­de: un cie­lo noc--

turno con más de 900 es­tre­llas y án­ge­les en las es­qui­nas, que ins­pi­ró al mú­si­co nor­te­ame­ri­cano Cole Por­ter pa­ra es­cri­bir aquí su fa­mo­sa can­ción Night and Day.

11.00 Pa­ra es­te mo­men­to del día, y lue­go de ha­ber re­co­rri­do las otras cons­truc­cio­nes, el via­je­ro pue­de co­men­zar a du­dar si los pró­xi­mos si­tios co­men­za­rán a so­ca­var su ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa. Pe­ro una vez que vea los mo­sai­cos de la cú­pu­la del Bap­tis­te­rio Arriano, la edi­fi­ca­ción más an­ti­gua de Rá­ve­na, com­pren­de­rá que aún hay lu­gar pa­ra el asom­bro. Las de­co­ra­cio­nes del do­mo son las pro­ta­go­nis­tas, en las que apa­re­ce el bau­tis­mo de Je­sús, con una apa­rien­cia más jo­ven que la ha­bi­tual, acom­pa­ña­do de­los do­ce após­to­les.

Es­ta obra de ar­te se creó a lo lar­go de va­rios años, lo que po­drá descubrir el via­je­ro al ob­ser­var los di­fe­ren­tes co­lo­res de las pie­dras uti­li­za­das pa­ra re­pre­sen­tar el cés­ped a los pies de los após­to­les. El bap­tis­te­rio, cons­trui­do a co­mien­zos del si­glo VI por el rey os­tro­go­do Teo­do­ri­co el Gran­de, es con­tem­po­rá­neo a la Ba­sí­li­ca de San Apo­li­nar Nue­vo, ubi­ca­da a so­lo 300 me­tros del lu­gar, y por don­de se su­guie­re con­ti­nua­re es­te pa­seo. La de­co­ra­ción del in­te­rior de la ba­sí­li­ca ex­hi­be la evo­lu­ción es­ti­lís­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de los mo­sai­cos bi­zan­ti­nos. Es­te com­ple­jo de 26 es­ce­nas re­pre­sen­ta la obra de mo­sai­co ori­gi­nal más an­ti­gua del mun­do en tra­tar el nue­vo tes­ta­men­to. Si se pres­ta aten­ción, se po­drá des­cur­brir a los tres Re­yes Ma­gos, nom­bra­dos aquí por pri­me­ra vez en la his­to­ria.

13.00 Es el me­dio­día, y la bue­na gas­tro­no­mía de la ciu­dad obli­ga a ha­cer una pa­ra­da. Al­re­de­dor de Piaz­za del Po­po­lo, la pla­za prin­ci­pal de Rá­ve­na, se aco­mo­dan di­ver­sos ba­res y res­tau­ran­tes en­tre los pór­ti­cos que ca­rac­te­ri­zan a bue­na par­te de los edi­fi­cios de la zo­na. Es el ca­so de Il Ro­ma, una trat­to­ria don­de pue­den de­gus­tar­se, por ejem­plo, los fa­mo­sos cap­pe­llet­ti al ra­gú.

14.30 Des­pués del al­muer­zo, el pa­seo bien pue­de con­ti­nuar por el Bap­tis­te­rio Neo­niano, co­no­ci­do tam­bién co­mo Bap­tis­te­rio Or­to­do­xo. Nue­va­men­te son los mo­sai­cos los gran­des pro­ta­go­nis­tas, que aquí re­pre­sen­tan el bau­tis­mo de Cris­to en el río Jor­dán, acom­pa­ña­do por los após­to­les, en co­lo­res fuer­tes y con­tras­tan­tes. Ba­jo el obis­pa­do de Neón –en­tre los años 450 al 475- el edi­fi­cio fue re­mo­de­la­do en pro­fun­di­dad, lo que lle­vó a que adop­ta­ra el nom­bre con el que se lo co­no­ce ac­tual­men­te. Al cos­ta­do se en­cuen­tra la Ca­te­dral de la ciu­dad, mo­der­na y sen­ci­lla, por lo que se re­co­mien­da ha­cer una vi­si­ta rá­pi­da pa­ra se­guir ha­cia otras zo­nas.

15.30 Dan­te Alig­hie­ri, con­si­de­ra­do el pa­dre de la len­gua ita­lia­na y au­tor de la Di­vi­na Co­me­dia, na­ció en Flo­ren­cia, ciu­dad de la que de­bió exi­liar. Y sus úl­ti­mos años de vi­da los pa­só jus­ta­men­te en Rá­ve­na, don­de es­cri­bió el Pa­raí­so, la úl­ti­ma par­te de su obra maes­tra, y don­de mu­rió, en el año 1321. A unos 200 me­tros de la Piaz­za del Po­po­lo se en­cuen­tra el mo­des­to mau­so­leo don­de des­can­san los res­tos del poe­ta. En el már­mol, una sen­ci­lla ins­crip­ción de­cla­ma: “Aquí yaz­go yo, Dan­te Alig­hie­ri, exi­lia­do de mi tie­rra, hi­jo de Flo­ren­cia, pa­tria de po­co amor”. Aún así, en la bó­ve­da del se­pul­cro cuel­ga una lám­pa­ra que per­ma­ne­ce en­cen­di­da en for­ma per­ma­nen­te, ali­men­ta­da con el acei­te que pro­du­cen las acei­tu­nas de las co­li­nas tos­ca­nas, do­na­do por la ciu­dad de Flo­ren­cia pa­ra es­tar siem­pre pre­sen­te jun­to a él.

Al la­do del mau­so­leo se en­cuen­tra la Ba­sí­li­ca de San Fran­cis­co, una be­llí­si­ma igle­sia ro­má­ni­ca cons­trui­da en el si­glo X, don­de fue ce­le­bra­do el fu­ne­ral del Dan­te. Tie­ne be­llí­si­mas co­lum­nas de már­mol grie­go y un de­ta­lle que la ha­ce úni­ca: una crip­ta inun­da­da, en la que se dis­tin­guen frag­men­tos del pa­vi­men­to ori­gi­nal y pe­ces car­pa que na­dan por el agua de los pan­ta­nos y na­pas de la tie­rra de Rá­ve­na.

17.00 Es un buen mo­men­to pa­ra ale­jar­se del cen­tro un po­co; más exac­ta­men­te, unos 20 mi­nu­tos en trans­por­te pú­bli­co, a bor­do del bus N°4. Lue­go de un tra­yec­to de unos 10 ki­ló­me­tros se lle­ga a San Apo­li­nar en Clas­se, una be­llí­si­ma ba­sí­li­ca cons­trui­da en la pri­me­ra mi­tad del si­glo VI de­di­ca­da a San Apo­li­nar, pri­mer obis­po de Rá­ve­na. El ex­te­rior es uno de los más es­plen­do­ro­sos de la ciu­dad, pe­ro don­de hay que de­te­ner­se, nue­va­men­te, es en su in­te­rior: se en­cuen­tra di­vi­di­do en tres áreas con co­lum­nas de már­mol co­ro­na­das con her­mo­sos ca­pi­te­les co­rin­tios.

So­bre el ar­co de triun­fo y el tras­co­ro se ubi­ca el fa­mo­so mo­sai­co, en el que se pue­de ver a San Apo­li­nar en un pai­sa­je si­mi­lar al de los al­re­de­do­res de Rá­ve­na; la mano de Dios sur­ge de un cie­lo do­ra­do por so­bre un dis­co azul con 99 es­tre­llas y una gran cruz so­bre­sa­le con un me­da­llón con la ca­ra de Je­sús. ¡No hay que per­der de vis­ta los de­ta­lles!

19.00 Al re­gre­sar, ya con el atar­de­cer os­cu­re­cien­do el cie­lo y con las lu­ces que co­mien­zan a ilu­mi­nar los edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad, es bue­na idea re­la­jar­se y per­der­se por el cen­tro his­tó­ri­co pea­to­nal de ca­lle­ci­tas em­pe­dra­das. Una ca­mi­na­ta de al­re­de­dor de una ho­ra per­mi­te una bue­na asi­mi­la­ción de la esen­cia de es­ta jo­ya ita­lia­na.

20.00 Si va a es­tar un día, só­lo ten­drá una chan­ce de ce­nar en la ciu­dad. En ese ca­so, el lu­gar ele­gi­do de­be­ría ser Ca’ de Vèn, un res­tau­ran­te con ca­ver­nas, te­chos abo­ve­da­dos, fres­cos y es­tan­tes de pi­so a te­cho col­ma­dos de bo­te­llas y li­bros. El me­nú de es­pe­cia­li­da­des ro­ma­ño­las di­fi­cul­ta la elec­ción, aun­que una pia­di­na con ja­món cru­do y que­so squac­que­ro­ne –un que­so tí­pi­co que se pro­du­ce en la re­gión des­de ha­ce mu­chí­si­mos años- pue­de ser una per­fec­ta des­pe­di­da de la be­lla Rá­ve­na.

El co­ra­zón de la ciu­dad. En torno a la Piaz­za del Po­po­lo se su­ce­den ba­res y res­tau­ran­tes con ten­ta­do­ras pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas.

Jo­ya. La igle­sia de San Vi­ta­le di Ra­ven­na es uno de los tem­plos más im­por­tan­tes del ar­te pa­leo­cris­tiano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.