Co­mo John Len­non y Yo­ko Ono: cuán­to cues­ta dor­mir en “la ca­ma de la paz”

Clarin - Viajes - - EN TRÁNSITO - Mag­da Bi­gas / La Van­guar­dia

Era mayo de 1969 cuan­do John Len­non y Yo­ko Ono lle­ga­ban al ho­tel Fair­mont The Queen Eli­za­beth de Mon­treal, Ca­na­dá. El ob­je­ti­vo de la vi­si­ta a la ciu­dad ca­na­dien­se dis­ta­ba mu­cho del que te­nía el res­to de los hués­pe­des alo­ja­dos en es­te lu­jo­so ho­tel. Su pre­sen­cia era, en ple­na gue­rra de Viet­nam, pro­ta­go­ni­zar un par­ti­cu­lar y so­no­ro en­cie­rro por la paz.

Du­ran­te una se­ma­na, los re­cién ca­sa­dos -ha­bían con­traí­do ma­tri­mo­nio po­cos me­ses an­tes- rea­li­za­ron su fa­mo­so bed-in for pea­ce. En es­tos ocho días, la sui­te 1742 no so­lo se con­vir­tió en su cuar­tel ge­ne­ral, sino que fue el es­ce­na­rio en el que com­pu­sie­ron y gra­ba­ron, ro­dea­dos de ami­gos, la can­ción "Gi­ve Pea­ce a Chan­ce", to­do un himno con­tra un con­flic­to que ha­bía em­pe­za­do 16 años an­tes.

Ca­si me­dio si­glo des­pués, es po­si­ble alo­jar­se en la mis­ma ha­bi­ta­ción y re­cor­dar la ex­pe­rien­cia.

Có­mo es la sui­te

La sui­te, re­for­ma­da pro­fun­da­men­te, se con­vir­tió en un es­pa­cio en el que, más allá de pa­sar la no­che, sus ocu­pan­tes pue­den re­vi­vir un mo­men­to his­tó­ri­co.

En lu­gar de rea­li­zar una re­crea­ción exac­ta y trans­for­mar el es­pa­cio en un mu­seo, los en­car­ga­dos del pro­yec­to op­ta­ron por mez­clar ré­pli­cas his­tó­ri­cas con ob­je­tos y obras de arte ins­pi­ra­dos en las vi­das del ex Beatle y su com­pa­ñe­ra, co­mo una for­ma de ce­le­brar la paz, ha­cien­do que su men­sa­je se man­ten­ga vi­gen­te.

El re­sul­ta­do no de­frau­da: el área del sa­lón -los 128 m2 de la ha­bi­ta­ción cuen­tan con dis­tin­tos es­pa­cios ade­más del dor­mi­to­rio- re­crea el fa­mo­so bed-in, con los men­sa­jes Hair Pea­ce y Bed Pea­ce que, co­mo en su día, se re­pro­du­cen en los cris­ta­les, mien­tras en sus pa­re­des blan­cas pue­de leer­se el es­tri­bi­llo de la cé­le­bre can­ción.

Al des­col­gar el vie­jo te­lé­fono ver­de de dis­co se es­cu­cha la voz de Len­non ex­pli­can­do su com­pro­mi­so pa­ci­fis­ta; un ar­ma­rio re­ple­to de pe­que­ños ca­jo­nes ate­so­ra fo­to­gra­fías, pod­casts y ar­chi­vos his­tó­ri­cos y, tras la me­sa del co­me­dor, los re­tra­tos de la pa­re­ja for­ta­le­cen su pre­sen­cia.

Sin em­bar­go es la tec­no­lo­gía de reali­dad vir­tual la que te trans­por­ta a fi­na­les de los años 60, cuan­do en la sui­te, los ar­tis­tas, ata­via­dos con pi­ja­mas re­ci­bie­ron a ac­ti­vis­tas y pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do.

Ac­tual­men­te, pa­sar una no­che en la ha­bi­ta­ción 1742 del Fair­mon The Queen Eli­za­beth -con ca­pa­ci­dad pa­ra has­ta cua­tro hués­pe­des- su­po­ne des­em­bol­sar unos 2.549 dó­la­res ca­na­dien­ses (al­re­de­dor de 1.956 dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses).

La ci­fra pa­re­ce no ser un con­tra­tiem­po pa­ra nos­tál­gi­cos y fans que, un año des­pués de la trans­for­ma­ción de la ha­bi­ta­ción, si­guen lle­nan­do es­ta le­gen­da­ria sui­te con vis­tas al bu­le­var Re­né-lé­ves­que de Mon­treal.

Sui­te con men­sa­je. Los hués­pe­des pue­den re­vi­vir un mo­men­to his­tó­ri­co pro­ta­go­ni­za­do por el mú­si­co y su es­po­sa en el ho­tel Fair­mont The Queen Eli­za­beth, en Mon­treal, Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.