Un mun­do de sa­bo­res se con­cen­tra en Aru­ba

La di­ver­si­dad cul­tu­ral que do­mi­na la is­la ca­ri­be­ña se re­fle­ja en su va­ria­da gas­tro­no­mía. Los me­jo­res lu­ga­res pa­ra co­mer.

Clarin - Viajes - - POSTALES ARUBA - Jazmín Bu­llo­ri­ni jbu­llo­rin@cla­rin.com

“Tri­pu­la­ción, pre­pá­re­se pa­ra el ate­rri­za­je”, in­di­cá el pi­lo­to y de­ba­jo só­lo se ven las ti­bias y tur­que­sas aguas del mar Ca­ri­be. El avión pa­re­ce es­tar por to­car­las cuan­do fi­nal­men­te apa­re­ce una por­ción de tie­rra de só­lo 32 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud (co­mo ir des­de el Obe­lis­co has­ta Ti­gre) y 9 ki­ló­me­tros de an­cho, co­no­ci­da por sus pa­ra­di­sía­cas pla­yas. “Bien­ve­ni­dos a Aru­ba”.

El ca­lor du­ran­te to­do el año, la are­na blan­ca y su ubi­ca­ción -fue­ra de la zo­na de hu­ra­ca­nes- ha­cen de es­ta is­la el des­tino tu­rís­ti­co ele­gi­do por más de un mi­llón de per­so­nas al año pro­ve­nien­tes de los cin­co con­ti­nen­tes, con los es­ta­dou­ni­den­ses a la ca­be­za”.

Pe­ro la his­to­ria y la cul­tu­ra lo dan al lu­gar un plus in­va­lua­ble. En sus 180 me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie -un 20 por cien­to es­tá ocu­pa­do por la re­ser­va na­cio­nal Ari­kok- con­vi­ven 110 mil ha­bi­tan­tes, des­cen­dien­tes de las más de 90 na­cio­na­li­da­des que po­bla­ron el país, que has­ta 1986 fue una co­lo­nia del Reino de Ho­lan­da.

El cri­sol cul­tu­ral se re­fle­ja en el idio­ma: la len­gua na­ti­va de Aru­ba es el pa­pia­men­to, una mez­cla de es­pa­ñol, ho­lan­dés y por­tu­gués con un po­co de in­glés y fran­cés. Sin em­bar­go, res­plan­de­ce en la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca. Hay más de 250 res­tau­ran­tes alo­ja­dos en­tre la zo­na de ho­te­les de Palm Beach, la playa mas fa­mo­sa, el cen­tro de Oran­jes­tad y a lo lar­go de la cos­ta.

Des­de cocina ita­lia­na, asiá­ti­ca, bel­ga y me­di­te­rrá­nea has­ta bra­si­le­ña, ar­gen­ti­na y pe­rua­na, to­dos los pla­tos del mun­do pa­re­cen ca­ber en es­ta pe­que­ña is­la. Pe­ro a los tra­di­cio­na­les de ca­da país se le su­man va­rian­tes pa­ra apro­ve­char las jo­yas de la zo­na: los pes­ca­dos y ma­ris­cos. Al ser de­sér­ti­ca y es­tar ale­ja­da del con­ti­nen­te, Aru­ba im­por­ta ca­si to­dos sus ali­men­tos. Los res­tau­ran­tes eli­gen de qué paí­ses com­prar de acuer­do a sus es­pe­cia­li­da­des. Ja­món de Ita­lia, sal­món de No­rue­ga, con­di­men­tos de Ja­pón; un de­ta­lle de ca­li­dad que le da la gas­tro­no­mía lo­cal un ni­vel pre­mium, mo­ti­vo de asom­bro pa­ra los tu­ris­tas. “Al ha­ber tan­ta com­pe­ten­cia, la va­ra es ca­da vez más al­ta”, coin­ci­den los chefs.

Tra­di­ción eu­ro­pea

En Gian­nis, uno de los ca­si 20 res­tau­ran­tes de cocina ita­lia­na, las 300 si­llas se lle­nan ca­da no­che. Los spag­het­ti al for­mag­gio con whisky, pre­pa­ra­dos fren­te a la me­sa del clien­te aden­tro de un que­so de 70 ki­los, son uno de los es­pec­tácu­los del lu­gar. Lo co­men dos per­so­nas por 22 dó­la­res y lo eli­gen tan­tos que la hor­ma de ese ta­ma­ño du­ra, co­mo mu­cho, una se­ma­na. “La cla­ve es la ca­li­dad. El to­ma­te, la bu­rra­ta y la muz­za­re­la la trae­mos de Ita­lia, el sal­món de No­rue­ga y las os­tras lle­gan ca­da se­ma­na en avión”, cuen­ta Al­ber­to To­rres, manager del lo­cal. Al chef, Cris­tiano Gi­de­ti, tam­bién lo im­por­ta­ron de Ita­lia y los em­plea­dos de la com­pa­ñía via­jan ca­da año a Eu­ro­pa pa­ra “ver y apren­der”. Vi­si­tan dis­tin­tas ciu­da­des y la fe­ria de ali­men­tos de Mi­lán. “El ob­je­ti­vo es que el tu­ris­ta en­cuen­tre a Ita­lia aquí”, ase­gu­ra Gi­de­ti.

Tas­te of Bel­gium, ofre­ce un me­nú tra­di­cio­nal de Bél­gi­ca con quin­ce ti­pos de cer­ve­zas im­por­ta­das. Se des­ta­can las so­pas, los ome­let­tes y pla­tos ser­vi­dos con dis­tin­tos ti­pos de que­sos. Pe­ro el más ele­gi­do es el ko­nin­gin­nen­hap­je, una ma­sa ho­jal­dra­da re­lle­na con sal­món, ba­ña­da en sal­sa de cre­ma, cham­pi­ño­nes y ca­ra­co­les y ser­vi­da con ver­du­ras. Pa­ra dos per­so­nas cues­ta 29 dó­la­res.

La ofer­ta eu­ro­pea con­ti­núa a tra­vés de res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos en pla­tos fran­ce­ses, ho­lan­de­ses, es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses.

Mar­cas de Orien­te

Más allá de los tí­pi­cos lo­ca­les de sus­hi y fa­mo­sos wok chi­nos, Aru­ba ofre­ce res­tau­ran­tes con co­mi­da de Tai­lan­dia y de la In­dia. En Tan­door se es­pe­cia­li­zan en car­nes co­ci­na­das en ese tí­pi­co horno de ar­ci­lla sin ta­pa que usan en la In­dia que asa y ahu­ma de ma­ne­ra es­pe­cial. Bi­fes de cor­de­ro ma­ri­na­dos con es­pe­cias (25 dó­la­res) es uno de los pla­tos pre­fe­ri­dos. La cla­ve es­tá en avi­sar­le al mo­zo el ni­vel de pi­can­te que se desea.

En Azia el cartel in­vi­ta a un “so­fis­ti­ca­do via­je cu­li­na­rio de sa­bo­res y aro­mas”. Ahí sir­ven pla­tos ja­po­ne­ses, tai­lan­de­ses, de Chi­na, Co­rea e In­dia. El sus­hi fri­to y las ta­pas de dis­tin­tas va­rie­da­des son los re­co­men­da­dos. Pe­ro la car­ta es am­plia y ofre­ce cor­de­ro, cer­do, pa­to, po­llo y to­das las va­rie­da­des de pes­ca­do, in­clui­dos pla­tos prin­ci­pa-

les de pul­po y can­gre­jo. Los pre­cios van de 12 a 28 dó­la­res. “El chef prin­ci­pal es fi­li­pino. Hay tres sus­hi mas­ters y los de­más es­tán es­pe­cia­li­za­dos tam­bién en cocina asiá­ti­ca”, cuen­ta el má­na­ger, Omar Ca­rras­que­ro.

Amé­ri­ca de nor­te a sur

Las ham­bur­gue­se­rías y ca­sas de po­llo fri­to tí­pi­cas de Es­ta­dos Uni­dos tam­bién es­tán pre­sen­tes en Aru­ba, al igual que los res­tau­ran­tes de co­mi­da me­xi­ca­na, ca­ri­be­ña, chu­rras­que­rías bra­si­le­ñas y pa­rri­llas ar­gen­ti­nas.“vi­ne por tres me­ses y es­toy ha­ce ocho años. Cuan­do tie­nes un sue­ño lo con­si­gues”, cuen­ta Car­los Ka­lin Ló­pez, due­ño del res­tau­ran­te me­xi­cano Ka­lin’s, que es­tá en pro­ce­so de abrir dos lo­ca­les más y un bar, al que lla­ma­rá Óra­le. “Po­ne­mos ran­che­ras y los vier­nes hay ma­ria­chis. A los clien­tes los ha­ce­mos ha­blar en es­pa­ñol y les di­vier­te”, cuen­ta.

A po­cos me­tros de su lo­cal se en­cuen­tra Che Bar, con una ban­de­ra ar­gen­ti­na en la marquesina. Sir­ven pa­rri­lla­da con cor­tes ar­gen­ti­nos, achu­ras y cer­ve­za Quil­mes. “La ti­ra de asa­do no tie­ne sa­li­da pa­ra los ame­ri­ca­nos, pre­fie­ren el bife an­cho de cho­ri­zo”, cuen­ta Ju­lián Mo­ron­ta en­car­ga­do de Tan­go, otro de los res­tau­ran­tes ar­gen­ti­nos. Im­por­tan car­nes de Ar­gen­ti­na y Bra­sil y la sir­ven con chi­mi­chu­rri o sal­sas de vino.

Bien lo­cal

La co­mi­da lo­cal es una mez­cla de to­das es­tas in­fluen­cias. Pe­ro en­tre sus pla­tos tí­pi­cos se des­ta­ca el kes­hi ye­na: que­so gou­da re­lleno con po­llo y ver­du­ras y co­ci­na­do al horno. En The Old Cu­nu­cu Hou­se cues­ta 19 dó­la­res. Tam­bién son fa­mo­sos el pan ba­ti, una es­pe­cie de pan­que­que con ha­ri­na de maíz, el car­ni sto­ba, si­mi­lar al es­to­fa­do, y las an­cas de ra­na fri­tas.

Cuan­do el sol se apa­ga, las lu­ces de los res­tau­ran­tes se en­cien­den. Y es sa­bi­do, pa­ra to­do buen ve­ra­nean­te, que no hay na­da co­mo dis­fru­tar de una co­mi­da deliciosa des­pués una lar­ga jor­na­da de playa. Una com­bi­na­ción per­fec­ta que en Aru­ba es­tá ga­ran­ti­za­da.w

VISIT ARU­BA

Palm Beach. La playa más fa­mo­sa, don­de se le­van­tan al­gu­nos gran­des ho­te­les de la is­la.

¿Te co­noz­co? Pa­rri­lla­da con cor­tes ar­gen­ti­nos en Che Bar.

Kes­hi ye­na. Que­so re­lleno con po­llo y ver­du­ras. VISIT ARU­BA

Arte ca­lle­je­ro. En San Ni­co­lás, se­gun­da ciu­dad de Aru­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.