En Es­to­col­mo, tras las hue­llas de los vi­kin­gos

Un cir­cui­to res­ca­ta la cul­tu­ra de an­ti­guos pue­blos nór­di­cos que po­bla­ron Sue­cia, Fin­lan­dia y No­rue­ga.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS SUECIA - Lean­dro Afri­cano Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

La ciu­dad más vi­si­ta­da de Sue­cia y una de las más lin­das ca­pi­ta­les de Eu­ro­pa es Es­to­col­mo. Ri­ca en cul­tu­ra, tam­bién es elo­gia­da por su en­torno na­tu­ral, con ca­tor­ce is­las que la ro­dean y el ex­tre­mo cui­da­do del me­dio am­bien­te por par­te de sus ciu­da­da­nos. Ade­más, en los úl­ti­mos años, con la “fie­bre” oc­ci­den­tal por co­no­cer más so­bre la his­to­ria de los vi­kin­gos, su­mó di­fe­ren­tes atrac­ti­vos a su ofer­ta tu­rís­ti­ca, que tie­nen re­la­ción con el pue­blo ori­gi­na­rio que ocu­pó gran par­te de su te­rri­to­rio.

La pro­pues­ta de la ciu­dad obli­ga a los vi­si­tan­tes a tras­la­dar­se men­tal­men­te has­ta el si­glo IX, fe­cha apro­xi­ma­da en que se es­ti­ma que vi­vie­ron los vi­kin­gos en las re­gio­nes cer­ca­nas a Es­to­col­mo.

Mu­seo Vi­kin­ga­liv. El pun­to de par­ti­da su­ge­ri­do pa­ra bus­car esas his­to­rias apa­sio­nan­tes es el Mu­seo Vi­kin­ga­liv, en el co­ra­zón de la ca­pi­tal sue­ca, to­tal­men­te de­di­ca­do a ex­plo­rar el mun­do de los vi­kin­gos.

En sus 2 mil me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie, es­te es­pa­cio pro­po­ne ex­pe­ri­men­tar có­mo era la re­gión nór­di­ca ha­ce mil años y su ci­vi­li­za­ción: los vi­kin­gos. Se­gún an­ti­ci­pa un tex­to ex­hi­bi­do a la en­tra­da del mu­seo, es muy pro­ba­ble que se tra­te de una de las po­bla­cio­nes so­bre la cua­les más mi­tos se cons­tru­ye­ron. En es­te sen­ti­do, la atrac­ción prin­ci­pal es la Sa­ga de Ragn­frid, en la que se cuen­ta la his­to­ria de una mu­jer vi­kin­ga jun­to a su pa­re­ja a lo lar­go del día a día real de es­tos an­ti­guos ha­bi­tan­tes. La escena es­tá si­tua­da en pri­ma­ve­ra, en un mo­men­to en que la co­mi­da es­tá a pun­to de es­ca­sear y la fa­mi­lia es­tá por per­der sus per­te­nen­cias por cul­pa de las hor­das enemi­gas que bus­can ali­men­tos.

Ade­más, el mu­seo cuen­ta con un es­pa­cio des­ti­na­do a ex­hi­bi­cio­nes, don­de se pro­fun­di­za acer­ca de có­mo era la vi­da de hom­bres, mu­je­res y ni­ños en esos tiem­pos, có­mo vi­vían, qué plan­ta­ban, de qué se ali­men­ta­ban y có­mo via­ja­ban.

Du­ran­te la vi­si­ta al mu­seo se des­pe­jan mu­chas du­das so­bre la vi­da de los vi­kin­gos. Por ejem­plo, que ni los hom­bres ni las mu­je­res usa­ban cas­cos con cuer­nos co­mo se ha mos­tra­do en va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes. Ade­más, el mu­seo se en­fo­ca en las his­to­rias de las per­so­nas y en el in­ter­cam­bio cul­tu­ral que hu­bo con otras re­gio­nes de Eu­ro­pa en­tre fi­nes del si­glo VIII y el si­glo XI. Tam­bién se ex­pli­ca, en­tre mu­chos

otros le­ga­dos, que la pa­la­bra in­gle­sa

thurs­day tie­nen ori­gen en Thor, dios nór­di­co del trueno, y la pa­la­bra ga­te guar­da re­la­ción con la ex­pre­sión nór­di­ca “ga­ta”, que sig­ni­fi­ca ca­mino o ca­lle.

Que­da de­mos­tra­do tam­bién que, se­gún las su­ce­si­vas in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por los ar­queó­lo­gos, los vi­kin­gos eran pue­blos de co­mer­cian­tes (más que gue­rre­ros), que lle­ga­ron a te­ner co­ne­xio­nes des­de Turquía

has­ta Te­rra­no­va y en gran par­te de su his­to­ria se re­co­no­cen he­chos de sa­queos a otras po­bla­cio­nes y has­ta trá­fi­co de es­cla­vos.

Res­tau­ran­te te­má­ti­co. La se­gun­da pa­ra­da pue­de ser gas­tro­nó­mi­ca, más pre­ci­sa­men­te so­bre la ca­lle Gam­la Stan, muy cer­ca de la ave­ni­da prin­ci­pal Väs­ter­lång­ga­tan. Ai­fur es el nom­bre del res­tau­ran­te con te­má­ti­ca vi­kin­ga que no só­lo con­tie­ne ré­pli­cas de ob­je­tos pro­ce­den­tes de ex­ca­va­cio­nes he­chas en Sue­cia y No­rue­ga sino que tam­bién re­pro­du­ce los his­tó­ri­cos ban­que­tes fes­ti­vos. Pa­ra ello, uti­li­za es­pe­cias co­mo aza­frán o co­mino, que -se cree- abun­da­ban en los pla­tos vi­kin­gos y eran traí­dos des­de Cons­tan­ti­no­pla, la ac­tual Es­tam­bul, en Turquía. El per­so­nal lu­ce atuen­dos de épo­ca, al tiem­po que ex­pli­ca el ori­gen y la for­ma de pre­pa­ra­ción de las co­mi­das mien­tras atien­de a los co­men­sa­les, to­do en per­fec­to in­glés.

Pie­dras rú­ni­cas. Otra de las atrac­cio­nes re­la­cio­na­das con la vi­da vi­kin­ga son las pie­dras rú­ni­cas y en el ca­so de Es­to­col­mo se tra­ta de la ciu­dad con ma­yor den­si­dad de es­tas pie­dras del mun­do. A po­cos ki­ló­me­tros al nor­te de la ciu­dad se en­cuen­tra Run­ri­ket (el reino de las ru­nas) un pun­to de in­for­ma­ción y de ru­tas guia­das por las cer­ca­nías del la­go Va­llen­tu­na. Allí se re­la­ta la his­to­ria de al­gu­nos vi­kin­gos: Ös­ten que lle­gó a via­jar a Je­ru­sa­lén, Hol­me que lu­chó en lo que hoy es Ita­lia, y Jar­la­ban­ke, due­ño y se­ñor de to­da la zo­na de Täby, don­de se en­cuen­tra es­te pun­to tu­rís­ti­co. Se tra­ta de re­la­tos con más de mil años de an­ti­güe­dad, con­ser­va­dos en ru­nas co­mo en nin­gún otro lu­gar del pla­ne­ta.

A po­cos mi­nu­tos de Run­ri­ket es­tá Up­plands Väsby: allí se pue­de vi­si­tar Gun­nes gård, una gran­ja re­cons­trui­da ba­sán­do­se en las in­ter­pre­ta­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas de una an­ti­gua co­lo­nia vi­kin­ga en­con­tra­da a las afue­ras de Båls­ta, jun­to al la­go Mä­la­ren. Se pue­den ob­ser­var ru­nas y tum­bas de la Edad de Hie­rro.

Ar­queo­lo­gía al ai­re li­bre. Al no­res­te de Es­to­col­mo, en las afue­ras de Norrtäl­je y a unos 90 km de la ca­pi­tal, se en­cuen­tran el po­bla­do vi­kin­go de Stor­hol­men y un mu­seo ar­queo­ló­gi­co al ai­re li­bre, jun­to al la­go Er­ken, en el pa­ra­je Ros­la­gen. Allí se pue­de par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas de la épo­ca vi­kin­ga co­mo for­jar hie­rro, hor­near pan o ha­cer ma­nua­li­da­des con la­na. En ve­rano, es­ta lo­ca­li­dad es se­de del Fes­ti­val Fa­mi­liar Vi­kin­go de Stor­hol­men, una ac­ti­vi­dad que re­sul­ta im­per­di­ble pa­ra las fa­mi­lias sue­cas y que se con­vier­te en un gran atrac­ti­vo pa­ra los tu­ris­tas.

Bir­ka. Una de las ciu­da­des más des­ta­ca­das pa­ra co­no­cer la vi­da de los vi­kin­gos es Bir­ka, en la is­la de Björ­kö, que ha­ce al­gu­nos años fue se­lec­cio­na­da por la Unes­co co­mo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. En Bir­ka se pue­de ca­mi­nar en­tre ca­sas vi­kin­gas re­cons­trui­das y se con­tem­pla có­mo era la vi­da vi­kin­ga cuan­do es­ta­ba en su má­xi­mo es­plen­dor. Allí es­tá la cruz de Ans­gard, que es ob­je­to de fotos sel­fies por par­te de la ma­yo­ría de vi­si­tan­tes que arri­ban a Björ­kö y que con­me­mo­ra la lle­ga­da del mi­sio­ne­ro que in­tro­du­jo el cris­tia­nis­mo al país en el si­glo IX. Aun­que los sue­cos prac­ti­can en su ma­yo­ría la re­li­gión lu­te­ra­na, la cruz se co­lo­có en 1834 pa­ra con­me­mo­rar los mil años de la lle­ga­da de Ans­gard.

Se­gún có­mo se la mi­re, la im­per­di­ble vi­si­ta a Es­to­col­mo y su per­fil vi­kin­go pue­de ayu­dar a acre­cen­tar o des­te­rrar mu­chas de las his­to­rias que se cons­tru­yen al­re­de­dor de es­ta mi­le­na­ria cul­tu­ra, que ha si­do ob­je­to de mi­tos, his­to­rias y fan­ta­sías co­mo po­cas en to­do el mun­do.

Las lu­ces de la ciu­dad. Ro­dea­da por ca­tor­ce is­las, la ca­pi­tal sue­ca se des­ta­ca por su ri­que­za cul­tu­ral y su en­torno na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.