Ru­tas ar­gen­ti­nas Va­ca­cio­nes so­bre rue­das

Ni 15 días en una playa, ni una se­ma­na en la mon­ta­ña ni vi­da de ciu­dad. Aquí, diez pro­pues­tas de ru­tas es­cé­ni­cas de nues­tro país, pa­ra dis­fru­tar des­de el au­to. Los Sie­te La­gos en Neu­quén, los Va­lles Cal­cha­quíes, las cum­bres cor­do­be­sas o la sel­va mi­sio­ne­ra

Clarin - Viajes - - VERANO 2019 ARGENTINA - Pablo Bi­zón pbi­zon@cla­rin.com

Un via­je en au­to por ca­mi­nos que atra­vie­san pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res es sin du­das una gran ex­pe­rien­cia. Ad­mi­rar las pos­ta­les pa­san­do al otro la­do de las ven­ta­ni­llas, co­no­cer pue­blos que has­ta en­ton­ces eran so­lo pun­tos en un ma­pa o nom­bres in­tri­gan­tes, com­par­tir con la fa­mi­lia, ami­gos o quien sea una bue­na char­la en una ru­ta de­sola­da, pa­rar por un buen ca­fé en una es­ta­ción de ser­vi­cio, de­te­ner­se a ori­llas de un la­go o so­bre la playa por unos ma­tes, pa­rar sin ha­ber­lo pre­vis­to en un pues­to al cos­ta­do del ca­mino pa­ra char­lar con la gen­te, co­mer­se unas bue­nas em­pa­na­das o com­prar al­gu­na mer­me­la­da ca­se­ra re­cién he­cha pa­ra dis­fru­tar más tar­de so­bre un pan de cam­po.

Des­viar­se del ca­mino dia­gra­ma­do por un buen con­se­jo da­do a tiem­po o una co­ra­zo­na­da... un via­je de ru­ta sue­le te­ner mi­les de va­rian­tes e im­pre­vis­tos, y por eso lo esen­cial es es­tar dis­pues­to a de­jar­se lle­var. Pa­rar ca­da vez que el via­je lo de­ci­da, y por el tiem­po que el pro­pio via­je de­man­de.

En la Ar­gen­ti­na hay pai­sa­jes y re­co­rri­dos pa­ra to­dos los gus­tos; de zig­za­gueos a ori­llas de la­gos ma­jes­tuo­sos a rec­tas in­fi­ni­tas en la es­te­pa; de ru­tas que bor­dean al océano a otras que se in­ter­nan en la sel­va o as­cien­den las la­de­ras de los An­des has­ta mi­les de me­tros so­bre el ni­vel del mar. Aquí, so­lo al­gu­nas de las mu­chas pro­pues­tas po­si­bles pa­ra dis­fru­tar de via­jes inol­vi­da­bles por las ru­tas ar­gen­ti­nas, y de pa­so, co­no­cer pai­sa­jes ma­jes­tuo­sos, pue­blos e his­to­rias.

Los úni­cos consejos se­rían “pre­cau­ción y pa­cien­cia”. Des­pa­cio se lle­ga me­jor y se dis­fru­ta más, que es el ob­je­ti­vo de es­te lis­ta­do: no sim­ple­men­te lle­gar, sino sa­bo­rear el ca­mino.

Ru­ta Azul

Iti­ne­ra­rio: Ca­ma­ro­nes - Co­mo­do­ro Ri­va­da­via - Ra­da Tilly - Ca­le­ta Oli­via Puer­to Desea­do (Chu­but-san­ta Cruz). Dis­tan­cia: 553 km.

No es es­ta to­da la Ru­ta Azul, cla­ro, sino un tra­mo sin­gu­lar de la ru­ta 3, que une des­ti­nos más que in­tere­san­tes de la Patagonia atlán­ti­ca. Un re­co­rri­do pa­ra ha­cer en no me­nos de cua­tro o cin­co días que arran­ca en Ca­ma­ro­nes, una tan pin­to­res­ca co­mo po­co co­no­ci­da lo­ca­li­dad cos­te­ra, de unos 2.000 ha­bi­tan­tes, ubi­ca­da 260 km al nor­te de Co­mo­do­ro Ri­va­da­via.

Qui­zás lo pri­me­ro que lo so­pren­da de la zo­na de Ca­ma­ro­nes es su va­rie­dad de pla­yas (acan­ti­la­das, ro­co­sas, de res­tin­ga, de are­na, de can­to ro­da­do), tí­pi­ca­men­te pa­ta­gó­ni­cas y en­mar­ca­das por una bahía. Allí se en­cuen­tra el lí­mi­te nor­te del par­que in­ter­ju­ris­dic­cio­nal ma­rino cos­te­ro Patagonia Aus­tral, que in­clu­ye una gran zo­na ma­rí­ti­ma y tam­bién is­las e is­lo­tes, y pro­te­ge un ri­co pa­tri­mo­nio pai­sa­jís­ti­co, cul­tu­ral y na­tu­ral. Por ejem­plo, 13 de las 16 es­pe­cies de aves ma­ri­nas que ni­di­fi­can en la cos­ta ar­gen­ti­na lo ha­cen en es­ta zo­na. Tam­bién se pue­den ver lo­bos ma­ri­nos de uno y de dos pe­los, ba­lle­nas, del­fi­nes y or­cas. Ade­más, Ca­ma­ro­nes tie­ne una in­tere­san­te his­to­ria que na­rra en su dis­cre­to pe­ro com­ple­to Mu­seo Pe­rón, de­di­ca­do a los años en los

que la fa­mi­lia Pe­rón pa­só en la lo­ca­li­dad, cuan­do el fu­tu­ro pre­si­den­te era aún un ni­ño. Hay ob­je­tos de épo­ca, fotos y ma­nus­cri­tos, ade­más de uten­si­lios, ro­pa, ju­gue­tes y el mo­bi­lia­rio que acom­pa­ñó a la fa­mi­lia en es­tas tie­rras.

De Ca­ma­ro­nes a Co­mo­do­ro son 260 km por la ru­ta 3 en lo al­to de la es­te­pa. La que por mu­chos años fue la ciu­dad más gran­de de la Patagonia -aho­ra des­pla­za­da por Neu­quén- es una ur­be tí­pi­ca­men­te pe­tro­le­ra, a ori­llas del mar, con va­rios ho­te­les de buen ni­vel y una jo­ya cer­ca­na: la espectacular playa de Ra­da Tilly, una in­men­sa len­gua de are­na pro­te­gi­da en­tre dos des­pe­ña­de­ros que se aden­tran en el mar. Hoy es una ciu­dad con ca­si 12.000 ha­bi­tan­tes y vi­da pro­pia. En el ex­tre­mo de la pun­ta sur de la ra­da, Pun­ta Mar­qués, po­drá ver una co­lo­nia de lo­bos ma­ri­nos y una vis­ta de la cos­ta pa­ta­gó­ni­ca des­de lo al­to que lo de­ja­rá sin alien­to.

Si­guien­do por la 3 ha­cia el sur, el si­guien­te tra­mo lle­va has­ta Ca­le­ta Oli­via -unos 80 km- ca­si aca­ri­cian­do el mar, así que el pai­sa­je es una de­li­cia (no el es­ta­do de la ru­ta, en eter­na “cons­truc­ción” des­de ha­ce años).

Po­co des­pués de atra­ve­sar Ca­le­ta Oli­via, la 3 se ale­ja del mar y se in­ter­na en la ári­da me­se­ta pa­ta­gó­ni­ca. Unos 15 km al sur del pa­ra­je Fitz Roy, el des­vío a la iz­quier­da por la ru­ta 281 lo lle­va­rá di­rec­to a Puer­to Desea­do, una ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za, con su espectacular ría en la que ani­dan de­ce­nas de es­pe­cies de aves, su ri­ca his­to­ria y las ex­cur­sio­nes a si­tios co­mo los mi­ra­do­res de Dar­win y la fan­tás­ti­ca Is­la Pin­güino, don­de se pue­de ad­mi­rar la úni­ca co­lo­nia de pin­güi­nos pe­na­cho ama­ri­llo ac­ce­si­ble de la cos­ta pa­ta­gó­ni­ca.

De los Sie­te (on­ce) La­gos

Iti­ne­ra­rio: Ju­nín de Los An­des - San Mar­tín de los An­des - Vi­lla La An­gos­tu­ra - Ba­ri­lo­che (Neu­quén-río Negro). Dis­tan­cia: 232 km.

No ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción; es po­si­ble­men­te la ru­ta más co­no­ci­da de la Ar­gen­ti­na. Só­lo que aquí pro­po­ne­mos una ver­sión ape­nas un po­qui­to más ex­ten­sa, que me­re­ce va­rios días de re­co­rri­do, pa­ra to­mar to­dos los des­víos po­si­bles y dis­fru­tar de tan­to pai­sa­je jun­to. Pro­po­ne­mos arran­car de Ju­nín de los An­des en lu­gar de San Mar­tín, pa­ra co­no­cer de en­tra­da uno de los gran­des pa­raí­sos de la pes­ca con mos­ca, con eje en el río Chi­mehuin. Pa­ra em­pe­zar con los la­gos, muy cer­ca es­tán el Hue­chu­laf­quen, el Cu­rruhue, el Cu­rruhue Chi­co, el Epu­laf­quen, el Pai­mún y el Lo­log. Aun­que quien atrai­ga bue­na par­te de las mi­ra­das sea po­si­ble­men­te el vol­cán La­nín.

A 41 km al sur de Ju­nín, em­pie­za “ofi­cial­men­te” la Ru­ta de los Sie­te La­gos: en San Mar­tín de los An­des, a ori­llas la­go Lá­car. De allí ha­cia Vi­lla La An­gos­tu­ra son 108 km de cur­vas y con­tra­cur­vas -to­tal­men­te as­fal­ta­dos- y la­gos y más la­gos: se pa­sa a ori­llas del Lá­car, el Me­li­qui­na, el Her­mo­so, el Falk­ner, el Villarino, el Co­rren­to­so, el Es­pe­jo Gran­de y el Nahuel Hua­pi. Sí, con­ta­mos 8. Y lle­ga­mos a 9 si su­ma­mos el be­llí­si­mo Tra­ful, a unos po­cos km de des­vío. Y si no le mo­les­ta des­viar­se un po­qui­to más, son 10: la­go To­to­ral. Y por qué no, 11: Fi­lo Hua Hum, más pe­que­ño y ocul­to, al que se ac­ce­de por la ru­ta 63, del la­do es­te. De Vi­lla La An­gos­tu­ra pue­de se­guir 82 km más, dar­le la vuel­ta al ex­tre­mo del Nahuel Hua­pi, cru­zar el puen­te don­de na­ce el río Li­may y lle­gar a Ba­ri­lo­che a sa­bo­rear un buen cho­co­la­te ca­lien­te.

En to­do el via­je, ade­más, pue­de op­tar por cru­zar a Chi­le por al­guno de los va­rios pa­sos -Ca­ri­rri­ñe, Huahum, Car­de­nal Sa­mo­ré-, co­mo pa­ra se­guir en­can­tán­do­se con pai­sa­jes im­po­si­bles de des­cri­bir en pa­la­bras.

De las Al­tas Cum­bres

Iti­ne­ra­rio: Cór­do­ba ca­pi­tal – Al­ta Gra­cia - Par­que Na­cio­nal Quebrada del Con­do­ri­to - Vi­lla Do­lo­res (Cór­do­ba). Dis­tan­cia: 210 km.

Del rui­do y el mo­vi­mien­to de una gran ciu­dad a cum­bres so­li­ta­rias ha­bi­ta­das por los cón­do­res y el vien­to, en unos po­cos mi­nu­tos. La Ru­ta de las Al­tas Cum­bres cor­do­be­sa fue una im­por­tan­te obra de in­ge­nie­ría que re­em­pla­zó al an­ti­guo Ca­mino de los Puen­tes Col­gan­tes, y es ca­paz de sor­pren­der con sus cur­vas y con­tra­cur­vas que as­cien­den has­ta los 2.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar, y al otro la­do, con otras tan­tas cur­vas y con­tra­cur­vas, des­cien­de ha­cia el pin­to­res­co Va­lle de Tras­la­sie­rra.

Pue­de par­tir de la ciu­dad por la ru­ta 5 ha­cia Al­ta Gra­cia o por la Au­to­vía 20 ha­cia Car­los Paz. Si va por el pri­mer re­co­rri­do, po­drá vi­si­tar el Mu­seo Che Gue­va­ra, don­de el Che vi­vió de ni­ño pa­ra to­mar lue­go la si­nuo­sa ru­ta que pa­sa jun­to a la Es­ta­ción As­tro­fí­si­ca de Bosque Ale­gre -un ob­ser­va­to­rio que se pue­de vi­si­tar- y al ra­ti­to se cru­za con la ru­ta 34, que as­cien­de y as­cien­de zig­za­guean­do has­ta las al­tu­ras del Par­que Na­cio­nal Quebrada del Con­do­ri­to, que pro­te­ge a una po­bla­ción de cón­do­res que co­lo­ni­za­ron des­de siem­pre los al­tos de es­te ca­ña­dón de ro­ca des­nu­da. Por allí, la Pam­pa de Acha­la es una ca­be­za de cuen­ca que cap­ta pre­ci­pi­ta­cio­nes for­man­do las na­cien­tes de im­por­tan­tes ríos de Cór­do­ba, don­de pue­de ver nu­me­ro­sas ver­tien­tes y cas­ca­das, co­mo la que da na­ci­mien­to al río Mi­na Cla­ve­ro, de 100 me­tros de al­tu­ra. Se ve con só­lo ca­mi­nar 600 m des­de la ru­ta.

Al des­cen­der ha­cia el Va­lle de Tras­la­sie­rra, se su­ce­den los pue­bli­tos con en­can­to má­gi­co: Mi­na Cla­ve­ro, Cu­ra Bro­che­ro, Nono, Las Ro­sas, San Ja­vier, Ya­can­to, La Paz, Lo­ma Bo­la. Piér­da­se por sus ca­lles sin tiem­po pa­ra, quién le di­ce, qui­zás re­en­con­trar­se con­si­go mis­mo en rin­co­nes úni­cos.

De la Lu­na a la cues­ta

Iti­ne­ra­rio: San Agus­tín del Va­lle Fér­til Par­que Pro­vin­cial Is­chi­gua­las­to - Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya - Vi­lla Unión – Cues­ta de Mi­ran­da - Chi­le­ci­to (San Juan-la Rio­ja). Dis­tan­cia: 288 km.

San Agus­tín del Va­lle Fér­til sue­le ser la puer­ta de en­tra­da al Par­que Pro­vin­cial Is­chi­gua­las­to, más co­no­ci­do co­mo Va­lle de la Lu­na, en San Juan. Si ha­ce no­che allí, pue­de vi­si­tar el par­que por la ma­ña­na, lue­go ha­cer unos po­cos km más y, ya en­tran­do en La Rio­ja, re­co­rrer los im­po­nen­tes pa­re­do­nes y for­ma­cio­nes ro­ji­zas del Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya, y sus ca­ña­do­nes sur­ca­dos por cón­do­res.

Al sa­lir, re­co­rra 52 km más y -con­se­jo­pa­se la no­che en Vi­lla Unión, un pue­blo en me­dio de un va­lle en­mar­ca­do por la Sie­rra de Fa­ma­ti­na y la pre­cor­di­lle­ra rio­ja­na, y don­de hay va­rios alo­ja­mien­tos, al­gu­nos de ellos bas­tan­te nue­vos. Si al otro día tie­ne ga­nas, pue­de se­guir la­de­ras arri­ba pa­ra vi­si­tar La­gu­na Bra­va, en la al­ta mon­ta­ña, aun­que la ida y vuel­ta le va a lle­var más de me­dio día. Si no, par­ta di­rec­ta­men­del

te por la ru­ta 40 ha­cia el es­te pa­ra dis­fru­tar de uno de sus tra­mos más de­li­cio­sos: la Cues­ta de Mi­ran­da, un mul­ti­co­lor zig­za­gueo de más de 400 cur­vas, en la quebrada del río Mi­ran­da. Cru­za un abra en­tre las sie­rras de Fa­ma­ti­na y Sa­ño­gas­ta, con una al­tu­ra má­xi­ma de 2.040 me­tros. En otros tiem­pos su­po ser uno de los tra­mos desafian­tes de la ru­ta 40, por­que era an­gos­to, de ri­pio y de cor­ni­sa. Pe­ro hoy es­tá to­tal­men­te pa­vi­men­ta­do y es muy pla­cen­te­ro de re­co­rrer. De Vi­lla Unión a Chi­le­ci­to son 112 km, pe­ro le va a lle­var va­rias ho­ras si lo que pre­ten­de es dis­fru­tar; des­pa­cio y de­te­nién­do­se a ob­ser­var y sa­car fotos.

Una vez en Chi­le­ci­to, no se pier­da la fan­tás­ti­ca his­to­ria del ca­ble ca­rril ha­cia la mi­na La Me­ji­ca­na, de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal, y dis­fru­te de una li­mo­na­da en al­gu­na de las me­sas en torno a la pla­za prin­ci­pal, que ca­da ano­che­cer ve­ra­nie­go es el epi­cen­tro de la vi­da so­cial.

De la Sel­va

Iti­ne­ra­rio: San Jo­sé - Lean­dro N. Alem - Obe­rá - Aris­tó­bu­lo del Va­lle - San Pe­dro (Mi­sio­nes). Dis­tan­cia: 250 km.

Bien po­dría ir la ru­ta 12 en­tre Po­sa­das y Puer­to Igua­zú, con el río a un la­do y la sel­va al otro. Pe­ro aquí nos per­mi­ti­mos re­co­men­dar otro re­co­rri­do, por el co­ra­zón de la sel­va y con me­nos trán­si­to, co­mo pa­ra ir pa­sean­do tran­qui­lo y dis­fru­tan­do del mun­do ver­de y ro­jo de Mi­sio­nes. La ru­ta 14 va por unos bue­nos km ca­si pa­ra­le­la a la 12 pe­ro por el cen­tro de la pro­vin­cia, atra­ve­san­do lo­ca­li­da­des co­mo Lean­dro N. Alem -con su or­qui­dea­rio y cir­cui­to de agro­tu­ris­mo- y Obe­rá, una gran ciu­dad que es ca­pi­tal de la re­gión de las Sie­rras Cen­tra­les y es­tá ro­dea­da por una exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción. Se la lla­ma tam­bién “Ca­pi­tal del Mon­te”, y bien po­dría ser la ca­pi­tal de los in­mi­gran­tes, por­que en ella con­vi­ven más de 15 co­lec­ti­vi­da­des -ucra­nia­nos, po­la­cos, ita­lia­nos, ru­sos, ale­ma­nes- que man­tie­nen bien vi­vas sus tra­di­cio­nes, que se ex­hi­ben con orgullo en ca­da Fies­ta Na­cio­nal del In­mi­gran­te.

Por las se­rra­nías co­lo­ra­das mi­sio­ne­ras, la ru­ta si­gue su cur­so no­roes­te rum­bo a Cam­po Vie­ra, Cam­po Gran­de y Aris­tó­bu­lo del Va­lle, la “ca­pi­tal de sal­tos y cas­ca­das” de la pro­vin­cia. Por­que Mi­sio­nes no es só­lo Igua­zú, cla­ro: en los al­re­de­do­res de Aris­tó­bu­lo del Va­lle es­tán, por ejem­plo, el sal­to Ale­gre, el sal­to Pie­dras Blan­cas y so­bre to­do el Sal­to En­can­ta­do, un par­que pro­vin­cial que pro­te­ge una caí­da de ca­si 65 m del arro­yo Cu­ñá Pi­rú. En el par­que hay otras cas­ca­das y sen­de­ros pa­ra dis­fru­tar de la in­fi­ni­ta vi­da de la sel­va.

Al lle­gar a San Vi­cen­te, pue­de to­mar ha­cia la de­re­cha por la ru­ta 13 rum­bo a El So­ber­bio, y allí to­mar la ru­ta 2 por las en­tra­ñas de la sel­va has­ta los Sal­tos del Mo­co­ná. En cual­quier ca­so, se­rá un via­je fas­ci­nan­te por el co­ra­zón de la sel­va y sus lo­ma­das de tie­rra co­lo­ra­da, yer­ba­ta­les e his­to­rias de in­mi­gran­tes.

De los Aler­ces mi­le­na­rios

Iti­ne­ra­rio: Tre­ve­lin - Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces - Cho­li­la - Epu­yén - El Ho­yo - El Bol­són (Chu­but-río Negro). Dis­tan­cia: 182 km. La ru­ta pro­vin­cial 71, de ri­pio, va rum­bo nor­te por el co­ra­zón del Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces, en el no­roes­te de Chu­but, si­tio que el año pa­sa­do fue de­cla­ra­do “Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad” por la Unes­co. Des­de el her­mo­so pue­blo de Tre­ve­lin (“Pue­blo del mo­lino”) y sus his­to­rias ga­le­sas hay po­cos km has­ta el in­gre­so al par­que, y a par­tir de allí, una pan­za­da de pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res, sal­pi­ca­dos por cam­pings, hos­te­rías y al­gu­nas que otra ca­ba­ña. La 71 re­co­rre to­do el bor­de es­te del in­men­so la­go Fu­ta­lauf­quen, lue­go el río Arra­ya­nes, so­bre el que pen­de un her­mo­so puen­te col­gan­te. Crú­ce­lo y ha­ga la ex­cur­sión por el la­go Me­nén­dez has­ta el Aler­zal Mi­le­na­rio, un bosque úni­co en el mun­do, que ma­ra­vi­lla con ejem­pla­res de más de 2.600 años de edad y la al­tu­ra del Obe­lis­co por­te­ño.

Más ade­lan­te, la ru­ta pa­sa jun­to al la­go Ver­de, con su mue­lle y mi­ra­dor pa­no­rá­mi­co, y po­cos km más allá, el la­go Ri­va­da­via, una cos­ta de 14 km don­de en­con­tra­rá tan­to cam­pings agres­tes co­mo or­ga­ni­za­dos. Lue­go sal­drá del par­que, pe­ro los pai­sa­jes se­gui­rán des­lum­brán­do­lo. A po­cos km es­tá el pue­blo de Cho­li­la, con aque­lla fas­ci­nan­te his­to­ria de los ban­di­dos Butch Cas­sidy, Sun­dan­ce Kid y Et­ta Pla­ce, y los pe­que­ños la­gos Car­los Pe­lle­gri­ni, Lezama y Cho­li­la, idea­les pa­ra la pes­ca con mos­ca. En­se­gui­da la 71 se une con la 40 pa­ra pa­sar por el pue­blo de Epu­yén, en un ex­tre­mo del la­go del mis­mo nom­bre, y a po­cos km, El Ho­yo, “ca­pi­tal na­cio­nal de la fru­ta fi­na”. De­tén­ga­se por unas fram­bue­sas, ca­sis, mo­ras, guin­das o boy­sen­be­rries, y si por ca­sua­li­dad es enero, es­té aten­to a la Fies­ta Na­cio­nal de la Fru­ta Fi­na. Muy cer­qui­ta, pue­de en­can­tar­se con las aguas ver­des del la­go Pue­lo o se­guir ca­mino a El Bol­són y dis­fru­tar del Bosque Ta­lla­do o un inol­vi­da­ble atar­de­cer des­de la ci­ma del ce­rro Pil­tri­qui­trón.

De los Va­lles Cal­cha­quíes

Iti­ne­ra­rio: San­ta Ma­ría - Ca­fa­ya­te San Car­los - An­gas­ta­co - Mo­li­nos - Se­clan­tás - Ca­chi (Ca­ta­mar­ca-sal­ta). Dis­tan­cia: 236 km.

Pue­de par­tir de San­ta Ma­ría si vie­ne por la ru­ta 40 des­de el sur, o des­de Amai­cha del Va­lle si es­tu­vo pri­me­ro en la tu­cu­ma­na Ta­fí del Va­lle. En cual­quier ca­so, lo pri­me­ro con que se va a en­con­trar en los Va­lles Cal­cha­quíes es con las Rui­nas de Quil­mes, res­tos del ma­yor asen­ta­mien­to precolombino del país, a los pies del ce­rro Al­to del Rey. Si­ga con rum­bo nor­te, con el río San­ta Ma­ría a su de­re­cha, y lue­go de cru­zar por Co­la­lao del Va­lle in­gre­sa­rá a la pro­vin­cia de Sal­ta, ya cer­ca de Ca­fa­ya­te, un re­man­so a los pies de la cor­di­lle­ra que lo atra­pa­rá con su pla­za cen­tral, ro­dea­da de res­tau­ran­tes don­de sa­bo­rear los me­jo­res ca­bri­tos y unas em­pa­na­das im­po­si­bles, un mo­derno Mu­seo de la Vid y el Vino y una Ru­ta del Vino deliciosa, que va de an­ti­guas y tra­di­cio­na­les bo­de­gas co­mo Et­chart a re­sorts del más al­to ni­vel mun­dial, co­mo Pa­tios de Ca­fa­ya­te.

De allí ha­cia el nor­te la ru­ta 40 se vuel­ve má­gi­ca. Eso sí, el as­fal­to du­ra po­co: so­lo has­ta San Car­los, unos 25 km. Lue­go es de ri­pio y pue­de cor­tar­se en al­gu­nos tra­mos du­ran­te el ve­rano, por las llu­vias: es­té aten­to. Pe­ro los pai­sa­jes que va a dis­fru­tar son im­pa­ga­bles. Em­pe­zan­do por la Quebrada de las Fle­chas, con sus sor­pren­den­tes for­ma­cio­nes ro­co­sas pun­tia­gu­das in­cli­na­das que for­man es­tre­chos des­fi­la­de­ros con pa­re­des de has­ta 20 me­tros de al­to. Ape­nas cru­zán­do­lo es­tá el pue­blo de An­gas­ta­co -con hos­te­ría, Cen­tro Cí­vi­co con un pe­que­ño mu­seo ar­queo­ló­gi­co, pla­za con ar­te­sa­nías, vi­nos re­gio­na­les y pa­te­rosy po­cos km más ade­lan­te, Mo­li­nos, con su igle­sia de San Pe­dro de No­las­co, que guar­da los res­tos mo­mi­fi­ca­dos del úl­ti­mo go­ber­na­dor rea­lis­ta de Sal­ta, Ni­co­lás Se­ve­ro de Isas­men­di.

El re­co­rri­do si­gue va­lle arri­ba y atra­vie­sa Se­clan­tás, “cu­na del pon­cho” sal­te­ño. Avi­so: al lle­gar a la ca­pi­lla San­tia­go Após­tol, gi­re a la de­re­cha y cru­ce el puen­te so­bre el río Cal­cha­quí. Así pa­sa­rá por el cen­tro del pue­blo y, po­co más ade­lan­te, po­drá re­co­rrer el Ca­mino de los Ar­te­sa­nos, don­de ve­rá, uno tras otro, a te­je­do­res y al­fa­re­ros en ple­na ta­rea. Lue­go vuel­va a cru­zar el río por el otro puen­te y re­gre­se a la 40; ya es­ta­rá muy cer­ca de Ca­chi, con su igle­sia de ma­de­ra de car­dón, la gran pla­za cen­tral y su her­mo­so mu­seo ar­queo­ló­gi­co. Y no muy le­jos, las nie­ves eter­nas del Ne­va­do de Ca­chi. Pa­ra un cie­rre ideal, atra­vie­se el Par­que Na­cio­nal Los Car­do­nes y des­cien­da las in­con­ta­bles cur­vas de la Cues­ta del Obis­po, ta­pi­za-

De Al­ta Mon­ta­ña

Iti­ne­ra­rio: Mendoza - Ca­cheu­ta - Po­tre­ri­llos - Pe­ni­ten­tes - Puen­te del In­ca - Par­que Acon­ca­gua - Cris­to Re­den­tor (Mendoza). Dis­tan­cia: 198 km.

Des­de los her­mo­sos por­to­nes del Par­que Ge­ne­ral San Mar­tín, en peno cen­tro de Mendoza, to­me por la ave­ni­da Boul­gne Sur Mer ha­cia el sur, que lue­go se­rá Ave­ni­da Las Ti­pas, a cin­ti­nua­ción Co­rre­dor del Oes­te y al lle­gar a Cha­cras de Coria ya es­ta­rá en la ru­ta 82, que lo lle­va­rá por los fal­deos de la pre­cor­di­lle­ra has­ta Ca­cheu­ta, fa­mo­so cen­tro ter­mal con ho­tel y piscinas don­de dar­se una bue­na re­cau­chu­ta­da. El que es­te año ha­ya inau­gu­ra­do el tú­nel de Ca­cheu­ta le per­mi­ti­rá con­ti­nuar por es­ta ru­ta pa­ra as­cen­der des­de las ter­mas has­ta las aguas ver­des-tur­que­sa del la­go de Po­tre­ri­llos, ya en­tran­do en las fau­ces de la Cor­di­lle­ra y to­man­do la ru­ta in­ter­na­cio­nal 7. Al bor­de del río Mendoza, y atra­ve­san­do tú­ne­les y más tú­ne­les, la ru­ta va ga­nan­do al­ti­tud, y los pai­sa­jes, im­po­nen­cia. Al lle­gar a Us­pa­lla­ta ya es­ta­rá a ca­si 1.900 msnm, y en un lu­gar de im­por­tan­cia his­tó­ri­ca, pues es don­de se reunie­ron dos ejér­ci­tos, al man­do de Las He­ras, an­tes del cru­ce li­ber­ta­dor de la Cor­di­lle­ra.

Si­guien­do por la ru­ta 7 jun­to al río Mendoza, po­co más ade­lan­te se cru­za­rá con lo más in­tere­san­te: el pa­ra­je Pun­ta de Va­cas, en­se­gui­da las ins­ta­la­cio­nes del cen­tro de es­quí Los Pe­ni­ten­tes, y 7 km mon­ta­ña arri­ba, Puen­te del In­ca, una ex­tra­or­di­na­ria for­ma­ción na­tu­ral de ca­si 59 m de lar­go por 28 de an­cho sus­pen­di­da a 27 me­tros so­bre el río, de un lla­ma­ti­vo co­lor ocre y sal­pi­ca­da de es­ta­lac­ti­tas . En el lu­gar hay re­fu­gios y pa­ra­do­res, y si si­gue ape­nas 4 km, lle­ga­rá al mi­ra­dor del ce­rro Acon­ca­gua, el te­cho de Amé­ri­ca. De­je el au­to al cos­ta­do del ca­mino y ca­mi­ne unos po­cos mi­nu­tos has­ta la la­gu­na de Hor­co­nes, pa­ra te­ner un pa­no­ra­ma inol­vi­da­ble del gi­gan­te.

Des­de allí has­ta el in­gre­so al tú­nel que lle­va a Chi­le hay so­lo 21 km, pe­ro en la lo­ca­li­dad de Las Cue­vas pue­de des­viar por un em­pi­na­do ca­mino de ri­pio con im­pre­sio­nan­tes cur­vas y con­tra­cur­vas que tre­pa has­ta el mo­nu­men­to al Cris­to Re­den­tor de los An­des, a 3.850 msnm y en el lí­mi­te en­tre Ar­gen­ti­na y Chi­le. Un sím­bo­lo de paz en­tre los dos pue­blos, y de vo­lun­tad de quien lle­gahas­ta allí por unas bue­nas fotos.

De los An­des fue­gui­nos

Iti­ne­ra­rio: Río Gran­de – Tol­huin – Us­huaia (Tie­rra del Fue­go). Dis­tan­cia: 212 km.

Pla­ni­cie de­sér­ti­ca, ho­ri­zon­te in­fi­ni­to, vientos eter­nos. El nor­te de la is­la de Tie­rra del Fue­go es un mues­tra­rio per­fec­to de la es­te­pa pa­ta­gó­ni­ca, sin on­du­la­cio­nes a la vis­ta y con muy po­ca ve­ge­ta­ción. Tan di­fe­ren­te a Us­huaia, con su cor­di­lle­ra de nie­ves eter­nas, sus ríos y la­gu­nas y sus tu­pi­dos bos­ques de len­gas. En so­lo 200 km, el tra­mo más su­re­ño de la ru­ta na­cio­nal 3 in­vi­ta a cam­biar drás­ti­ca­men­te de am­bien­te, y a cru­zar -li­te­ral­men­te­la Cor­di­lle­ra de los An­des.

Ape­nas par­tir de Río Gran­de, la ru­ta se pe­ga al mar, co­mo pa­ra que esos ho­ri­zon­tes y cie­los in­fi­ni­tos que­den gra­ba­dos en las re­ti­nas. Lue­go de pa­sar el ca­bo Au­ri­cos­ta -una re­ser­va que es hábitat de aves pla­ye­ras mi­gra­to­rias-, se va me­tien­do tie­rra aden­tro y on­du­lán­do­se: son las pri­me­ras es­tri­ba­cio­nes de la Cor­di­lle­ra, que es­pe­ra po­cos km más ade­lan­te. Apa­re­cen tam­bién las pri­me­ras len­gas, aún un po­co dis­per­sas y azo­ta­das por el vien­to. A la de­re­cha se ve la ru­ta pro­vin­cial H, que lle­va a los la­gos Che­pel­muth y Yehuin, y un po­co más ade­lan­te lle­ga la pri­me­ra pa­ra­da obli­ga­da: el pue­blo de Tol­huin, a ori­llas del in­men­so la­go Fag­nano y a mi­tad de ca­mino: 105 km de Río Gran­de y 111 de Us­huaia.

Lue­go el ca­mino re­co­rre la mar­gen sur del Fag­nano y el pai­sa­je se va ha­cien­do más es­car­pa­do. Se ven las ci­mas ne­va­das de la Cor­di­lle­ra de los An­des y el la­go Es­con­di­do allí de­ba­jo. En­se­gui­da la ru­ta tre­pa has­ta su pun­to más al­to: el Pa­so Ga­ri­bal­di, úni­co pa­so ca­rre­te­ro que atra­vie­sa el en­ca­de­na­mien­to de los An­des fue­gui­nos, y la úni­ca po­si­bi­li­dad de cru­zar la Cor­di­lle­ra sin sa­lir de Ar­gen­ti­na. Con 450 msnm, el Ga­ri­bal­di es el pa­so ca­rre­te­ro cor­di­lle­rano más aus­tral del mun­do. Al otro la­do de los An­des se ecotn­ra­rá con el cen­tro de es­quí Ce­rro Cas­tor, y lue­go des­an­da­rá una ru­ta que dis­cu­rre por el Va­lle de Tie­rra Ma­yor, re­ple­to de cen­tros de ac­ti­vi­da­des in­ver­na­les, que de pron­to se aso­ma­rá a la par­te al­ta de Us­huaia, con el Ca­nal Bea­gle y la is­la Na­va­rino (Chi­le) co­mo te­lón de fon­do.

Si quie­re se­guir has­ta el fi­na­lís­mo del re­co­rri­do, atra­vie­se Us­huaia y con­ti­núe has­ta la Bahía La­pa­taia, en el Par­que Na­cio­nal Tie­rra del Fue­go, pa­ra sa­car­se la fo­to con el fa­mo­so cartel que anun­cia el fin de la ru­ta 3: “Bue­nos Ai­res, 3.079 km, Alas­ka, 17.848 km”.

De la Quebrada y la Pu­na

Pur­ma­mar­ca - Cues­ta de Li­pán - Sa­li­nas Gran­des – Sus­ques (Jujuy-sal­ta). Dis­tan­cia: 133 km.

Pur­ma­mar­ca es una de las jo­yas de la Quebrada de Hu­mahua­ca. A los pies del Ce­rro de los Sie­te Co­lo­res, sus ca­lles de tie­rra y en subida, su pla­za­mer­ca­do y sus rin­co­nes son una de­li­cia de sa­bo­res, ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca, te­ji­dos y ar­te­sa­nías. A un la­do del pue­blo, re­cos­ta­da con­tra el Río de la Quebrada de Pur­ma­mar­ca, la ru­ta 52 en­ca­ra mon­ta­ña arri­ba, en un via­je que des­de “aquí aba­jo” no preanun­cia lo que vie­ne en­se­gui­da: po­cos km más ade­lan­te co­mien­za la Cues­ta de Li­pán, un an­ti­guo ca­mino de mu­las que ba­ja­ban de la Pu­na a la Quebrada y que hoy es uno de los tra­mos de ru­ta más es­pec­ta­cu­la­res -to­tal­men­te as­fal­ta­do-, con cur­vas y con­tra­cur­vas que as­cien­den ver­ti­gi­no­sa­men­te: en me­nos de 20 km van de los ca­si 2.200 msnm de Pur­ma­mar­ca has­ta los 4.170 msnm del Abra de Po­tre­ri­llos. Allí, el mi­ra­dor exi­ge pa­rar a to­mar más de una fo­to, pa­ra se­guir lue­go ca­mino, ya en ba­ja­da: la ru­ta des­cien­de has­ta las es­pec­ta­cu­la­res Sa­li­nas Gran­des, un in­men­so de­sier­to blan­co ubi­ca­do a 3.450 msnm.

Pa­ra mu­chos es­te es el fin de la travesía: fotos en las Sa­li­nas, y de vuel­ta a Li­pán, aho­ra cues­ta aba­jo. Sin em­bar­go, va­le la pe­na ha­cer 65 km más has­ta Sus­ques, un pe­que­ño pue­blo en me­dio de la Pu­na, en el cru­ce de las ru­tas 52 y 40 con una an­ti­gua ca­pi­lla del si­glo XVI de pa­re­des de ado­be y vi­gas de ma­de­ra de car­dón. Y si se ani­ma, 107 km más al oes­te es­tá el Pa­so de Jama, y al otro la­do, un des­cen­so rá­pi­do has­ta San Pe­dro de Ata­ca­ma, co­ra­zón del de­sier­to más ári­do del mun­do. Un via­je espectacular.

MAR­TÍN BONETTO

Ki­ló­me­tros por des­cu­brir. Un tra­mo de la Ru­ta Na­cio­nal 40, que re­co­rre el país de pun­ta a pun­ta, des­de el ex­tre­mo sur de la Patagonia has­ta La Quia­ca, en el lí­mi­te con Bo­li­via.

Avis­ta­je. En el Par­que Na­cio­nal Quebrada del Con­do­ri­to, en las Al­tas Cum­bres cor­do­be­sas.

Con­tras­tes. En­tre el Va­lle de la Lu­na y el Par­que Na­cio­nal Ta­lam­pa­ya cir­cu­la la ru­ta 76.

Ca­ma­ro­nes. Ini­cio del Par­que In­ter­ju­ris­dic­cio­nal Ma­rino Cos­te­ro Patagonia Aus­tral.

La­go Es­con­di­do. Uno de los es­ce­na­rios de la Ru­ta de los Sie­te La­gos, en Neu­quén.

Va­lles Cal­cha­quíes. Des­de Ca­ta­mar­ca has­ta Ca­chi, la ru­ta 40 ofre­ce va­ria­dos pai­sa­jes y co­lo­res.

San Pe­dro. El pai­sa­je cau­ti­van­te y siem­pre sor­pren­den­te del co­ra­zón de la sel­va mi­sio­ne­ra.

Pa­tri­mo­nio Mun­dial. La ru­ta 71, en Chu­but, re­co­rre el Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces.

Bea­gle. En Tie­rra del Fue­go, la ru­ta na­cio­nal 3 cru­za la Cor­di­lle­ra de los An­des, en­tre Río Gran­de y Us­huaia.

Te­lón de fon­do. La Cor­di­lle­ra en to­do su es­plen­dor en las cer­ca­nías de El Chal­tén, sur de San­ta Cruz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.