Aven­tu­ra y na­tu­ra­le­za al por ma­yor en Cen­troa­mé­ri­ca

El pe­que­ño es­ta­do de Be­li­ce com­bi­na la cul­tu­ra lo­cal con pla­yas de are­na blan­ca y de­por­tes náu­ti­cos.

Clarin - Viajes - - POSTALES BELICE - Wal­ter Duer Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Be­li­ce es, tal vez, el país me­nos co­no­ci­do de Cen­troa­mé­ri­ca: ve­cino de Gua­te­ma­la y Mé­xi­co, es el úni­co te­rri­to­rio an­glo­par­lan­te (so­lía lla­mar­se Hon­du­ras Bri­tá­ni­ca en la épo­ca an­te­rior a la in­de­pen­den­cia) de la par­te con­ti­nen­tal. Lo más lla­ma­ti­vo es que en sus ape­nas po­co me­nos de 23 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos que­pan tan­tos pa­raí­sos di­fe­ren­tes: la ofer­ta de ex­pe­rien­cias de aven­tu­ra, cul­tu­ra y na­tu­ra­le­za que pro­po­ne es ca­si in­fi­ni­ta.

Aun­que Ciu­dad de Be­li­ce no es la ca­pi­tal del país, se tra­ta de la ur­be más po­bla­da, la que tie­ne el ae­ro­puer­to más tran­si­ta­do y un pun­to de par­ti­da ideal pa­ra re­co­rrer el te­rri­to­rio de pun­ta a pun­ta. Sin em­bar­go, la se­de del Go­bierno es­tá en Bel­mo­pán, una ciu­dad opa­ca, al pun­to que el via­je­ro no pue­de sos­pe­char, es­tan­do aquí, las ma­ra­vi­llas que le es­pe­ran en otras pa­ra­das. La gen­te es ama­ble al ex­tre­mo: en ca­da oca­sión que un lo­cal se cru­za con un vi­si­tan­te, le di­ce “Bien­ve­ni­do a Be­li­ce”. Y siem­pre sue­na sin­ce­ro, no co­mo una frase he­cha. Por las puer­tas de la “Vi­lla Tu­rís­ti­ca”, un sec­tor de unas po­cas cua­dras don­de se aglu­ti­nan res­tau­ran­tes y ne­go­cios de ar­te­sa­nías, se pa­sea el au­to­pro­cla­ma­do Prín­ci­pe Car­los: un hom­bre arru­ga­dí­si­mo por el sol y con mo­tas blan­cas que le emer­gen del pe­cho por afue­ra de la ca­mi­sa en­tre­abier­ta. Se pre­sen­ta co­mo pro­fe­sor de his­to­ria y ofre­ce a los re­cién lle­ga­dos las di­ver­sas ver­sio­nes exis­ten­tes del nom­bre Be­li­ce. Si al­guno su­gie­re que no tie­ne pro­pi­na pa­ra dar­le, le­van­ta su mano en ges­to de des­preo­cu­pa­ción y acla­ra que lo ha­ce por amor al co­no­ci­mien­to, no por di­ne­ro.

La ter­mi­nal de ferrys es un en­jam­bre: des­de aquí se pue­de na­ve­gar has­ta las cer­ca­nas is­las San Pe­dro (que Ma­don­na in­mor­ta­li­za­ra en “La is­la bo­ni­ta”) y Ca­yo Caul­ker. El ser­vi­cio es fre­cuen­te y el via­je, en cual­quie­ra de los dos ca­sos, no ex­ce­de de la me­dia ho­ra. La ter­mi­nal es pu­ro caos: al gri­te­río que im­pli­ca la enor­me can­ti­dad de gen­te se su­ma el vo­lu­men de la mú­si­ca de las tien­das de su­ve­ni­res cir­cun­dan­tes. Sin em­bar­go, el em­bar­que se ha­ce or­de­na­do y en ho­ra­rio. En la ven­ta­ni­lla, la con­sul­ta “¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre Ca­yo Caul­ker y San Pe­dro?” es res­pon­di­da por el de­pen­dien­te: “En San Pe­dro hay más gen­te”.

Pai­sa­je so­ña­do

Des­de el mo­men­to del des­em­bar­co, Ca­yo Caul­ker se ma­ni­fies­ta co­mo un si­tio be­llí­si­mo. Jun­to al puer­to se al­can­zan a ob­ser­var de­ce­nas de ca­rri­tos de golf, al­gu­nos en al­qui­ler y otros que son uti­li­za­dos co­mo taxis. La “me­jor playa” es­tá en el ex­tre­mo opues­to de la is­la y se pue­de lle­gar has­ta allí por so­lo ocho dó­la­res be­li­ce­ños (cua­tro dó­la­res ame­ri­ca­nos). “A un es­ta­dou­ni­den­se, por el mis­mo ser­vi­cio, le co­bra­mos vein­te be­li­ce­ños”, con­fie­sa Amer, uno de los cho­fe­res. El pue­blo es pin­to­res­co y co­lo­ri­do. Los ne­go­cios son pe­que­ñas ca­ba­ñas de ma­de­ra con por­ches am­plios. Las ca­lles no tie­ne ve­re­das y tan­to los au­tos co­mo las per­so­nas cir­cu­lan por la mis­ma are­nis­ca blan­cuz­ca. Un lo­cal de ven­ta de ro­pa ad­vier­te a sus po­ten­cia­les clien­tes: “No shoes, no shirt, no pro­blem; no mo­ney: big pro­blem” (“sin za­pa­tos ni re­me­ra, no hay pro­ble­ma; sin di­ne­ro, hay un gran pro­ble­ma”). En un pa­sa­je cual­quie­ra, una pa­ra­da no pro­gra­ma­da: una ba­ja­da a una fuen­te de agua don­de aso­man los tar­po­nes, unos pe­ces gi­gan­tes­cos que se mue­ven oron­dos, con la ac­ti­tud de sa­ber­se una atrac­ción tu­rís­ti­ca.

Ya en la playa, el agua es cal­ma y cá­li­da y los pe­ces se ven a sim­ple vis­ta. Co­mo ocu­rre en mu­chos sec­to­res de Be­li­ce, la ori­lla del mar la mar­ca una mini pa­red de con­cre­to, pues­ta allí pa­ra que las olas no se “co­man” la playa. De fon­do, una su­ce­sión de res­tau­ran­tes, co­mo The Lazy Li­zard o Blue­beard, es­te úl­ti­mo un bar­ci­to con me­sas al­tas ubi­ca­das en una ga­le­ría ex­te­rior y aten­di­do por una pa­re­ja de fran­ce­ses, Flo­rian y Pau­li­ne, que lle­ga­ron des­de las cer­ca­nías de Mar­se­lla ha­ce po­co más de un año con su pe­que­ño be­bé pa­ra de­di­car­se a su ver­da­de­ra pa­sión: la cocina.

Co­mo se men­cio­nó, la pro­pues­ta de na­tu­ra­le­za y aven­tu­ra de Be­li­ce es más gran­de que los ki­ló­me­tros cua­dra­dos que mi­de el país. Una de las pro­pues­ta es una vi­si­ta a zo­na sel­vá­ti­ca pa­ra ac­ti­vi­da­des co­mo re­co­rri­dos en cua­tri­ci­clos, ca­ve tu­bing (pa­seo en go­mo­nes por cue­vas) o ti­ro­le­sa. El ca­mino ha­cia la re­ser­va eco­ló­gi­ca Nohoch Che’hen, la ele­gi­da pa­ra es­ta travesía, es una ru­ta bien as­fal­ta­da por la que cir­cu­lan nu­me­ro­sos

chur­ches bu­ses, mi­cros del es­ti­lo de los es­co­la­res ama­ri­llos nor­te­ame­ri­ca­nos que lle­van fe­li­gre­ses a la igle­sia. Son 45 mi­nu­tos en di­rec­ción su­does­te res­pec­to de Ciu­dad de Be­li­ce. Un leo­par­do de car­ta­pes­ta a la en­tra­da del par­que avi­sa que es­tos fe­li­nos vi­ven en la zo­na. “Es muy di­fí­cil ver al­guno, son ani­ma­les muy noc­tur­nos”, ad­vier­te el guía Fran­ce Mi­ran­da: un hom­bre re­gor­de­te ca­paz de ha­blar du­ran­te ho­ras sin pa­rar, per­te­ne­cien­te a la mi­no­ría abo­ri­gen ga­rí­fu­na, que ce­le­bra en to­do Be­li­ce su Día Na­cio­nal el 19 de no­viem­bre.

Las ac­ti­vi­da­des son un pla­cer en sí mis­mas y, a la vez, la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­vi­sar ese pe­que­ño paraíso. La ca­mi­na­ta que lle­va ha­cia las cue­vas del ca­ve tu­bing, por ejem­plo, atra­vie­sa cur­sos de agua con sue­lo pe­dre­go­so en los que el via­je­ro se en­cuen­tra, de re­pen­te y de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, in­mer­so has­ta la cin­tu­ra, ro­dea­do de mon­ta­ñas im­preg­na­das de ve­ge­ta­ción de un ver­de in­ten­so. El tra­yec­to con los go­mo­nes es len­to, sin so­bre­sal­tos. Los guías mo­ti­van la bús­que­da de for­mas en­tre pie­dras, for­ma­cio­nes de cuar­zo y es­ta­lac­ti­tas. “Allí es­tá ‘la tor­tu­ga’”, di­ce Fran­ce. “¡Sí, sí, la tor­tu­ga!”, res­pon­den to­dos. Lue­go, en el al­muer­zo, la con­fe­sión es ca­si uná­ni­me: na­die vio la tor­tu­ga. Las ti­ro­le­sas per­mi­ten vi­sua­li­zar el fo­lla­je o ríos, que se ven co­mo hi­li­tos de agua, a unos 70 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Ves­ti­gios de la cul­tu­ra ma­ya

Tam­bién sa­lien­do de Be­li­ce City, a una ho­ra de dis­tan­cia pe­ro en di­rec­ción oes­te, se en­cuen­tra Com­mu­nity Ba­boon San­ctuary, un par­que don­de los mo­nos pue­den cir­cu­lar li­bre­men­te. Y en sen­ti­do nor­te es­tán las rui­nas ma­yas de Al­tun Ha. La zo­na es­tu­vo ocu­pa­da en­tre el 250 an­tes de Cris­to y el 900 de la nue­va era. Se es­ti­ma que en los al­re­de­do­res vi­vie­ron en­tre ocho y diez mil per­so­nas, con un pico de ocu­pa­ción que se ha­bría da­do en­tre los si­glos VI y VII. En el ac­ce­so al par­que se amon­to­nan to­dos los sím­bo­los na­cio­na­les be­li­ce­ños: la ban­de­ra, el ta­pir, el tu­cán, la or­quí­dea ne­gra y el ár­bol maho­gany.

Se­gún Jimmy, guía ex­per­to en el área, “el lu­gar fue des­cu­bier­to en la dé­ca­da del ’60, a par­tir de que un na­ti­vo de es­ta zo­na apa­re­ció en los mer­ca­dos de la ciu­dad ofre­cien­do re­li­quias ar­queo­ló­gi­cas”. El ori­gen de las pie­zas lla­mó la aten­ción de los ojos más ave­za­dos, la po­li­cía si­guió su pis­ta y se to­pó con el ya­ci­mien­to. Dos de los tem­plos fue­ron ha­lla­dos en ex­ce­len­te es­ta­do de con­ser­va­ción. El res­to fue res­tau­ra­do con la co­la­bo­ra­ción del Ro­yal On­ta­rio Mu­seum de Ca­na­dá. “Es­ta co­mu­ni­dad era la úni­ca de to­da la cul­tu­ra ma­ya que fa­bri­ca­ba he­rra­mien­tas de pie­dra, por lo que a su fo­ro lle­ga­ban gru­pos de has­ta más de 100 ki­ló­me­tros pa­ra cam­biar sus mer­can­cías por es­tas pie­zas ex­clu­si­vas”, cuen­ta Jimmy. La par­te su­pe­rior de los tem­plos ofre­ce una vis­ta ma­ra­vi­llo­sa. En uno de ellos se con­ser­va un al­tar que se uti­li­za­ba pa­ra sa­cri­fi­cios hu­ma­nos.

AFP

Ca­yo Am­ber­gris. En el mar Ca­ri­be, al no­res­te, es la is­la más gran­de de Be­li­ce. Un des­tino con una gran ofer­ta de ex­pe­rien­cias de aven­tu­ra.

AFP

Ba­jo el agua. Snor­kel pa­ra des­cu­brir fá­cil­men­te la vi­da sub­ma­ri­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.