Fes­te­jos en una mi­le­na­ria ciu­dad del Cáu­ca­so

Un pa­seo his­tó­ri­co por Ere­ván, que ce­le­bra 2.800 años de su fun­da­ción en me­dio de un prós­pe­ro va­lle de Asia Me­nor ro­dea­do de mon­ta­ñas.

Clarin - Viajes - - POSTALES ARMENIA - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

Una tar­de en­te­ra, des­de que las ca­lles re­tum­ba­ron con las me­lo­días de los ins­tru­men­tos de vien­to -sos­te­ni­das por la per­cu­sión de los dhol- has­ta que em­pe­za­ba a aso­mar una no­che es­tre­lla­da, la si­lue­ta blan­ca del Ara- rat pa­re­ció te­ñir­se de to­na­li­da­des ro­jas, azu­les y anaran­ja­das. De la Pla­za de la Re­pú­bli­ca, el co­ra­zón de Ere­ván -tam­bién co­no­ci­da co­mo Ye­re­ván o Ie­re­ván-, sa­lie­ron dis­pa­ra­dos ha­cia el cie­lo des­pe­ja­do los vue­los de mi­les de cin­tas, guar­das y guir­nal­das con los co­lo­res de la ban­de­ra de Ar­me­nia.

Apun­ta­ban co­mo un gi­gan­tes­co ovi­llo desata­do ha­cia el ho­ri­zon­te co­pa­do por la fi­gu­ra del mon­te bí­bli­co, el em­ble­ma de to­da una Na­ción. En me­dio de las mon­ta­ñas del Cáu­ca­so, la ce­le­bra­ción por los 2.800 años de la fun­da­ción de la ciu­dad ya ha­bía pa­sa­do de la so­brie­dad del con­cier­to de ga­la a la irre­fre­na­ble eu­fo­ria po­pu­lar, que es­ta­lló con el pri­mer fo­go­na­zo del es­pec­tácu­lo de fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

El pue­blo ar­me­nio eli­gió re­cor­dar con ale­gría esa epo­pe­ya atri­bui­da al rey Ar­guish­tí I, quien en 782 an­tes de Cris­to tu­vo la au­da­cia de cons­truir en blo­ques de pie­dra y la­dri­llos de ado­be la for­ta­le­za de Ere­pu­ní, en lo al­to de una co­li­na eri­gi­da a 1.017 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Des­de esa pri­vi­le­gia­da po­si­ción con vis­ta al va­lle del río Arax, el mo­nar­ca de la di­nas­tía Urar­tú al­can­za­ba a con­tro­lar el avan­ce de al­gu­nos mer­ca­de­res y nu­me­ro­sas tro­pas hos­ti­les, que pro­cu­ra­ban in­va­dir sus do­mi­nios des­de el flan­co nor­te y so­me­ter a los des­cen­dien­tes de Haig.

En po­co tiem­po, las fun­cio­nes es­tra­té­gi­cas y de­fen­si­vas de la nue­va ciu­dad for­ti­fi­ca­da die­ron pa­so a un po­de­ro­so bas­tión po­lí­ti­co, re­li­gio­so, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral, que aso­ma­ba en una re­gión co­di­cia­da por tri­bus de mon­go­les, per­sas, asi­rios y tur­cos. Re­cién 29 años des­pués de la crea­ción de Ere­pu­ní -re­bau­ti­za­da Ere­ván des­pués de la do­mi­na­ción per­sa-, en 753 ac., los ge­me­los Ró­mu­lo y Remo sen­ta­rían las ba­ses de Ro­ma so­bre el mon­te Pa­la­tino. Y aún fal­ta­ban ca­si dos si­glos pa­ra que se em­pe­za­ra a es­cri­bir la his­to­ria de Ate­nas.

En 1918, cuan­do so­pla­ron los pri­me­ros vientos in­de­pen­den­tis­tas y Ere­ván fue de­cla­ra­da “Ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca de Ar­me­nia”, el sue­lo pe­dre­go­so re­cu­bría un pu­ña­do de só­li­dos ci­mien­tos. Eran las mar­cas ocul­tas de aquel asen­ta­mien­to, que ha­bía si­do con­ce­bi­do co­mo bas­tión mi­li­tar y mu­tó en una ciu­dad que cre­ció has­ta afir­mar­se en un pun­to es­tra­té­gi­co de la ru­ta de Oc­ci­den­te a Orien­te, aco­sa­da por ve­ci­nos que lo es­pia­ban con re­ce­lo y la siem­pre la­ten­te ame­na­za de los te­rre­mo­tos.

Sin em­bar­go, re­cién en la dé­ca­da del 50, con el des­cu­bri­mien­to de ins­crip­cio­nes en es­cri­tu­ra cu­nei­for­me ta­lla­das so­bre ro­cas de ba­sal­to, sa­lie­ron a la luz las pie­zas suel­tas del an­te­ce­den­te más re­mo­to de Ere­ván. El en­car­ga­do de des­en­te­rrar ese pa­tri­mo­nio mi­le­na­rio fue el ar­queó­lo­go Kons­tan­tin Hov­han­nis­yan, mo­ti­va­do por la firme sos­pe­cha de que al­go va­lio­so se ex­ten­día en el sub­sue­lo de la ciu­dad mo­der­na, tra­za­da en 1924 por Ale­xan­der Ta­man­yan, con­si­de­ra­do “El pa­dre de la ar­qui­tec­tu­ra ar­me­nia”.

El fru­to de ocho años de ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en la co­li­na Arín Berd se ex­hi­be en el Mu­seo Ere­pú­ní. La co­lec­ción, ac­ce­si­ble al pú­bli­co, in­clu­ye re­ci­pien­tes de pla­ta, va­si­jas de ce­rá­mi­ca con mar­cas in­de­le­bles de vino, acei­te y cer­ve­za de ce­ba­da, ar­ma­du­ras, lo­sas de ba­rro, pul­se­ras de bron­ce, per­las, ves­ti­gios de cas­cos, ar­cos, fle­chas y mo­ne­das de pla­ta y mu­ra­les ilus­tra­dos con es­ce­nas re­li­gio­sas, de caza, agri­cul­tu­ra y ganadería.

Esa zo­na de la ca­pi­tal po­co tran­si­ta­da por los tu­ris­tas que lle­gan a Ar­me­nia -fre­cuen­te­men­te se­du­ci­dos por los sa­bo­res tí­pi­cos, la su­ge­ren­te pos­tal del la­go Se­ván y los mi­le­na­rios tem­plos re­li­gio­sos- es una de las pa­ra­das del re­co­rri­do del bus Ye­re­ván City Tour. “Aquí na­ció es­ta ciu­dad”, anun­cian los guías y des­pier­tan la cu­rio­si­dad por in­da­gar ese mo­jón cla­ve en el lar­go re­co­rri­do de 4 mil años tran­si­ta­do por es­te pue­blo de Asia Me­nor.

El dibujo ur­bano que Ta­man­yan con­ci­bió pa­ra 100 mil ha­bi­tan­tes con­ser­va par­te del es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de la al­dea ori­gi­nal. La an­ti­gua Ere­pu­ní re­sur­ge a tra­vés de la uti­li­za­ción de la tí­pi­ca pie­dra ro­sa­da duf -el prin­ci­pal re­cur­so na­tu­ral de Ar­me­nia-, edi­fi­cios sos­te­ni­dos por ar­cos y co­lum­nas y fa­cha­das or­na­men­ta­das con pie­dras ta­lla­das.

Es fá­cil em­pren­der ese via­je al pa­sa­do de Ere­ván que des­pe­ga en el Mu­seo Ere­pu­ní y con­ti­núa en ca­da rincón de la ciu­dad. Pe­ro en cuan­to se ale­ja del área fun­da­cio­nal y ha­ce pie en el Tea­tro de la Ópe­ra, el mu­seo de ma­nus­cri­tos an­ti­guos Ma­de­na­ta­rán, el com­ple­jo Cas­ca­de, Dzid­zer­na­ga­pert -el mo­nu­men­to que re­cuer­da a las víctimas del pri­mer ge­no­ci­dio del si­glo XX- y en ca­da jach­kar -la es­pe­cia­li­dad de los es­cul­to­res ar­me­nios de to­das las épo­cas, una cruz de 2 a 3 me­tros de al­tu­ra ta­lla­da so­bre una im­po­nen­te mo­le de pie­dra-, las lu­ces te­nues de los tiem­pos re­mo­tos se fu­sio­nan con los re­lu­cien­tes des­te­llos de la ciu­dad mo­der­na. ■

De ca­ra al Ara­rat. Las dos cum­bres del mon­te bí­bli­co en­mar­can la vis­ta de Ere­ván, la ca­pi­tal de Ar­me­nia.

Ci­mien­tos. Las rui­nas de la for­ta­le­za de Ere­pu­ní se con­ser­van en un ba­rrio cer­cano al cen­tro de Ere­ván.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.