Tai­lan­dia

Sun­tuo­sos res­tau­ran­tes y ho­te­les de lu­jo a pa­sos de la in­ten­sa ac­ti­vi­dad por­tua­ria son al­gu­nos de los pin­to­res­cos con­tras­tes que ofre­ce Bang­kok.

Clarin - Viajes - - EL VIAJE DEL LECTOR - tai, bang kok

Un río barroso, ver­de oli­va y gris por el re­fle­jo de los edi­fi­cios. Ya llo­vió, pe- ro el cli­ma con­ti­núa so­fo­can­te, hú- me­do y ca­lu­ro­so, co­mo a pun­to de ex- plo­tar. Vuel­vo a mi­rar el río, que se me es­tá ha­cien­do fa­mi­liar. Ya lle­vo más de un mes y me­dio aquí, en el ho- tel Orien­tal, cons­trui­do a fi­nes del si- glo XIX en Bang­kok, Tai­lan­dia.

Es un río os­cu­ro, co­mo de agua pe- sa­da. Y, a la vez, to­do pa­re­ce tan li­via- no por acá. Mi­ro los gran­des ho­te­les que lo ro­dean, sun­tuo­sos. En­fren­te del Orien­tal, su ane­xo Ca­sa Tai­lan­de- sa es un res­tau­ran­te de lu­jo, to­do de ma­de­ra, en estilo con un enor­me ven­ta­nal orien­ta­do ha­cia el río. Es­toy en el bar­co vol­vien­do a mi cuar­to y pue­do ver los mo­vi­mien­tos agi­ta­dos de los man­te­les ro­sas con­tra el vi­drio. Aca­bo de ter­mi­nar mi al­muer­zo.

An­tes de que Tai­lan­dia se lla­ma­ra así, cuan­do era Siam, ha­bía mu­chos oli­vos y otras plan­tas. Bang­kok (“Pue- blo de oli­vas”: es pue­blo y sig­ni­fi­ca oli­vas) co­men­zó a cre­cer y los oli­vos que­da­ron con­fi­na­dos ex- clu­si­va­men­te a la zo­na ru­ral. Ha­ce trein­ta años no ha­bía en Bang­kok - que hoy es gi­gan­te y tie­ne una gran den­si­dad de edi­fi­cios y de po­bla­ción- más que una se­rie de vi­llas, al­gún edi- fi­cio y el an­ti­guo Orien­tal Ho­tel.

Cer­ca del ama­rra­de­ro del ho­tel hay otro, más mo­des­to y con bar­cos pe­que­ños. El con­tras­te es ab­so­lu­to, co­mo en cual­quier país ter­cer­mun­dis­ta ex­plo­ta­do por unos po­cos, don­de con­ver­gen las reali­da­des po­la­ri­za­das de dos cla­ses so­cia­les. Pe­ro el tra­yec­to es be­llí­si­mo. Las bar­ca­zas que nos tras­por­tan son de ma­de­ra, co­mo cás­ca­ras de nuez, con te­cho a dos aguas on­du­la­do, ter­mi­na­cio­nes en pun­ta y más de trein­ta asien­tos de ma­de­ra. Pe­que­ñas ca­noas de co­lo­res se usan pa­ra pa­sear tu­ris­tas por los ca­na­les que cir­cun­dan Bang­kok, con guir­nal­das de flo­res en la proa. Mu­cho me­nos gla­mo­ro­sos son los enor­mes bar­cos ne­gros que tras­por­tan pro­duc­tos.

Da­nie­la Ho­ro­vitz Can­tan­te y com­po­si­to­ra. En 2011, su dis­co “Y de amor no su­pe na­da” fue no­mi­na­do a los Pre­mios Gar­del. Tam­bién gra­bó “Des­me­su­ra” y “En­tre las fie­ras y los li­rios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.