Un in­quie­tan­te pai­sa­je de cue­vas, vol­ca­nes y cas­ca­das

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS | MENDOZA - San­dra Lion Especial pa­ra Cla­rín

Ma­lar­güe es el lu­gar ideal pa­ra re­co­rrer for­ma­cio­nes na­tu­ra­les de ro­ca y des­cu­brir mis­te­rio­sas ca­ver­nas que ocul­tan la­gu­nas y ríos sub­te­rrá­neos, es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas. Ade­más, ex­cur­sio­nes a la re­gión de La Pa­yu­nia, el tí­pi­co sa­bor del chi­vi­to ma­lar­güino y el ob­ser­va­to­rio de ra­yos cós­mi­cos Pie­rre Au­ger.

De día, el im­pac­tan­te cie­lo del sur de Men­do­za se vis­te de un ce­les­te in­ten­so; de noche pa­re­ce ser más pro­fun­do que el de cual­quier otro lu­gar del mun­do e in­vi­ta a de­te­ner­se pa­ra bus­car cons­te­la­cio­nes en un tiem­po in­fi­ni­to. Es­te mag­ní­fi­co fir­ma­men­to, que acom­pa­ña du­ran­te to­do el re­co­rri­do, es uno de los más lim­pios del pla­ne­ta y el ele­men­to uni­fi­ca­dor de ca­da una de las vi­si­tas a los vol­ca­nes, mon­ta­ñas y sie­rras ma­lar­güi­nas.

A 350 ki­ló­me­tros al sur de Men­do­za ca­pi­tal y a 190 ki­ló­me­tros del ae­ro­puer­to de San Ra­fael -el lu­gar más cer­cano pa­ra des­pe­gar y ate­rri­zar-, Ma­lar­güe se­du­ce con una lar­ga ca­de­na de atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos po­co ha­bi­tua­les, co­mo la vi­si­ta al in­te­rior de un vol­cán, una caverna con os­cu­ri­dad ab­so­lu­ta re­cu­bier­ta de es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas, bar­das re­ple­tas de res­tos fó­si­les y la­gu­nas en­can­ta­das. La “Ca­pi­tal del tu­ris­mo aven­tu­ra”, co­mo tam­bién es co­no­ci­da es­ta lo­ca­li­dad, es ideal pa­ra re­co­rrer tan­to en fa­mi­lia co­mo con ami­gos du­ran­te al me­nos tres días com­ple­tos, aun­que es re­co­men­da­ble ex­ten­der la es­ta­día a cin­co o seis jor­na­das pa­ra dis­fru­tar­lo en cal­ma y co­no­cer­lo al de­ta­lle. En Ma­lar­güe, el tu­ris­ta sue­le re­ci­bir un tra­to ejem­plar.

El pri­mer día co­mien­za con un re­co­rri­do por la Caverna de las Bru­jas, el pa­seo más co­no­ci­do de Ma­lar­güe. Lue­go de su­bir unos 200 me­tros y atra­ve­sar la puer­ta de in­gre­so se lle­ga a la Ga­le­ría de la Vir­gen, don­de se abre una reali­dad nue­va y des­co­no­ci­da: las en­tra­ñas de la mon­ta­ña.

Caverna mis­te­rio­sa

Los ojos in­ten­tan ha­bi­tuar­se al úni­co y pe­que­ño ra­yo de luz que in­gre­sa a tra­vés de una an­gos­ta grie­ta, mien­tras Es­te­la Chi­la­ca, una guía muy re­co­no­ci­da de es­ta zo­na, re­la­ta mi­tos e his­to­rias que su­ce­die­ron en el in­te­rior de es­ta ex­tra­ña for­ma­ción na­tu­ral. Len­ta­men­te se em­pie­za a dis­tin­guir par­te de su cam­pe­ra y el pan­ta­lón. Unos mi­nu­tos más tar­de se ve el in­te­rior de la caverna. En­ton­ces se en­cien­den las lin­ter­nas de los cas­cos y con­ti­núa el re­co­rri­do por las si­guien­tes cá­ma­ras, don­de, si no fue­ra por la te­nue ilu­mi­na­ción irra­dia­da des­de la ca­be­za, la os­cu­ri­dad se­ría ab­so­lu­ta.

Una vez que se lo­gra atra­ve­sar la es­tre­cha ga­te­ra –don­de, efec­ti­va­men­te, es ne­ce­sa­rio ga­tear- se ac­ce­de a otra ga­le­ría y el en­torno re­sul­ta má­gi­co: es­ta­lac­ti­tas y es­ta­lag­mi­tas for­ma­das por la fil­tra­ción del agua du­ran­te mi­llo­nes de años se in­ter­ca­lan con cor­ti­nas de ro­ca y pie­dras tras­lú­ci­das, blan­que­ci­nas y ama­ri­llen­tas. Ca­da una de las cua­tro sa­las que se vi­si­tan es di­fe­ren­te, al­gu­nas más am­plias, otras es­tre­chas, con ca­mi­nos zig­za­guean­tes, as­cen­den­tes o des­cen­den­tes, y tra­mos don­de es fun­da­men­tal afe­rrar­se a so­gas pa­ra no res­ba­lar­se. Ca­da pa­so per­mi­te ob­ser­var las ma­ra­vi­llas de es­tas pa­re­des del cen­tro de la tie­rra, for­ma­das por pie­dra ca­li­za du­ran­te el pe­río­do Ju­rá­si­co.

“Va­mos a apa­gar las lu­ces y ha­cer si­len­cio unos mi­nu­tos”, pi­de Chi­la­ca con voz ape­nas au­di­ble. En­ton­ces, to­do se vuel­ve ne­gro y só­lo se es­cu­cha el le­jano eco de al­gu­na go­ta que no de­ja de gol­pear con­tra el pi­so.

Por la tar­de, el pa­seo si­gue por la cas­ca­da Man­qui Ma­lal. “Las gran­des bar­das –pa­re­des- de ori­gen ma­rino que en­mar­can la ver­tien­te de agua se ele­va­ron por la oro­ge­nia an­di­na. A me­di­da que avan­ce­mos so­bre las in­men­sas pie­dras van a des­cu­brir mu­chí­si­mos res­tos fó­si­les, amo­ni­tes y bi­val­vos”, ade­lan­ta Ma­tías Lié­ba­na, uno de los guías que com­par­te los se­cre­tos del que con­si­de­ra su ho­gar. Aquí pue­den ha­cer­se dos ca­mi­na­tas: una más lar­ga pa­ra ver dos cas­ca­das, que du­ra una ho­ra y me­dia, o la que per­mi­te apre­ciar una so­la caí­da de agua, que se re­co­rre en 40 mi­nu­tos. Las bar­das de 40 me­tros de al­tu­ra con­vier­ten Man­qui Ma­lal en uno de los si­tios más bus­ca­dos por fa­ná­ti­cos de las es­ca­la­das y el rap­pel. En in­vierno, cuan­do las in­ten­sas ne­va­das ti­ñen de blan­co el pai­sa­je, sur­ge la im­per­di­ble po­si­bi­li­dad de ha­cer trek­king so­bre la nie­ve. Hay un res­tau­ran­te de co­mi­da ca­se­ra y un am­plio cam­ping ar­bo­la­do con ins­ta­la­cio­nes.

Os­cu­re­ce al re­gre­sar a la ciu­dad, cuan­do lle­ga el mo­men­to de ce­nar. En Ma­lar­güe es re­co­men­da­ble de­di­car­le tiem­po a la co­mi­da, ya que su gas­tro­no­mía es de ca­li­dad y cuen­ta con di­ver­sos pro­duc­tos tí­pi­cos que hay que ase­gu­rar­se de pro­bar, co­mo el chi­vi­to, la in­sos­la­ya­ble in­sig­nia ma­lar­güi­na. La tru­cha, los fru­tos ro­jos, el ajo -Men­do­za es el se­gun­do pro­duc­tor mun­dial de es­ta plan­ta-, la miel y la pa­pa se­mi­lla se des­ta­can tam­bién en su va­ria­da cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca.

Op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas

Son nu­me­ro­sas las op­cio­nes pa­ra de­gus­tar los pla­tos tí­pi­cos. Una de ellas es el res­tau­ran­te La Faus­ti­na, abier­to ha­ce po­cos me­ses, con co­ci­na a la vis­ta y una car­ta en la que se des­ta­can las pas­tas, las car­nes y la muy sa­bro­sa tru­cha ma­lar­güi­na en sal­sa de ro­que­fort. Co­mo ca­si to­dos los res­tau­ran­tes de la pro­vin­cia, cuen­ta con ex­qui­si­tos vi­nos y cer­ve­za ti­ra­da. Otra al­ter­na­ti­va es La Ci­ma, en la en­tra­da a Ma­lar­güe, des­ta­ca­do por su pa­rri­lla y el in­fal­ta­ble chi­vi­to. En el cen­tro se en­cuen­tra Vai­ro­let­to, con una am­plia car­ta, en la que re­sal­tan car­nes, sánd­wi­ches y piz­zas.

Ama­ne­ce y lue­go de un buen desa­yuno par­te la ex­cur­sión ha­cia el vol­cán Malacara, a 42 ki­ló­me­tros ha­cia el sud­es­te de Ma­lar­güe, ca­mino a la Re­ser­va

La­gu­na Llan­ca­ne­lo. Al pie del vol­cán, en el pa­ra­je La Ba­tra –don­de se ini­cian las ca­bal­ga­tas, las sa­li­das en 4x4 y los cir­cui­tos de trek­king-, es­pe­ra Al­ber­to Que­sa­da, uno de los due­ños del lu­gar. Lue­go de ha­ber es­ta­do ce­rra­do por va­rios años, Que­sa­da acor­dó con sus her­ma­nos he­re­de­ros re­abrir el ac­ce­so al vol­cán y ex­plo­tar­lo tu­rís­ti­ca­men­te, a pe­sar de que su pa­dre pre­fe­ría al­go dis­tin­to. “Al tra­zar la di­vi­sión de las par­ce­las con los ve­ci­nos lin­dan­tes, mi pa­pá que­ría de­jar afue­ra el vol­cán: sin­ce­ra­men­te mo­les­ta­ba y no ser­vía pa­ra criar chi­vos; las ca­bras se me­tían ahí y eran di­fí­ci­les de sa­car”, ex­pli­ca Al­ber­to, quien re­co­no­ce que fue “una suer­te ha­ber­lo man­te­ni­do en la fa­mi­lia”.

Mien­tras se re­co­rre el ca­mino pa­ra in­gre­sar sor­pren­den las for­mas cur­vas que adop­tan las in­men­sas ro­cas po­ro­sas, te­ñi­das de to­na­li­da­des ama­ri­llen­tos, ne­gros, ro­ji­zos y ver­des, ge­ne­ra­das cuan­do las erup­cio­nes en­tra­ron en con­tac­to con el agua. La ero­sión cau­sa­da por la llu­via y el vien­to creó gran­des pa­sa­di­zos, cár­ca­vas y chi­me­neas de 30 me­tros de al­tu­ra, que per­mi­ten aden­trar­se en el vol­cán y ex­plo­rar su in­te­rior du­ran­te las dos ho­ras que in­su­me la ca­mi­na­ta. Bue­na par­te del re­co­rri­do trans­cu­rre den­tro de sus gran­des pa­re­des de pie­dra.

Ob­ser­va­dor aten­to

Uno de los vi­si­tan­tes más aten­tos del gru­po de­tec­ta pe­que­ñas man­chas so­bre la pie­dra y con­sul­ta a Ma­ri­sa Ber­dú so­bre su ori­gen. “Son lí­que­nes, que

cre­cen só­lo cuan­do hay ai­re puro y en la ca­ra sur de las ro­cas. Son un buen in­di­ca­dor pa­ra orien­tar­se si uno se pier­de”, ins­tru­ye la guía. Du­ran­te el in­vierno, el re­co­rri­do se man­tie­ne abier­to y la nie­ve ha­ce que los co­lo­res del vol­cán sean más in­ten­sos.

Al vol­ver, ca­mino a Ma­lar­güe, hay una pa­ra­da in­elu­di­ble: el cria­de­ro de tru­chas Cu­yán-có, que abas­te­ce a to­do el sur de Men­do­za, in­clui­do Las Le­ñas. Cuen­ta con un res­tau­ran­te, que per­ma­ne­ce abier­to to­do el año y ofre­ce pla­tos con la tru­cha ma­lar­güi­na co­mo pro­ta­go­nis­ta. In­clu­so se pue­de ele­gir la pie­za en los gran­des pi­le­to­nes don­de los pe­ces na­dan y son pes­ca­dos pa­ra los clien­tes de la ca­sa. El pre­dio tie­ne un cam­ping con to­dos los ser­vi­cios.

Des­pués del al­muer­zo lle­ga el mo­men­to de re­co­rrer el cas­co ur­bano de Ma­lar­güe, de ca­sas ba­jas y rit­mo muy tran­qui­lo. El ícono de la lo­ca­li­dad es el Re­loj Cin­cuen­te­na­rio, inau­gu­ra­do en 2000, en con­me­mo­ra­ción del quin­cua­gé­si­mo aniversario del de­par­ta­men­to Ma­lar­güe. Con sus 15 me­tros de al­tu­ra, se le­van­ta en el co­ra­zón de la ciu­dad, en el cru­ce de las ave­ni­das Ro­ca y San Martín, pa­ra mar­car la ho­ra y ofre­cer a los ve­ci­nos y tu­ris­tas una me­lo­día que sue­na ca­da 15 mi­nu­tos. En la zo­na nor­te, el Re­loj Ca­len­da­rio ca­li­bra la ho­ra ca­da vein­te mi­nu­tos, lo que lo con­vier­te en uno de los re­lo­jes más exac­tos del pla­ne­ta.

El cie­lo que re­cu­bre Ma­lar­güe es con­si­de­ra­do uno de los más lim­pios del mun­do, una ra­zón que im­pul­só la co­lo­ca­ción de 1.600 tan­ques con pa­ne­les so­la­res –o de­tec­to­res de su­per­fi­cie–, que re­ci­ben las par­tí­cu­las que caen des­de el cie­lo. Esa in­for­ma­ción es lue­go ana­li­za­da por los cien­tí­fi­cos de 16 na­cio­na­li­da­des que tra­ba­jan en el Ob­ser­va­to­rio Pie­rre Au­ger, en Ma­lar­güe, que pre­sen­ta al pú­bli­co de for­ma di­dác­ti­ca el es­tu­dio de los ra­yos cós­mi- cos ul­tra ener­gé­ti­cos. Otra vi­si­ta muy di­dác­ti­ca en el cen­tro es su­ge­ri­da por el Pla­ne­ta­rio, el más im­por­tan­te del país y uno de los po­cos equi­pa­dos con pie­zas di­gi­ta­les en el con­ti­nen­te.

Los orí­ge­nes de Ma­lar­güe se pue­den ras­trear en el Mu­seo Re­gio­nal, que fun­cio­na en la an­ti­gua vi­vien­da del fun­da­dor de la lo­ca­li­dad, el mi­li­tar Ru­fino Or­te­ga. El mu­seo ex­hi­be pie­zas fó­si­les que per­te­ne­cie­ron a po­bla­do­res ori­gi­na­rios, mi­ne­ra­les, res­tos pa­leon­to­ló­gi­cos y la his­to­ria del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de la re­gión.

Se sien­te un en­tu­sias­mo especial mez­cla de an­sie­dad y cu­rio­si­dad en do­sis pa­re­jas- a la ho­ra de madrugar el ter­cer día pa­ra vi­si­tar La Pa­yu­nia, el ma­yor par­que vol­cá­ni­co del mun­do. En el re­co­rri­do, que du­ra unas do­ce ho­ras des­de la par­ti­da del ho­tel, se des­cu­bre un pai­sa­je que pa­re­ce des­pren­di­do de la lu­na, lleno de pla­ni­cies de la­va que se al­ter­nan con co­nos vol­cá­ni­cos que ao­man en el ho­ri­zon­te de­sola­do, co­mo el Pa­yún Ma­trú, el San­ta María y el Pam­pas Ne­gras, te­ñi­do por un man­to de are­na bien os­cu­ra. El pai­sa­je se pres­ta pa­ra ha­cer trek­king, ca­bal­ga­tas, tra­ve­sías en vehícu­los to­do­te­rreno y sa­fa­ris fo­to­grá­fi­cos que lle­van a ob­ser­var más de se­ten­ta es­pe­cies de fau­na. Con la suer­te a fa­vor es po­si­ble cru­zar­se con las pi­rue­tas de al­gún cón­dor, el vue­lo de un águi­la mora o los pa­sos apu­ra­dos de pu­mas, choi­ques, ya­ra­rás, pi­ches pa­ta­gó­ni­cos, zo­rros, gua­na­cos y ra­ni­tas de cua­tro ojos.

Si­lue­tas en el ho­ri­zon­te

La Pa­yu­nia -tam­bién co­no­ci­da co­mo Re­ser­va Pro­vin­cial El Pa­yén-, con más de 800 co­nos vol­cá­ni­cos aso­ma­dos en una su­per­fi­cie de 450 mil hec­tá­reas, pre­sen­ta la ma­yor den­si­dad vol­cá­ni­ca del mun­do, con un pro­me­dio de 10,6 co­nos ca­da 100 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Es­te in­men­so cam­po vol­cá­ni­co pue­de vi­si­tar­se to­do el año (aun­que es­tá su­je­to a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas) y hay que te­ner en cuen­ta que só­lo es po­si­ble in­gre­sar con un guía ha­bi­li­ta­do. Pa­ra lle­gar des­de Ma­lar­güe hay que re­co­rrer unos 30 ki­ló­me­tros por el pa­vi­men­to de la ru­ta 40 en di­rec­ción sur y des­viar 50 ki­ló­me­tros ha­cia el sud­es­te por el ca­mino de ri­pio 186. Una vez tras­pues­tos los pa­ra­jes Puer­to Gen­ti­le y Mi­na Et­hel se apre­cian las si­lue­tas de los ce­rros El Zaino -de 2.088 me­tros de al­tu­ra- y Gua­da­lo­so, cu­ya cum­bre se ele­va a 2.082 me­tros.

Si se cuen­ta con más días dis­po­ni­bles pa­ra re­co­rrer Ma­lar­güe -lo que es muy acon­se­ja­ble- de­be­ría vi­si­tar­se Po­zo de las Áni­mas, en el co­lo­ri­do Va­lle de los Mo­lles. Du­ran­te el pa­seo de tres ho­ras se vi­si­tan dos gran­des do­li­nas (de­pre­sio­nes), que fue­ron ero­sio­na­das por ríos sub­te­rrá­neos. Ca­da uno de esos dos enor­mes hue­cos, de al­re­de­dor de 260 me­tros de diá­me­tro, se­pa­ra­dos por una del­ga­da pa­red y con la­de­ras que se des­plo­man des­de 90 me­tros de al­tu­ra, al­ber­ga dos es­pe­jos de agua tur­que­sa.

Los Cas­ti­llos de Pin­chei­ra –for­ma­cio­nes ro­co­sas vol­cá­ni­cas con for­mas de cas­ti­llos me­die­va­les-, la im­pac­tan­te vis­ta del agua cris­ta­li­na de la La­gu­na de la Ni­ña En­can­ta­da y el cir­cui­to de aven­tu­ra al­re­de­dor del Puente Ti­be­tano –con ti­ro­le­sa, vi­si­ta a una caverna y el Puente del Abis­mo, que se cru­za ha­cien­do equi­li­brio en una so­ga con ar­nés- son otras bue­nas al­ter­na­ti­vas pa­ra dis­fru­tar de es­te ma­ra­vi­llo­so rin­cón del sur men­do­cino.

Cam­po vol­cá­ni­co. Más de 800 co­nos se le­van­tan en el de­sola­do pai­sa­je de La Pa­yu­nia. Es­ta área de­sér­ti­ca de 450 mil hec­tá­reas ex­ten­di­do al sud­es­te de Ma­lar­güe só­lo se pue­de vi­si­tar con un guía ha­bi­li­ta­do.

AL­BER­TO NAVARRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.