La cos­ta de Ro­sa­rio, un de­li­cio­so pa­seo por el pa­sa­do y la ciu­dad mo­der­na

El re­co­rri­do his­tó­ri­co por la zo­na por­tua­ria agre­ga un nue­vo ma­tiz al clá­si­co atrac­ti­vo de los par­ques ri­be­re­ños.

Clarin - Viajes - - CIRCUITOS | PROVINCIA DE SANTA FE - Cris­tian Si­rou­yan csi­rou­yan@cla­rin.com

El pa­sa­do por­tua­rio de Ro­sa­rio (la gran ur­be del sur de la pro­vin­cia de

San­ta Fe) re­pre­sen­ta mu­cho más que la tur­bia his­to­ria de la te­mi­ble “Chica­go ar­gen­ti­na” de otros tiem­pos. Por so­bre to­do, en ese rin­cón ri­be­re­ño de la ciu­dad re­vi­ve la epo­pe­ya fun­da­cio­nal que au­nó a los po­bla­do­res crio­llos con los in­mi­gran­tes. Un nue­vo cir­cui­to tu­rís­ti­co, su­ge­ri­do por la In­ten­den­cia lo­cal, pro­po­ne re­co­rrer la fran­ja cos­te­ra cén­tri­ca y de­te­ner­se en sie­te lu­ga­res cla­ve (con­si­de­ra­dos “pos­tas”), que re­mi­ten a los ci­mien­tos de esa ciu­dad en de­sa­rro­llo que aso­ma­ba en el si­glo XIX.

Una se­rie de car­te­les in­for­ma­ti­vos sa­len al pa­so pa­ra se­ña­lar el ca­mino y pre­ci­sar la ubi­ca­ción de la pie­dra fun­da­men­tal del Puer­to -ins­ta­la­da en 1902- co­mo el pun­to de par­ti­da del iti­ne­ra­rio. Pa­ra lle­gar allí hay que lo­ca­li­zar la ca­lle em­pe­dra­da De los In­mi­gran­tes, ha­cia el sur del em­bar­ca­de­ro La Flu­vial. Jun­to a la an­cha fran­ja ver­de que flo­re­ce so­bre la cos­ta, tam­bién sur­ge el si­tio exac­to don­de en 1857 fue cons­trui­do el pri­mer mue­lle de la ciu­dad y se al­can­za a en­tre­ver la tra­za de vías fé­rreas que per­mi­tían trans­por­tar las mer­ca­de­rías des­de los gal­po­nes has­ta las em­bar­ca­cio­nes en la épo­ca del país agroex­por­ta­dor.

Ca­mino al cen­tro de Ro­sa­rio, la pro­nun­cia­da pen­dien­te de la ba­ja­da Sar­gen­to Ca­bral per­mi­te ima­gi­nar el es­fuer­zo de hom­bres y ca­ba­llos pa­ra em­pu­jar por ese exi­gen­te sube y ba­ja ta­pi­za­do de ado­qui­nes sus ca­rrua­jes aba­rro­ta­dos de mer­ca­de­rías ha- cia la Adua­na del Puer­to.

El cir­cui­to, di­se­ña­do con­jun­ta­men­te por las se­cre­ta­rías de Tu­ris­mo, Pla­nea­mien­to y Am­bien­te y Es­pa­cio Pú­bli­co de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ro­sa­rio in­clu­ye una es­ca­la in­sos­la­ya­ble en el Mo­nu­men­to Na­cio­nal a la Ban­de­ra, el ícono ur­bano más pro­mo­cio­na­do y vi­si­ta­do de la ciu­dad. El Par­que de la Ban­de­ra se asien­ta en El Ba­jo, una por- ción de tie­rras ga­na­das al río du­ran­te la cons­truc­ción del puer­to, en­tre 1902 y 1905. Mu­cho an­tes de la inau­gu­ra­ción del com­ple­jo es­cul­tó­ri­co -inau­gu­ra­do en 1957 en ho­me­na­je al pri­mer iza­mien­to de la ban­de­ra ar­gen­ti­na por las tro­pas del en­ton­ces co­ro­nel Ma­nuel Bel­grano so­bre las ba­rran­cas del Pa­ra­ná, el 27 de fe­bre­ro de 1812-, es­ta zo­na inun­da­ble al­ber­ga­ba pla­yo­nes de car­ga y ma­nio­bras de las lo­co­mo­to­ras y va­go­nes car­ga­dos de ce­rea­les.

Ca­da de­ta­lle del Mo­nu­men­to brin­da un pa­seo di­dác­ti­co en sí mis­mo: La Crip­ta, La Proa, el Pa­tio Cí­vi­co, el Pro­pi­leo Triun­fal de la Pa­tria, las es­cul­tu­ras en már­mol de Ca­rra­ra crea­das por Lo­la Mora y el Pa­sa­je Ju­ra­men­to, que vin­cu­la la cos­ta con la pla­za 25 de Ma­yo.

Unas ocho cua­dras ha­cia el nor­te, las es­ca­li­na­tas, ga­le­rías de ar­te y an­fi­tea­tro del Com­ple­jo Cul­tu­ral Par­que de Es­pa­ña mar­can el pun­to fi­nal del nue­vo re­co­rri­do, di­se­ña­do en ape­nas un tra­mo de la cos­ta de Ro­sa­rio.

Pe­ro hay mu­cho más pa­ra re­la­jar las pul­sa­cio­nes y de­jar los sen­ti­dos li­bra­dos a la be­lle­za de esa ge­ne­ro­sa fran­ja ver­de de 5 km ro­za­da por las aguas ama­rro­na­das del Pa­ra­ná. La úl­ti­ma es­ca­la del Cir­cui­to del Puer­to no es más que la an­te­sa­la de un iti­ne­ra­rio más ex­ten­so, que bien pue­de abar­car el bal­nea­rio La Flo­ri­da y la im­po­nen­te pos­tal del puente a Vic­to­ria.

A la al­tu­ra del Par­que de Es­pa­ña, don­de Ro­sa­rio os­ten­ta su per­fil más lu­mi­no­so, la es­plén­di­da ima­gen del río plan­cha­do ar­mo­ni­za con el ver­de in­ten­so de la is­la del Es­pi­ni­llo. A un cos­ta­do, una rui­do­sa pro­ce­sión de adul­tos y ni­ños va en bus­ca de las sor­pre­sas que de­pa­ra la Is­la de los In­ven­tos, un es­pa­cio lú­di­co y, a la vez, di­dác­ti­co, crea­do en los gal­po­nes de la an­ti­gua es­ta­ción Ro­sa­rio Cen­tral.

Más ade­lan­te, el Par­que de las Co­lec­ti­vi­da­des des­cu­bre a de­ce­nas de ve­ci­nos que dis­fru­tan a puro ma­te o al tro­te­ci­to del en­vi­di­ba­le pri­vi­le­gio de la vis­ta del río sin obs­tácu­los. Los cuer­pos de hor­mi­gón de los si­los Da­vis, de­co­ra­dos con co­lo­res vi­vos, se in­ter­po­nen en el ca­mino co­mo dos mo­nar­cas que de­man­dan su­mi­sión y obli­gan a de­te­ner la mar­cha. No es­tá mal ha­cer un al­to y des­cu­brir el in­te­rior, trans­for­ma­do en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ro­sa­rio, un po­ten­te fa­ro que irra­dia pro­pues­tas ar­tís­ti­cas con ac­ce­so gra­tui­to. El va­ria­do me­nú de es­te com­ple­jo in­clu­ye obras de ar­tis­tas de to­do el país, ci­clos de ci­ne, con­fe­ren­cias y vi­si­tas guia­das por los 8 pi­sos del com­ple­jo.

A la som­bra de la mo­le azul y ama­ri­lla del es­ta­dio de Ro­sa­rio Cen­tral, la cos­ta­ne­ra ga­na en ras­gos vis­to­sos con pér­go­las, can­te­ros des­bor­da­dos de flo­res y jue­gos. Es la car­ta de pre­sen­ta­ción del Par­que Alem, el co­ra­zón del ba­rrio Alberdi. Lu­jo­sos cha­lés po­sa­dos so­bre las ba­rran­cas obli­gan por un ra­to a des­viar la vis­ta, que se ha­bía cla­va­do en el Pa­ra­ná y su ban­qui­na re­sal­ta­da por los bri­llos del sol. Des­de aquí has­ta el bal­nea­rio La Flo­ri­da, una se­gui­di­lla de pubs y dis­cos per­fi­lan par­te de los in­ten­sos ful­go­res que en­cien­de Ro­sa­rio por las no­ches. En la es­qui­na de War­nes y He­rre­ra, el pa­la­cio Vi­lla Hor­ten­sia aña­de al pa­seo un ai­re de sun­tuo­si­dad eu­ro­pea de­te­ni­do en el si­glo XIX.

Cos­ta Al­ta ex­hi­be una de las ca­ras más aca­ba­das de la ciu­dad atra­ve­sa­da por la mo­der­ni­dad. Es­te es­pec­ta­cu­lar mi­ra­dor de to­da la ri­be­ra re­ga­la dos pers­pec­ti­vas: por un la­do, el sen­de­ro de 600 me­tros de lar­go del Pa­seo del Ca­mi­nan­te, que co­nec­ta con un mue­lle el for­ma de “T” me­ti­do 50 me­tros so­bre el agua. La pa­sa­re­la y sus vi­si­tan­tes pa­re­cen em­pe­que­ñe­cer­se an­te la in­ti­mi­dan­te si­lue­ta del puente a Vic­to­ria, el vi­gía plan­ta­do in­mó­vil a unas dos cua­dras ha­cia el nor­te. A su vez, un as­cen­sor tre­pa el bor­de de la cos­ta­ne­ra pa­ra pro­po­ner una am­plia pers­pec­ti­va de la pla­ya de are­na, las aguas tí­mi­da­men­te re­mo­vi­das por las em­bar­ca­cio­nes y, al fon­do de la pa­no­rá­mi­ca, los edi­fi­cios bo­rro­nea­dos del cen­tro de Ro­sa­rio.

A un cos­ta­do, aún atra­ve­sa­do por las lar­gas som­bras de la noche, el Pa­ra­ná no de­ja de irra­diar sus bri­llos. ■

Pun­to de par­ti­da. La cons­truc­ción del puer­to ro­sa­rino se ini­ció en 1902.

Vis­ta al Pa­ra­ná. Par­que de Es­pa­ña, una de las sie­te es­ca­las su­ge­ri­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.