En­tre sie­rras per­fu­ma­das

Clarin - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Mir­ta Wons Ac­triz

Ten­go la enor­me for­tu­na de ha­ber via­ja­do por di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do, pe­ro si hay un lu­gar que me enamo­ra ca­da vez más, es Vi­lla Giar­dino, en el Va­lle de la Pu­ni­lla, Cór­do­ba. Fui por pri­me­ra vez ha­ce ca­si vein­te años, por­que allí es­tá ubi­ca­da la Ca­sa de Va­ca­cio­nes de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ac­to­res. Lle­gué con las ex­pec­ta­ti­vas de cual­quier ve­ra­nean­te y el re­sul­ta­do fue un amor a pri­me­ra vis­ta. El per­fu­me de la pe­pe­ri­na, el ce­drón, los co­lo­res es­plén­di­dos de los ár­bo­les flo­ri­dos en ple­na ave­ni­da San Martín y de las sie­rras siem­pre ver­des ha­cen ho­nor al “Jar­dín de Pu­ni­lla”.

El her­mo­so Ca­mino de los Ar­te­sa­nos, que une Vi­lla Giar­dino con La Cum­bre por un sen­de­ro pa­ra re­co­rrer a pie, en au­to o a caballo (re­co­mien­do es­to úl­ti­mo), es una fies­ta de co­lo­res pa­ra los sen­ti­dos. Vi­si­té la ca­pi­lla de Can­don­ga (del si­go XVIII) y la ca­pi­lla San Ro­que, fren­te al Cris­to Re­den­tor de La Cum­bre, con su Vía Cru­cis. Es un lu­gar con­mo­ve­dor, con re­sa­bios de la cul­tu­ra co­me­chin­gón.

En el cam­po de la­van­das Do­mai­ne de Pu­ber­clair se cul­ti­van la­van­das y otras es­pe­cies pa­ra su des­ti­la­ción y la pro­duc­ción de acei­tes esen­cia­les y perfumes. Se pue­de in­gre­sar a la plan­ta­ción y dis­fru­tar de la vis­ta y, so­bre to­do, de la ma­ra­vi­lla ol­fa­ti­va de las la­van­das en flor.

Pa­ra los aman­tes de la gas­tro­no­mía re­co­mien­do fer­vien­te­men­te Los Jar­di­nes de Ya­ya, un es­pec­tácu­lo de es­pe­cias, dul­ces, con­ser­vas, mos­ta­zas y sal­sas agri­dul­ces. Hay más de 150 com­bi­na­cio­nes. Por ejem­plo, mer­me­la­das de cas­ta­ñas al vino blanco con dul­ce de mem­bri­llo al rhum o mos­ta­za de Di­jon ahu­ma­da con coulis de fram­bue­sa a la men­ta. Con­vie­ne ir con tiem­po, por­que no es fá­cil ele­gir en­tre tan­tas va­rie­da­des.

Por el Ca­mino de los Ar­te­sa­nos, un des­vío de ri­pio con­du­ce has­ta la Re­ser­va de Mo­nos Ca­ra­yá, un es­pa­cio úni­co en el mun­do don­de re­in­ser­tan en la vi­da sil­ves­tre a mo­nos au­lla­do­res res­ca­ta­dos del co­mer­cio clan­des­tino. Es in­creí­ble el tra­ba­jo ar­te­sa­nal que rea­li­zan los em­plea­dos. Cuen­tan con un sis­te­ma de be­cas tra­di­cio­na­les que per­mi­te tra­ba­jar por un tiem­po en el lu­gar a gen­te del in­te­rior del país y del ex­te­rior.

Vi­lla Giar­dino es­tá a mi­tad de ca­mino en­tre La Fal­da y La Cum­bre. Si a la noche uno tie­ne ga­nas de dis­fru­tar de un po­co más de rit­mo, pue­de ir a Pun­go, don­de se ofre­cen es­pec­tácu­los, ge­ne­ral­men­te de mú­si­ca.

El Mo­lino de Thea, Los Al­tos de San Pe­dro, el flo­re­cien­te ba­rrio Los Quim­ba­le­tes (no se pue­de de­jar de vi­si­tar Um­bral del Sol, el be­llí­si­mo com­ple­jo de spa y ca­ba­ñas del ac­tor Da­mián de San­to), el her­mo­so y cui­da­dí­si­mo bal­nea­rio con un cam­ping, la cer­ca­nía con Ca­pi­lla del Mon­te y el Fes­ti­val de Tea­tro en no­viem­bre ha­cen de es­te es­pa­cio mi lu­gar en el mun­do, en cual­quier épo­ca del año.

En in­vierno pue­de re­gis­trar­se una o dos ne­va­das y la zo­na se con­vier­te en una pos­tal inol­vi­da­ble. Vi­lla Giar­dino tie­ne ma­gia, y mi fan­ta­sía es com­prar un lo­te y cons­truir la ca­sa de mis sue­ños. Ten­go es­pe­ran­zas de po­der con­cre­tar ese de­seo al­gún día.

Tu­ris­ta afor­tu­na­da. “Lle­gué a Vi­lla Giar­dino co­mo cual­quier ve­ra­nean­te y el re­sul­ta­do fue un amor a pri­me­ra vis­ta”, se­ña­la Wons.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.