La in­dus­tria del tu­ris­mo se adap­ta a los via­je­ros ma­yo­res

Ae­ro­puer­tos, ho­te­les y agen­cias de via­jes bus­can fa­ci­li­tar mo­vi­mien­tos y me­jo­rar las ex­pe­rien­cias.

Clarín - Viajes - - TENDENCIAS - Ju­lie Weed Tra­duc­ción: Ro­mán Gar­cía Az­cá­ra­te

Samantha Flo­res pa­sa­ba por un mal mo­men­to tra­tan­do de avanzar en el ae­ro­puer­to. Los car­te­les eran di­fí­ci­les de ver, los anun­cios ora­les eran di­fí­ci­les de es­cu­char y la gen­te que pa­sa­ba apu­ra­da la ha­cía sen­tir ines­ta­ble con sus ro­di­llas en­du­re­ci­das. Fi­nal­men­te, no sin ali­vio, se abrió ca­mino has­ta un ban­co pa­ra sen­tar­se, re­cu­pe­rar el alien­to y qui­tar­se el “tra­je de si­mu­la­ción de edad”.

Samantha es di­rec­to­ra de di­se­ño ex­pe­ri­men­tal del es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra Cor­gan, en Es­ta­dos Uni­dos, y el tra­je de ca­si 14 ki­los te­nía la fi­na­li­dad de ayu­dar a que ella, de 32 años, sin­tie­ra las di­fi­cul­ta­des fí­si­cas de an­dar por el mun­do co­mo una per­so­na ma­yor. Los an­te­ojos que lle­va­ba y los au­ri­cu­la­res le dis­mi­nuían la vis­ta y el oí­do. Los guan­tes re­du­cían su tac­to y si­mu­la­ban tem­blo­res en las ma­nos. Za­pa­tos con pe­so agre­ga­do, jun­to con li­mi­ta­do­res de mo­vi­mien­to del cuello, los co­dos y las ro­di­llas, le da­ban una sen­sa­ción apro­xi­ma­da de las res­tric­cio­nes de la mo­vi­li­dad.

La uti­li­za­ción de es­tos tra­jes es una de las for­mas que los di­se­ña­do­res que tra­ba­jan pa­ra ae­ro­puer­tos y la in­dus­tria de los via­jes en ge­ne­ral es­tán em

pe­zan­do a ex­plo­rar pa­ra la crea­ción de es­pa­cios pa­ra di­fe­ren­tes gru­pos de per­so­nas. Y la gen­te ma­yor es un gru­po cu­yos nú­me­ros es­tán cre­cien­do.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, el por­cen­ta­je de po­bla­ción mun­dial por en­ci­ma de los 60 años prác­ti­ca­men­te se va a du­pli­car pa­ra 2050, pa­san­do del 12% al 22 %. En EE.UU., por ejem­plo, se es­ti­ma que pa­ra 2035, la gen­te de 65 años y más su­pe­rará a los chi­cos por pri­me­ra vez.

Ma­nos a la obra

Si bien al­gu­nas adap­ta­cio­nes de di­se­ño pa­ra via­je­ros ma­yo­res pue­den pa­re­cer ob­vias, co­mo el em­pla­za­mien­to de más asien­tos pa­ra pa­ra­das fre­cuen­tes, otras no son tan evi­den­tes. In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por el es­tu­dio Cor­gan de­ter­mi­na­ron que la gen­te ma­yor es más pro­cli­ve a mi­rar ha­cia aba­jo cuan­do ca­mi­na, lo cual im­pli­ca que pue­den no ver los car­te­les de orien­ta­ción co­lo­ca­dos so­bre su ca­be­za. POR eso la em­pre­sa su­gi­rió que sus ae­ro­puer­tos clien­tes pu­sie­ran más in­for­ma­ción cer­ca del pi­so.

Tam­bién en­con­tró que los pa­sa­je­ros ma­yo­res de las lí­neas aé­reas con fre­cuen­cia se di­ri­gen di­rec­ta­men­te ha­cia su puer­ta de em­bar­que pa­ra re­du­cir el te­mor a per­der su vue­lo, y pa­san de lar­go por los ne­go­cios de los prin­ci­pa­les concesiona­rios. Se re­co­mien­da que los ae­ro­puer­tos in­cor­po­ren más op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas cer­ca de las zo­nas de em­bar­que.

Ade­más, de­tec­ta­ron que de­ben evi­tar­se los sue­los bri­llo­sos por­que pue­den pa­re­cer mo­ja­dos y ha­cer que la gen­te se preo­cu­pe an­te la po­si­bi­li­dad de caer­se.

Do­nald P. Hoo­ver, di­rec­tor aso­cia­do de la Es­cue­la In­ter­na­cio­nal de la In­dus­tria de la Hos­pi­ta­li­dad y Ad­mi­nis­tra­ción de Tu­ris­mo de la Uni­ver­si­dad Fair­leigh Dic­kin­son, di­jo que las in­dus­trias del ocio y el tu­ris­mo ha­rían bien en po­ner el fo­co en es­te gru­po.

“De­ben con­si­de­rar las li­mi­ta­cio­nes re­la­cio­na­das con la edad y te­ner­las en men­te cuan­do di­se­ñan y crean to­do aque­llo que se aso­cie con la ex­pe­rien­cia de los hués­pe­des”, sos­tu­vo. Di­jo tam­bién que mu­chos de los cam­bios po­drían be­ne­fi­ciar a los via­je­ros de to­das las eda­des. En los ho­te­les o en los ae­ro­puer­tos, por ejem­plo, acor­tar el tiem­po que se pa­sa es­pe­ran­do en la co­la pa­ra ha­cer el check in, en­tre­nar al per­so­nal pa­ra que re­co­noz­ca y ac­túe en fun­ción de ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les de los hués­pe­des, o di­se­ñar si­tios web más sen­ci­llos y ba­ños más er­go­nó­mi­cos po­dría me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de to­dos.

Al­gu­nas adap­ta­cio­nes son más téc­ni­cas. Unos po­cos ae­ro­puer­tos em­pe­za­ron a ins­ta­lar sis­te­mas es­pe­cia­les que trans­mi­ten anun­cios di­rec­ta­men­te al re­cep­tor in­terno del au­dí­fono de los usua­rios, per­mi­tien­do que quie­nes tie­nen dis­po­si­ti­vos au­di­ti­vos pue­dan en­ten­der más fá­cil­men­te los anun­cios en las puer­tas de em­bar­que. En­tre quie­nes es­tán usan­do es­tos sis­te­mas fi­gu­ran el ae­ro­puer­to de De­troit y el de Ro­ches­ter, en el es­ta­do de Nue­va York.

Pri­me­ras prue­bas

Un gru­po pe­que­ño de ae­ro­puer­tos, en­tre ellos Los Ángeles y Seattle-ta­co­ma, han em­pe­za­do ha­ce po­co a ofre­cer Ai­ra, an­te­ojos pa­ra per­so­nas con vi­sión re­du­ci­da o cie­gos. Por me­dio de wi-fi, es­tos an­te­ojos se co­nec­tan con un guía ca­pa­ci­ta­do pa­ra ver lo que es­tán mi­ran­do los usua­rios y ayu­dar­los a des­pla­zar­se por el ae­ro­puer­to, iden­ti­fi­car su equipaje y efec­tuar otras ta­reas.

Ke­vin Phe­lan, vi­ce­pre­si­den­te de ven­tas y mar­ke­ting de Ai­ra, di­ce que los prin­ci­pa­les re­que­ri­mien­tos de la gen­te ma­yor que usa sus ser­vi­cios en di­ver­sos alo­ja­mien­tos son com­ple­tar un re­co­rri­do de tal mo­do que pue­dan evi­tar los ries­gos de tro­pe­zar­se y “re­gu­lar sus ter­mos­ta­tos”.

El ae­ro­puer­to de Seattle es­ti­ma que el 35% de las per­so­nas que pa­sa­ron por allí en 2018 te­nían 55 años o más. Pa­ra aten­der a ese y a otros gru­pos, el ae­ro­puer­to co­men­zó a po­ner a su dis­po­si­ción un ser­vi­cio eléc­tri­co de tras­la­do en­tre la es­ta­ción del tren liviano del ae­ro­puer­to y la ter­mi­nal del ae­ro­puer­to en sí, de mo­do que los pa­sa­je­ros no ten­gan que ca­mi­nar esos va­rios cien­tos de me­tros. Ade­más, un ser­vi­cio pa­ra los pa­sa­je­ros que lle­gan en cru­ce­ros des­de Alas­ka ofre­ce man­dar su equipaje di­rec­ta­men­te des­de el bar­co al vue­lo de sa­li­da.

En el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Tam­pa, la pro­por­ción de via­je­ros ma­yo­res es más al­ta: el 40% de los pa­sa­je­ros adul­tos tie­ne 55 años o más. En el trans­cur­so de un gran pro­yec­to de re­no­va­ción y ex­pan­sión que se ter­mi­nó el año pa­sa­do, el ae­ro­puer­to tra­ba­jó con la em­pre­sa de di­se­ño HOK y la cons­truc­to­ra Skans­ka pa­ra mi­ni­mi­zar las dis­tan­cias a re­co­rrer a pie y crear un tra­za­do abier­to, a fin de que los pa­sa­je­ros pue­dan en­con­trar con fa­ci­li­dad el tra­yec­to ha­cia las puer­tas de em­bar­que, ba­ños y res­tau­ran­tes. Se agre­gó per­so­nal dis­tri­bui­do a tra­vés de to­da la ter­mi­nal.

Via­jes mul­ti­ge­ne­ra­cio­na­les

Las ca­de­nas ho­te­le­ras, co­mo Ma­rriott In­ter­na­cio­nal, afir­man pres­tar par­ti­cu­lar aten­ción a las ten­den­cias de via­je de los hués­pe­des de ma­yor edad. To­ni Stoeckl, vi­ce­pre­si­den­te de mar­cas selectivas de la ca­de­na, di­ce que una de sus mar­cas, Ele­ment Ho­tels, in­cor­po­ra es­te año Stu­dio Com­mons, uni­da­des con 4 ha­bi­ta­cio­nes dis­tri­bui­das en torno a una zo­na com­par­ti­da. El con­cep­to es una res­pues­ta al cre­ci­mien­to de los via­jes fa­mi­lia­res mul­ti­ge­ne­ra­cio­na­les. En las uni­da­des nue­vas, di­ce Stoeckl, “la gen­te ma­yor pue­de te­ner su pro­pia ha­bi­ta­ción pe­ro com­par­tir un área co­mún de con­vi­ven­cia con sus hi­jos o nie­tos”.

Las com­pa­ñías más pe­que­ñas tam­bién con­tem­plan esas ne­ce­si­da­des. Joan­ne Cun­ning­ham, di­rec­to­ra de ven­tas y mar­ke­ting de Du­nes Ma­nor Ho­tel & Sui­tes, en Ocean City, Mary­land, di­jo que al­gu­nos de los clien­tes del ho­tel van allí des­de los años 60. Los di­rec­ti­vos qui­sie­ron ase­gu­rar­se de que pu­die­ran se­guir vol­vien­do y alo­jar­se con sus hi­jos y nie­tos, de ma­ne­ra que Du­nes con­vir­tió los tres pi­sos su­pe­rio­res -de los on­ce que tie­ne- en am­bien­tes que re­sul­tan ami­ga­bles pa­ra las per­so­nas ma­yo­res, equi­pán­do­los con du­chas en lu­gar de ba­ñe­ras, y mo­bi­lia­rio y dis­po­si­ti­vos sen­ci­llos de usar pa­ra los hués­pe­des de más edad, co­mo lám­pa­ras ex­tra lu­mi­no­sas y en­chu­fes gran­des y bien vi­si­bles. “Es im­por­tan­te cui­dar a los hués­pe­des que han si­do par­te de nues­tra ‘fa­mi­lia’ du­ran­te tan­tos años”, di­jo Cun­ning­ham.

Al­go si­mi­lar pa­sa con los ne­go­cios pe­que­ños que adop­tan me­di­das pa­ra ser más ami­ga­bles res­pec­to de los ma­yo­res. Mi­ceal O’hur­ley, pro­pie­ta­rio de la he­la­de­ría Fan­tas­tic Fla­vours de Youg­hal, Ir­lan­da, cal­cu­la que ca­si la mi­tad de sus clien­tes son ju­bi­la­dos de EE.UU. y Eu­ro­pa. El año pa­sa­do, O’hur­ley tra­ba­jó con gen­te ma­yor y con ar­qui­tec­tos pa­ra ana­li­zar ca­da as­pec­to de lo que les ocu­rría en el ne­go­cio a sus clien­tes y eli­mi­nó pe­li­gros de tro­pie­zos e ins­ta­ló una me­jor ilu­mi­na­ción. En­san­chó los mar­cos de las puer­tas pa­ra que las per­so­nas pu­die­ran pa­sar ayu­da­das por un ami­go, com­pró ba­ses más fir­mes pa­ra las me­sas a fin de que los clien­tes pu­die­ran apo­yar­se bien cuan­do se le­van­tan de las si­llas y eli­mi­nó al­gu­nos mue­bles pa­ra fa­ci­li­tar el des­pla­za­mien­to por el lu­gar. La he­la­de­ría ins­ta­ló amor­ti­gua­do­res de so­ni­do pa­ra dis­mi­nuir los rui­dos fuer­tes y mo­de­rar las fre­cuen­cias al­tas que for­za­ban a que no po­cos via­je­ros ma­yo­res apa­ga­ran sus au­dí­fo­nos.

Jimmy Ca­rroll, co­fun­da­dor de la com­pa­ñía de via­jes y expedicion­es Pe­lo­rus, com­pro­bó que a me­di­da que los via­jes mul­ti­ge­ne­ra­cio­na­les se vuel­ven más po­pu­la­res, los abue­los “no quie­ren per­der­se na­da”. Di­ce que su staff tra­ta de en­con­trar for­mas de que to­dos par­ti­ci­pen en las ac­ti­vi­da­des. En una ex­cur­sión fa­mi­liar a Cos­ta Ri­ca, por ejem­plo, una abue­la na­ve­gó en un vehícu­lo sub­ma­rino ma­ne­ja­do por un pi­lo­to mien­tras los nie­tos na­da­ban ha­cien­do snor­kel al­re­de­dor de ella. ■

GETTY IMAGES

Da­to. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la po­bla­ción mun­dial de más de 60 años se va a du­pli­car en los pró­xi­mos 30 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.