Por los pa­gos de Don Qui­jo­te

Clarín - Viajes - - ÚLTIMA PARADA -

El año pa­sa­do tu­ve la suer­te y el pla­cer de ser in­vi­ta­do al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal del Si­glo de Oro Es­pa­ñol, que se rea­li­za en Al­ma­gro, una pe­que­ña lo­ca­li­dad en la zo­na de La Man­cha. Es­tá ubi­ca­da a unos 200 ki­ló­me­tros de Ma­drid, pe­ro cru­zar la es­te­pa cas­te­lla­na es en­trar, de pron­to, en el pa­sa­do y en cli­mas li­te­ra­rios. Esos son los ca­mi­nos del Qui­jo­te y lo ates­ti­guan las de­ce­nas de mo­li­nos, los oli­va­res y las vi­des que re­cor­tan ese pai­sa­je tan se­co y cha­to, ade­más de los ex­tra­ños gol­pes de mo­der­ni­dad que ofre­cen las pa­le­tas eó­li­cas. No po­dían fal­tar las imá­ge­nes icó­ni­cas de Don Qui­jo­te y San­cho Pan­za: en una po­sa­da aso­man dos es­cul­tu­ras enor­mes con esas figuras tan en­tra­ña­bles.

Al­ma­gro es un pue­bli­to de no más de 9 mil ha­bi­tan­tes, con casas muy an­ti­guas, cu­yos orí­ge­nes son un mis­te­rio. Sin em­bar­go, de­trás de las fa­cha­das hay casas mo­der­nas con to­das las co­mo­di­da­des de la vi­da ac­tual.

Las ca­lles y sus edi­fi­ca­cio­nes re­sul­tan ca­si fa­mi­lia­res por­que aquí fil­mó bas­tan­te Pe­dro Al­mo­dó­var, que es man­che­go. En ese pue­blo se ven cons­truc­cio­nes fa­bu­lo­sas.

La pla­za Ma­yor co­men­zó sien­do un es­pa­cio pú­bli­co cas­te­llano, bas­tan­te pa­re­ci­do al Co­rral de Co­me­dias. Tu­vo va­rias re­mo­de­la­cio­nes. Allí se ce­le­bran to­das las fes­ti­vi­da­des y fue re­di­se­ña­do pa­ra per­mi­tir el co­bro de en­tra­das. Tie­ne tres plan­tas y las su­pe­rio­res son acris­ta­la­das. En unos her­mo­sos jar­di­nes de esa be­lla pla­za se en­se­ño­rea la es­ta­tua de Die­go de Al­ma­gro, con­quis­ta­dor de Pe­rú y Ca­pi­tán Ge­ne­ral del Reino de Chile.

Que­dé pren­da­do de la be­llí­si­ma cons­truc­ción del Co­rral de Co­me­dias, la úni­ca que que que­da, com­ple­ta e in­tac­ta, del Si­glo de Oro. Fue cons­trui­do en 1600. El fes­ti­val tam­bién se rea­li­za en el Tea­tro Mu­ni­ci­pal, un edi­fi­cio sor­pren­den­te le­van­ta­do a me­dia­dos del si­glo XIX.

En Al­ma­gro se con­ser­van va­rias igle­sias muy an­ti­guas, co­mo San Agus­tín, un edi­fi­cio ba­rro­co del si­glo XVIII. Pe­ro to­da la de­le­ga­ción que­dó sin pa­la­bras cuan­do vi­si­tó el Pa­la­cio Maes­tral, cons­trui­do por la Or­den de Ca­la­tra­va en el si­glo XIII so­bre un pe­que­ño cas­ti­llo ára­be en torno al que sur­ge la ciu­dad. Tie­ne una plan­ta ba­ja de ar­cos de he­rra­du­ra con una luz muy gran­de, co­lum­nas cir­cu­la­res y una plan­ta su­pe­rior for­ma­da por una ga­le­ría con ba­laus­tra­da. Allí fun­cio­na la se­de del Mu­seo Na­cio­nal de Tea­tro y se tra­ta de uno de los lu­ga­res don­de se ce­le­bra el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co.

Más allá de to­do es­to, que me con­mue­ve co­mo tea­tris­ta, Al­ma­gro me pa­re­ció un pue­blo en­can­ta­dor, an­ti­guo y fres­co a la vez, con tan­ta vi­da. Re­cuer­do ese ve­rano se­co, so­bre el sue­lo de­sér­ti­co y sus cie­los tan azu­les. Qué de­cir de su gen­te -to­dos ve­ci­nosy de sus co­mi­das. Allí pro­bé

mi­gas man­che­gas -he­chas con cho­ri­zo, pan­ce­ta, pi­mien­to y man­te­ca-, mi­gas de pan y una va­rie­dad in­creí­ble de be­ren­je­nas. Co­mo de­cía el poe­ta clá­si­co Bal­ta­sar de Al­cá­zar “Tres co­sas me tie­ne pre­so de amo­res el co­ra­zón: la be­lla Inés, el ja­món y las be­ren­je­nas con que­so”. Las be­ren­je­nas de Al­ma­gro sí que enamo­ran.

Al­ma­gro en el re­cuer­do. “Me pa­re­ció un pue­blo en­can­ta­dor, an­ti­guo y fres­co a la vez, con tan­ta vi­da”, des­cri­be San­tia­go Do­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.