Cas­ti­llos por­tu­gue­ses, la his­to­ria en pie­dra

Clarín - Viajes - - ÚLTIMA PARADA - Por Pablo Bi­zón pbi­[email protected]

Las ca­lle­ci­tas si­nuo­sas y em­pe­dra­das de Lis­boa, con sus an­ti­guos ele­va­do­res y sus his­tó­ri­cos tran­vías; la an­ti­gua To­rre de Be­lem, una for­ta­le­za de­fen­si­va en me­dio del agua, en el pue­blo don­de sur­gie­ron esos fan­tás­ti­cos pas­te­les que inun­dan las con­fi­te­rías; los ex­tra­or­di­na­rios puen­tes que cru­zan el Due­ro en Por­to, la in­creí­ble bi­blio­te­ca Joa­ni­na de la Uni­ver­si­dad de Coím­bra, cu­yos vo­lú­me­nes son cus­to­dia­dos por mur­cié­la­gos; el Pa­la­cio da Pe­na ca­si flo­tan­do en el ai­re en la ci­ma de la sie­rra de Sintra, las mu­ra­llas me­die­va­les in­tac­tas de Óbi­dos, el pe­que­ño y de­li­cio­so cas­co his­tó­ri­co de Gui­ma­rães...

Las imá­ge­nes que re­gre­san ca­da tan­to a mi me­mo­ria de aquel via­je a Por­tu­gal son in­ter­mi­na­bles, y ca­da una más en­tra­ña­ble que la an­te­rior. Pe­ro en­tre ellas es­tán es­pe­cial­men­te las de los cas­ti­llos; esos an­ti­quí­si­mos e im­pre­sio­nan­tes cas­ti­llos de pie­dra que se re­par­ten por to­do el país y sor­pren­den a cual­quier via­je­ro des­pre­ve­ni­do. Son mu­chos, de nor­te a sur y del mar a las mon­ta­ñas, y aún al me­nos in­tere­sa­do, ca­mi­nar por esas cen­te­na­rias cons­truc­cio­nes que so­bre­vi­vie­ron al tiem­po y las ba­ta­llas pue­de ge­ne­rar­le sen­sa­cio­nes muy es­pe­cia­les.

Pro­ba­ble­men­te el más co­no­ci­do de esos cas­ti­llos sea el de San Jor­ge, ca­si en el cen­tro de Lis­boa, en lo al­to de la co­li­na del mis­mo nom­bre y cu­yos orí­ge­nes, se cree, da­tan del si­glo I ac. Pe­ro ca­si en ca­da ciu­dad o pue­blo pue­de uno en­re­dar­se en em­pi­na­das es­ca­le­ras, an­gos­tos pa­sa­di­zos, to­rres y an­chas mu­ra­llas de enor­mes pie­dras en­ve­je­ci­das por los si­glos. En nues­tra lis­ta ini­cial no fi­gu­ra­ba re­co­rrer­los, pe­ro es­tan­do allí, vién­do­los fren­te a no­so­tros, no pu­di­mos re­sis­tir­los. Por ejem­plo, al cas­ti­llo de Óbi­dos, que es par­te de las “sie­te ma­ra­vi­llas de Por­tu­gal”, en un pue­blo tan in­tac­to que en ju­lio y agos­to ce­le­bra las jor­na­das me­die­va­les, en las que uno ca­si, ca­si que via­ja en el tiem­po.

Tam­bién nos im­pac­tó el Cas­ti­llo de Sou­re, cons­trui­do por el si­glo X y que fue se­de re­gio­nal de la Or­den de los Ca­ba­lle­ros Tem­pla­rios; y más al nor­te, el fa­bu­lo­so Cas­ti­llo de Gui­ma­rães, tam­bién del si­glo X, otra de las sie­te ma­ra­vi­llas del país y de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal. Y bien al no­roes­te, en me­dio de co­li­nas ver­des y cul­ti­va­das, nos sor­pren­dió el Cas­ti­llo de Bra­gan­za, cons­trui­do en 1187 y don­de fun­cio­nan el Mu­seo Mi­li­tar y el Mu­seo de la Más­ca­ra y el Tra­je.

Y si­guen re­gre­san­do a mi me­mo­ria, sin que las lla­me, las imá­ge­nes del Cas­te­lo dos Mou­ros, en Sintra, con sus im­pre­sio­nan­tes vis­tas a las sie­rras y el mar y sus tam­bién im­pre­sio­nan­tes e in­ter­mi­na­bles es­ca­le­ras de pie­dra, sus al­tos mu­ros y sus cin­co to­rres, in­clui­da la Real, pa­ra lle­gar a la cual hay que su­bir unos 500 es­ca­lo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.