DANI, LA CHEPI: “NO ME OB­SE­SIO­NAN LOS LI­KES”

La in­fluen­cer que se ga­nó un Mar­tín Fie­rro. Da­nie­la Viag­gia­ma­ri es ac­triz y es­tre­lla de Ins­ta­gram. Se hi­zo fa­mo­sa cuan­do, tras per­der pa­re­ja y tra­ba­jo, se pu­so a fil­mar vi­deos con su hi­ji­ta. Hoy tie­ne un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res gra­cias a un ca­ris­ma e

Clarin - Viva - - Sumario - POR NI­CO­LAS IGARZABAL FO­TOS: JU­LIO JUAREZ

SUS VI­DEOS MOSTRANDOSE CO­MO MA­DRE SOL­TE­RA QUE EDU­CA A SU HI­JA LE SU­MA­RON UN MILLON Y ME­DIO DE SE­GUI­DO­RES EN RE­DES. TRAS GA­NAR UN MAR­TIN FIE­RRO, SU PRE­SEN­TE ES EL DE UNA AC­TRIZ DE TEA­TRO, PE­RO SUS POSTEOS SI­GUEN SIEN­DO VI­RA­LES EN LA NUE­VA ERA FE­MI­NIS­TA.

Di­ce Da­nie­la Viag­gia­ma­ri que si­gue sien­do la mis­ma. Aun­que ten­ga un mi­llón y me­dio de se­gui­do­res mi­ran­do sus vi­deos en Ins­ta­gram ca­da día. Aun­que al­gu­nas mar­cas la ha­yan con­tra­ta­do pa­ra pro­mo­cio­nar sus pro­duc­tos. Ella si­gue sien­do aque­lla pi­ba de Bou­log­ne: la que an­da en al­par­ga­tas, la que sa­le de la ca­sa sin pei­nar­se y la que se ha­ce las ma­nos una vez al año. La di­fe­ren­cia es que aho­ra la re­co­no­cen por la ca­lle, la abra­zan, le pi­den fo­tos y le di­cen por lo ba­jo: “Gra­cias por le­van­tar­me el áni­mo”.

Le­jos de cual­quier ar­ti­lu­gio de mar­ke­ting, ella en­tien­de su fe­nó­meno a tra­vés de la em­pa­tía y la es­pon­ta­nei­dad con que se mues­tra a cá­ma­ra con su hi­ja Isabella. Ma­dre sol­te­ra, un día se que­dó sin tra­ba­jo y sa­lió a re­bus­cár­se­las co­mo fue­ra. Has­ta que em­pe­zó a su­bir vi­deos hu­mo­rís­ti­cos a las re­des so­cia­les pa­ra pes­car la aten­ción de al­gún pro­duc­tor.

Hoy, por fue­ra de lo vir­tual, tie­ne su pro­pia obra de tea­tro, un Mar­tín Fie­rro di­gi­tal en la me­sa de luz y un asis­ten­te que le ma­ne­ja su per­fil pa­ra ad­mi­nis­trar el trá­fi­co de se­gui­do­res, co­men­ta­rios y li­kes. “Dos años atrás, me ha­bían echa­do de la ra­dio en la que tra­ba­ja­ba y no te­nía pa­ra dar­le de mor­far a mi hi­ja”, re­bo­bi­na. “El otro día fui al pro­gra­ma Pa­sa­pa­la­bra. Iván de Pineda, el con­duc­tor, me di­jo: ‘Me­nos mal que te echa­ron, Chepi’. Y la ver­dad que sí. Me hi­cie­ron un fa­vor­ci­to. Las co­sas pa­san por al­go; só­lo hay que sa­ber en­con­trar­le la vuel­ta.”

A Da­nie­la (39) to­dos la co­no­cen co­mo La Chepi, de­ri­va­do de “Che, pi­be”, por esa co­sa de chi­ca de ba­rrio que va al fren­te y “no se co­me nin­gún ver­so”. Es­tu­dió ac­tua­ción y can­to an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar en te­le­vi­sión a los 16 años, con par­ti­ci­pa­cio­nes en no­ve­las co­mo Flo­ri­cien­ta, Ca­si Ángeles y Re­sis­ti­ré. En ra­dio es­tu­vo en El Mun­do, Pop y Los 40 Prin­ci­pa­les. Los pri­me­ros clips que subió a Ins­ta­gram es­ta­ban ba­sa­dos en la que­ja y la frus­tra­ción de ha­ber­se que­da­do sin tra­ba­jo. Mos­tra­ba có­mo pa­sea­ba pe­rros o có­mo ha­cía es­pe­jos ar­te­sa­na­les, siem­pre acom­pa­ña­da por su hi­ja Isa, que hoy tie­ne 4 años. De a po­co los vi­deos fue­ron vi­ran­do ha­cia esa di­rec­ción, con más pro­duc­ción. Los fil­ma y los edi­ta ella so­la. “To­do lo ha­go yo, por aho­ra no hay pre­su­pues­to pa­ra otro co­sa. Don­de va­yas po­dés en­con­trar una his­to­ria”, ase­gu­ra.

¿Có­mo te lle­vás con el pú­bli­co mas­cu­lino? Los hom­bres no me si­guen mu­cho por­que en bo­las soy el 4 de Ne­well’s, ¡ol­vi­da­te! No mues­tro el cu­lo, por lo tan­to, no hay na­da in­tere­san­te pa­ra ellos. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas de mi cuen­ta, el 87% son mu­je­res y su­bo co­sas con que ellas pue­dan sen­tir­se iden­ti­fi­ca­das so­bre la re­la­ción ma­dre-hi­ja. Cuan­do mos­trás al­go tan real, la gen­te se sien­te acom­pa­ña­da y no se sien­te tan lo­ser. “Ah, no soy yo so­la, a otra tam­bién le pa­sa”, pien­san. El “a mí tam­bién me pa­sa” es la ma­gia del vi­deo y es lo que más me fun­cio­na: la es­pon­ta­nei­dad, la trans­pa­ren­cia, la ver­dad. Es­ta­mos can­sa­dos de que nos mien­tan. ¿Po­dés pre­ver qué vi­deo va a pe­gar? To­do de­pen­de de la can­ti­dad de se­gui­do­res que ten­gas. Yo ten­go 1.500.000, en­ton­ces un vi­deo que al­can­za 150.000 re­pro­duc­cio­nes, en mi per­fil, es un fra­ca­so. Los más vis­tos han lle­ga­do a 2 o 3 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes. Los que más pe­ga­ron fue­ron uno don­de mues­tro los ti­pos de per­so­nas que can­tan en el au­to cuan­do ma­ne­jan, otro de cuan­do em­pe­zás el gim­na­sio y el úl­ti­mo que la rom­pió fue uno con Pa­bli­to Les­cano (Damas Gra­tis) can­tán­do­le a mi ex un te­ma de él. ¿Es­tás muy pen­dien­te de la can­ti­dad de se­gui­do­res y co­men­ta­rios? No: ten­go al­guien que se en­car­ga de eso. Y ha­ce po­co me su­gi­rió ba­jar­me un pro­gra­ma del ce­lu­lar pa­ra ver có­mo se va mo­vien­do la can­ti­dad de se­gui­do­res, y le di­je que no por­que me en­fer­ma eso, es co­mo cuan­do te se­pa­rás y te fi­jás si tu ex es­tá co­nec­ta­do o no. Sí me avi­sa cuan­do no es­toy su­bien­do tan­to con­te­ni­do, a ver qué no hi­ce pa­ra se­guir ge­ne­ran­do li­kes. Pe­ro no me ob­se­siono con eso. A mí me gus­ta ha­cer reír. Cuan­do me es­cri­ben un “Ja­ja­ja”, yo ya soy fe­liz. ¿Te gus­ta la eti­que­ta “in­fluen­cer”? Y... Ten­go in­fluen­cia en las re­des so­cia­les con un men­sa­je muy cla­ro: cuan­do es­tás en la lo­na, si sos in­ge­nio­so y po­nés mu­cho es­fuer­zo, po­dés sa­lir ade­lan­te. A los ado­les­cen­tes les mues­tro que no to­do pa­sa por el cuer­po de Ni­co­le Neu­mann y la car­te­ri­ta de Wanda Na­ra. Quie­ro que las pi­bas se den cuen­ta que ésa no es la ver­dad, ¿en­ten­dés? Que las mu­je­res te­ne­mos ci­ca­tri­ces, es­trías, ce­lu­li­tis y las

te­tas caí­das des­pués de dar de ma­mar a nues­tros hi­jos. Y que eso no te tie­ne que dar ver­güen­za. Si sos fla­qui­ta o gor­di­ta, te­nés que dar­le pa­ra ade­lan­te con lo que sos y sen­tir­te or­gu­llo­sa de eso. ¡No to­das po­de­mos ser Sol Pé­rez!

Da­nie­la es­tá pre­sen­tan­do por to­do el país su obra Dani, La Chepi de no­che, don­de in­ter­pre­ta va­rios per­so­na­jes con di­rec­ción de No­ra­lih Ga­go. “Ni stand up, ni uni­per­so­nal”, acla­ra. Mien­tras tan­to, si­gue su­bien­do vi­deos a Ins­ta­gram que se vuel­ven vi­ra­les. En uno de los úl­ti­mos se la ve can­tan­do Don­de quie­ra que es­tés en su co­ci­na con Ma­nuel Wirzt (“otro sue­ño cum­pli­do”, con­tó en el epí­gra­fe). Y tam­bién si­gue con la sa­ga de “Ci­ta a cie­gas”, que pro­ta­go­ni­za aden­tro de un au­to con Pa­blo Gra­na­dos. “Me di­vier­to mu­chí­si­mo con ella, sien­to una quí­mi­ca muy fuer­te, co­mo la que ten­go con Pa­chu –des­ta­ca el ex Vi­deo­match–. La veo reír mu­cho y eso me mo­ti­va. Una ac­triz con mu­chos re­cur­sos y tam­bién muy bue­nas ideas. Ha­ce­mos un gran equi­po.”

El úl­ti­mos vi­deo jun­tos pa­só el mi­llón de re­pro­duc­cio­nes. “Uno sa­be si la pue­de rom­per o no tan­to”, re­to­ma ella. “Si po­nés uno pa­ra re­lle­nar la se­ma­na, ya sa­bés que ése va a ser un fra­ca­so. A ve­ces es me­jor no su­bir na­da.”

¿Te afec­tan mu­cho los trolls que te pro­vo­can en In­ter­net? An­tes me ha­cía muy mal; aho­ra, no. Ca­paz su­bo un vi­deo, tie­ne 500 mil re­pro­duc­cio­nes y hay unos 5 mil co­men­ta­rios, de los cua­les uno me di­ce: “Te es­tás rien­do de una cla­se so­cial”. Y en­ton­ces le pon­go una res­pues­ta cor­dial, di­cien­do que mi fun­ción es ha­cer reír y que yo for­mo par­te de esa cla­se so­cial, por­que soy de Bou­log­ne. Y a par­tir de ahí se ge­ne­ra to­da una ca­de­na de co­men­ta­rios po­si­ti­vos. Mu­chos te cri­ti­can por “ex­po­ner” a tu hi­ja, en es­tos tiem­pos don­de es­tre­llas co­mo Mar­ley y Lu­cia­na Sa­la­zar tie­nen pro­gra­mas de TV con sus be­bés, ¿có­mo to­más esa do­ble mo­ral? Isa em­pe­zó a par­ti­ci­par de los vi­deos por­que yo es­ta­ba ( y es­toy) las 24 ho­ras con ella. Si quie­ro gra­bar una story, apa­re­ce 14 ve­ces atrás mío di­cien­do: “Ma­mi, ma­mi, ma­mi, mi­rá el caballo, el caballo, el caballo”. O sa­co eso, o es­pe­ro a las 9 de la no­che pa­ra fil­mar­lo, o me es­con­do en una pie­za pa­ra ha­cer­lo. La cues­tión es que ella se que­da por­que quie­re par­ti­ci­par. Y sé en qué la de­jo y en qué no. Isa es ac­triz: le gus­ta ac­tuar. Hoy nos me­ti­mos en una pi­le­ta cli­ma­ti­za­da y me di­jo: “Aho­ra va­mos a ju­gar a que yo es­toy en un mi­cro y que te per­dí y vos ve­nís a bus­car­me”. Es­ta­ba ac­tuan­do una es­ce­na. Has­ta te di­ce “¡Ac­ción!” y “¡Cor­te!”. Cuan­do le mues­tro sus vi­deos en Ins­ta­gram, me di­ce: “A ver, ¿se ríe la gen­te? Soy re-gra­cio­sa, ¿no, ma­má?”. ¡Le en­can­ta! Tie­ne un ego gi­gan­te. ¿Có­mo te sen­tis­te es­te año cuan­do ga­nas­te el Mar­tín Fie­rro di­gi­tal? Fue in­creí­ble. Pri­me­ro pen­sé que me es­ta­ban to­man­do el pe­lo. Mar­tín Fie­rro di­gi­tal, ¿qué es eso? Me cla­vé mi ves­ti­do de can­je y fui­mos con Isa a la fies­ta. No es­pe­ra­ba ga­nar, creí que iba a ga­nar So­fi Mo­ran­di, que es una in­fluen­cer que es­tá en lo de Ti­ne­lli. ¿Se pue­de sa­ber en qué par­te de la ca­sa guar­das­te la es­ta­tui­lla? En la me­si­ta de luz. Bien en­fren­te de la ca­ma. Y ca­da vez que me acues­to, lo veo. Es el sue­ño que ten­go des­de los 16 años, cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en Fe­liz Do­min­go con Pa­blo Co­de­vi­la. Me acuer­do que has­ta prac­ti­ca­ba el dis­cur­so fren­te al es­pe­jo por si al­gu­na vez ga­na­ba. Hoy lo mi­ro y lo uso pa­ra de­cir­le a la gen­te: “¿Ves que el men­sa­je que te es­toy dan­do, de que si que­rés, po­dés, es cier­to? Yo so­ña­ba con ga­nar­lo al­gu­na vez y aho­ra lo ten­go en la me­si­ta de luz”. Uno pien­sa que nun­ca le va a lle­gar y te lle­ga. En se­rio...

CON ISA A TO­DOS LA­DOS Des­de los pri­me­ros vi­deos ca­se­ros (que aún se pue­den ver en YouTu­be) has­ta en el es­ce­na­rio: Da­nie­la y su hi­ja Isabella, siem­pre jun­tas. Che­quear la cuen­ta @da­ni­la­che­pi pa­ra ver los nue­vos, y en qué ciu­dad se pre­sen­ta su obra tea­tral.

PUM PA­RA ARRI­BA En su obra co­mo en la vi­da, Da­nie­la con­ta­gia buen áni­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.