CO­MO ES LA VI­DA DE LOS NOMADES DI­GI­TA­LES. -

Los nó­ma­des di­gi­ta­les. Seis ar­gen­ti­nos cuen­tan có­mo lo­gran tra­ba­jar y via­jar al mis­mo tiem­po, to­do gra­cias a In­ter­net. ¿Pri­vi­le­gio de po­cos o se­rá así el tra­ba­jo del fu­tu­ro?

Clarin - Viva - - Sumario - POR MA­RIA FLO­REN­CIA PE­REZ (ES­PE­CIAL PA­RA VI­VA)

Ha­cer del mun­do su ofi­ci­na pa­re­ce ser el sue­ño de to­da una ge­ne­ra­ción. Tra­ba­jar de for­ma re­mo­ta mien­tras se re­co­rren pla­yas, mon­ta­ñas y ciu­da­des le­ja­nas con tan só­lo una lap­top a cues­tas es la fan­ta­sía eman­ci­pa­do­ra del yu­go co­ti­diano en el for­ma­to de 9 a 18 ho­ras. En los paí­ses del he­mis­fe­rio nor­te esa uto­pía no es tal: el con­cep­to del nó­ma­de di­gi­tal ya es­tá muy di­fun­di­do y, por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, se es­ti­ma que pa­ra 2025 ha­brá mil mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do que po­drán des­ape­gar­se de las es­truc­tu­ras la­bo­ra­les for­ma­les, si así lo desea­ran.

Aun­que su desa­rro­llo aún es in­ci­pien­te, por es­tos pa­gos tam­bién hay jó­ve­nes que se subie­ron a es­te es­ti­lo de vi­da. En su ma­yo­ría son pro­gra­ma­do­res, di­se­ña­do­res y desa­rro­lla­do­res web. Pe­ro tam­bién, ex­per­tos en mar­ke­ting y con­te­ni­dos di­gi­ta­les, pro­fe­sio­na­les de di­ver­sos ru­bros a quie­nes les bas­ta con una bue­na co­ne­xión a In­ter­net pa­ra con­se­guir el sus­ten­to eco­nó­mi­co que fi­nan­cie sus aven­tu­ras iti­ne­ran­tes.

El mer­ca­do res­pon­de rá­pi­do a las nue­vas ten­den­cias: ya hay mo­to­res de bús­que­da de des­ti­nos idea­les pa­ra es­ta tri­bu via­je­ra –el ca­so de Nomad pass ( www. no­mad­pass)–, pe­ro tam­bién fir­mas co­mo Re­mo­te year ( www.re­mo­te­year.com), que ges­tio­na des­de los iti­ne­ra­rios has­ta los alo­ja­mien­tos pa­ra quie­nes bus­can in­cur­sio­nar en el no­ma­dis­mo. Sin em­bar­go, el “tro­ta­mun­dos di­gi­tal ma­de in Ar­gen­ti­na” es de es­pí­ri­tu au­to­ges­ti­vo y tam­bién co­mu­ni­ta­rio. A tra­vés de re­des so­cia­les y blogs, mu­chos com­par­ten sus ex­pe­rien­cias, cons­cien­tes de que son pio­ne­ros en un es­ti­lo de vi­da tan dis­rup­ti­vo co­mo, mu­chas ve­ces, idea­li­za­do.

“Hay que dis­tin­guir la mo­da de la

reali­dad.” La pri­me­ra vez que Mu­riel Ré­bo­ra se to­pó con el con­cep­to de nó­ma­de di­gi­tal fue a fi­nes de 2015, jus­to cuan­do ya te­nía unos cuan­tos clien­tes vir­tua­les en su es­pe­cia­li­dad –la edi­ción y pro­duc­ción au­dio­vi­sual– gra­cias a la pla­ta­for­ma web www. free­lan­cer.com. Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió lan­zar­se a la aven­tu­ra con sus he­rra­mien­tas de tra­ba­jo co­mo ca­si úni­co equi­pa­je y com­par­tir sus ex­pe­rien­cias a tra­vés del blog Un año sin in­vierno ( http://si­nin­vierno. com). Ya sea en Fi­li­pi­nas, Guatemala o los Es­ta­dos Uni­dos, ca­da jor­na­da de Mu­riel es di­fe­ren­te, pe­ro con una bús­que­da en co­mún: “In­ten­to dar­le a ca­da día los in­gre­dien­tes que con­si­de­ro im­por­tan­tes pa­ra mi bie­nes­tar: tra­ba­jo crea­ti­vo, co­mi­da ri­ca, ac­ti­vi­dad fí­si­ca, na­tu­ra­le­za y bue­nas con­ver­sa­cio­nes”. Sus clien­tes son de paí­ses co­mo In­gla­te­rra, Sue­cia, Sui­za y Aus­tra­lia, don­de la fi­gu­ra del tro­ta­mun­dos di­gi­tal es­tá mu­cho más di­fun­di­da que en la Ar­gen­ti­na.

Mu­riel es cons­cien­te de que el no­ma­dis­mo es una eti­que­ta de mo­da que mu­chas ve­ces se usa pa­ra pro­mo­cio­nar un es­ti­lo de vi­da que ge­ne­ra fan­ta­sías no siem­pre ve­ri­fi­ca­bles: “Es­te con­cep­to tie­ne una ex­ten­sión un po­co du­do­sa. Yo no me ha­go mu­cha his­to­ria, pa­ra mí es­tá bueno que sea­mos nó­ma­des dis­tin­tos y que la ca­te­go­ría se su­per­pon­ga con la de em­pren­de­do­res, via­je­ros, in­mi­gran­tes y ex­pats (ex­pa­tria­dos). Pe­ro tam­bién me pa­re­ce que hay que dis­tin­guir la mo­da de la reali­dad y apro­ve­char to­da es­ta con­fu­sión pa­ra reflexionar so­bre nues­tros lu­ga­res en el mun­do, nues­tros pri­vi­le­gios y des­ven­ta­jas, y em­pa­ti­zar con las de otros”, re­fle­xio­na.

“Nun­ca te sen­tís ciu­da­dano de nin

gún lu­gar.” La ru­ti­na y la ilu­sión de vi­vir un aven­tu­ra di­fe­ren­te ca­da día sue­len ser los prin­ci­pa­les es­tí­mu­los de un an­da­rie­go di­gi­tal. Pa­ra el in­ge­nie­ro en sis­te­mas Ga­briel Suá­rez, el pun­ta­pié fue una rup­tu­ra amo­ro­sa: “Has­ta 2011, tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa de vi­deo­jue­gos que era de lo me­jor en el mer­ca­do, pe­ro tras pe­lear­me con una ex no­via, me die­ron ga­nas de cam­biar al­gu­nas co­sas y me con­ver­tí en desa­rro­lla­dor free­lan­cer”.

La tran­si­ción de la re­la­ción la­bo­ral de de­pen­den­cia al tra­ba­jo re­mo­to fue pla­ni­fi­ca­da: con­ven­ció a un ami­go y co­le­ga pa­ra que tam­bién re­nun­cia­ra a su em­pleo, y ar­ma­ron un pro­yec­to que les per­mi­tie­ra fi­nan­ciar sus aven­tu­ras por Su­da­mé­ri­ca, los Es­ta­dos Uni­dos, In­dia y el Sud­es­te asiá­ti­co.

En ese mo­men­to, unos de los pri­me­ros obs­tácu­los fue con­se­guir bue­na co­nec­ti­vi­dad en mu­chos de los des­ti­nos ele­gi­dos. Tam­bién apren­der to­do un nue­vo pro­to­co­lo de con­duc­ta la­bo­ral: “No im­por­ta qué tan bien ha­gas tu tra­ba­jo o qué tan sim­pá­ti­co le pa­rez­ca a tu clien­te es­te es­ti­lo de vi­da, no es se­rio de­cir que es­tás ha­cien­do una call ( lla­ma­da) des­de un hos­tel por­que hay una idea de que uno cor­ta la co­mu­ni­ca­ción, cie­rra la no­te­book y se va a la pla­ya a to­mar una cer­ve­za”, ex­pli­ca.

Ha­ce unos años que Ga­briel ya no tra­ba­ja más con su so­cio y ma­ti­za la vi­da iti­ne­ran­te con al­gu­nos pro­yec­tos fi­jos, de po­cas se­ma­nas, en paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca: “Ten­go a fa­vor que en es­te ru­bro, el consultor ar­gen­tino es­tá bien vis­to en el ex­te­rior. Pe­ro vi­vir via­jan­do ha­ce que sea di­fí­cil man­te­ner re­la­cio­nes, nun­ca te sen­tís ciu­da­dano de nin­gún lu­gar y se ex­tra­ña a los afec­tos”.

“Es fun­da­men­tal ge­ne­rar es­tra­te­gias

pa­ra so­cia­li­zar.” La co­lom­bia­na Vi­via­na Ber­nal per­te­ne­ce a la cas­ta pri­vi­le­gia­da de via­je­ros di­gi­ta­les que pue­de sa­lir de gira por los cin­co con­ti­nen­tes con la se­gu­ri­dad que ofre­ce un em­pleo for­mal

“Es­to e s mu­cho más que ver l i ndos pai sa­jes. Es c rear­te una nue­va zo­na de cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal .” ( Ca­ro Si­ri ) ...

y es­ta­ble. Es­ta di­se­ña­do­ra y desa­rro­lla­do­ra web tra­ba­ja de for­ma re­mo­ta y ex­clu­si­va pa­ra una em­pre­sa aus­tra­lia­na que ge­ne­ra pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pa­ra cau­sas so­cia­les e im­pul­sa el no­ma­dis­mo en­tre sus em­plea­dos.

“En Bo­go­tá nun­ca co­no­cí a na­die con es­te es­ti­lo de vi­da. En mi ca­so es­ta elec­ción tie­ne que ver con que tra­ba­jo en una com­pa­ñía en cu­yo equi­po hay va­rios miem­bros que se es­tán mo­vien­do por el mun­do y son de di­fe­ren­tes paí­ses”, cuen­ta. Ni si­quie­ra la di­fe­ren­cia ho­ra­ria es una li­mi­ta­ción pa­ra el staff iti­ne­ran­te de es­ta fir­ma: “Mis je­fes son muy fle­xi­bles, bas­ta con que les avi­se don­de es­toy pa­ra or­ga­ni­zar las ta­reas. Por ejem­plo, aho­ra que es­toy en la Ar­gen­ti­na, co­mo la ma­yo­ría de los clien­tes son aus­tra­lia­nos, yo ha­go mis ta­reas mien­tras ellos duer­men. Es un flu­jo cons­tan­te de tra­ba­jo, siem­pre hay al­guien re­sol­vien­do las co­sas”, ex­pli­ca.

En Bue­nos Ai­res, por las tar­des, se la pue­de en­con­trar con su bien más pre­cia­do, su lap­top, en ca­fés cén­tri­cos. Tam­bién en Nomad Hub ( www.no­madh. com), el pri­mer es­pa­cio de co-li­ving de la ciu­dad, una es­pe­cie de ho­tel pen­sa­do pa­ra las ne­ce­si­da­des la­bo­ra­les y exis­ten­cia­les de su tri­bu: “Es­ta vi­da pue­de ser muy so­li­ta­ria, no da ha­blar so­la­men­te con ava­ta­res. Es fun­da­men­tal ge­ne­rar es­tra­te­gias pa­ra so­cia­li­zar. Es­te ti­po de es­pa­cios te per­mi­ten sa­lir a to­mar al­go, com­par­tir pro­yec­tos y nu­trir­te de co­no­ci­mien­tos de otras per­so­nas, que fi­nal­men­te es uno de los ob­je­ti­vos de quie­nes re­co­rre­mos el mun­do”.

“Por en­ci­ma de to­do es­tá el es­ti­lo de

vi­da que quie­ro te­ner.” En el año y me­dio que Ga­briel Dias lle­va via­jan­do y tra­ba­jan­do de for­ma re­mo­ta, apren­dió mu­chas co­sas: có­mo mo­ver­se por el vie­jo con­ti­nen­te du­ran­te diez me­ses sin te­ner pa­sa­por­te eu­ro­peo; las ven­ta­jas y las des­ven­ta­jas de alo­jar­se en un hos­tel o en una ha­bi­ta­ción ren­ta­da a tra­vés de pla­ta­for­mas co­mo Airbnb o có­mo cam­bia la per­cep­ción del tiem­po cuan­do se en­ca­ra una aven­tu­ra exis­ten­cial de es­ta cla­se. Mu­chas de esas lec­cio­nes las com­par­te en el blog www.vi­vir­mo­ti­va­do.com, don­de es­te desa­rro­lla­dor web des­pun­ta su vo­ca­ción más po­de­ro­sa: el coaching on­to­ló­gi­co.

En un ini­cio re­co­rrió va­rias ciu­da­des eu­ro­peas mien­tras tra­ba­ja­ba de for­ma re­mo­ta, de lu­nes a vier­nes, pa­ra una fir­ma con ba­se en Ams­ter­dam. Des­pués se to­mó unos me­ses pa­ra ex­plo­rar nue­vos des­ti­nos sin obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les y pro­fun­di­zar su au­to­co­no­ci­mien­to: “En­tre otras co­sas, hi­ce un re­ti­ro Vi­pas­sa­na en un mo­nas­te­rio bu­dis­ta, to­mé ayahuas­ca por se­gun­da vez en mi vi­da, hi­ce el ca­mino de San­tia­go que me dio tiem­po pa­ra reflexionar y me tra­jo mu­chos apren­di­za­jes y mu­chas otras ac­ti­vi­da­des que me per­mi­tie­ron te­ner una co­ne­xión más pro­fun­da con­mi­go mis­mo y con las per­so­nas que me ro­dean”, cuen­ta.

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se re­in­cor­po­ró a su úl­ti­mo em­pleo en mo­da­li­dad part-ti­me, con el ob­je­ti­vo de mon­tar su em­pren­di­mien­to de desa­rro­llo per­so­nal on li­ne: “Por en­ci­ma de to­do es­tá el es­ti­lo de vi­da que quie­ro: la pre­mi­sa es te­ner la li­ber­tad de ha­cer lo que me apa­sio­na des­de cual­quier lu­gar del mun­do. No quie­re de­cir que es­té via­jan­do eter­na­men­te pe­ro quie­ro ele­gir sin es­tar con­di­cio­na­do por el tra­ba­jo”.

“Es­to es mu­cho más que ver pai­sa

jes.” Aun­que al no­ma­dis­mo di­gi­tal se lo aso­cia ex­clu­si­va­men­te con el es­pí­ri­tu in­no­va­dor de los mi­llen­nials, Ca­ro­li­na Si­ri, que tie­ne 40 años, re­la­ti­vi­za ese pre­jui­cio eta­rio: “A los de vein­ti­pi­co se los vi­si­bi­li­za más, pe­ro hay mu­cha gen­te pro­fe­sio­nal de mi ge­ne­ra­ción via­jan­do. Son con­sul­to­res, con­fe­ren­cis­tas, te­ra­peu­tas, per­so­nas que se mue­ven en pa­re­ja, e in­clu­so con sus hi­jos. Hay una gran mer­ca­do pa­ra ha­cer es­to por­que In­ter­net hoy te lo per­mi­te”, ex­pli­ca.

Des­de ha­ce tres años, es­ta pe­rio­dis­ta re­co­rre el mun­do con su so­cia y pa­re­ja, Mi­na. Las dos re­nun­cia­ron a sus em­pleos y des­ar­ma­ron sus ca­sas pa­ra cum­plir sus sue­ños. Hoy cru­zan fron­te­ras mien­tras en­tre­nan a los clien­tes de su fir­ma Uf­fa ideas ( www.uf­fai­deas.com) pa­ra mon­tar ne­go­cios on­li­ne.

“Co­mo pe­rio­dis­ta nun­ca me hu­bie­ra ima­gi­na­do la po­si­bi­li­dad de no te­ner je­fe, ex­po­ner lo que ha­go y que la gen­te lle­gue a mí en vez de sa­lir a bus­car­los. Nun­ca más me vol­ví a le­van­tar tem­prano, aun­que res­pe­to los ho­ra­rios or­gá­ni­cos de tra­ba­jo. Es­to im­pli­ca un gran cam­bio de men­ta­li­dad, por­que te ha­ce to­mar a vos la res­pon­sa­bi­li­dad. A mu­chos les pa­sa que es­tán tres mes en la pla­ya en Tai­lan­dia y vuel­ven do­ra­dos, pe­ro la­men­ta-

ble­men­te sin nin­gún clien­te”, ex­pli­ca.

Co­mo ex­per­ta en em­pren­di­mien­tos di­gi­ta­les, re­co­mien­da evi­tar ar­mar el pro­yec­to de ne­go­cio en el ca­mino y no ajus­tar el pre­su­pues­to en ca­li­dad de vi­da: “Hay quie­nes sa­len sin asis­ten­cia mé­di­ca pa­ra el via­je­ro y ter­mi­nan con un pro­ble­ma de sa­lud gra­ve, va­ra­dos en un des­tino don­de no los ope­ran. Es­to es mu­cho más que ver lin­dos pai­sa­jes. Es crear una nue­va zo­na de con­fort y de cre­ci­mien­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal”.

“Me en­can­ta­ría te­ner una ru­ti­na.”

Aun­que nun­ca tu­vo un em­pleo tra­di­cio­nal en re­la­ción de de­pen­den­cia, ha­ce tres años Iván Krei­mer de­jó su La Pla­ta na­tal con su compu­tado­ra a cues­tas pa­ra re­co­rrer el pla­ne­ta mien­tras se ga­na la vi­da co­mo ex­per­to en mar­ke­ting y crea­ción de con­te­ni­do di­gi­tal: “Tra­ba­jo pa­ra una re­vis­ta on­li­ne pa­ra em­pren­de­do­res y tam­bién de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te con al­gu­nos clien­tes pe­que­ños”.

To­do free­lan­cer sa­be que la au­to­dis­ci­pli­na es fun­da­men­tal cuan­do no se tie­nen ho­ra­rios fi­jos. El nó­ma­de di­gi­tal se en­fren­ta a otro desafío: los múl­ti­ples fac­to­res de dis­trac­ción que sur­gen en ca­da nue­vo des­tino: “Me en­can­ta­ría te­ner una ru­ti­na, pe­ro no es el ca­so. Lo úni­co que ha­go con re­gu­la­ri­dad es le­van­tar­me en­tre las 10 y las 11 de la ma­ña­na, y tra­ba­jar has­ta tar­de, a ve­ces has­ta la una de la ma­dru­ga­da”, con­fie­sa es­te via­je­ro que, de aho­ra en ade­lan­te, se pro­pu­so que­dar­se al me­nos un mes en ca­da lu­gar pa­ra op­ti­mi­zar su ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y po­ten­ciar su ne­go­cio.

Iván es cons­cien­te de que los que lle­van su es­ti­lo de vi­da tie­nen repu­tación de in­de­pen­dien­tes, arries­ga­dos y has­ta un po­co ex­cén­tri­cos. Sin em­bar­go, le pa­re­ce im­por­tan­te di­fe­ren­ciar en­tre quie­nes, co­mo él, tra­ba­jan de for­ma re­mo­ta mien­tras via­jan y quie­nes sim­ple­men­te se au­to­de­no­mi­nan “nó­ma­des di­gi­ta­les” por­que re­co­rren el mun­do: “Mu­chos lo ha­cen pa­ra en­con­trar­se a sí mis­mos, es­pe­ran­do en­con­trar la epi­fa­nía que les per­mi­ta vi­vir me­jor. La ma­yo­ría pro­vie­nen de paí­ses de eco­no­mías desa­rro­lla­das, que al te­ner aho­rros en mo­ne­das con al­to va­lor de cam­bio pue­den au­to­sus­ten­tar­se en paí­ses más ba­ra­tos. Aun­que es­tos gru­pos son mi­no­ri­ta­rios, a ve­ces nos ge­ne­ran una ma­la ima­gen”, ase­gu­ra.

Ga­briel Suá­rez Edad 35 años Ocu­pa­ción In­ge­nie­ro en sis­te­mas Iti­ne­ra­rio De Puer­to Ri­co a Cam­bo­dia, pa­san­do por Es­ta­dos Uni­dos Tip “Hay que lle­var aho­rros pa­ra arran­car si sos free­lan­cer y no de­ses­pe­rar­te cuan­do en­trás en un ba­che la­bo­ral.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.