LA CO­LUM­NA DE PIE­TRO SORBA -

Pa­rri­lla a la vis­ta. Un lo­cal que tie­ne co­mo es­pe­cia­li­dad el bi­fe de cho­ri­zo y los chin­chu­li­nes, ade­más de ma­tam­bre, cos­ti­llar y va­cío.

Clarin - Viva - - Sumario -

El año 2001 fue un tsu­na­mi eco­nó­mi­co que obli­gó a mi­les de per­so­nas a cam­biar su vi­da. Car­los Ga­briel Pes­ce lo su­frió en pri­me­ra per­so­na. Su ac­ti­vi­dad se es­fu­mó. Pri­me­ro pu­so un pues­to de ven­ta de cho­ri­pa­nes de­lan­te de su ne­go­cio ce­rra­do. Sir­vió pa­ra no aho­gar­se. Al po­co tiem­po, pu­do co­lo­car un ca­rri­to. No fun­cio­nó mu­cho y se lo ro­ba­ron. El padre, ca­mio­ne­ro re­ti­ra­do, ofre­ció su ayu­da pa­ra le­van­tar una pa­rri­lli­ta de ba­rrio bá­si­ca. Car­los no co­no­cía los se­cre­tos de las bra­sas y los re­sul­ta­dos no fue­ron los es­pe­ra­dos. No se dio por ven­ci­do. En 2006 su ami­go Os­car ofre­ció su ofi­cio pa­ra ayu­dar­lo. Gran pa­rri- lle­ro pro­fe­sio­nal, co­no­cía los se­cre­tos de la car­ne co­mo po­cos. No pi­dió na­da a cam­bio. Pes­ce in­cor­po­ró cor­tes y pun­tos de coc­ción. Em­pe­zó a ma­ne­jar con sol­tu­ra ca­li­dad y abun­dan­cia. Im­pu­sie­ron dos es­pe­cia­li­da­des: chin­chu­li­nes y bi­fe de cho­ri­zo. Chin­chu­li­nes do­ra­dos y cro­can­tes por fue­ra. Tier­nos co­mo la man­te­ca de­ba­jo de una cos­tri­ta ma­ra­vi­llo­sa, sin tex­tu­ra go­mo­sa. El bi­fe de cho­ri­zo es so­ber­bio. Ma- jes­tuo­so. En su pun­to ideal, su­til­men­te hú­me­do. Con la ayu­da de la es­po­sa Gra­cie­la, Car­los em­pe­zó una nue­va eta­pa en la cual su ami­go Os­car fue de­ter­mi­nan­te. El lo­cal man­tie­ne su esen­cia sim­ple y pro­li­ja. Sin lu­jos. De­di­ca­do a las hi­jas Gre­ta y Mar­ti­na. Car­nes de no­vi­llo es­pe­cial. Los cho­ri­zos sa­bo­ri­za­dos ( pro­vo­lo­ne, que­so azul y mo­rrón-al­baha­ca) son ela­bo­ra­dos in si­tu de for­ma artesanal. Coc­ción im­pe­ca­ble. Sa­bor equi­li­bra­do. Gra­sa y car­ne en pro­por­cio­nes ade­cua­das. El chin­chu­pán me­re­ce res­pe­to. El ma­tam­bre a la piz­za es tierno y pan­ta­grué­li­co. Cos­ti­llar y va­cío des­pier­tan son­ri­sas de sa­tis­fac­ción y las papas fri­tas son de ver­dad.

BIEN DE BA­RRIO. En Sa­ran­dí, una pa­rri­lla que ofre­ce abun­dan­tes cor­tes va­cu­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.