ANECDOTAS IN­FAN­TI­LES -

Clarin - Viva - - Sumario -

ELLA, LA FLOR MÁS BE­LLA ( PI­RO­POS ES­CU­CHO… ¡Y ME GUS­TAN MU­CHO!)  2 AÑOS Y 10 ME­SES. BEL­GRANO, CABA –Be­lu, ¿sa­bés que pa­ra pa­pá y ma­má sos la ne­na más lin­da del mun­do? – Sí, ¡y pa­ra los ne­nes, tam­bién!

RIE­GO OR­GÁ­NI­CO  5 AÑOS. SALLIQUELÓ Mien­tras ca­mi­na­ban por la ca­lle, a Rei­nal­do le die­ron ga­nas de ir al ba­ño. Y des­pués de usar un ár­bol, pre­gun­tó: –Mi pi­chín le sir­ve al ár­bol pa­ra cre­cer, ¿ver­dad, pa­pá?

¡ FLOR DE PA­JA­RI­TO! ( VA­RIA­CIO­NES SO­BRE UN CLÁ­SI­CO)  4 AÑOS. MAR­COS JUÁ­REZ Ma­ría Ju­lie­ta sa­lió con su padre a dar un pa­seo en bi­ci­cle­ta. En eso, vio un pe­que­ño pa­ja­ri­to de mu­chos co­lo­res. –Es un co­li­brí –le ex­pli­có el hom­bre–, un pa­ja­ri­to pi­ca­flor. Al vol­ver a la ca­sa, Ju­li con­tó, en­tu­sias­ma­da: –¡Ma­mi! ¡Vi­mos un co­li­flor de mu­chos co­lo­res!

EL QUE SE LAS REBUSCA, EN­CUEN­TRA  3 AÑOS Y ME­DIO. VI­LLA PUEYRREDÓN, CABA Si­món les pro­pu­so ju­gar a la es­con­di­da a su pa­pá y a su abue­lo. Ellos acep­ta­ron y el chi­qui­to in­di­có al padre: –Con­tá vos. Des­pués, di­jo al abue­lo: –Con­tá vos. Y así, has­ta que el pa­pá le ex­pli­có: –Te­nés que con­tar vos tam­bién. El ne­ne acep­tó: to­mó a los adul­tos de las ma­nos y, con to­tal na­tu­ra­li­dad, es­ta­ble­ció: –Vos te es­con­dés aquí y vos aquí.

TE MO­LES­TA MI AMOOOR, MI AMOR DE JUVENTUUD, Y MI AMOR ES UN ARTEEE EN VIRTUUUD...  9 AÑOS. LA­NÚS La fa­mi­lia ha­bla­ba de ex­pe­rien­cias amorosas, cuan­do Ma­tías con­tó: –Yo ten­go una lar­ga his­to­ria de amor. Des­de sa­li­ta de dos es­toy enamo­ra­do de una com­pa­ñe­ra pe­ro ella no me co­rres­pon­de y es­tá con otros chi­cos. Ma­má, pa­pá, tíos… to­dos me di­cen que me ol­vi­de. Pe­ro yo si­go enamo­ra­do.

VINCULÓMETRO ( ¿ ”ÁR­BOL GE­NEA­LÓ­GI­CO” O “BONSAI”?)  5 AÑOS. PIA­MON­TE Sal­va­dor y Joa­qui­na com­par­tían la sa­li­ta del jar­dín y te­nían el mis­mo ape­lli­do, pe­ro eran primos le­ja­nos. Una tar­de, va­lién­do­se de los ce­lu­la­res de las ma­más, el va­ron­ci­to in­vi­tó a ju­gar a la ne­na. Co­mo vi­vía a una cua­dra, ella lle­gó de in­me­dia­to. Y Sal­vi la re­ci­bió, ex­cla­man­do: –¡Joa­qui! Si so­mos primos le­ja­nos, ¿¡por qué lle­gas­te tan rá­pi­do!?

LO­CA… ¡ POR LA VI­DA!  5 AÑOS. MO­RENO –Abue, vos te­nés mu­chas ra­yas en la ca­ra. – Sí, Va­len, es por­que ten­go mu­chos años. Ca­da año voy a te­ner una ra­ya más. –¡Ah, sí! ¡Sos una abue­la ra­ya­da!

¡YE…YA ES ETER­NA!  8 AÑOS Y ME­DIO. VI­LLA CRESPO –La bi­sa “Ye­ya” es una ge­nia. –¿Por qué, Ca­te­ri­na? –¡Por­que no se mue­re!

EN UN DIA CLA­RA SE VE HAS­TA SIEM­PRE  6 AÑOS. FLO­RES –¿Dón­de es­tá la abue­la No­ra? – Se fue al cie­lo y des­de allí nos mi­ra y nos pro­te­ge. Cla­ra qui­so ase­gu­rar­se... –¿Se lle­vó los an­te­ojos?

SO­BRE “MORIDO”, ¡ MO­JA­DO!  4 AÑOS. LO­MAS DE ZA­MO­RA En me­dio de una fuer­te tormenta con gra­ni­zo, Agus­ti­na ex­cla­mó, muy preo­cu­pa­da: –Po­bre la gen­te que es­tá en el cie­lo… ¡se va a mo­jar to­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.