NARDA LEPES RES­PON­DE A 20 PRE­GUN­TAS -

La po­pu­lar chef cuen­ta que no ex­tra­ña el mun­do de la te­le, pe­ro sí co­ci­nar ahí. Se de­cla­ra una ma­dre re­la­ja­da, pe­ro fir­me en cier­tos te­mas. “Cuan­to más gran­de soy, me­nos fil­tro ten­go”, di­ce.

Clarin - Viva - - Sumario - POR EU­GE­NIO MAESTRI FO­TO: GE­RAR­DO DELL’ORO

1

¿ Có­mo sur­gió la idea de es­cri­bir tuits con di­fe­ren­tes tips pa­ra co­ci­nar y co­mer me­jor? ¿Pen­sa­bas que iban a te­ner tan­ta re­per­cu­sión?

En reali­dad ha­ce años que lo ha­go, só­lo que es­ta vez fue­ron nu­me­ra­dos y to­dos jun­tos. Bá­si­ca­men­te es­cri­bo lo que di­go siem­pre, pe­ro de ma­ne­ra más co­lo­quial, di­ga­mos.

2

¿En­tre los co­ci­ne­ros tam­bién hay grie­ta, co­mo pa­sa con mu­cha gen­te que es­tá di­vi­di­da por su pos­tu­ra so­bre có­mo ve el país? Ja, ja, ja... No, real­men­te. Hay gen­te que tra­ba­ja en gru­po y otra so­la, pe­ro no hay grie­ta.

3

Tu­vis­te una cla­ra po­si­ción a fa­vor de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to. Pe­se al re­cha­zo del Se­na­do, creés, co­mo di­jo la es­cri­to­ra Clau­dia Piñeiro, que “la ba­ta­lla cul­tu­ral es­tá ga­na­da”. Sí, cla­ra­men­te. Es bueno ha­blar de las co­sas, en voz al­ta. El secreto, el ta­bú, só­lo ayu­dan a los ma­los.

4

Co­ci­nas­te y con­du­jis­te pro­gra­mas en la te­le. ¿Ex­tra­ñás ese mun­do? En reali­dad ex­tra­ño co­ci­nar en la te­le, pro­gra­mas si­go ha­cien­do, pe­ro me gus­ta co­ci­nar.

5

Uno de tus le­mas es Co­mer y pa­sar­la bien. ¿Esa fra­se re­su­me tu fi­lo­so­fía de co­ci­na y de vi­da? To­do jun­to. Des­pués tam­bién creé la fra­se de la Fe­ria Mas­ti­car, que es Co­mer ri­co ha­ce bien. Lo que te­ne­mos que re­de­fi­nir es qué quie­re de­cir “ri­co” pa­ra no­so­tros.

6

Pa­sas­te par­te de tu in­fan­cia vi­vien­do en el ex­te­rior, ¿qué re­cuer­dos te­nés de esos años? Amé Ve­ne­zue­la, te­ner la opor­tu­ni­dad de vi­vir en el Ca­ri­be un tiem­po, con ese cli­ma, esos aro­mas, los rit­mos, la gen­te... Aun­que era chi­ca, to­do que­da.

7

Cuan­do mu­rió Ant­hony Bour­dain di­jis­te que era el co­ci­ne­ro más in­flu­yen­te de es­te tiem­po. ¿Quié­nes fue­ron tus in­fluen­cias o maes­tros? Al­gu­nos tie­nen maes­tros muy de­fi­ni­dos; en mi ca­so no fue así. Po­dría de­cir mu­chos y nin­guno en es­pe­cial.

8

¿En la co­ci­na, ya es­tá to­do in­ven­ta­do? No, creo que hay mu­cho ol­vi­da­do. Y

to­da­vía que­da mu­cho por sa­ber y vol­ver a apren­der.

9

La mú­si­ca siem­pre ocu­pó un rol pre­pon­de­ran­te en tus pro­gra­mas. ¿Quién o quié­nes son sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos? Es­cu­cho muy va­ria­do. Pe­ro pue­do nom­brar a quie­nes com­pro y no des­car­go: Beatles, Blur, Ba­ba­só­ni­cos, Pri­mal Scream, Phoe­nix.

10

¿ En qué épo­ca te hu­bie­ra gus­ta­do vi­vir y por qué? Uhhh, qué di­fí­cil. Cuan­do lo pien­so, en­se­gui­da cam­bio de opi­nión. Ro­mán­ti­ca­men­te mu­chas sue­nan bien. Pe­ro sa­bien­do la reali­dad de al­gu­nas, dan mie­do. Ha­bien­do na­ci­do a prin­ci­pios de los ‘70, hoy me hu­bie­ra gus­ta­do te­ner 17 en los ‘60 pa­ra ver y vi­vir esa “re­vo­lu­ción” que hu­bo.

11

Si el pre­si­den­te Ma­cri te pi­die­ra un con­se­jo, ¿qué le di­rías? Só­lo opino de lo que sien­to que ten­go ba­ses su­fi­cien­tes. Le di­ría que ali­ge­re el ca­mino pa­ra pe­que­ños pro­duc­to­res y em­pren­de­do­res gas­tro­nó­mi­cos. Y que sa­que los di­no­sau­rios de su par­ti­do.

12

¿El con­cep­to de bon vi­vant si­gue vi­gen­te en la ac­tua­li­dad? Hoy les di­cen foo­dies... pe­ro bon vi­vant es bas­tan­te más am­plio, im­pli­ca otros as­pec­tos de la vi­da.

13

Ha­ce unos años subis­te un fo­to a Ins­ta­gram con una ca­be­za de cer­do en una olla y es­cri­bis­te “Ho­la, ma­ña­na se­ré mor­ci­lla”. Pro­vo­có re­vue­lo de gru­pos eco­lo­gis­tas, hoy ¿qué te de­jó el epi­so­dio? Yo si­go ha­cien­do lo mis­mo y en el mis­mo ca­mino: pro­mo­vien­do que co­ma­mos más ve­ge­ta­les y mos­trar có­mo se ha­ce lo que ela­bo­ra­mos.

14

A pro­pó­si­to, ¿có­mo te ma­ne­jás con la ex­po­si­ción en las re­des? Me di­vier­to. Tam­bién es tra­ba­jo por­que me lo to­mo co­mo una pla­ta­for­ma de co­mu­ni­ca­ción de lo que ha­go y de lo que me in­tere­sa. Man­ten­go se­pa­ra­dos los con­te­ni­dos de Fa­ce­book, de Ins­ta­gram y de Twit­ter.

15

Con tu pro­gra­ma via­jas­te por mu­chos lu­ga­res, ¿cuál des­tino te sor­pren­dió más, y cuál fue la si­tua­ción más bi­za­rra que te to­có vi­vir? Asia siem­pre sor­pren­de, so­bre to­do por la cul­tu­ra, que es más an­ti­gua, con co­sas dia­me­tral­men­te opues­tas a lo que co­no­ce­mos. Si­tua­cio­nes bi­za­rras en los via­jes fue­ron mu­chas, al­gu­nas de ri­sa, otras de aven­tu­ra, otras de mie­do. Pe­ro que llueva en el Saha­ra mien­tras es­ta­ba an­dan­do en un ca­me­llo: no la vi ve­nir.

16

Mar­cel Proust es­cri­bió en Por el ca­mino de Swann, pri­mer to­mo de En bus­ca del tiem­po per­di­do, có­mo el sa­bor y el aro­ma de una ma­da­le­na mo­ja­da en el té pro­vo­ca­ba un de­ta­lla­do re­cuer­do de la ca­sa de su tía y de su in­fan­cia. ¿Cuál se­ría el sa­bor o el olor de la ma­da­le­na de Narda? Las are­pas, el man­go ma­du­ro. Y las cro­que­tas de es­pi­na­ca de mi ma­má.

17

Al­gu­na vez di­jis­te “Ten­go ma­la ca­ra y se me no­ta si al­go no me gus­ta”. ¿Qué co­sas no te gus­tan? Cuan­to más gran­de, me­nos fil­tro ten­go. Si no me gus­ta al­go, lo di­go. Si no es­toy de acuer­do, lo di­go. Creo que es­ta­mos en un mo­men­to don­de la ver­dad im­por­ta más que nun­ca. Si la si­tua­ción es in­có­mo­da pa­ra mí o ¡si veo que lo es pa­ra al­guien más!, ha­go al­go pa­ra cor­tar­la.

18

¿Có­mo es la Narda ma­má de Leia? Com­par­to mu­cho tiem­po con ella, me acom­pa­ña a ca­si to­dos la­dos. Via­ja­mos jun­tas por tra­ba­jo tam­bién. Soy re­la­ja­da, pe­ro fir­me con cier­tos te­mas. Tra­to de dar­le he­rra­mien­tas pa­ra que de­ci­da, pe­ro me equivoco to­dos los días, se­gu­ro, co­mo ha­cen e hi­cie­ron to­dos los pa­dres y ma­dres siem­pre. Uno apren­de to­do el tiem­po.

19

¿La co­ci­na fun­cio­na co­mo un ar­ma o una es­tra­te­gia de se­duc­ción? La co­ci­na es. La co­mi­da es. El ali­men­to es. Es­tá pre­sen­te y es par­te fun­da­men­tal de to­do lo que ha­ce­mos to­dos los días. Pue­de ser amor, tra­ba­jo, pre­mio, cas­ti­go. Eso es­tá en ca­da uno.

20

¿Cuál es tu ma­yor vir­tud y tu ma­yor de­fec­to? ¡De­fec­tos, en plu­ral! Esa fal­ta de fil­tro se mez­cla a ve­ces con po­co tac­to, pe­ro lo tra­ba­jo día a día. Aun­que bus­can­do el la­do bueno, lo que pien­so lo pue­do de­cir de fren­te. Soy me­dio des­or­de­na­da, y jun­to co­sas. Y ha­blo mu­cho. Co­mo vir­tud, me gus­ta mi cu­rio­si­dad, la de­jo ser...

“ME HU­BIE­RA GUS­TA­DO TE­NER 17 EN LOS ‘60 PA­RA VER Y VI­VIR ESA REVOLUCION.” ...

“EN LA CO­CI­NA TODAVIA QUE­DA MU­CHO POR SA­BER Y VOL­VER A APREN­DER.” ...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.