LA CO­LUM­NA DE FA­CUN­DO MA­NES -

Es im­por­tan­te apren­der a re­co­no­cer el es­trés co­mo pri­mer pa­so pa­ra po­der ma­ne­jar­lo. La for­ma en que ca­da uno reac­cio­na de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res, co­mo la per­so­na­li­dad, las ex­pe­rien­cias pre­vias y la re­si­lien­cia. Co­no­cer las cau­sas es un pa­so pa­ra en­fre

Clarín - Viva - - Sumario - POR FA­CUN­DO MA­NES

Cuando per­ci­bi­mos una pre­sión, real o ima­gi­na­da, nues­tro or­ga­nis­mo presenta una res­pues­ta adap­ta­ti­va: el es­trés. Es la for­ma que te­ne­mos de res­pon­der an­te las de­man­das del am­bien­te. Los es­tre­so­res, es­tí­mu­los que lo des­en­ca­de­nan, pue­den ocu­rrir una so­la vez o es­tar pre­sen­tes por lar­gos pe­río­dos de tiem­po.

Es­to ha­ce que se iden­ti­fi­quen di­fe­ren­tes ti­pos de es­trés. Por un la­do, el es­trés de la ru­ti­na se re­la­cio­na con cues­tio­nes la­bo­ra­les, fa­mi­lia­res y co­ti­dia­nas. Pero tam­bién pue­de res­pon­der a un cam­bio ne­ga­ti­vo brus­co, co­mo per­der el tra­ba­jo, di­vor­ciar­se o re­ci­bir un diag­nós­ti­co de una en­fer­me­dad. El es­trés pos­trau­má­ti­co pue­de ocu­rrir cuando la per­so­na se ha vis­to ex­pues­ta a un pe­li­gro de muer­te, le­sión gra­ve o vio­len­cia se­xual.

¿Qué su­ce­de en nues­tro cuer­po an­te un es­tre­sor? El cuer­po se pre­pa­ra pa­ra la lu­cha o hui­da. Se des­en­ca­de­na en­ton­ces una cas­ca­da de hor­mo­nas, in­clu­yen­do la adre­na­li­na y el cor­ti­sol, que tie­nen efec­tos en to­do el cuer­po. La ta­sa car­día­ca y la cir­cu­la­ción san­guí­nea se in­cre­men­tan, los múscu­los se ten­san y la fuer­za fí­si­ca au­men­ta. To­do es­to pre­pa­ra al or­ga­nis­mo a ac­tuar rá­pi­da­men­te.

El es­trés no pue­de evi­tar­se por com­ple­to. To­das las per­so­nas lo ex­pe­ri­men­ta­mos de vez en cuando. Es una res­pues­ta nor­mal del or­ga­nis­mo que –en su jus­ta me­di­da– es ne­ce­sa­ria y be­ne­fi­cio­sa pa­ra man­te­ner la mo­ti­va­ción, pre­pa­rar­se pa­ra la ac­ción y en­fren­tar los desafíos de la vi­da. El pro­ble­ma apa­re­ce cuando la res­pues­ta de es­trés se cro­ni­fi­ca (cuando el es­tre­sor es cons­tan­te) o cuando la mis­ma con­ti­núa tiem­po des­pués de que el es­tre­sor ya no es­tá pre­sen­te. El es­trés se con­vier­te en un pro­ble­ma si em­pie­za a afec­tar nues­tras ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas.

El es­trés cró­ni­co pue­de te­ner un im- pac­to ne­ga­ti­vo en la sa­lud fí­si­ca y men­tal. Los cam­bios fi­sio­ló­gi­cos aso­cia­dos al es­trés, cuando se sos­tie­nen en el tiem­po, pue­den su­pri­mir los sis­te­mas in­mu­ne, di­ges­ti­vo, cir­ca­diano, y re­pro­duc­ti­vo. Las per­so­nas ba­jo es­trés cró­ni­co tie­nen más ries­go de con­traer in­fec­cio­nes vi­ra­les fre­cuen­tes, co­mo gri­pes o res­fríos. Se aso­cia tam­bién con el in­cre­men­to de la pre­sión san­guí­nea, en­fer­me­da­des del co­ra­zón, dia­be­tes y obe­si­dad, así co­mo tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos co­mo an­sie­dad y de­pre­sión.

Es im­por­tan­te apren­der a re­co­no­cer el es­trés co­mo pri­mer pa­so pa­ra po­der ma­ne­jar­lo. De­be­mos sa­ber que se ex­pe­ri­men­ta de di­ver­sas ma­ne­ras de­pen­dien­do de la per­so­na. A ni­vel fí­si­co, pue­de pro­du­cir ta­qui­car­dia, di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir, ten­sión o do­lor mus­cu­lar, fa­ti­ga, do­lor de ca­be­za, ma­les­tar es­to­ma­cal, pér­di­da o au­men­to de pe­so, y cam­bio en el de­seo se­xual. A ni­vel psi­co­ló­gi­co, pue­de ge­ne­rar sen­sa­cio­nes de ago­bio, in­quie­tud, an­sie­dad, de­pre­sión, fal­ta de mo­ti­va­ción, pro­ble­mas de con­cen­tra­ción, e irri­ta­bi­li­dad.

La for­ma en que ca­da uno reac­cio­na al es­trés de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res, co­mo la per­so­na­li­dad, las ex­pe­rien­cias pre­vias y la re­si­lien­cia, de­fi­ni­da es­ta úl­ti­ma co­mo la ca­pa­ci­dad de so­pre­po­ner­se al do­lor emo­cio­nal y sa­lir for­ta­le­ci­do. Al­gu­nas per­so­nas son capaces de afron­tar el es­trés más efi­cien­te­men­te y re­cu­pe­rar­se con ma­yor ra­pi­dez. Otros, en un in­ten­to por ma­ne­jar al­tos ni­ve­les de es­trés, re­cu­rren a es­tra­te­gias desadap­ta­ti­vas co­mo te­ner atra­co­nes de co­mi­da, con­su­mir al­cohol en ex­ce­so u otras dro­gas, ais­lar­se so­cial­men­te o pa­sar lar­gas ho­ras fren­te al te­le­vi­sor. Si bien es­tas con­duc­tas pue­den re­sul­tar re­la­jan­tes en el mo­men­to, a lar­go pla­zo son in­efi­ca­ces y da­ñi­nas. Co­no­cer las cau­sas del es­trés cró­ni­co, los efec­tos en nues­tra sa­lud y las po­si­bles con­duc­tas que pue­de des­en­ca­de­nar en no­so­tros es un pri­mer pa­so pa­ra en­fren­tar­lo.

FA­CUN­DO MA­NES NEUROLOGO. NEUROCIENT­IFICO. PRE­SI­DEN­TE DE LA FUNDACION INECO. Twit­ter: @Ma­ne­sF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.