Lu­cha­dor cla­ve por los de­re­chos hu­ma­nos y co­fun­da­dor del CELS

Clarín - - OBITUARIO Y FÚNEBRES -

Jo­sé Fe­de­ri­co Wes­ter­kamp, uno de los fun­da­do­res del Centro de Es­tu­dios Le­ga­les y So­cia­les ( CELS) e in­te­gran­te de la Asam­blea Per­ma­nen­te por los De­re­chos Hu­ma­nos (APDH), mu­rió es­ta se­ma­na a los 96 años. Su la­bor fue cla­ve pa­ra con­fec­cio­nar las lis­tas de los des­apa­re­ci­dos y pre­sen­tar Há­beas Cor­pus en fa­vor de la víc­ti­mas del te­rro­ris­mo de Es­ta­do.

Wes­ter­kamp na­ció el 3 de ju­nio de 1916 y era ami­go de Emi­lio Fer­mín Mig­no­ne, a quien acom­pa­ñó en la fun­da­ción de la APDH en 1975. Ese año ha­bía si­do de­te­ni­do su hi­jo Gus­ta­vo, en­car­ce­la­do sin pro­ce­so has­ta 1983. Su otro hi­jo, Fe­de­ri­co, emi­gró a Fran­cia don­de per­ma­ne­ció has­ta 1984.

Ha­ce dos años, en enero de 2012, ha­bía muer­to su es­po­sa Án­ge­la Mu­ru­zá­bal de Wes­ter­kamp, cien­tí­fi­ca y lu­cha­do­ra por los de­re­chos hu­ma­nos. Doc­to­ra en quí­mi­ca, fue co­la­bo­ra­do­ra de los pre­mios No­bel, Luis Fe­de­ri­co Le­loir y Ber­nar­do Hous­say. En los 50 trabajó en la fun­da­ción de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Na­cio­nal (UTN) don­de en­se­ñó has­ta 1978.

“Pi­po”, co­mo le de­cían, y su es­po­sa Án­ge­la ju­ga­ron un pa­pel cla­ve en la de­nun­cia de los crí­me­nes du­ran­te la dic­ta­du­ra. Allí pe­sa­ron sus con­tac­tos con Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal y Pa­tri­cia De­rian, se­cre­ta­ria pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos y Asun­tos Hu­ma­ni­ta­rios du­ran­te el go­bierno de Jimmy Car­ter.

Wes­ter­kamp y su es­po­sa fue­ron so­li­da­rios con los fa­mi­lia­res de pre­sos y des­apa­re­ci­dos, tra­ba­jan­do jun­to a Mig­no­ne, Al­fre­do Bra­vo, Bo­ris Pa­sik, Emi­lio Con­te y Est­her Ba­lles­trino de Ca­rea­ga, una ma­dre des­apa­re­ci­da en la Igle­sia de la San­ta Cruz, en­tre otros.

Wes­ter­kamp fue el pri­me­ro en com­pi­lar la lis­ta de los cien­tí­fi­cos pre­sos y des­apa­re­ci­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra. Du­ran­te la dic­ta­du­ra es­tu­vo de­te­ni­do en dos opor­tu­ni­da­des. Una, cuan­do el go­bierno mi­li­tar in­ten­tó des­ca­be­zar al CELS y lo en­car­ce­ló jun­to a Mig­no­ne, Con­te, Cris­ti­na Caia­ti, Car­men La­pa­có, Bo­ris Pa­sik y Al­fre­do Ga­let­ti. La se­gun­da, cuan­do de­nun­ció al juez fe­de­ral de Raw­son co­mo “inep­to e inope­ran­te” por­que no aten­día las de­nun­cias de los ma­los tra­tos con­tra los pre­sos po­lí­ti­cos alo­ja­dos en la cár­cel de la capital de Chu­but.

Fue tam­bién fun­da­dor y pre­si­den­te del Mo­vi­mien­to por la Vi­da y por la Paz ( MOVIP) y miem­bro ho­no­rí­fi­co de la Fun­da­ción Sín­te­sis. En 2012, la Le­gis­la­tu­ra por­te­ña lo de­cla­ró “Per­so­na­li­dad Des­ta­ca- da de las Cien­cias y los De­re­chos Hu­ma­nos”.

Wes­ter­kamp, doc­tor en Quí­mi­ca y Fí­si­ca gra­dua­do en la UBA en 1949, reali­zó pos­gra­dos en Co­lum­bia, EE.UU., en­tre 1947 y 1960. Se le re­co­no­cen dos gran­des lo­gros cien­tí­fi­cos, pre­cur­so­res en el uso del lá­ser y las mi­cro­on­das. Con­tri­bu­yó a la for­ma­ción de la Aso­cia­ción de Fí­si­ca y la So­cie­dad Cien­tí­fi­ca Ar­gen­ti­na y ad­vir­tió so­bre los ries­gos del uso de la ener­gía nu­clear, pro­pi­cian­do el uso de ener­gías lim­pias co­mo pre­cur­sor de la de­fen­sa del eco­sis­te­ma.

En la Ar­gen­ti­na, el cien­tí­fi­co fue miem­bro de la Pug­wa­sh, un mo­vi­mien­to crea­do por Ber­trand Rus­sell y Al­bert Eins­tein, a quien co­no­ció per­so­nal­men­te. En Mi­ra­das al Sur, en­tre­vis­ta­do jun­to a su hi­jo Gus­ta­vo, con­tó que lo­gró la fir­ma de Jor­ge Luis Bor­ges en una de­cla­ra­ción so­bre los des­apa­re­ci­dos. Fue a la ca­sa, le mos­tró las lis­tas y lo con­ven­ció. “Ni si­quie­ra le pe­dí en­tre­vis­ta ni na­da. Fui di­rec­ta­men­te”, re­cor­dó.

Va­lien­te. Wes­ter­kamp fir­mó y pre­sen­tó los pri­me­ros Há­beas Cor­pus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.