A 107 años de la lle­ga­da de un le­gen­da­rio bu­que ja­po­nés

Clarín - - SOCIEDAD - Pa­tri­cio Dow­nes pdow­[email protected]

Boe­do ocho sie­te tres. Pa­re­ce un có­di­go de ba­ta­lla y lo fue. Por­que ahí la­tió la bohe­mia del bar “El Ja­po­nés”, fun­da­do en 1920 por el in­mi­gran­te ni­pón Mo­to­ki­chi Ya­ma­ka­ta, don­de se reunía el Gru­po de Boe­do. Lu­gar de es­tir­pe de ba­rrio por­te­ño y de me­sas don­de des­pa­rra­ma­ron ta­len­to Al­va­ro Yun­que, Ro­ber­to Arlt, Leó­ni­das Bar­let­ta y Elías Cas­tel­nuo­vo. Los ad­ver­sa­rios li­te­ra­rios de Jor­ge Luis Bor­ges.

Mo­to­ki­chi vino a Amé­ri­ca en el bu­que Ka­sa­to Ma­ru. Con 780 in­mi­gran­tes ja­po­ne­ses to­có puer­to en San­tos, Brasil, el 18 de ju­nio de 1908, que se ce­le­bra en Ja­pón co­mo el Día de la In­mi­gra­ción Ul­tra­ma­ri­na y, en Brasil, co­mo el de la In­mi­gra­ción Ja­po­ne­sa. Por eso, el sá­ba­do pa­sa­do en la se­de por­te­ña de la Aso­cia­ción Ja­po­ne­sa en la Ar­gen­ti­na (AJA) re­cor­da­ron la epo­pe­ya de ese bar­co­sím­bo­lo de la co­mu­ni­dad ja­po­ne­sa en el país.

Es­tu­vo Ro­ber­to Ya­ma­ka­ta, des­cen­dien­te del due­ño del mí­ti­co ca­fé de Boe­do, y Ce­lia de la Fuen­te, cu­yo bi­sa­bue­lo Shin­za­to Shin­sei, tam­bién hi­zo la tra­ve­sía en el Ka­sa­to Ma­ru. Con vi­deos y otros tes­ti­mo­nios con­ta­ron có­mo unos 50 ja­po­ne­ses se des­pren­die­ron del gru­po que lle­gó a Brasil. Vie­ron que la “tie­rra pro­me­ti­da” era só­lo su­fri­mien­to y ex­plo­ta­ción, y si­guie­ron via­je a la Ar­gen­ti­na. Mo­to­ki­chi y su es­po­sa Sei fue­ron due­ños de otro bar cer­ca del Obe­lis­co. Su amis­tad con Arlt hi­zo que fue­ra es­ce­na­rio de uno de los re­la­tos de “Los sie­te lo­cos”. “Allí mi fa­mi­lia se sal­vó del bom­bar­deo a Pla­za de Ma­yo. Lue­go ca­yó ba­jo la pi­que­ta del en­san­che de la 9 de Ju­lio ”, di­jo Ro­ber­to.

De la Fuen­te, ar­tis­ta plás­ti­ca des­cen­dien­te de Shin­sei, y Ya­ma­ka­ta, quie­re ha­llar a otros des­cen­dien­tes de quie­nes via­ja­ron en el Ka­sa­to Ma­ru. Por eso se unie­ron a Al­ber­to Onaha, pre­si­den­te de la AJA, y an­fi­trión de la ce­le­bra­ción de los 108 años. Ya­ma­ka­ta agre­ga que “co­mo Ja­pón vi­vía una cri­sis de­mo­grá­fi­ca y de­socu­pa­ción, los via­je­ros hu­ye­ron de una cua­si es­cla­vi­tud en Brasil y tam­bién Pe­rú, lle­gan­do a la ma­ra­vi­llo­sa Ar­gen­ti­na”.

Aun­que en el país los ja­po­ne­ses y sus des­cen­dien­tes ron­dan las 50.000 per­so­nas, Onaha con­fía en re­unir un im­por­tan­te pa­tri­mo­nio des­per­di­ga­do en ca­sas fa­mi­lia­res y ar­chi­vos. “La idea es res­ca­tar his­to­rias con­ser­van­do la me­mo­ria de nues­tra gen­te. La prin­ci­pal co­rrien­te ja­po­ne­sa en el país pro­vino de Oki­na­wa”, di­jo el di­ri­gen­te.

La de es­tos aven­tu­re­ros del bu­que Ka­sa­to Ma­ru fue la pri­me­ra in­mi­gra­ción ja­po­ne­sa a la Ar­gen­ti­na en gru­po. An­tes, se­gún el si­tio de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, lle­ga­ron al­gu­nos en for­ma ais­la­da co­mo el ma­go Ro­go­ro Su­mi­da­ka­wa, a mi­tad del si­glo XIX. Pe­ro la ce­le­bra­ción del cen­te­na­rio de la pri­me­ra in­mi­gra­ción se reali­zó en 1986 en ho­me­na­je a Kin­zo Ma­kino, un ja­po­nés que tra­ba­jó en los fe­rro­ca­rri­les con el ape­lli­do King.

N. SIEIRA

Des­cen­dien­tes. De los via­je­ros del bu­que sím­bo­lo ja­po­nés.

Adelantados. Una de las fa­mi­lias que lle­gó a bor­do del Ka­sa­to Ma­ru.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.