Cien­tí­fi­ca pre­mia­da

Pri­me­ra con el Bun­ge y Born orn

Clarín - - TAPA - Va­le­ria Ro­mán vro­[email protected]

Noemí Za­ritzky, in­ge­nie­ra quí­mi­ca, tra­ba­ja pa­ra me­jo­ra­rar la vi­da co­ti­dia­na.

Por pri­me­ra vez en su his­to­ria, el pres­ti­gio­so pre­mio de la Fun­da­ción Bun­ge y Born que re­co­no­ce una tra­yec­to­ria bri­llan­te en la cien­cia ar­gen­ti­na des­de 1964 se­rá otorgado a una mu­jer. Lo re­ci­bi­rá hoy Noemí Za­ritzky, que a los 20 años se ha­bía gra­dua­do co­mo in­ge­nie­ra quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta (UNLP). Con va­rios equi­pos de tra­ba­jo y mu­cha pa­sión y creatividad, Za­ritzky lo­gró so­lu­cio­nes

pa­ra re­sol­ver des­de la ge­ne­ra­ción

de ali­men­tos más sa­lu­da­bles has­ta pa­ra ha­cer que las in­dus­trias sean más ami­ga­bles con el am­bien­te.

Gra­cias al tra­ba­jo de Za­ritzky, pron­to en las co­ci­nas se po­drían usar bol­si­tas her­vi­do­ras o se­pa­ra

do­res que es­tán he­chos con al­mi­do­nes y se de­gra­dan. Así, se re­du­ci­ría la can­ti­dad de re­si­duos plás­ti­cos. Las ver­du­ras y las fru­tas po­drían es­tar re­cu­bier­tas tam­bién en esas pe­lí­cu­las bio­de­gra­da­bles, que a su vez du­pli­ca­rían el tiem­po de vi­da útil du­ran­te el al­ma­ce­na­mien­to re­fri­ge­ra­do. Las ham­bur­gue­sas (con acei­tes de pes­ca­do) se­rían más sa­lu­da­bles, pe­ro con la mis­ma tex­tu­ra y gus­to que las tra­di­cio­na­les. Y las per­so­nas ce­lía­cas po­drían con­tar con ma­sas no leu­da­das y pas­tas de me­jor ca­li­dad en com­pa­ra­ción con las que ya exis­ten en el mercado.

Pa­ra que la in­dus­tria procesadora de ali­men­tos con­ta­mi­ne me­nos, Za­ritzky –que di­ri­ge por con­cur­so el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y De­sa­rro­llo en Crio­tec­no­lo­gía de Ali­men­tos, que de­pen­de del Co­ni­cet y la UNLP y tie­ne 150 in­ves­ti­ga­do­res–, desa­rro­lló téc­ni­cas que uti­li­zan coa­gu­lan­tes na­tu­ra­les pa­ra tra­tar efluen­tes, y creó tec­no­lo­gías que se apro­ve­chan del tra­ba­jo co­la­bo- ra­ti­vo de las bac­te­rias. Los mi­cro­or­ga­nis­mos for­man “con­sor­cios” que con­su­men con­ta­mi­nan­tes y pu­ri­fi­can el agua. De es­ta ma­ne­ra, las em­pre­sas que em­pleen esos desa­rro­llos po­drían con­ta­mi­nar

me­nos las aguas de ríos, arro­yos y la­gu­nas. Por si fue­ra po­co, Za­ritzky le en­con­tró la vuel­ta al pro­ble­ma de los re­si­duos que se ge­ne­ran por el pro­ce­sa­mien­to de lan­gos­ti­nos, cen­to­llas, ca­ma­ro­nes y can­gre­jos en la Pa­ta­go­nia. De esos crus­tá­ceos, se ob­tie­ne el qui­to­sano, que sir­vió pa­ra sin­te­ti­zar mi­cro y na­no­par­tí

cu­las que son ca­pa­ces de des­con­ta­mi­nar aguas con cro­mo, un agen­te can­ce­rí­geno. Con la in­ves­ti­ga­do­ra Ji­me­na Di­ma, del Cen­tro Na­cio­nal Pa­ta­gó­ni­co, hi­cie­ron ex­pe­ri­men­tos que de­mos­tra­ron que las na­no­par­tí­cu­las pue­den re­mo­ver el 90% del cro­mo en me­nos de 3 ho­ras. Aho­ra, es­tán tra­ba­jan­do en el di­se­ño de una plan­ta de pro­duc­ción de qui­to­sano en Puer­to Madryn, a par­tir de los re­si­duos de la in­dus­tria pes­que­ra.

Las apli­ca­cio­nes de los tra­ba­jos de Za­ritzky son va­ria­dí­si­mas. Por la ori­gi­na­li­dad de sus in­ves­ti­ga­cio­nes, es­pe­cial­men­te en crio­pre

ser­va­ción de ali­men­tos y ma­te­rial bio­ló­gi­co, la tras­cen­den­cia de los re­sul­ta­dos al sec­tor pro­duc­ti­vo y la for­ma­ción de otros in­ves­ti­ga­do­res, el ju­ra­do del Pre­mio Bun­ge y Born 2015 en in­ge­nie­ría de pro­ce­sos (pre­si­di­do por Ro­ber­to Wi­lliams y Mi­guel La­bor­de) de­ci­dió otor­gár­se­lo a Za­ritzky. An­tes, só­lo ha­bía si­do re­ci­bi­do por hom­bres, co­mo los cien­tí­fi­cos Luis Fe­de­ri­co Le­loir, An­drés Stop­pa­ni y Ga­briel Ra­bi­no­vich. “Fue una gran sor­pre­sa”, con­tó la doc­to­ra a Cla­rín. Des­de chi­ca, tu­vo en cla­ro que su vi­da iba a pa­sar por las cien­cias. A los 16 años, se re­ci­bió de maes­tra, y lue­go apro­bó ma­te­rias de un ba­chi­lle­ra­to pa­ra po­der en­trar en la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. A los 20 años, Za­ritzky ya se ha­bía re­ci­bi­do de in­ge­nie­ra quí­mi­ca, y un com­pa­ñe­ro de la fa­cul­tad se con­vir­tió en el amor su vi­da: se ca­sa­ron al año si­guien­te. Hoy tie­nen 3 hi­jos y 4 nie­tos. “Siem­pre me gus­tó la in­ves­ti­ga­ción y la do­cen­cia, y aún si­go por­que son los mo­to­res de mi vi­da. Tam­bién dis­fru­to mu­cho cuan­do es­toy con mi ma­ri­do y mis hi­jos y cuan­do jue­go con mis nie­tos”, co­men­ta Za­ritzky, que se de­di­ca tam­bién a co­ci­nar, a ha­cer los arre­glos de su ro­pa y a es­cu­char jazz y mú­si­ca bra­si­le­ña cuan­do no tra­ba­ja co­mo cien­tí­fi­ca. De su em­pe­ño re­sul­ta­ron in­no­va­cio­nes que es­tán pa­ten­ta­das. Mu­chas, a la espera de que la in­dus­tria las adop­te ma­si­va­men­te. “Mi sue­ño es que to­dos mis tra­ba­jos sir­van pa­ra me­jo­rar la sa­lud de la gen­te co­mo la del am­bien­te. Ha­ce fal­ta que las em­pre­sas adop­ten las tec­no­lo­gías que he­mos desa­rro­lla­do”.

Hoy tam­bién se da­rá el Pre­mio Es­tí­mu­lo a Jó­ve­nes Cien­tí­fi­cos de la Fun­da­ción Bun­ge y Born. Lo re­ci­bi­rá Ve­ra Ál­va­rez, que es in­ge­nie­ra y doc­to­ra cien­cias de Ma­te­ria­les por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mar del Pla­ta e in­ves­ti­ga­do­ra del Co­ni­cet.

MAU­RI­CIO NIEVAS

La pre­mia­da. Noemí Za­ritzky se re­ci­bió a los 20 años y aho­ra di­ri­ge un cen­tro del Co­ni­cet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.