Cuan­do la Jus­ti­cia no en­jui­cia

Clarin - - OPINIÓN - Catalina de Elía

Es­te año abun­da­ron re­so­nan­tes in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les so­bre co­rrup­ción po­lí­ti­ca. Vi­mos des­fi­lar por Co­mo­do­ro Py mu­chos ex fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas de pri­me­rí­si­ma lí­nea. La pre­gun­ta que so­bre­vue­la

y que la de­mo­cra­cia de­be res­pon­der es si van a ha­ber cul­pa­bles e inocen­tes, pre­sos y

ab­suel­tos. Pa­ra eso, hay que res­pon­der otra pre­gun­ta que es an­te­rior y qui­zás más im­por­tan­te: si es­ta vez la jus­ti­cia va a en­jui­ciar. Por­que la his­to­ria ar­gen­ti­na nos en­se­ña que to­das las tran­si­cio­nes de go­bierno traen apa­re­ja­da una in­ten­sa actividad ju­di­cial que en ge­ne­ral que­da en la na­da.

Se acer­ca fin de año. Hay va­rios ex fun­cio­na­rios pro­ce­sa­dos. Vi­mos es­pec­ta­cu­la­res pro­ce­di­mien­tos. Al­gu­nas de­ten­cio­nes. Pe­ro

no asis­ti­mos a nin­gún jui­cio oral. En­ton­ces es­tas lí­neas van a es­tar atra­ve­sa­das por la cues­tión de los tiem­pos ju­di­cia­les. La in­tui­ción que en­vuel­ve al tex­to es que la jus­ti­cia

no en­jui­cia; es de­cir, so­me­te a las per­so­nas a pro­ce­so pe­ro no ter­mi­na los jui­cios. So­me­ter y no en­jui­ciar. Esa es la tensión.

¿Por qué los tiem­pos? la jus­ti­cia ar­gen­ti­na no en­jui­cia, sino que en ge­ne­ral las per­so­nas son so­me­ti­das a pro­ce­so, pe­ro nun­ca

sa­be­mos si son cul­pa­bles o inocen­tes. Ello es un pro­ble­ma por­que el men­sa­je ju­di­cial se li­mi­ta a brin­dar in­cer­te­za so­bre los ca­sos, pe­se a que la cons­ti­tu­ción po­ne en ca­be­za del Po­der Ju­di­cial brin­dar cer­te­zas. Cer­te­zas pa­ra sa­ber si lo qué pa­só fue le­gal o ile­gal, pe­ro tam­bién cla­ros men­sa­jes ha­cia el fu­tu­ro so­bre los lí­mi­tes en­tre lo prohi­bi­do y lo per­mi­ti­do. La fun­ción ju­di­cial es re­sol­ver los ca­sos con­cre­tos pe­ro tam­bién ilu­mi­nar el es­pa­cio pú­bli­co. La cla­ve del pro­ble­ma es que la ad­mi­nis­tra­ción de los tiem­pos de las in­ves­ti­ga­cio­nes que­da en ma­nos ab­so­lu­tas de los ma­gis­tra­dos. Y es­to es un ras­go cons­ti­tu­ti­vo del sis­te­ma ju­di­cial, an­cla­do en las le­yes y en las prác­ti­cas de los tri­bu­na­les.

No es una cues­tión de un juez o una cau­sa de­ter­mi­na­da, sino de una se­rie de in­cen­ti­vos del sis­te­ma que in­du­ce a que es­tas co­sas pa­sen en la jus­ti­cia. En­tre ellos la au­sen­cia de me­ca­nis­mos de con­trol y de ren­di­ción de cuen­tas, el há­bi­to de no cum­plir los pla­zos, el ex­ce­si­vo for­ma­lis­mo, la su­bor­di­na­ción de la jus­ti­cia a la le­ga­li­dad y el len­gua­je ex­pul­si­vo que de al­gún mo­do fun­cio­na co­mo una ma­lla que pro­te­ge a la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia del es­cru­ti­nio pú­bli­co.

To­do eso con­ver­ge en es­ta idea de que la jus­ti­cia no en­jui­cia pe­ro so­me­te. So­me­ter, se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, tie­ne va­rias acep­cio­nes. Dos se re­la­cio­nan con el te­ma. Una es su­bor­di­nar el jui­cio, de­ci­sión o afec­to pro­pios a los de otra per­so­na. La otra es su­je­tar a una per­so­na. So­me­ter y no en­jui­ciar es ma­lo pa­ra la so­cie­dad y pa­ra la de­mo­cra­cia. Por­que, en de­fi­ni­ti­va, to­do que­da en­vuel­to en

una eter­na sos­pe­cha. Y la de­mo­cra­cia so­lo se ali­men­ta con luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.