Una fies­ta pa­ra go­zar la ópe­ra, en la ca­lle y a pleno sol

La clá­si­ca obra de Ver­di se pro­yec­tó en vi­vo en la Pla­za Vaticano, don­de hu­bo 4.000 per­so­nas que su­pe­raron la ca­pa­ci­dad de las 1.500 si­llas. En­tre el público con­vi­vie­ron en­ten­di­dos y principian­tes. Y la mú­si­ca se mez­cló con los so­ni­dos de la Ciu­dad.

Clarín - - TAPA - Fe­de­ri­co La­drón de Gue­va­ra flgue­va­ra@cla­rin.com

En la Pla­za Vaticano, jun­to al Tea­tro Co­lón, pro­yec­ta­ron en vi­vo y en pan­ta­lla gi­gan­te la fun­ción de La Tra­via­ta. Se ocu­pa­ron 1.500 si­llas gra­tui­tas y otros 2.500 si­guie­ron la obra de Ver­di de pie. En la ave­ni­da Co­rrien­tes, La­li Es­pó­si­to can­tó pa­ra otra mul­ti­tud.

La úni­ca Tra­via­ta que vie­ron has­ta aho­ra mu­chos de los que es­tán en la Pla­za Vaticano, al la­do del Tea­tro Co­lón, es la ga­lle­ti­ta de agua, la de los 23 agu­je­ri­tos, la que se un­ta con man­te­ca o mer­me­la­da o se mo­ja en el té con le­che. Por eso se en­tu­sias­man a lo gran­de, con ese fer­vor que sue­len te­ner los principian­tes, cuan­do, a tra­vés de una pan­ta­lla gi­gan­te, em­pie­za la Tra­via­ta más fa­mo­sa: la ópe­ra de Giu­sep­pe Ver­di. Una fun­ción en simultáneo con lo que su­ce­de en la gran sa­la.

Es do­min­go, son las cin­co de la tar­de. El sol in­vi­ta a es­tar al ai­re li­bre. Y si es con un ter­mo, un ma­te y una re­po­se­ra de lo­na, el plan re­sul­ta mu­cho más pla­cen­te­ro.

Ale­jan­dro Chá­vez tie­ne 52 años, es de Flo­ren­cio Va­re­la y ha ve­ni­do a ver la obra jun­to con su pe­que­ña hi­ja, Naia­ra. Ale­jan­dro no es, lo que se di­ce, un en­ten­di­do en cues­tio­nes ope

rís­ti­cas. “Es la pri­me­ra vez que voy a ver una obra de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas”, le ex­pli­ca a Cla­rín, an­sio­so por de­jar­se lle­var por las pri­me­ras me­lo­días. “Es­cu­cho tan­go, fol­clo­re, rock... ¿Mú­si­ca clá­si­ca? Al­gu­na vez es­cu­ché al­go... Y me cal­ma los ner­vios... Por eso es­toy acá: pa­ra des­cu­brir un mun­do nue­vo”.

En tres ac­tos, La Tra­via­ta, que en reali­dad es la Ex­tra­via­da, “un eu­fe­mis­mo de pros­ti­tu­ta”, cuen­ta la his­to­ria de amor en­tre Vio­let­ta Va­le­ri y Al­fre­do Ger­mont. Un cu­le­brón in­ten­so, con idas y vuel­tas co­mo los que se ven en la te­le en el pri­me ti­me pe­ro en es­te ca­so con mú­si­ca de or­ques­ta.

Gon­za­lo Gran­do­ne, de 22 años, que tra­ba­ja en una ju­gue­te­ría de Par­que Pa­tri­cios, sa­be del te­ma, de vi­bra­tos y con­tral­tos. “Al Co­lón vi­ne a ver a un ami­go, Ma­nuel Vol­pe, que to­ca el con­tra­ba­jo en la Fi­lar­mó­ni­ca del tea­tro. Y tam­bién es­toy al tan­to de la obra de Ver­di. Vi La Tra­via­ta, por ejem­plo, cuan­do la in­ter­pre­tó Pa­va­rot­ti an­tes de que se mu­rie­ra...”, se­ña­la. -¿De qué ba­rrio sos? -De La­nús. -¿Y có­mo vi­nis­te has­ta acá? -Pe­da­lean­do... En bi­ci­cle­ta. -Lo bueno de ver es­ta obra al ai­re li­bre es que no ha­ce fal­ta que ven­gas ves­ti­do de sa­co y cor­ba­ta...

-Por su­pues­to: vi­ne en ber­mu­das y za­pa­ti­llas.

La so­prano Er­mo­ne­la Jaho, que in­ter­pre­ta a Vio­let­ta, es­ti­ra los agu­dos con sol­ven­cia. Los sub­tí­tu­los la tra­du­cen: “Go­zar en tor­be­lli­nos de vo­lup­tuo­si­dad... De vo­lup­tuo­si­dad, mo­rir”, can­ta com­pun­gi­da. A su la­do, el te­nor Sai­mir Pir­gu (Al­fre­do) no se que­da atrás.

“Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con la con­vo­ca­to­ria”, ex­pli­ca Fa­bián Sán­chez, de la or­ga­ni­za­ción del even­to. “Re­par­ti­das en las si­llas ple­ga­bles de ma­de­ra, pa­ra­das o sen­ta­das en el sue­lo, hay unas 4.000 per­so­nas”.

Un se­ñor se sa­ca sel­fies con la pan­ta­lla de fon­do. Una mu­jer fu­ma. Una pa­re­ja com­par­te un com­bo de Mc­Do­nald's, de esos que se trans­por­tan en bol­sas de pa­pel ma­de­ra. Pa­sa un he­la--

de­ro. “Hay pa­li­to, bom­bón, he­la­do...”, vo­cea. Más que la de un te­nor tie­ne la voz de Mos­ta­za Mer­lo, gas­ta­da, ca­rras­po­sa.

En el pri­mer in­ter­va­lo, al­gu­nos de los es­pec­ta­do­res sa­len en bus­ca de al­guno de los cua­tro ba­ños quí­mi­cos que es­tán ubi­ca­dos a me­tros de la ca­lle Li­ber­tad.

Em­pie­za el se­gun­do ac­to. El so­ni­do de La Tra­via­ta, cla­ro, se mez­cla

con el rui­do de la Ciu­dad, en es­pe­cial, de esa Ce­rri­to por la que tran­si­tan au­tos, mo­tos, ta­xis y co­lec­ti­vos en los que via­jan hin­chas de Bo­ca rum­bo a la Bom­bo­ne­ra pa­ra ver el par­ti­do fren­te a Go­doy Cruz, hin­chas que, co­mo ave­za­dos per­cu­sio­nis­tas, lle­van el rit­mo de las can­cio­nes de tri­bu­na aso­man­do la ca­be­za por las ven­ta­ni­llas y gol­pean­do la cha­pa de los mi­cros.

Así, co­mo si for­ma­ra par­te de la mis­ma par­ti­tu­ra, se es­cu­cha un vio­lín de La Tra­via­ta y, en­se­gui­da, una bo­ci­na, se es­cu­cha un che­lo y un ca­ño de es­ca­pe, se es­cu­cha una flau­ta y la si­re­na de una am­bu­lan­cia. Es, po­dría de­cir­se, un mix sin­fó­ni­co vial. Una com­po­si­ción ab­so­lu­ta­men­te ecléc­ti­ca, van­guar­dis­ta.

“Es­tu­ve acá pa­ra ver a Ba­ren­boim y Ar­ge­rich”, co­men­ta Hil­da Tre­vi­ño, jubilada, pro­fe­so­ra de mú­si­ca, so­bre el show que die­ron en ju­lio los dos ases del piano. “Me gus­ta mu­cho la mú­si­ca clá­si­ca”, agre­ga. Des­pués de más de tres ho­ras, La Tra­via­ta ter­mi­na. Sin de­jar de mi­rar la pan­ta­lla, el público aplau­de enér­gi­ca­men­te, co­mo si esos aplau­sos pu­die­ran atra­ve­sar las pa­re­des del tea­tro y lle­gar a oí­dos de los pro­ta­go­nis­tas.

FO­TOS: PE­DRO LÁ­ZA­RO FER­NÁN­DEZ

Col­ma­da. Así se vio la pla­za que es­tá jun­to al Co­lón. Hu­bo gen­te sen­ta­da en el pi­so, y otros de pie du­ran­te la fun­ción.

A pleno sol. La fun­ción co­men­zó a las 17 y du­ró más de 3 ho­ras.

Al Co­lón. El Tea­tro hi­zo de mar­co jun­to a la pan­ta­lla gi­gan­te.

PE­DRO LÁ­ZA­RO FER­NÁN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.