Pa­ra el Ina­di, el tra­ba­jo es el lu­gar don­de más se dis­cri­mi­na

Tres de ca­da 10 denuncias que re­ci­be el or­ga­nis­mo se dan en el ám­bi­to la­bo­ral. Y son ca­si el tri­ple de las que se re­gis­tran en el área de edu­ca­ción. La ma­yo­ría de los ca­sos se da en­tre pa­res.

Clarín - - TAPA - Pau­la Ga­linsky pga­linsky@cla­rin.com

Tres de ca­da diez denuncias de es­te año son por que­jas de se­gre­ga­ción en el ám­bi­to la­bo­ral. Los prin­ci­pa­les mo­ti­vos que ale­gan los de­nun­cian­tes son pro­ble­mas de sa­lud, cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas, de gé­ne­ro, orien­ta­ción se­xual y dis­ca­pa­ci­dad. En la ma­yo­ría de los ca­sos, los dam­ni­fi­ca­dos di­cen que los agre­so­res son sus pa­res. La can­ti­dad de ca­sos en el tra­ba­jo ca­si tri­pli­ca a las denuncias que se ha­cen des­de el ám­bi­to de la edu­ca­ción. An­te ca­da con­flic­to, el Ina­di interviene co­mo me­dia­dor y les pi­de a las em­pre­sas que ha­gan cam­pa­ñas pa­ra una ma­yor in­te­gra­ción.

Les pe­dí ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal que es­ta­ban fal­tan­do. Y me res­pon­die­ron a los gri­tos y con in­sul­tos dis­cri­mi­na­to­rios por mi as­pec­to fí­si­co y por mi ideo­lo­gía”. Rubén (46) lle­vó su ca­so al Ina­di y lo­gró que dos de sus je­fes le pi­die­ran dis­cul­pas. En un en­cuen­tro de di­rec­ti­vos se ha­bló de mi vi­da pri­va­da. Se bur­la­ron de mi re­la­ción con otro pro­fe­sor. No pue­do creer que en un ám­bi­to edu­ca­ti­vo se com­por­ten así”. Fran­co (36), es do­cen­te en Men­do­za y su­frió dos ca­sos de dis­cri­mi­na­ción en un año.

El tra­ba­jo es el lu­gar en el que más se dis­cri­mi­na. Lo di­cen a Cla­rín des­de Ina­di, don­de 3 de ca­da 10 denuncias que re­ci­ben se dan en el es­pa­cio la­bo­ral. El es­ta­do de sa­lud del em­plea­do (23,95%) y su ideo­lo­gía u opi­nión (14,20%) son los mo­ti­vos más fre- cuen­tes. El gé­ne­ro (13,64%), la orien­ta­ción se­xual (11,40%) y la dis­ca­pa­ci­dad (10,60%) le si­guen en la lis­ta. El tra­ba­jo, don­de hu­bo es­te año 329 ca­sos has­ta fi­nes de ju­lio, ca­si tri­pli­ca al se­gun­do ám­bi­to en el que se re­gis­tran es­te ti­po de epi­so­dios: el edu­ca­ti­vo, con 133 en el mis­mo pe­río­do.

En­tre 2015 y ju­lio de es­te año, Ina­di re­cep­cio­nó más de 6.000 denuncias. Ca­si 1.700 -con­tan­do las que se re­sol­vie­ron en el ini­cio y las que de­bie­ron avan­zar por fal­ta de acuer­do- tu­vie­ron co­mo epi­cen­tro el si­tio la­bo­ral de la per­so­na afec­ta­da.

Ana­lía Mis­ko­wiec, di­rec­to­ra de asis­ten­cia a la víc­ti­ma de Ina­di, sos­tie­ne que el tra­ba­jo “es un es­pa­cio co­ti­diano en el que, mu­chas ve­ces, se en­tre­mez­clan va­rios mo­ti­vos” co­mo es­ta­do de sa­lud y as­pec­to fí­si­co o es­ta­do de sa­lud y gé­ne­ro. Se­gún Mis­ko­wiec, “en ge­ne­ral, la dis­cri­mi­na­ción en es­te con­tex­to se ma­ni­fies­ta en­tre pa­res aun­que tam­bién se re­gis­tran ca­sos de je­fes a su­bor­di­na­dos”.

La re­fe­ren­te de Ina­di di­ce que los de­nun­cian­tes sue­len lle­gar con una car­ga emo­ti­va muy gran­de. “Son si­tua­cio­nes en las que se es­tá vul­ne­ran­do un de­re­cho y las per­so­nas que se acer­can lo ha­cen por­que no pue­den re­sol­ver el asun­to so­los”. Y agre­ga: “Ca­da ca­so es un mun­do. Hay al­gu­nos que bus­can con­ci­liar pa­ra con­ti­nuar en su pues­to, aun­que no siem­pre exis­te esa po­si­bi­li­dad. Hay otros que, por te­mor a per­der el em­pleo, to­le­ran epi­so­dios com­ple­jos”. “La em­pre­sa de­be edu­car a sus em­plea­dos con ta­lle­res y otras ac­ti­vi­da­des de in­te­gra­ción pa­ra fo­men­tar bue­nos víncu­los te­nien­do en cuen­ta que las re­la­cio­nes la­bo­ra­les se im­po­nen, es de­cir, que uno no pue­de ele­gir ni a sus pa­res ni a sus su­pe­rio­res”, sos­tie­ne la so­ció­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en em­pleo Cris­ti­na Me­jías, que es con­sul­to­ra de ca­rre­ras. E in­sis­te en que “las com­pa­ñías son res­pon­sa­bles de li­diar y erra­di­car la dis­cri­mi­na­ción, que en to­dos los es­pa­cios des­tru­ye la au­to­es­ti­ma aun­que en el la­bo­ral, ade­más, com­pro­me­te la sub­sis­ten­cia del afec­ta­do”. A su vez, afir­ma que es un te­ma que se abor­da en sus es­pa­cios de coaching: “El 10% de las con­sul­tas que re­ci­bo tie­nen que ver con la dis­cri­mi­na­ción en el tra­ba­jo”, pre­ci­sa.

Pa­ra Harry Cam­pos Cer­ve­ra, que es psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta de la Aso-- cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Argentina (APA), uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas es­tá aso­cia­do a que “las alternativ­as de de­fen­sa en el ám­bi­to la­bo­ral son mí­ni­mas”. “Hay que in­ten­tar que la si­tua­ción se mo­di­fi­que. Si es­to no re­sul­ta, só­lo que­da cam­biar de

tra­ba­jo. El pa­no­ra­ma se tor­na más se­rio cuan­do la de­pen­den­cia a ese em­pleo es al­ta”, ex­pli­ca. En sus te­ra­pias, tam­bién apa­re­ce es­te con­flic­to: “En es­pe­cial, re­la­cio­na­da al as­pec­to fí­si­co, a cues­tio­nes de gé­ne­ro, orien­ta­ción se­xual y re­li­gión”.

Ca­mi­la (22) lo su­frió en car­ne pro­pia. Era em­plea­da mu­ni­ci­pal en un cen­tro de sa­lud de zo­na nor­te. Tra­ba­jó allí des­de sep­tiem­bre de 2013 has­ta mar­zo de 2014 cuan­do le co­mu­ni­có a sus com­pa­ñe­ros y a sus su­pe­rio­res que es­ta­ba es­pe­ran­do un be­bé. “El 14 de mar­zo avi­sé de mi em­ba­ra­zo y el 15 me des­pi­die­ron”, re­cuer­da la jo­ven, que sa­lió “llo­ran­do y tem­blan­do” cuan­do la no­ti­fi­ca­ron. “Fui a pe­dir­le una ex­pli­ca­ción a mi je­fa. Me di­jo que no le im­por­ta­ba mi em­ba­ra­zo, que me echa­ba por­que tra­ba­ja­ba mal. De un día pa­ra el otro me que­dé sin suel

do y sin obra so­cial. Por suer­te, mi obs­te­tra tam­bién aten­día en un hos­pi­tal público y mi ma­má me pu­do ayu­dar. Igual, la pa­sé muy mal”, agre­ga Ca­mi­la, que di­ce que hi­zo la de­nun­cia en Ina­di “pa­ra que nin­gu­na mu­jer ten­ga que vi­vir lo mis­mo”.

Fran­co (36) tam­po­co quie­re que otros pa­sen por si­tua­cio­nes co­mo las que él tu­vo que afron­tar. Por eso, char­la con Cla­rín. Es do­cen­te de Le­tras en un se­cun­da­rio en Men­do­za y

en un mis­mo año tu­vo dos epi­so­dios de dis­cri­mi­na­ción por su orien­ta­ción se­xual. “En un en­cuen­tro de di­rec­ti­vos se em­pe­zó a ha­blar de mi vi­da pri­va­da. Se bur­la­ron de mi re­la­ción de pa­re­ja con un pro­fe­sor de la mis­ma ins­ti­tu­ción y se re­fi­rie­ron a mí co­mo ‘la no­via’”, com­par­te. Esa vez, ter­mi­na­ron pi­dién­do­le dis­cul­pas tras la in­ter­ven­ción de Ina­di pe­ro, a los po­cos me­ses, lo dis­cri­mi­na­ron nue­va­men­te. “Un se­cre­ta­rio de la es­cue­la se rió por el mis­mo te­ma con un ges­to obs­ceno que reite­ró ade­lan­te de la vi­ce­di­rec­to­ra y de otros em­plea­dos”, su­ma Fran­co, que di­ce que vi­vió am­bas mo­men­tos con mu­cha an­gus­tia. “No pue­do creer que en un ám­bi­to edu­ca­ti­vo se com­por­ten así. No quie­ro sa­car un ré­di­to eco­nó- mi­co, só­lo lo­grar que se to­me con­cien­cia y no se re­pi­ta”, re­sal­ta. Rubén (46), que es de­le­ga­do de una pe­que­ña em­pre­sa de San Fer­nan­do, tam­bién fue dis­cri­mi­na­do. Cuen­ta que tres de sus em­plea­do­res lo mal­tra­ta­ron y ame­na­za­ron fren­te a sus com­pa­ñe­ros. “Les pe­dí ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal que es­ta­ban fal­tan­do. Y me res­pon­die­ron a los gri­tos y con in­sul­tos dis­cri­mi­na­to­rios por mi as­pec­to fí­si­co y por mi ideo­lo­gía, ya que se me­tie­ron con mi con­di­ción de de­le­ga­do. Con sus di­chos agre­die­ron a mi fa­mi­lia. Hi­ce una de­nun­cia por ame­na­zas en una fis­ca­lía y lle­vé el ca­so al Ina­di. Dos de los tres me pi­die­ron per­dón. A pe­sar de eso, mi cli­ma la­bo­ral em­peo­ró y hoy no me sien­to có­mo­do”, cie­rra.

El 14 de mar­zo de 2014 avi­sé de mi em­ba­ra­zo y el 15 me des­pi­die­ron. De un día pa­ra el otro me que­dé sin suel­do y sin obra so­cial. El día que me no­ti­fi­ca­ron sa­lí llo­ran­do y tem­blan­do. La pa­sé muy mal.” Ca­mi­la (15) era em­plea­da mu­ni­ci­pal en un cen­tro de sa­lud de zo­na nor­te

FO­TOS: MAR­TÍN BONETTO, DELFO RO­DRÍ­GUEZ Y JOR­GE SAN­CHEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.